Tonquinés

Tonquinés

Los tonquineses, apodados “Tonk”, son una raza de gatos domésticos producidos por el cruce del siamés y el birmano. Comparten muchos de los rasgos de personalidad distintivos de sus padres y se distinguen de manera similar por el patrón de pelaje en una variedad de colores.

Son una raza muy inteligente y juguetona y son geniales con los perros y otros gatos, lo que los convierte en grandes gatos de familia. El gato tonquinés es conocido por su naturaleza extremadamente afectuosa, a menudo exigiendo atención.

Historia del gato tonquinés

Los gatos tonquineses tienen una historia interesante. La raza fue creada mediante el cruce de gatos siameses y birmanos en un intento de producir un gato con un tipo de cuerpo moderado y una voz menos penetrante que el siamés, pero con la naturaleza amorosa y la inteligencia que comparten ambas razas.

Sus antepasados son originarios de Tailandia y llegaron a Inglaterra como razas de pelo marrón sólido. Estos gatos se convertirían más tarde en las razas birmanas, siamesas de punto chocolate, marrones habaneras y tonquinesas. A finales del siglo XIX y principios del XX, el siamés y los gatos de color sólido se exhibieron por toda Europa.

En la década de 1960, cuando la criadora canadiense Margaret Conroy, cruzó un marta cibelina con un siamés de punta de foca, la descendencia fue descrita como dorada, poseyendo características de ambas razas. Los criadores de los gatos comenzaron a lograr un estilo consistente de cabeza y cuerpo, y cambiaron el nombre de la raza a Tonquinés.

En 1971, la Asociación Canadiense de Gatos (CCA) se convirtió en el primer registro de gatos que concedió la condición de campeonato a los tonquineses. La Cat Fanciers” Foundation (CFA) reconoció la raza en 1974, y la International Cat Association le siguió en 1979. En 1984 la CFA concedió el estatus de campeonato al Tonkino. Para 1990, había obtenido el reconocimiento de todas las principales asociaciones de aficionados a los gatos.

Apariencia

El gato tonquinés es de tamaño medio, sólido y muy musculoso. Se consideran un tipo intermedio entre los birmanos más “cobby” y los siameses delgados y de cuerpo más largo.

Su musculatura a menudo hace que su peso engañe y son mucho más pesados de lo esperado cuando se recogen. Pueden pesar hasta 12 libras o más.

Las piernas de los tonquineses son delgadas pero en proporción a su cuerpo. Tienen patas ovaladas distintivas y su hocico es suavemente redondeado, ligeramente encajado y romo. Sus ojos tienen forma de almendra y pueden ser acuáticos, azules, verdes o verde-amarillos dependiendo del color del pelaje.

La cola es delgada, pero en proporción a la longitud de su cuerpo, estrechándose hacia el final. Los gatos tonquinenses son de tamaño medio, anchos en la base con puntas ovaladas y colocados hacia el exterior de su cabeza.

Tonquinés

Abrigo

El tonquinés tiene una capa corta, de espesor medio, que se siente suave y sedoso. Se presenta en “visón”, sólido, y tonos puntiagudos en natural, champagne, azul y platino, para un total de 12 colores diferentes.

Los tonquineses del visón tienen un color de cuerpo rico, parejo y sin marcas, que se sombrea casi imperceptiblemente a un tono ligeramente más claro en las partes inferiores, con un claro contraste entre el color del cuerpo y los puntos.

Un tonquinés naturalmente sólido tiene un cuerpo marrón marta con puntos marrón oscuro. Un tonquinés con punta de platino tiene un cuerpo blanco nacarado, con puntos grises escarchados.

Personalidad

Al igual que es una combinación física de los birmanos y los siameses, el tonquinés también es una combinación temperamental. Son una raza activa, amigable y cariñosa y van en contra del estereotipo de gato distante e independiente, adorando absolutamente la atención y a menudo exigiéndola.

Son compañeros muy divertidos, les encanta entretener a la familia y a los invitados. También son conocidos por ser gatos falderos y son igual de felices sentados contentos, acurrucados con sus humanos.

El gato tonquinés es una raza muy inteligente y le encantan los juguetes de rompecabezas y recuperar objetos lanzados, al igual que sus homólogos caninos. Pueden ser obstinados en su búsqueda de atención, pero su comportamiento payaso es tan entrañable que realmente no importa.

Los tonquineses son gatos parlanchineses con una voz similar a la de los birmanos y un tono más suave y dulce que el de los siameses.

Salud y cuidado

El tonquinés es susceptible a una variedad de problemas de salud de naturaleza genética. En general, están sanos, pero pueden ser propensos a la gingivitis y pueden ser sensibles a la anestesia. Al ser descendientes de los siameses, comparten la misma susceptibilidad a ciertas enfermedades. Estas incluyen:

  • Amiloidosis, una enfermedad que se produce cuando un tipo de proteína llamada amiloide se deposita en los órganos del cuerpo, principalmente el hígado en los miembros de la familia siamesa
  • Asma/enfermedad bronquial
  • Defectos cardíacos congénitos como la estenosis aórtica
  • Ojos bizcos
  • Condiciones gastrointestinales
  • Síndrome de hiperestesia: Un problema neurológico que puede hacer que los gatos se acicalen excesivamente, provocando la pérdida de pelo, y que actúen frenéticamente, especialmente cuando se les toca o acaricia
  • Linfoma
  • Nistagmo: Un trastorno neurológico que causa un movimiento ocular rápido involuntario
  • Atrofia progresiva de la retina, para la cual se dispone de una prueba genética

El tonquinés tiene un pelaje corto que se cuida fácilmente con sólo cepillarlo semanalmente para eliminar el pelo en muda y distribuir el aceite de la piel.

Deja un comentario