Sibilancias de gato | Qué hacer, por qué sucede, cómo ayudarlos

Los gatos hacen toneladas de diferentes tipos de sonidos locos.

Desde el típico maullido hasta el canto de un pájaro, los felinos pueden producir algunos sonidos realmente increíbles. Todo depende de lo vocal que sea su mascota y de lo que esté pasando por su mente en un momento dado. Por supuesto, algunas razas como la Oriental de Pelo Corto son más vocales que otras por defecto. Y muchos gatos no maúllan en absoluto.

Hoy, sin embargo, hablaremos de un tipo de sonido particular que las bolas de pelo felinas pueden producir, uno que no está directamente relacionado con los pensamientos del gato o sus tendencias a ser vocal. Este sonido es el sonido del silbido de su gato. Sí, como los perros, los humanos y otros mamíferos, los gatos pueden silbar.

¿Qué es la sibilancia en los gatos y gatitos?

Probablemente has oído a tu amigo felino haciéndolo justo antes de que tosiera una bola de pelo o vomitara algo de su comida.

El sibilancias suena extraño y bastante doloroso, sobre todo por los movimientos que hace el gato cuando tiene sibilancias. A menudo se acompaña de encorvamiento de los hombros y de las extensiones del cuello. Durante las sibilancias puede parecer que su mascota está tratando de toser algo o si está tratando de extender su cuello y llevar más flujo de aire a su tráquea.

Los sonidos de sibilancias indican falta de aliento y son una clara señal de que hay algo mal en su gatito.

La sibilancia de los gatos es similar a los sonidos sibilantes que produciría un ser humano. Puede sucederle a los gatos de todas las razas y edades. Las sibilancias pueden ser causadas por varios factores, algunos de los cuales pueden ser fatales.

¿Por qué mi gato está sibilante?

Estrés

Los gatos pueden experimentar una variedad de emociones como nosotros, los humanos. Pueden alterarse fácilmente, asustarse y estresarse por su entorno. Niños ruidosos, nuevos objetos de mobiliario, invitados desconocidos, sonidos, olores y vistas, todos estos y muchos otros factores pueden estresarlos.

La sibilancia puede ser desencadenada por estas emociones negativas. Al igual que el jadeo por estrés, la razón de los sonidos de las sibilancias de su gato puede originarse a nivel mental y no tiene por qué estar relacionada con un problema de salud física. En tales casos es crucial calmar a su mascota y ayudarla a normalizar su respiración.

Bolas de pelo

Como se mencionó anteriormente, los sonidos sibilantes pueden ocurrir justo antes de que su gato tosa una bola de pelo. La sibilancia en sí puede ser causada por la acumulación de bolas de pelo.

Las razas de pelo largo como el Persa y el Maine Coon son las que más sufren de acumulación de bolas de pelo. Cuando se hacen demasiado grandes y se alojan demasiado abajo dentro del cuerpo del gato, el gatito no será capaz de escupirlas. Como resultado, sólo producirá sonidos de sibilancias y arqueará su cuerpo de forma dolorosa. No hace falta decir que tales acumulaciones severas deben ser removidas quirúrgicamente, de lo contrario pueden tener un resultado letal para su amada bola de pelos.

Objetos extraños

Al igual que las bolas de pelo, otros objetos extraños atrapados en el tracto respiratorio de su mascota pueden causar sibilancias. Si se traga partes de un juguete, un gran trozo de comida para gatos u otra cosa, puede empezar a sibilancias. Parecerá como si el cuerpo del gato se viera invadido por espasmos y podría o no toser el objeto extraño.

Puedes intentar abrir la boca del gato para inspeccionar el paladar y las partes visibles de su garganta. Sin embargo, esto puede ser difícil ya que el gato probablemente no querrá que lo toques. Además, es posible que no puedas ver el cuerpo extraño si está atrapado demasiado abajo en las vías respiratorias.

Alergias

Los gatos pueden, en efecto, sufrir de alergias al igual que los humanos y otros mamíferos. Los tipos más comunes de alergias que provocan sibilancias son el moho, el polen, el polvo, el humo del cigarrillo y los vapores químicos. Intente limpiar la habitación y permitir que su mascota respire aire fresco. Si las sibilancias no cesan pronto, pueden ser causadas por otra cosa.

Asma

Muchos felinos sufren de asma. Es posible que su propia bola de pelos tenga un asma no diagnosticada y que esté experimentando un ataque de asma. Afortunadamente, hay formas de controlar esta enfermedad, ya que hay tratamientos, medicamentos e inhaladores disponibles para los gatos en todo el mundo.

Pólipos, cáncer y otros crecimientos

Las sibilancias también pueden ser causadas por crecimientos en los senos, la garganta y el sistema respiratorio. Los pólipos, cánceres y tumores son los culpables más comunes en estos casos. Si la causa de las sibilancias es en realidad un crecimiento, su mascota necesitará atención veterinaria de emergencia.

Parásitos

Algunos parásitos como los gusanos del corazón y de los pulmones también pueden hacer que su gato resule. Estas cosas pueden ser letales si no se toman medidas a tiempo y se descuidan los ruidos sibilantes.

Neumonía

Aunque es poco común, algunos felinos pueden contraer neumonía. Dos de los síntomas más comunes de la neumonía son la tos y las sibilancias.

Insuficiencia cardíaca y otras enfermedades

Enfermedades como la insuficiencia cardíaca también pueden hacer que su mascota tosa y sibilancias. Si la caja de arena de su mascota y sus hábitos de alimentación y juego han cambiado, es probable que las sibilancias sean un indicador de una enfermedad física no diagnosticada.

Tratamiento: ¿Qué hacer si su gato tiene sibilancias?

La sibilancia es una clara señal de que hay algo malo en su mascota, que no debe descuidar. Puede sucederle a los felinos de todo el mundo, sin importar su edad. Suena y parece doloroso porque realmente es una experiencia dolorosa para tu mascota.

Los sonidos de sibilancias no siempre son una razón para entrar en pánico por la salud de tu bola de pelos. Sin embargo, si el silbido de su gatito no ha parado en un minuto o así y no ha tosido nada, debería alarmar a su veterinario y llevar al gato a una revisión lo antes posible.

Los rayos X y otras pruebas pueden determinar lo que le preocupa a su precioso amigo felino. En algunos casos severos es posible que el gato sea hospitalizado.

Dependiendo del caso de su gato, su veterinario le dará un tratamiento y un plan de recuperación. Si se trata de un virus respiratorio o de asma, su mascota necesitará antibióticos, medicamentos antivirales o un inhalador. Los esteroides, los procedimientos quirúrgicos y los planes de tratamiento a largo plazo también están disponibles si su mascota tiene un problema de salud más grave.

Independientemente de cuál sea el problema, una vez que su mascota ha empezado a respirar con dificultad, es de extrema importancia vigilarla. La falta de aliento no debe tomarse a la ligera, incluso si es causada por algo tan simple como bolas de pelo o grandes trozos de comida.

Deja un comentario