¿Por qué los gatos sacuden o vibran sus colas, y qué significa eso?

Entender el estado de ánimo y las necesidades de un gato puede resultar difícil incluso para los padres de mascotas experimentados. Los gatos se comunican principalmente a través del lenguaje corporal o la vocalización.

Pero incluso si tu gatito no tiene problemas para decir lo que piensa a través de maullidos, chillidos y chirridos, el hecho de que no hable maullido hace que la comunicación sea difícil. Así que lo único que te queda por hacer es controlar tu amada bola de pelos para leer su lenguaje corporal.

Uno de los aspectos más expresivos del lenguaje corporal felino es la posición de la cola. A menos que tengas una raza de cola como el Highlander o el Pixie-Bob, puedes aprender mucho por la forma en que tu gato se mueve o posiciona su cola en varias situaciones.

De las muchas maneras en que un gato puede mover su cola, un movimiento particularmente interesante es el de sacudir o vibrar (no confundir con el meneo).

Cuando los gatos mueven la cola, expresan una variedad de emociones. La sacudida/vibración puede afectar a toda la cola o sólo a su punta. Suele ocurrir cuando la cola está orientada hacia arriba o está ligeramente doblada en la punta.

Entonces, ¿qué significa cuando tu gato está moviendo la cola y por qué lo hacen?

Dependiendo de la situación y del entorno del gato, puede emitir emociones positivas o negativas. Estas son las sensaciones básicas que experimenta un gato con una cola temblorosa y vibrante.

Ansiedad e inquietud

Cuando la parte superior de la cola de tu amigo mullido vibra o tiembla, significa que tu gatito está ansioso por algo. El estado de ánimo inquieto puede ser provocado por numerosas cosas, incluso algo tan simple como no poder encontrar su juguete favorito del gato.

Los gatos tienen sentidos envidiablemente elevados y como tales, pueden sentir cosas que nosotros, los seres humanos, echaríamos completamente de menos. Así que la ansiedad de su gatito podría ser el resultado de un ruido que no oyó o un olor que no puede oler.

Si el gato reside en una casa o apartamento con una familia ruidosa, puede desarrollar una ansiedad crónica. Además, también puede empezar a desarrollar una serie de trastornos de salud causados por el estrés, como problemas de piel. Algunos gatos son adecuados para familias numerosas y ambientes ruidosos, pero otros no son tan tranquilos.

Si la parte superior del rabo de su mascota vibra y está ansiosa a diario, debería intentar que la habitación del gatito sea más tranquila y confortable.

Ira y molestia

Los gatos pueden molestarse por básicamente todo. La forma más fácil de enfadar a tu amada bola de pelos es no prestarle suficiente atención o ir al otro extremo.

Si su gato está sacudiendo o haciendo vibrar su cola durante largas sesiones de juego, es hora de dejarlo en paz. Intentar con demasiada fuerza que haga trucos o abrazarlo, apretarlo o acariciarlo demasiado resultará en última instancia en la irritación de su gatito. Deberías estar atento a los temblores de la cola cuando los invitados o los niños intentan jugar con el gato. Poner fin a sus intentos de vincularse con su mascota puede evitar un comportamiento agresivo por parte del gato. En el mejor de los casos, el gato se escapará. En el peor de los casos, podría ocurrir un accidente.

A medida que la molestia del gato aumenta, la vibración se transformará en un rápido batido de la cola. Si la cola del felino o el pelaje del resto de su cuerpo se eriza, debes darle un tiempo para que se calme.

Felicidad y emoción

En la mayoría de los casos la cola temblorosa es un signo de emociones negativas, pero hay excepciones a cada regla. En otras palabras, también es posible que tu gato esté feliz o excitado cuando su cola esté vibrando.

Esto puede ocurrir si tienes un perro como un gato leal que viene a saludarte cuando llegas a casa. La cola erguida con la punta vibrante es un claro signo de excitación, ya sea que un humano, un animal o un objeto inanimado la esté causando.

Podrías ver a tu mascota haciendo este movimiento de la cola cuando está sentada en la percha de la ventana, mientras vigila algo en el exterior.

Otra situación común en la que el temblor de la cola indica excitación es cuando se abre una nueva lata de comida para gatos justo cuando su mascota se apresura hacia su tazón de comida.

Recuerdo que el gato de mi abuela se paraba en la cocina y hacía vibrar su cola cada vez que sacaba su pequeño paquete de golosinas.

La cola hiperactiva de su gatito es el fragmento más expresivo de su lenguaje corporal.

Otros aspectos expresivos incluyen sus oídos, ojos, y en general sus posiciones sentadas, paradas y acostadas. Independientemente de la situación, es importante controlar el lenguaje corporal de su preciosa bola de pelos. Aprender a descifrarlo te ayudará a entender las emociones, necesidades y posibles reacciones de tu gato a su entorno.

Deja un comentario