Cómo ayudar a su perro con fobia al ruido a superar los eventos fuertes

El 4 de julio es un momento temido para miles de perros sensibles al ruido y sus dueños. En muchas partes del país los perros sensibles al ruido y los humanos que los aman ya están luchando con los efectos de las tormentas eléctricas – gracias a Dios los fuegos artificiales realmente sólo ocurren una vez al año. Nuestro Corgi, Lucy, tiene fobia a los truenos, y sabemos muy bien el impacto que los truenos y los petardos tienen en su (y nuestra) calidad de vida. Afortunadamente, lo siguiente puede mejorar su vida y la de su perro durante los eventos ruidosos.

1. Quédese en casa

Desde mediados de los 80, cuando compartimos nuestras vidas con nuestro primer perro sensible al sonido, el Día de la Independencia y la Nochevieja han sido ocasiones para quedarse en casa en lugar de salir a celebrarlo. Puedes aliviar parte del estrés de tu perro con sólo tu presencia reconfortante. Es más difícil quedarse en casa constantemente durante las tormentas eléctricas a menos que tengas la suerte de trabajar desde casa, pero puede haber momentos en los que puedas tomar la decisión de pasar una salida opcional si se acerca una tormenta.

2. Sostén a tu perro

A pesar de lo que ha oído al contrario, está perfectamente bien consolar a su perro estresado, siempre que lo haga con calma. Si quiere estar en tu regazo, o a tu lado en el sofá o en el suelo, déjala. Si le ayuda a poner tus brazos alrededor de ella y abrazarla, o hacer un masaje calmante o T-Touch, hazlo. Esto no es un refuerzo operativo de su miedo; sólo le ayuda a sentirse mejor – e incluso puede funcionar para contrarrestar su clásica asociación negativa con los truenos o los fuegos artificiales.

No ayuda, sin embargo, si estás estresado, cantando “Está bien, está bien” una y otra vez, mientras frotas a tu perro como si lo estuvieras secando con una toalla. En otras palabras, ¡también debes mantener la calma!

3. Administrar/Minimizar la intensidad del estímulo

Reduzca la intensidad de los estímulos que provocan miedo cerrando las cortinas para apagar los efectos visuales (destellos de luz, luces o chispas de fuegos artificiales) que su perro asocia como predictores fiables del mal ruido.

Las máquinas de ruido blanco pueden ayudar a enmascarar los sonidos; también lo pueden hacer los CDs especialmente compuestos “Through a Dog’s Ear”, sobre todo si los ha tocado durante los momentos de relajación para que su perro ya tenga una asociación tranquila y positiva con la música. (Si los toca sólo durante las tormentas puede formar una asociación negativa con la música, que de otra manera sería calmante).

También puedes usar Mutt Muffs para amortiguar el sonido. Usa el condicionamiento clásico positivo para convencerlo de que las orejeras hacen que ocurran cosas maravillosas. (Por supuesto, si él es molestado por las orejeras incluso después de múltiples sesiones de acondicionamiento clásico, no lo fuerce.)

4. Contracondición

Usar grabaciones de sonidos de tormentas eléctricas y/o sonidos de tormentas. Empiece con el volumen a niveles apenas audibles, o incluso inaudibles, si su perro sigue preocupado. Combine este sonido de bajo nivel con cosas maravillosas, como golosinas de alto valor o juegos de ir a buscar o tirar, hasta que su perro se excite feliz y constantemente anticipando sus cosas favoritas cuando usted encienda el sonido. Luego suba el volumen ligeramente y continúe.

Este es un proyecto a largo plazo; no esperes subir el volumen en cada sesión. Esto no lo arreglará todo; tu perro con fobia a las tormentas también puede reaccionar al viento, la lluvia e incluso al cambio de presión barométrica, pero es un comienzo. Cuando se aproxime una tormenta real (o comiencen los fuegos artificiales) pruebe la estrategia de contra-condicionamiento en el primer indicio de estímulo, y haga que su perro siga jugando el mayor tiempo posible. Cuando esté demasiado estresado para tomar golosinas o jugar, vuelva a otras estrategias. Ayuda si tiene suerte con un montón de tormentas casi nulas que le dan oportunidades de acondicionamiento sin llegar a la intensidad total.

5. Drogas

Los medicamentos contra la ansiedad de corta duración pueden mejorar enormemente la calidad de vida de su perro, que es muy sensible al sonido. Le doy a Lucy Alprazolam (Xanax) cuando amenazan las tormentas. No sólo ayuda a aliviar sus miedos inmediatos, sino que también parece haber reducido sus fuertes reacciones a las tormentas en general.

No puedo decirle cuál es el medicamento adecuado para su perro, pero la veterinaria Dr. Karen Overall advierte fuertemente contra el uso de tranquilizantes como la acepromazina para los comportamientos de ansiedad. “Ace” es un anestésico disociativo; revuelve las percepciones, lo que puede hacer al perro más temeroso. Si su veterinario no está bien educado en el uso de drogas de modificación de la conducta, anímelo a que haga una consulta telefónica con un especialista en conducta veterinaria antes de seleccionar los medicamentos y las dosis para su perro.

Deja un comentario