La depresión posparto y su efecto en el perro

Un amigo me envió un mensaje hoy y compartió lo que sólo puedo describir como una lucha muy personal. Creo que eligió confiar en mí porque sabe que me apasiona ayudar a los perros y a los humanos a vivir mejor juntos. Pero la situación que ella describió ni siquiera estaba en la pantalla de mi radar.

Mi amiga y su marido habían empezado recientemente su familia. Hace un año dio a luz a su primer hijo. Luego, hace sólo tres meses, fueron bendecidos con gemelos. No hace falta decir que mi amiga está muy ocupada. Antes de quedar embarazada, ella y su marido siempre habían considerado a su Catahoula-mix de 8 años y a su compañero felino de 12 años como sus hijos.

Adoraban a sus mascotas. También fueron proactivos en la investigación de cómo presentar a sus bebés a sus mascotas de forma adecuada y segura. Querían que fuera lo menos estresante posible para todos los involucrados.

Para lo que no estaban preparados es para lo que las hormonas posparto de mi amiga le harían sentir hacia su amado perro y gato. Como ella lo describe, “Cada arañazo, sorbo de agua y crujido de la comida hizo que me hirviera la sangre, y me odié a mí misma por ello”. Si el perro estornudaba o movía la cabeza, invariablemente despertaba a uno o más de los bebés, y esto provocaba una ira extrema en mi amiga.

Además de la ira, también sentía una aplastante culpa y una tristeza abrumadora; sabía que no era culpa de los animales, y sabía que ellos no entendían por qué actuaba de manera diferente con ellos. Se refirió a ellos como “mis primeros bebés y los que han sido tan leales, a pesar de mis constantes empujones para tratar de que me dejen en paz”.

¿Qué es la depresión posparto?

Según los Centros para el Control de Enfermedades, entre el 11 y el 20 por ciento de las mujeres que dan a luz cada año tienen síntomas de depresión posparto. Si un porcentaje medio de las mujeres responsables de los 4 millones de nacimientos vivos en los Estados Unidos anualmente experimentara PPD, esto equivaldría a aproximadamente 600.000 madres que sufren cada año sólo en los Estados Unidos. Además de las que son diagnosticadas formalmente con PPD, cada nueva mamá experimenta una falta de sueño y oleadas hormonales, lo que puede afectar la forma en que reacciona hacia los que la rodean.

Un sitio web con ayuda para mujeres con PPD describe la enfermedad de esta manera: “Además de la tristeza, los síntomas de la depresión posparto también pueden incluir ansiedad, frustración, ira y rabia. Puede tener una tendencia a ser impaciente, reactiva y volátil. Puede tener sentimientos de resentimiento u odio hacia su bebé u otros miembros de su hogar. Estas emociones son completamente normales ya que una madre se ajusta hormonal, mental y emocionalmente a las nuevas exigencias de la maternidad primeriza o incluso cuarta”. Mientras que el sitio web menciona “otros miembros de su hogar”, en mi investigación no pude encontrar ninguna referencia a las mascotas.

Como entrenadora y consultora de comportamiento, siempre estoy dispuesta a proporcionar todo tipo de información útil y enlaces de Internet sobre el tema de traer a casa un nuevo bebé para conocer al perro. Pero puedo decir honestamente que nunca consideré el componente emocional y hormonal de la nueva mamá y cómo afectaría su relación con sus mascotas.

Estoy agradecida de que cada vez más mujeres estén dispuestas a compartir abiertamente sus experiencias con la depresión posparto. Tenemos que hacer un mejor trabajo al considerar a cada miembro de la familia en el hogar cuando se discute este importante tema. Después de leer el mensaje de mi amigo, me pregunté si este fenómeno contribuye a la reubicación de un número significativo de mascotas una vez que las parejas añaden niños humanos a sus familias.

También estoy agradecido a mi amigo por traer este tema a mi atención. Con este conocimiento puedo informar y educar mejor a mis clientes en el futuro. Gracias a su valentía, muchas más mujeres entenderán que lo que sienten por sus queridas mascotas es normal y que no están solas.

Para saber más sobre PPD, visite postpartum.net o llame al (800) 944-4PPD. Y vea las sugerencias en la barra lateral (derecha) para mejorar inmediatamente las cosas para usted y sus mascotas en este momento tan difícil.

8 maneras de mejorar la depresión posparto (cuando se vive con mascotas)

Los siguientes son consejos e ideas para las madres que están experimentando PPD, y cuyas mascotas están aumentando su estrés o depresión.

1. Reducir el ruido de las mascotas

Las placas de identificación de perros y gatos son vitales para la seguridad de las mascotas; sin embargo, su constante tintineo puede ser molesto. Esto es fácil de arreglar. Los productos que mantienen las etiquetas en silencio incluyen bolsas de neopreno que contienen las etiquetas, manteniéndolas en silencio, como el QuietSpot. Otra alternativa son las etiquetas que se deslizan en los collares, en lugar de colgarlas en los anillos del cuello. Otra buena opción son los collares que tienen los números de teléfono de los propietarios cosidos en la tela; estos están disponibles en varias compañías, incluyendo Orvis e In the Company of Dogs.

2. Intenta con música relajante

Se ha demostrado que la música clásica es tranquilizadora tanto para los niños como para los perros. Intenta tocar algo en tu casa y puede que descubras que tiene un efecto calmante en ti también. Un ejemplo que se vende específicamente para perros es “Through a Dog’s Ear”.

3. Alistar la ayuda

La mayoría de las madres primerizas tienen amigos, familiares y vecinos que se ofrecen a ayudar en todo lo que puedan. ¿Por qué no preguntar si estarían dispuestas a pasear a su perro o a jugar a la pelota con él? Asegurarse de que su perro haga el ejercicio adecuado (o extra) ayudará a que todos los miembros de la casa vivan juntos más tranquilamente.

4. Dos palabras: Caminante de perros

Contratar a un paseador de perros profesional es otra gran opción. Asegura que tu perro reciba la atención y el ejercicio que necesita y te da un descanso de tener que manejar a cada miembro de la familia a la vez. (Ver “Encontrando un paseador de perros confiable”, WDJ Marzo 2014.)

5. Dos más: ¡La guardería de perros!

Comprueba si hay una guardería para perros de buena reputación cerca. Mi recomendación sería llevar a su perro allí unas cuantas veces antes de la llegada del bebé. Estas “pruebas” le mostrarán si su perro disfruta y no se siente abrumado por este tipo de ambiente. No todos los perros son adecuados o cómodos en este tipo de entorno. Pero para aquellos que lo son, puede ser extremadamente beneficioso para toda la familia.

6. Incluya a su perro en las actividades

Ten cuidado de no excluir siempre a tus mascotas cuando pases tiempo con el nuevo bebé. Esto podría causar que sus mascotas desarrollen una asociación negativa hacia el niño. En su lugar, proporcione a su perro un juguete de comida congelada, de peluche o similar, mientras atiende al bebé en la misma habitación. Hacer cosas buenas y deliciosas para el perro en presencia del bebé es siempre la mejor idea.

7. Haga un lugar especial para su perro

Empiece temprano, introduciendo a su perro en una caja o un bolígrafo de ejercicio (x-pen) para crear su propia suite especial donde estén disponibles todos sus juguetes y ropa de cama favoritos. Haga que ocurran grandes cosas en esta área escondiendo y/o dejando caer golosinas sorpresa aquí al azar. Estará feliz de ir a su suite cuando necesite separarlo del bebé.

8. Renueva la relación con tu perro

Cuando se sienta un poco más cimentada en su rutina diaria con el nuevo bebé, intente renovar su relación con su perro teniendo una “cita para cachorros” especial una o dos veces por semana. Salgan a pasear, sólo ustedes dos (mientras el bebé está siendo vigilado por un miembro de la familia o un amigo). Lance su pelota o disco volador en el patio trasero. Practique enseñándole un truco sencillo como “Siéntate bonito” o “Gira” y recompénselo con sus golosinas favoritas. Esto puede ser un descanso muy necesario del bebé para usted y su perro.

Tiffany Lovell, CPDT-KA, es la propietaria del Colegio Nariz Fría, Costa Espacial, en el condado de Brevard, Florida. Vive con una colección de queridas mascotas y un maravilloso marido amante de los animales.

Deja un comentario