10 pasos para una piel sana y un pelo sedoso para su perro

10 pasos para una piel sana y un pelo sedoso para su perroTodos los amantes de los perros aprecian ver a un perro sano y feliz, corriendo al sol con un pelaje brillante.

Todos los amantes de los perros aprecian ver a un perro sano y feliz, corriendo al sol con un pelaje brillante. Y es genial escuchar, “¡Wow! El pelaje de tu perro es tan suave y brillante. ¿Cómo lo haces?” Es maravilloso si eres uno de los afortunados dueños cuyo perro inspira este tipo de cumplido espontáneo, pero ¿qué pasa si el pelaje de tu perro es menos inspirador, si tiene un pelaje apagado o grasiento y la piel irritada? Aquí hay 10 cosas que puede hacer para mejorar la apariencia de su perro y, al mismo tiempo, mejorar su salud en general (así como el número de cumplidos que recibe sobre él).

La piel de su perro es el órgano más grande de su cuerpo, y está compuesta de múltiples capas. La capa interna protege los órganos internos y los vasos sanguíneos, mientras que la capa externa desprende células viejas y secreta aceites en los folículos pilosos, proporcionando brillo y resistencia al agua.

Aunque suena como un simple órgano, en realidad es bastante complejo. Los pequeños problemas pueden salirse de control, requiriendo largas terapias para sanar. Y cuando surgen problemas de la piel, puede ser difícil y largo determinar exactamente qué causó el problema. No es de extrañar que las enfermedades de la piel sean una de las razones más comunes por las que los perros son llevados a sus veterinarios.

Mantener la piel de su perro sana es fundamental para la salud de su pelaje, también. El síntoma inicial de muchos problemas de salud es a menudo un pelaje aburrido y liso. Aunque a veces es una cuestión de mal aseo, también puede ser causado por un problema de salud. Un perro que se rasca constantemente puede estar luchando contra parásitos, alergias/sensibilidades alimenticias o problemas suprarrenales, como el síndrome de Cushing.

La piel seca no es nada que se pueda eliminar. Mientras que los perros mayores son más propensos a la caspa, cualquier perro puede experimentar la sequedad y el picor que la acompaña. Tampoco es sólo una cuestión de comodidad. Si la piel de su perro no está húmeda y flexible, puede agrietarse, proporcionando un punto de entrada para microorganismos como bacterias u hongos. Las soluciones para la piel seca pueden ser tan simples como corregir un desequilibrio en la dieta o usar un acondicionador después de un baño. Pero hay que tener en cuenta que también podría indicar un problema de tiroides o una infestación de parásitos. Si el picor de su perro no desaparece con simples tratamientos tópicos, es conveniente que vaya al veterinario.

Afortunadamente, la prevención ayuda mucho a evitar esa llamada al veterinario, así que pasemos a los 10 pasos para asegurar que el pelaje de su perro sea brillante, sedoso y saludable:

1. Optimizar la nutrición. Alimentar a su perro con un alimento comercial de alta calidad o con una dieta bien formulada y preparada en casa asegurará que reciba los nutrientes que necesita. Evite los alimentos que contengan fuentes de grasa de baja calidad (como aceites de origen vegetal o “grasa animal”). Si su perro es alérgico o intolerante a determinados ingredientes, compruebe cuidadosamente las etiquetas de los ingredientes cada vez que compre un alimento comercial; el fabricante puede haber cambiado la fórmula y añadido el ingrediente problemático (para su perro).

2. Considere un suplemento – Su perro puede necesitar un poco de apoyo nutricional extra en forma de los ácidos grasos omega 3 EPA y DHA. Añadir un suplemento de aceite de pescado a la dieta de su perro es la mejor forma de proporcionar estos potentes nutrientes antiinflamatorios. (Consulte “Aceite de pescado”, WDJ de septiembre de 2012 para saber más sobre qué buscar en un buen suplemento de aceite de pescado). Sólo se deben usar aceites frescos; nunca alimente con aceites que huelan a rancio o “apagado”. Todos los aceites son grasas y proporcionan unas 40 calorías por cucharadita, por lo que las cantidades deben ser limitadas, especialmente en perros con sobrepeso y en aquellos que ya llevan una dieta alta en grasas.

3. Establecer un programa de aseo regular. Mientras que los perros de pelo largo como los Shetland Sheepdogs requieren un cepillado más frecuente que los labradores de pelo corto, una sesión semanal es una buena regla para la mayoría. Equilibre la frecuencia con la actividad del perro. Los perros que corren a través de pastos largos pueden tener rebabas que deben ser removidas inmediatamente (¡o las masticará!), y el lodo y la suciedad deben ser cepillados de sus pelajes inmediatamente. Los perros que viven en la ciudad y que caminan por parques bien cuidados suelen necesitar menos atención, pero hay que tener cuidado con las esteras, especialmente en lugares sensibles, como detrás de las orejas y entre las piernas. Recuerde, también, que los perros muy jóvenes y muy viejos a menudo lo hacen mejor con varias sesiones cortas a la semana en lugar de una sola larga.

4. Elige la herramienta de aseo adecuada. No encontrarás escasez de herramientas de aseo para perros en el mercado. Tu elección depende del pelaje de tu perro. Una herramienta de peluquería no es la elección correcta para un Yorkshire Terrier de pelo sedoso, pero tu perro Pastor Alemán puede pensar que es impresionante. Los pelajes largos necesitan al menos un peine inicial para eliminar pequeños enredos, pero un cepillo de cerdas al final sacará el brillo y estimulará la piel. Evite los cepillos demasiado suaves y demasiado duros. Los suaves no llegarán a la piel, mientras que los duros pueden rastrillar dolorosamente la piel. Su perro puede ayudarle a identificar los utensilios de aseo que le sirven; si se inclina hacia ellos o si obviamente disfruta de ser aseado con ellos, conserve ese cepillo o peine. Pero si huye de usted cada vez que lo ve, siga buscando una alternativa.

5. Eliminar los enredos inmediatamente. Las masas de pelo enredado empeoran con cada sacudida de la cola. La mayoría se puede resolver con un peine humano y un buen spray desenredante para suavizar el pelo. Las alfombras realmente malas deben ser cortadas con tijeras. Tengan mucho cuidado, ya que la piel se endurece al tirar de la alfombra y también pueden cortarla fácilmente. Puede ayudar el insertar un peine entre la estera y la piel, así que usa las tijeras sólo por encima del peine.

6. Bañe a su perro. Obviamente, si su perro está sucio por correr por el barro o nadar en un estanque, necesita un baño. De lo contrario, un baño mensual mantiene la piel sana; un baño demasiado frecuente puede secar la piel y quitarle los aceites del pelaje (ver “Waterworks”, noviembre de 2014). Seleccione un champú que contenga una crema hidratante, o use un acondicionador después del baño – ¡y enjuague bien! Los productos hipoalergénicos son buenas opciones para los perros con piel sensible. Seca bien a tu perro (¡un champú funciona muy bien!) después del baño. Los acondicionadores y desenredantes en aerosol pueden contribuir en gran medida a ampliar los beneficios del baño, ya que ayudan a repeler la suciedad y las alfombras. Nunca rocíe estos productos sobre un pelaje sucio, ya que sólo atrapará la suciedad. Y un poco llega muy lejos; no exageres. 7. Revise (y controle) las pulgas. 8. Examine a su perro frecuentemente para detectar pulgas, especialmente si lo ve rascándose o masticándose. Pasarle un peine para pulgas (un peine de dientes extremadamente finos que atrapará las pulgas entre los dientes del peine) varias veces a la semana es un buen método de vigilancia. Siempre que su perro se dé la vuelta para que le froten la barriga, examínele la piel para ver si hay alguna plaga que salte y muerda. Si ve una sola pulga, tome medidas inmediatas para detener una infestación; seguro que hay más. (Consulte “Detecte el problema”, enero de 2014, para obtener consejos sobre cómo controlar las pulgas en su perro y en su casa).

8. No hay anillo alrededor del cuello. Un collar sucio puede frotar o acortar el pelo alrededor del cuello de su perro. Limpie los collares de cuero con jabón de silla de montar, una barra de glicerina o jabón de aceite de Murphy, luego limpie el exceso y deje secar completamente. Use una toalla de rizo para hacer un pulido final antes de volver a ponérselo a su perro. Los collares de nylon y cáñamo pueden limpiarse con detergente para platos y un cepillo de dientes viejo; alternativamente, mételos en la lavadora con una carga de ropa resistente, como toallas o vaqueros. Si su perro tiene un riesgo de fuga muy bajo, quítele el collar cuando esté merodeando dentro de su casa, dándole a su pelaje un tiempo sin rozaduras.

9. Mantener un lugar limpio para dormir. No tiene sentido hacer que su perro limpio duerma en una cama sucia, grasienta y/o maloliente. Lave la cama de su perro – o por lo menos, la cubierta de la cama – por lo menos un par de veces al mes. Si su cama no tiene una funda extraíble, considere mantener toda la cama cubierta con sábanas o mantas que pueda lavar con frecuencia (o considere conseguir una cama nueva con una funda lavable). El lavado frecuente también ayudará a evitar que las pulgas se afiancen en su casa (el lavado destruye los huevos y las larvas de las pulgas).

10. Manténganse al día con los controles veterinarios. Una “visita bien hecha” es importante para la salud general de su perro, y su veterinario está entrenado para detectar problemas de la piel en las primeras etapas. Si alguna vez hubo un área de la salud del perro donde la prevención vale una libra de curación, es la piel de su perro.

Cynthia Foley compite en agilidad canina con sus dos hermosos Papillons.

Deja un comentario