Británico Pelo Corto

Británico Pelo Corto

El gato británico de pelo corto, como su nombre indica, es de Gran Bretaña.

Tiene un tipo de cuerpo semi-cobby, que combina perfectamente la robustez de los gatos mogosos y la elegancia natural de las razas de gatos.

Muy aventurera y juguetona, es más feliz en un ambiente abierto y exterior.

Historia de la Británica de Pelo Corto

Los amantes de los gatos han discutido los orígenes de esta raza en gran profundidad y parece que los Británicos de Pelo Corto se originaron en el antiguo Egipto. Luego fue llevado a Gran Bretaña durante las grandes exploraciones europeas.

Sin embargo, las primeras apariciones marcadas del animal se remontan a la Inglaterra de 1870.

Buscando producir una nueva raza de gato más robusta, basada en los gatos mogosos, los ingleses reunieron una variedad de ejemplares, que por mutación, se convirtieron en British Shorthairs.

Presentada al público por primera vez en una exposición felina en el Crystal Palace de Londres en 1971, la raza fue unánimemente adorada por los amantes de los gatos.

Después de la Primera Guerra Mundial, los británicos de pelo corto se volvieron cada vez más raros. Los criadores británicos tuvieron entonces la idea de emparejarlos con los persas. El resultado fue un éxito produciendo un gato más robusto, con un gen para el pelo largo.

Sin embargo, debido a este cruce, pasaron tres generaciones antes de que el British Governing Council of the Cat Fancy se volviera a inscribir en su lista de razas afiliadas.

Lo mismo ocurrió después de la Segunda Guerra Mundial, y aunque los criadores intentaron otros cruces con las razas Burmesa y Chartreux, finalmente volvieron al Persa para restaurar la nobleza del Británico de Pelo Corto.

Apariencia

El Británico Pelo Corto es conocido por su físico robusto y elegante. A medio camino entre el gato empapado y “le chat de race”, tiene cualidades de ambos. Es de tamaño medio y tiene una fuerte y musculosa complexión, así como caderas y hombros bastante grandes. Las hembras pesan entre tres y cuatro kilos, mientras que los machos entre ocho y diez.

Su cabeza es grande y redonda, parecida a la de un oso de peluche. Tiene mejillas completas y una cabeza redonda. El Británico de Pelo Corto tiene una nariz corta pero grande y curvada.

Reconocida por su belleza, sus criterios físicos son muy estrictos en los concursos de belleza felina, por lo que su nariz no debe ser ni muy larga ni muy corta, ni muy parecida a la de un persa para evitar penalizaciones. Su hocico es firme, en armonía con el resto de su cabeza.

Sus ojos están alerta y son redondos y bastante alejados el uno del otro, dando la impresión de que su nariz es más grande de lo que es. Según la cría, el color debe coincidir con su pelaje.

Las orejas del británico de pelo corto son bastante pequeñas y más grandes en la base. Están bien separadas en su cabeza y son redondeadas en la punta.

Su abrigo es cálido y apretado con un subpelo muy grueso. La principal característica del abrigo de un británico de pelo corto es su densidad y es a menudo la razón por la que se compara con una alfombra de lana.

Británico Pelo Corto

Abrigo

Todos los colores de los abrigos son aceptados por los británicos de pelo corto, siempre que se respete la densidad del pelo. Sin embargo, las manchas blancas sólo están permitidas en especímenes de color.

Personalidad

En armonía con su aspecto suave y equilibrado, el Británico Pelo Corto tiene un temperamento muy tranquilo y se adapta perfectamente a la convivencia con personas y otros animales. Tiene fama de ser increíblemente suave y relajado. A pesar de que es una mascota ideal, que ama los mimos y el afecto, es igual de feliz estando solo. Gracias a su naturaleza zen, no le importará si estás ausente durante el día.

Sin embargo, vale la pena señalar que gracias a sus ancestros gatos de pantano, disfruta de la caza. Por lo tanto, es importante dejarle su libertad cuando la necesite.

El británico de pelo corto es sobre todo muy sociable y no tiene ningún problema en vivir con perros y otros gatos.

Salud y cuidado

El British Shorthair es muy robusto y por lo tanto no está sujeto a ningún problema de salud específico. Sin embargo, es importante comprobar regularmente su salud, especialmente después de haber sido cazado.

También es importante saber que ciertas enfermedades genéticas han sido asociadas con esta raza. Por lo tanto, los criadores británicos de pelo corto deben realizar pruebas tanto a los machos como a las hembras reproductoras para detectar la PKD1 (enfermedad renal) y la HCM (enfermedad cardíaca).

A pesar de su densidad, el abrigo del británico de pelo corto no necesita mucho mantenimiento. Un cepillo semanal es suficiente para mantenerlo limpio y suave. Sin embargo, debería cepillarlo más durante la muda para ayudarlo a deshacerse del pelo extra.

Deja un comentario