¿Pueden los gatos y gatitos tener síndrome de Down?

Como padres de mascotas tendemos a dar a nuestros queridos felinos varias cualidades humanas.

Normalmente esto significa que se les percibe como capaces de amar y mostrar otras características similares a las de los humanos en términos de comportamiento como “sonreír”. A veces los felinos no pueden estar a la altura de las expectativas en cuanto a la apariencia y rasgos de carácter de su raza y eso hace que sus dueños se pregunten si su gatito está sufriendo de una condición humana como el asautismo o el Síndrome de Down.

El síndrome de Down es una condición genética que es responsable de severos cambios en el físico humano y el comportamiento social. Los gatos también pueden tener un tono muscular pobre, apariencia facial y corporal anormal y problemas neurológicos.

Monty, el gato con “Síndrome de Down” (Fuente)

Así que… ¿los gatos pueden tener el síndrome de Down?

Las mutaciones genéticas pueden ocurrir en los gatos al igual que en los seres humanos. No es raro que las criaturas felinas experimenten anormalidades físicas o neurológicas.

Pero las anomalías fuera de los tipos más comunes de comportamiento problemático no son necesariamente causadas por mutaciones genéticas o cromosomas adicionales.

Además, la estructura genética de los felinos es muy diferente a la de los seres humanos. El Síndrome de Down es en realidad una anomalía cromosómica. Es causado por la formación de una trisomía, o un cromosoma extra en el par de cromosomas 21 en el cuerpo humano.

Los humanos tienen 23 pares de cromosomas, mientras que los gatos tienen 19 pares de cromosomas. Por lo tanto, es físicamente imposible que los gatos tengan una trisomía del par de cromosomas 21. Los perros tienen un número cromosómico mayor, por lo que pueden experimentar mutaciones en este emparejamiento. Pero esto no significa que el Síndrome de Down sea un trastorno real entre los animales.

Así que no, los gatos NO pueden tener el Síndrome de Down.

Sin embargo, los felinos sufren de sus propias anomalías físicas y neurológicas, incluyendo otras anomalías cromosómicas… es sólo que el Síndrome de Down no es uno que técnicamente puedan tener.

Pueden padecer un nivel de salud mental y experimentar discapacidades intelectuales. Es posible que no respondan cuando se les llama o responde a comandos básicos. Además, pueden parecer distantes e incluso como si no pudieran reconocer adecuadamente su entorno.

Tales complicaciones neurológicas en los felinos pueden ser causadas por varios factores, ya sea emocionales o genéticos, pero no se derivan del Síndrome de Down específico de los humanos. No obstante, muchas personas atribuyen este trastorno a los felinos de todas las razas y edades.

Señales de Síndrome de Down en gatos y gatitos

Los seres humanos pueden experimentar una gran variedad de signos físicos y mentales del síndrome de Down. Los gatos también pueden experimentar estas y muchas otras anormalidades.

Cuando aún son jóvenes, los gatos pueden no crecer y desarrollarse adecuadamente debido a la falta de nutrición o a una condición genética.

A medida que envejecen, los felinos son propensos a desarrollar varios problemas musculares. Los gatos también pueden sufrir anomalías físicas, que pueden ser simplemente causadas por la endogamia o por enfermedades reales.

Los felinos erróneamente diagnosticados con síndrome de Down se ven o actúan anormalmente comparados con otros gatos. Oídos caídos en lugar de alerta, narices aplastadas, ojos rasgados o muy abiertos, tono muscular pobre y anormalidades sociales son comunes en lo que se conoce como Síndrome de Down Felino.

Sin embargo, cada gatito de ahí fuera es único. No esperes que el tuyo se parezca al 100% a todos los demás gatos de la misma raza.

Qué hacer si su gato tiene síntomas de síndrome de Down

Monty, el gato con “Síndrome de Down” (Fuente)

Hay de hecho un trastorno no oficial llamado Síndrome de Down Felino. No se reconoce como un diagnóstico oficial porque, como se mencionó anteriormente, los gatos tienen una estructura cromosómica diferente a la de los humanos, por lo que no pueden tener un verdadero Síndrome de Down.

Si sospechas que hay algo malo con tu preciosa bola de pelos, no te asustes. Llévala a un veterinario de confianza inmediatamente. Ningún veterinario calificado diagnosticará a su mascota con el Síndrome de Down Felino real.

En cambio, el especialista examinará a su gatito y determinará si hay un problema físico o emocional real a la mano.

Su médico puede realizar análisis de sangre, radiografías, pruebas genéticas y otros tipos de pruebas especiales para determinar si su mascota tiene necesidades de atención médica específicas.

Como el gato Monty, pueden encontrar un desequilibrio cromosómico, que es lo más cercano que un gato puede estar de tener SD.

Nunca descuides el bienestar de tu mascota. Haga de su salud física y mental su prioridad. Incluso si no hay nada malo en ello, programe una cita con el veterinario por si acaso. ¡Es mejor prevenir que curar!

Deja un comentario