¿Por qué me lame mi gato? ¿Qué significa?

Los gatos de todas las razas y edades pueden llegar a estar muy apegados a sus dueños.

Aunque seas el dueño de una raza felina notoriamente independiente, es posible que tu preciosa bola de pelo empiece a actuar tan leal y cariñosamente como un perro faldero, siempre lamiéndote y frotándose contra ti.

Y eso no siempre es algo malo mientras el gatito no te vuelva loco con su comportamiento pegajoso.

Los felinos pueden mostrar su afecto de muchas maneras. Pueden vocalizar y ronronear, dormir en tu regazo, acurrucarse contigo o seguirte incluso cuando vas al baño.

Pero como saben, una de las muestras más curiosas de afecto es lamer.

Es curioso porque los perros son mucho más propensos a “besar” a sus padres mascotas que los gatos. Así que cuando tu gato te cepilla con la lengua, es natural preguntarse: ¿por qué me está lamiendo mi gato?

Los gatos usan su lengua y sus dientes para la limpieza y el aseo. ¿Eso significa que tu mascota está tratando de limpiarte? ¿O es sólo un beso?

Bueno, en realidad depende de la situación y del estado de ánimo actual del gato. Su amigo mullido podría estar lamiéndole por varias razones debido a las diversas maneras en que puede percibir una situación dada.

A decir verdad, la razón detrás de la lamida puede ser positiva o problemática. Repasemos las razones más comunes de este comportamiento con más detalle para que puedas responder por ti mismo por qué tu mascota te está lamiendo en cualquier momento exacto.

¿Por qué mi gato me está lamiendo? ¿Qué significa eso?

Tienes un aroma o sabor atractivo

Si tu gatito nunca te ha lamido antes y lo está haciendo ahora, podrías simplemente olerlo atractivo. Los felinos tienen sentidos extremadamente evolucionados, incluyendo un olfato envidiable. Si tu cara o tus manos tienen un olor o sabor atractivo, tu bola de pelos estará tentada de lamer tu piel.

Tan curiosos, juguetones y a menudo impredecibles como son los gatos, quieren explorar y probar todo. Algunas cosas tienen un olor particularmente intrigante para los felinos. Por ejemplo, el aceite de coco, la hierba gatera e incluso el anticongelante.

Es probable que su piel no huela a anticongelante, pero puede oler a otra cosa, que el gatito encuentre agradable de lamer.

Una forma de reclamarte

Los gatos pueden actuar territorialmente de varias maneras. No necesitan orinar sobre algo para olerlo. Los gatitos a menudo lamen otros animales, incluso si no son hermanos de la misma camada. Al lamerlo, su mascota lo reclama como su humano y como parte de su territorio. Además, también te marca como su fiel compañero.

Desafortunadamente, tal comportamiento puede a veces insinuar celos o miedo de que el territorio del gato esté siendo invadido. Los felinos pueden básicamente percibir cualquier cosa y a cualquiera como invasor – desde un nuevo mueble hasta un visitante extraño.

Efecto secundario del destete prematuro

Si la madre ha destetado prematuramente al gato o si ha sido adoptado a una edad temprana, podría lamer a su padre mascota como un efecto secundario de perderse los cuidados naturales de su madre biológica. Lamer y amasar excesivamente es común para los gatitos huérfanos.

Este tipo de comportamiento puede explicarse fácilmente como un sustituto de la lactancia y la necesidad de un poco de confort calmante. A menos que su mascota desarrolle una fijación con lamer y chupar su piel, eventualmente crecerá fuera de ella.

El aseo

Si tu gato te está lamiendo el pelo, la barba o las cejas, entonces simplemente te está acicalando. Los gatos tienen un instinto innato de desenredar cualquier pelaje enmarañado y partículas pegadas en su propio pelo. Están usando sus lenguas como si fuera un cepillo de gato en su mascota.

Lamiéndote el pelo el gatito está básicamente preparándote. También muestra que su mascota no sólo confía en ti, sino que también quiere tener un tiempo de unión contigo. Cuando los gatos se acicalan entre ellos o con sus padres, es una forma de mostrar amistad, devoción y cuidado.

Ansiedad

Los felinos pueden experimentar una variedad de emociones y una de ellas es la ansiedad. El lamido compulsivo es uno de los signos reveladores de alta ansiedad. El gato puede lamerse a sí mismo, a su padre mascota o incluso a un objeto inanimado, como su juguete favorito.

En tales casos es de intrínseca importancia calmar a tu precioso amigo. Acariciarlo con suaves y tranquilizantes caricias o abrazarlo. Hable en voz baja y calmada. Intente distraerlo de cualquier manera posible en lugar de optar por medidas más extremas, como relajantes y sedantes.

Afección

Sí, la lamida puede significar simplemente que tu gato está tratando de “besarte” de la forma en que un cachorro leal te lamería la cara con amor. Piensa en ello como la versión felina de acariciarte. Tu amigo sólo te está mostrando cuánto te adora. Lamer como una forma de mostrar afecto prueba que el gato confía en ti, se siente cómodo, feliz y verdaderamente dedicado a ti.

Qué hacer cuando tu gato te lame

Afrontémoslo, nadie quiere que le gotee saliva por todos lados. Además, la experiencia de ser lamido por la lengua áspera de un gato puede ser un poco desagradable, por decir lo menos. La lengua arenosa y puntiaguda del felino trae una sensación de cosquillas, irritación e incluso dolor.

La lengua “blindada” puede irritar seriamente la piel y puede ser bastante dolorosa. Si tu gato te está lamiendo en busca de consuelo o para calmar su propia ansiedad, debes ayudarlo a relajarse.

Si es sólo por devoción, también tienes que hacer que se detenga por tu propio bien. No castigues al gatito por sus acciones. Y no le den comida o golosinas, de lo contrario comenzará inmediatamente a asociar la lamida con una experiencia gratificante.

Tu mejor opción es distraer al gato con algo más. Los felinos pueden ser perceptivos, pero eso no significa que sepan lo que deben y no deben hacer. Es tu trabajo como padre de una mascota enseñar a tu gato la forma correcta de comportarse.

Por último, pero no menos importante, si el lamido excesivo continúa como una forma de ansiedad crónica, busque la ayuda de un profesional. Si sospecha que algo anda mal con su gatito, programe una cita con el veterinario. Nunca descuide las necesidades de su bola de peluche y haga de su bienestar una prioridad.

Deja un comentario