Gato de Birmania

Gato de Birmania

El Burmilla es una raza relativamente nueva. Nacido de un cruce casual, es considerado como una de las razas de gatos más gentiles y afectuosos.

Historia del Gato de Birmania

El gato de Birmania nació en 1981, en Gran Bretaña. Es el resultado de un cruce accidental entre un gato birmano y el persa chinchilla plateado. La baronesa Miranda von Kirchberg era una criadora de gatos birmanos, pero también tenía un macho de Persa Chinchilla de Plata llamado Sanquist, que le fue dado como presidente por su marido.

Antes de que Sanquist tuviera la oportunidad de ser castrado, el ama de llaves lo dejó entrar accidentalmente en la habitación donde Fabergé, una mujer birmana, estaba descansando. En ese momento, ella esperaba la llegada de otro birmano, pero Sanquist se le adelantó.

El 11 de septiembre de 2018, nacieron 4 gatitos hembra con abrigo negro: Galatea, Gemme, Gabriella y Gisella. La baronesa las encontró demasiado hermosas y se negó a castrarlas.

Un poco más tarde, la baronesa y su amiga criadora Thérèse Clarke decidieron continuar la raza haciendo que dos de las cuatro hermanas se reprodujeran: Gemma y Galatea. La Sra. von Kirchberg también decidió que una de las otras hembras se reprodujera con Sanquist, para permitir que la línea prosperara.

Las dos mujeres escribieron entonces los estándares de esta nueva raza, basándose en los estándares de los birmanos. Decidieron llamar a la raza “Burmilla”, una contracción de “birmano” y “chinchilla”.

Posteriormente se hicieron cruces para arreglar los genes defectuosos.

Miranda von Kirchberg creó la Asociación Burmilla , y Thérèse Clarke, el Club de Gatos de Burmilla en 1984. La primera trabajaba para conservar la morfología de la raza, mientras que la segunda se centraba en la calidad del pelaje propiamente dicho.

Apariencia

El Burmilla es de tamaño medio, con la espalda recta y el pecho abultado. Tiene músculos bien desarrollados, que la hacen pesada en comparación con su tamaño.

Sus piernas son delgadas y de tamaño medio con patas de forma ovalada.

La cola también es de longitud media, no siendo ni muy gruesa ni muy fina. Debe llegar a sus hombros cuando se enrosca sobre su espalda.

La cabeza del Burmilla es bastante grande y tiene forma de triángulo. Su hocico es bastante corto, pero grande. Sus orejas son de tamaño medio, más grandes en la parte inferior y redondeadas en la punta.

La cabeza de la birmana es de tamaño medio y forma un triángulo. Su hocico es bastante corto, pero grande. Sus orejas son de tamaño medio, grandes en la base y luego redondeadas en la punta. De lado, apuntan ligeramente hacia adelante.

Los ojos son grandes y bien espaciados en su cabeza. Los estándares de la raza ponen más énfasis en la forma de ellos en lugar de su color. Deben inclinarse hacia la nariz y ser redondeados en la parte inferior.

Un birmano adulto mide alrededor de 35 cm de altura y pesa entre 3 y 5 kilos.

Gato de Birmania

Abrigo

El gato birmano tiene un pelaje corto, y prácticamente no tiene subpelo. Su pelo es fino y suave. Generalmente es de color plateado o dorado, aunque se aceptan todos los demás colores de pelo, excepto el blanco.

Una de las características más distintivas de la Burmilla es su pelaje en punta, es decir, el color está en el extremo de los pelos. En ciertos casos, el color es visible en tres cuartas partes del pelo (sombreado), y en otros, sólo está presente en un ocho del pelo (concha).

Los gatos nacidos de cruces pueden tener el pelo más largo. Por lo tanto, serán registrados como Tiffanys.

Personalidad

El Burmilla es un gato con un temperamento tranquilo. Son sociables y curiosos, pero menos exigentes que su primo, el birmano. Muy cariñoso, es un gato ideal para hacerle compañía. Extravertida y juguetona, se lleva bien con sus dueños y es muy fácil convivir con ellos.

En general, son un gato muy dulce y gentil.

Salud y cuidado

El Burmilla es un gato robusto que no necesita ningún tratamiento específico. Sin embargo, asegúrese de proporcionarle suficiente comida ya que es un gato con un gran apetito.

El Burmilla vive un promedio de 15 años.

Aunque no necesitan ningún mantenimiento particular, es importante cepillar regularmente el pelaje de la birmana para mantener su suavidad y brillo.

Deja un comentario