Entrenando a tu perro para que se comporte con los invitados

Entrenando a tu perro para que se comporte con los invitados

La voz del anciano tembló en mi oído. “El whisky es demasiado energético para nosotros. Tenemos que mantenerlo encerrado en la cocina, y cuando está fuera, simplemente rebota en la puerta. ¡Ya rompió el vidrio una vez! ¿Cómo evitamos que rebote en la puerta?”

Whiskey era un Labrador Retriever de 18 meses de edad, adoptado tres semanas antes por la sociedad humana local, a una pareja a mediados de los 70 años. Sus nuevos tutores eran experimentados dueños de perros y habían tenido labradores antes, pero su último perro murió una década antes, a la madura edad de 14 años. Había pasado casi un cuarto de siglo desde que la bienintencionada pareja había manejado un activo perro joven!

Estaba claro que habían tomado una decisión de adopción desacertada cuando trajeron a casa a un adolescente de laboratorio con un historial desconocido, que claramente se había perdido más de unas cuantas de sus lecciones de buenos modales. En lugar de ser el compañero amoroso que habían imaginado, Whiskey estaba haciendo miserable la vida de esta pareja.

Entrenando a tu perro para que se comporte con los invitados

Desafortunadamente, su solución (desterrar a Whiskey por períodos cada vez más largos al patio trasero) estaba agravando el problema, haciendo que Whiskey se sintiera aún más solo y, por lo tanto, aún más sobre estimulado cuando finalmente se le concedió tiempo en su compañía. Ellos, prometieron, lo traerían a la casa una vez que se calmara, pero cuanto más tiempo pasara fuera, menos se calmaba. La relación se fue deteriorando rápidamente, con la esposa insistiendo en que Whiskey estaba más allá de toda ayuda, y amenazando con llevarlo al veterinario para la eutanasia.

Hemos programado apresuradamente una cita para una consulta privada. Aseguré a la pareja que no había necesidad de apresurar a Whiskey a la mesa de eutanasia – el comportamiento del joven perro sonaba bastante normal para un adolescente sin entrenamiento de laboratorio, e incluso si no era adecuado para su casa, había otras opciones disponibles para él, como el rescate del Labrador Retriever, o uno de los muchos programas de perros de búsqueda del gobierno.

Lamentablemente, el de Whiskey no es un caso aislado. Hace una o dos generaciones, mamá se quedó en casa y le enseñó buenos modales al perro mientras el resto de la familia se iba al trabajo o a la escuela. Hoy en día, muchos caninos de la familia son perros de presa, abandonados a su suerte todo el día, y los miembros de la familia suelen estar demasiado ocupados o cansados cuando llegan a casa para pasar el tiempo necesario para entrenar adecuadamente al perro. Por lo tanto, aunque cada vez es más aceptable socialmente esterilizar y castrar, y muchos refugios de animales ven menos camadas de cachorros no deseados como resultado de ello, las perreras de los refugios suelen estar llenas de adolescentes fuera de control como Whiskey.

El entrenamiento con clicker es clave para el manejo del comportamiento

Tanto si tiene un cachorro con una energía de cachorro normal como si es un adolescente obstinado que tiene lecciones de buenos modales para ponerse al día, el adiestramiento con clicker puede ser una forma mágicamente efectiva y suave de convencer a un perro para que se calme. Sin gritos ni castigos físicos; sólo clics y golosinas para cualquier pausa en la acción.

Dicho esto, el mayor desafío de un perro “hiper” es que cualquier elogio o recompensa puede hacer que empiece a rebotar en las paredes de nuevo. Es casi imposible darle un premio a un perro excitable mientras está todavía en el acto de estar en calma. Para cuando le lleves el premio a la boca, estará haciendo de nuevo su acto diabólico de Tasmania. Puede que perciba el premio como una recompensa por sus saltos en vez de por la buscada calma que ocurrió brevemente unos segundos antes. Afortunadamente, este problema no es insuperable.

El tiempo y la consistencia son la clave del éxito del entrenamiento. Si le das una recompensa a tu perro más de uno o dos segundos después de que muestre el comportamiento deseado, perderá la conexión, e incluso puede llegar a creer que fue recompensado por lo que estaba haciendo en el momento en que le diste la recompensa. Sin embargo, una vez que un perro ha aprendido la conexión entre un marcador de recompensa (recomiendo usar el Click! de un clicker o un “Sí!” verbal) y una recompensa pendiente, su sincronización puede ser impecable – un instante de calma provoca un Click!, y la recompensa puede llegar varios segundos después. Una ventaja adicional del clicker es que una vez que la mayoría de los perros escuchan el Click!, hacen una pausa en anticipación del bocado que viene, sacando el comportamiento relativamente tranquilo aún más tiempo.

Modificando el comportamiento de tu perro loco

Así es como puedes convertir a tu Diablo de Tasmania en una Sally Serena. Siga este sencillo programa para ayudarla a deshacerse del exceso de energía, evitar que sea recompensada por su comportamiento fuera de control y recompensarla constantemente por su calma.

1. Ejercite a su perro a fondo

El primer elemento en un programa de “todo está en calma” es proporcionarle a su perro mucho ejercicio. Los entrenadores y dueños de perros sabios saben que un perro cansado es un perro bien educado. A menudo, cuando la gente piensa que sus perros están en su peor momento, simplemente están llenos de energía, explotando para encontrar un escape. Tirar de la pierna de tu pantalón, rosquillas alrededor de la mesa del comedor, y saltos de altura récord en la parte trasera del sofá son sólo algunas de sus salidas para esa energía reprimida.

Si esto suena como su perro, programe al menos tres sesiones de búsqueda de lengua por día. Sube a la cima de una colina o escalera y lanza la pelota hacia abajo para que tenga que seguir subiendo para devolvérsela. Prepara una carrera de obstáculos con muchas cosas para trepar y saltar. Ten cuidado de no enviarla a un golpe de calor, pero definitivamente juega hasta que se haga caca. Mantén el ejercicio apropiado para la raza: un Border Collie atlético puede manejar muchos más desafíos físicos que un Bulldog Inglés.

No creo que un paseo alrededor de la manzana lo haga. Un paseo con correa, aunque sea largo, no es más que un ejercicio entre horas para un perro joven. Puede que estés cansado cuando llegues a casa después del paseo, ¡pero tu perro está entrando en calor! Si nadie en la familia tiene tiempo para hacerle el ejercicio adecuado, haga que un paseador de perros venga un par de veces al día y la desgaste, o llévela a la guardería de perros tan a menudo como sea posible. ¡Ocho horas de retozar con otros perros están garantizadas para quitarle el viento de las velas! (Ver “La guardería de perros puede ser una experiencia maravillosa”: ¿Pero es para todos los perros?”)

2. Maneje su perro con firmeza

Si bien el desgaste de su perro debe formar parte de su rutina habitual, hay otros cambios que puede hacer para controlar su comportamiento inapropiado (véase “Alivio de los síntomas de ansiedad por separación”, agosto de 2001). El whisky, el labrador mencionado anteriormente, rebotó repetidamente contra la puerta corrediza de cristal de su familia porque le resultaba gratificante; le trajo la tan codiciada atención de su gente cuando lo hizo, y cuando logró romper el cristal, en realidad le dio acceso al interior, donde quería estar.

Todos los seres vivos repiten comportamientos que son gratificantes para ellos. Los dueños del whisky necesitaban encontrar formas de recompensarlo por su buen comportamiento, y evitar que fuera recompensado por los inaceptables.

La respuesta de la dirección es controlar físicamente el comportamiento de su perro mediante el uso juicioso de correas, corrales, jaulas y ataduras (véase “Atado al éxito”, abril de 2001, y “Entrenamiento de jaulas fácil”, agosto de 2000). Use estas herramientas de manejo sabiamente para evitar que su perro se recompense con su atención (a veces no quiere dársela).

3. Con el entrenamiento del clicker, el tiempo lo es todo

Tan pronto como haya sentado las bases con el ejercicio y la gestión, puede comenzar un programa efectivo de entrenamiento con clicker. No lo pospongas; puedes lograrlo en el primer día de tu programa “todo está en calma”. Comienza por “cargar el clicker” – oficialmente conocido en los círculos de comportamiento como “condicionar el marcador de recompensa”.

Empieza por hacer clic en el clicker de tu bolsillo, para no asustarla con el sonido agudo. Haz clic en el clicker, y dale a tu perro una golosina. Haz clic en el botón y dale una golosina. Haz clic en el botón y dale un bocadillo. Cuando empiece a asociar el sonido con el bocadillo, sácalo del bolsillo y haz clic en una posición más natural a tu lado o en tu cintura.

Tu perro no tiene que hacer nada especial para conseguir el Click! y tratar, siempre y cuando no haga algo inaceptable, como saltar sobre ti o masticar la esquina de la mesa de café. Si es necesario, use una de sus herramientas de gestión para mantenerlo fuera de problemas mientras usted hace el Click! y el tratamiento. La mayoría de los perros se dan cuenta muy rápido de que el Click! significa que viene un trato. Cuando los oídos de tu perro se animan y sus ojos se iluminan con el sonido del Click!, sabes que lo está consiguiendo. Ahora puedes usar tu clicker “cargado” para entrenar.

El objetivo del entrenamiento con clicker es hacer que su perro entienda que puede hacer que el Click! suceda ofreciendo ciertos comportamientos, en este caso, calma. Al principio, no puede esperar a que se produzcan largos y tranquilos periodos de comportamiento calmado para hacer clic; algunas familias informan de que sus perros nunca dejan de dar vueltas como un tornado, al menos, ¡cuando la gente les presta atención! En lugar de eso, comience dándole a su perro un Click! y trátelo sólo porque los cuatro pies están en el suelo en el mismo instante. ¡Sea rápido! Quieres que entienda que el comportamiento por el que fue recompensado fue hacer una pausa con las cuatro patas en el suelo, por lo que tu tiempo debe ser agudo, y el Click! debe ocurrir en el instante en que las cuatro patas estén en el suelo.

Si es un buen momento y la atrapas con un cuatro en el suelo varias veces seguidas, verás que empieza a quedarse quieta deliberadamente, para hacer que el clicker se dispare. ¡Bombilla! Una puerta se ha abierto en su cerebro, y ahora puedes ver que está pensando. Para mí, este es uno de los momentos más emocionantes del adiestramiento de un perro, lo que a veces llamamos el “momento Helen Keller”, cuando el perro se da cuenta de que puede controlar el clicker y se le ha abierto todo un nuevo mundo de comunicación. Ahora tiene una herramienta muy poderosa en su pequeña caja de plástico para hacer clic. Puede utilizarlo para reforzar cualquier comportamiento que desee, en cualquier momento que ocurra, y su perro comenzará rápidamente a repetir ese comportamiento por usted.

Bien, vuelve a la calma. ¿Cómo se traduce “hacer una breve pausa en los cuatro pies” en un perro tranquilo? Muy gradualmente. Vas a “dar forma” a la pausa en periodos cada vez más largos de quietud, extendiendo el tiempo, en milisegundos al principio, que esperas mientras está quieta antes de hacer clic y tratar. Si te equivocas y ella empieza a saltar de nuevo, sólo tienes que esperar. Eventualmente habrá otra pausa en la que podrás Clic! y luego comenzar a darle forma de nuevo.

A medida que su perro mejore su calma durante períodos cada vez más largos, asegúrese de reforzarlo al azar – a veces para hacer pausas más cortas, a veces más largas. Si sigue haciéndolo cada vez más difícil, cada vez más largo, puede frustrarse y dejar de jugar.

Cada sesión de entrenamiento debe ser relativamente corta, para evitar la frustración de ambos, pero se pueden hacer varias en un día. Tendrá más éxito, al menos al principio, si practica el trabajo en calma justo después de una de sus sesiones de ejercicio, cuando esté cansada de todos modos. Cuando ella tenga la idea de que la “calma” es un comportamiento muy gratificante, funcionará incluso cuando tenga más energía.

Cuando su perro pueda quedarse quieto durante varios segundos, añada la señal verbal que desee, algo como “Fácil…” que eventualmente podrá usar para indicarle que se calme. Con el tiempo, podrás eliminar el “Click!” y tratar y usar las caricias y los elogios como recompensa en lugar de la comida. Mantén tu voz y tu lenguaje corporal calmados y tranquilos para reflejar y apoyar su propia calma creciente. Las caricias deben hacerse como un masaje: amasar o acariciar lentamente, no dar palmadas o golpes vigorosos.

4. Establezca el “punto” de su perro

Puedes usar una correa de manejo y un clicker para enseñarle a tu perro un ejercicio calmante muy útil, llamado “Ve a tu lugar”. Arregle su estación de ataduras para que sea muy cómoda, con una cama blanda, juguetes para masticar muy bien y agua no derramada. Lánzale una golosina sobre la cama y dile “Ve a tu lugar”. Cuando llegue allí y esté a punto de coger la golosina, haz clic en tu clicker.

Repita varias veces, haciendo clic y tratando cada vez hasta que se vaya a su lugar fácilmente, y luego fije la correa a su collar. Siéntese en una silla cercana pero fuera de su alcance y lea un libro. Si se preocupa, ignórala. Cuando se quede quieta, haz clic y lánzale una golosina. Esto es un “refuerzo positivo”, su buen comportamiento hace que algo bueno suceda: Ella recibe un “Click!” y un regalo.

De vez en cuando, cuando está tranquila, se levanta, se acerca a su cama y tranquilamente la acaricia y la alaba (también refuerzo positivo). Si empieza a excitarse cuando estás con ella, vuelve a tu silla y siéntate de nuevo. Esto es un “castigo negativo”: su comportamiento inapropiado hace que una cosa buena – tú y tus golosinas – desaparezcan. El castigo negativo es considerado efectivo y humano por la mayoría de los entrenadores positivos.

Cuando esté tranquila con la correa durante largos períodos de tiempo – hasta 5 o 10 minutos con golosinas y visitas ocasionales, quítele la correa y siga recompensándola por estar tranquila en su cama. Si vuelve a acelerar, vuelva a atarla y practique con más calma.

También deberías practicar esto cuando te visiten los invitados. Déle a su perro una sesión de juego extra antes de que lleguen para que se comporte mejor. Si los saluda con demasiado entusiasmo, hágalo ir a su lugar, atado si es necesario, y espere hasta que se calme para permitir que los invitados la saluden. Cuando esté relajada, desátala para que pueda mezclarse con los visitantes educadamente. Si se deja llevar, puede hacer otra sesión con la correa.

Las técnicas de calma forzada pueden causar más daño que bien

En las últimas semanas, he visto varios informes de cachorros o perros que empezaron a mostrar un comportamiento agresivo cuando sus adiestradores utilizaron cierta técnica de entrenamiento. En varios de los casos, los dueños de los perros estaban confundidos y molestos, porque estaban usando un método de entrenamiento que les había sugerido su veterinario. En cada caso, los dueños habían intentado que su cachorro o perro se “calmara” ya sea dándole la vuelta y sosteniéndolo en el suelo (a menudo denominado “rollo alfa”), o sosteniendo al cachorro boca abajo en sus regazos.

Aquí hay un extracto de una carta que recibí de una mujer en Greenville, Carolina del Norte:

“Tengo una pregunta sobre mi cachorro, un mestizo de ocho semanas de edad. En general es un perro muy bueno, pero me ha preocupado un poco porque me ha gruñido y desnudo los dientes. Ambas veces esto sucedió cuando la sostenía en su espalda para hacerla rendir. El veterinario me dijo que si se descontrolaba, debería ponerla de espaldas y sujetarla hasta que se sometiera y apartara la mirada de mí. Ha hecho ruidos de gruñidos durante el juego, pero nunca antes había mostrado los dientes… .”

En casos como éste, me queda claro que el “rollo alfa” ha causado el comportamiento agresivo del cachorro, por muy leve que sea en este momento. El balanceo alfa puede exacerbar enormemente la agresión y, de hecho, causar que la agresión ocurra donde de otra manera no lo habría hecho. Si bien algunos perros no se ofenden por el hecho de ser arrollados o sujetados, muchos otros responderán por miedo o resentimiento y comenzarán a defenderse. Cuanto más se obligue físicamente a estos perros a comportarse de cierta manera, más probable es que muestren agresión.

Animo a la gente a olvidar lo que han oído o leído sobre el dominio, “hacer que el perro se someta” y “hacer que el perro sepa quién es el jefe”, porque los métodos sugeridos para lograrlo no siempre terminan con un resultado útil. Incluso si el rollo alfa no activa los mecanismos de defensa de un perro, no le enseña a comportarse con calma en el momento oportuno. Algunos perros pueden pensar que sus adiestradores son “el jefe” después de ser volteados, pero ¿y qué? Es más probable que, como descubrió el escritor anterior, el perro llegue a considerar a su adiestrador como impredecible y aterrador. También tiene una buena oportunidad de extinguir su interés y su voluntad de participar en el entrenamiento.

¿Fuerza “positiva”?

Algunos entrenadores que se consideran a sí mismos “entrenadores positivos” enseñan un ejercicio de contención que yo consideraría un pariente cercano del rollo alfa. En la mayoría de las variaciones, los cachorros o perros son sujetados de forma suave pero forzada y son recompensados (con una golosina o con una liberación) cuando dejan de luchar o se quedan quietos. Esto se describió como un “método de entrenamiento positivo” porque el cachorro o perro fue recompensado por calmarse. Sin embargo, sigue siendo un método basado en la fuerza, que utiliza un refuerzo negativo (el comportamiento del perro hace que desaparezca una cosa “mala”, la restricción física).

Una mejor técnica para enseñar a un perro a aceptar la restricción implicaría breves períodos de restricción que el perro o el cachorro podría tolerar – tal vez sólo uno o dos segundos al principio – y un Click! y/o una recompensa durante la restricción para recompensar al perro por su comportamiento tranquilo. Poco a poco, a medida que aprende a mantener la calma mientras se le sujeta, el tiempo que se le sujeta puede aumentar antes de que reciba el premio. Si el perro tuviera que luchar, gruñir o mostrar cualquier otro comportamiento indeseado, sugeriría simplemente dejarlo ir y alejarse de ella, terminando la sesión con un alegre “¡Que pena!”. Aquí, ella aprende que su comportamiento retorcido o agresivo hace que una cosa buena – su atención y golosinas – desaparezcan. Esto se conoce como “castigo negativo”, y es considerado efectivo y humano por la mayoría de los entrenadores positivos.

Sin embargo, notará que la intención del método no es enseñar al perro a estar tranquilo, sino a aceptar la restricción. Para enseñar a un perro a calmarse, recomiendo usar el método completamente libre de fuerza y restricción, descrito en el artículo anterior. Cuando los perros, al igual que los humanos, intentan diferentes soluciones y aprenden de su comportamiento voluntario cómo tener éxito en una situación dada, ese conocimiento tiende a “pegarse”. En mi experiencia, los perros que han “aprendido a aprender” en un ambiente de bajo estrés y gratificante, recogen lo que sea que usted quiera que hagan más rápido que los perros que han sido entrenados con fuerza, y generalizan su conocimiento aún más rápidamente.

Cambie su comportamiento

Afortunadamente, cuando la gente deja y desiste de usar métodos basados en la fuerza, y comienza a reforzar a sus perros para que se comporten bien, el “problema de agresión” que crearon inadvertidamente casi siempre desaparece bastante rápido. Mira esta nota que recibí de una pareja en Dayton, Ohio:

“Hemos leído su libro, El Poder del Entrenamiento Positivo del Perro, sólo a través del Capítulo Tres y ya hemos cambiado la forma en que vemos, manejamos y hablamos con nuestro nuevo cachorro de labrador, Alex. Tiene 15 semanas y es nuestro nuevo orgullo y alegría. La adoptamos de nuestra sociedad humana local hace un mes.

“Por sugerencia de nuestro veterinario, pondríamos a Alex en posición de cuna para ponerse hiperactivo, gritaríamos “no” cuando hiciera algo malo, y la pellizcaríamos bajo la lengua cuando mordiera. A la semana de usar estos métodos noté que ella dudaba en acercarse a mí, temía acostarse con nosotros en el sofá, y comenzó a ponerse más hiperactiva y agresiva.

“Sabía que tenía que haber una forma mejor. Mi prometido y yo comenzamos a leer su libro e instantáneamente dejamos todo lo anterior. El comportamiento de Alex ha cambiado casi de la noche a la mañana. Claro, todavía se mete en cosas que no debería, pero ahora asumimos la responsabilidad y dejamos de castigarla (después de todo, nosotros somos los que dejamos caer los calcetines al suelo). Hasta ahora ella sabe que “sí” significa “tratar” y ha aprendido a sentarse en el momento oportuno…”

Me emociona escuchar historias como ésta, donde una persona ve de repente lo fácil que el uso de la fuerza puede dañar la confianza de un perro – y cómo el uso compasivo e inteligente de la teoría del aprendizaje, aplicada de forma consistente, motiva a los perros a ofrecernos sus corazones y mentes.

Recompensando tu camino a un perro tranquilo

Los perros no aprenden a estar tranquilos cuando se les destierra al patio trasero. Los perros son criaturas sociales, y el tiempo que pasan aislados causa estrés, lo que frecuentemente causa hiperactividad. Los perros aprenden a estar tranquilos pasando tiempo con la gente y siendo recompensados por su comportamiento tranquilo. Las recompensas pueden ser atención, elogios, caricias, y sí, ¡Clicks! y golosinas.

Mi evaluación de Whiskey confirmó mis sospechas: era un labrador adolescente normal sin modales, muy entrenable para alguien con el tiempo, la energía y el compromiso de enseñarle a estar tranquilo. Sus dueños aún están considerando si son las personas adecuadas para él, o si estaría mejor en la casa de alguien más capaz de lidiar con su nivel de energía.

Como muchas de las cosas que esperamos que nuestros perros aprendan, la “calma” es más fácil de enseñar más pronto que tarde, pero rara vez es demasiado tarde. Por lo tanto, ya sea que tenga un cachorro corriendo alrededor de la mesa del café o un adolescente que esté derribando sus puertas, ¡es hora de ponerse a hacer clic para calmarse!

Pat Miller, editora de entrenamiento de WDJ, es también autora independiente y entrenadora certificada de perros mascota en Chattanooga, Tennessee. Forma parte de la junta directiva de la Asociación de Entrenadores de Perros Mascotas. Su primer libro es The Power of Positive Dog Training.

Deja un comentario