Contraacondicionamiento y desensibilización

Contra-acondicionamiento y desensibilización (CC&D)

El contraacondicionamiento implica cambiar la asociación de su perro con un estímulo aterrador o excitante de negativo a positivo. La desensibilización comienza con un nivel muy bajo de intensidad de estímulo aversivo hasta que el perro se acostumbra a (o cambia su asociación con) el aversivo, y luego aumenta gradualmente la fuerza hasta que el perro se siente cómodo con el estímulo a plena intensidad. La forma más fácil de dar a la mayoría de los perros una asociación positiva y ayudarles a sentirse cómodos con un estímulo es utilizar algo que le resulte extremadamente placentero. Para un perro motivado por la comida podría usar golosinas muy valiosas y realmente deliciosas. Si su perro está más motivado por los juguetes, podría usar su juguete más codiciado y deseable para involucrarlo en el juego. Brevemente, así es como una persona usaría el proceso de CC&D para ayudar a cambiar la reacción de su perro a las personas de una raza o apariencia diferente, de una temerosa o agresiva a una feliz y amistosa.

Lo ideal sería que el adiestrador llevara a su perro a un entorno en el que se asegurara de ver el tipo de personas con las que su perro se siente incómodo, pero en el que se pudiera controlar la distancia entre el perro y las personas.

Es importante comenzar con los estímulos que dan miedo (en este caso, las personas de aspecto diferente) a una distancia lo suficientemente grande del perro como para que éste los note, pero que no sea aún extremadamente temeroso o excitado (esto se denomina distancia umbral). Tan pronto como el adiestrador vea que su perro se da cuenta de la presencia de alguien, puede comenzar a alimentarlo con un flujo constante de pequeños trozos de golosinas de gran valor, o comenzar a ofrecerle el juego con el juguete al perro. Tan pronto como el espantoso estímulo esté fuera de la vista, o lo suficientemente lejos como para que el perro deje de prestar atención al estímulo, el adiestrador dejará de alimentarlo con golosinas o con el juego.

Este proceso se repite hasta que la visión de los estímulos aterradores incita constantemente al perro a mirar a su adiestrador con una sonrisa feliz y una expresión de “¡Yay! ¿Dónde está mi regalo?” o “¿Vamos a jugar?”. Esta es una respuesta emocional condicionada (CER) – la asociación de su perro con ver a la gente de la apariencia de la novela es ahora positiva en lugar de negativa. El proceso continúa, con una intensidad creciente del estímulo de miedo: el adiestrador acerca al perro a los estímulos de miedo, o pone en marcha el ejercicio en un lugar donde hay aún más estímulos de miedo. Se tiene cuidado de mantener al perro “bajo el umbral”: feliz y cómodo, y nunca estresado o empujado hasta el punto de tener una reacción negativa a los estímulos.

Deja un comentario