¡Ayuda! ¡Mi gato no comerá ni beberá! Qué hacer cuando el gatito se niega

Los felinos son criaturas curiosas, caprichosas, a menudo incomprendidas y a veces bastante problemáticas. Si eres un padre de mascotas relativamente nuevo, sabes lo difícil que puede ser cuidar de un gato. Y si ya has tenido experiencia en el manejo de bolas de pelo felinas, entonces probablemente tengas un montón de historias que contar en las que el gato ha sido el principal culpable de tus penas.

Los gatitos de todas las razas y edades pueden ser un dolor de cabeza.

A veces hacen locuras sólo por diversión, mientras que en otros casos empiezan a actuar sin una explicación clara. De cualquier manera, se comportarán de forma extraña por una u otra razón.

El tipo más común de comportamiento alarmante es cuando su gato no come o bebe de repente.

Sí, los gatos son caprichosos por defecto.

¿Pero qué pasa si tu mascota no come o bebe aunque no haya una razón aparente para ello? ¿Debería empezar a preocuparse? ¿Debería llamar a su veterinario? ¿O deberías malcriar al gato probando cada alimento que puedas encontrar en tu casa?

Antes de que empiece el pánico, respire profundamente e intente relajarse. Hay numerosas razones por las que su gato se niega a comer o beber.

Algunos de ellos son potencialmente peligrosos para su bola de pelos felinos y podrían indicar un trastorno de salud no diagnosticado. Otros, sin embargo, son completamente naturales e inofensivos. Así que, sin más preámbulos, aquí están las razones por las que su gato se niega a comer o beber.

¿Por qué mi gato no come ni bebe?

Hay dos tipos de factores detrás de la conducta improbable de tu amigo felino: físicos y emocionales. Al igual que nosotros, los seres humanos, los gatos pueden negarse a comer o beber dependiendo de los cambios físicos en su organismo, así como de las respuestas emocionales a situaciones, lugares y personas particulares.

Los tazones están todos equivocados

Una estación de alimentación es tan esencial como lo son los lugares de descanso de un gato, los juguetes y la caja de arena.

Los peloteros de todas las razas y edades pueden negarse a usar sus tazones de comida y agua si no les gustan los tazones reales. Por ejemplo, si los cuencos son demasiado profundos, el gato no los usará porque será difícil no mojarse o ensuciarse los bigotes.

Además, si no limpias los tazones después de cada comida, el gatito lo notará fácilmente. Piense en ello como lo repulsivo que sería para usted si tuviera que usar platos o vasos sucios.

Otra razón por la que los tazones podrían ser un problema es que están demasiado cerca uno del otro. A algunos gatos no les importará eso. Sin embargo, otros gatitos no pueden superar sus instintos innatos de cazar por comida y agua en la naturaleza. Por lo tanto, querrán que el comedero no esté cerca de su fuente de agua.

Y por último, el gato puede negarse a beber de cualquier otra cosa que no sea una fuente de agua para mascotas o un grifo. En otras palabras, querrá una fuente de agua fresca y corriente.

Capricho

La caprichosidad es un rasgo común, que básicamente todos los gatos de ahí fuera comparten entre sí. Incluso el gatito más tranquilo, tolerante y calmado puede llegar a ser caprichoso.

Si su gato se niega a usar la estación de alimentación por capricho, hay 3 razones básicas para ello.

En primer lugar, probablemente sabe que ha intentado ocultar en secreto un suplemento o algún medicamento en la comida o en el agua.

En segundo lugar, probablemente esté esperando para encontrar algo más sabroso y mejor perfumado que la comida que ya tiene.

Por último, probablemente piensa que lo complacerá con algunos desechos de la mesa. Después de todo, el césped siempre es más verde al otro lado de la valla. Y los gatos no saben que el postre de chocolate o el bocadillo de queso que te guardas para ti mismo es malo para ellos.

Sentido débil de la deshidratación

Por defecto, el organismo felino funciona de manera diferente al nuestro. Los felinos carecen de la fuerte sensación de deshidratación que tienen los humanos.

Si tu amigo mullido se niega a beber, puede deberse a su débil sentido de la deshidratación. No se da cuenta de que se supone que tiene sed.

Es más, si lo alimentas principalmente con comida enlatada húmeda, alcanzará su ingesta diaria de agua más rápido que si le das comida seca debido a la alta cantidad de humedad en la comida enlatada para gatos. Si esa es la razón por la que su mascota se niega a beber, no hay razón para preocuparse. Sin embargo, si no está bebiendo nada, hay un problema real a la mano.

Indigestión

Existe la posibilidad de que su gatito sufra una indigestión y, por lo tanto, se niegue a comer o beber. Los desórdenes digestivos pueden ser causados por una variedad de cosas, incluyendo las bolas de pelo.

También es posible que tu bola de pelos sienta náuseas si lo último que comió fue difícil de digerir.

Sin embargo, también puede negarse a tomar líquidos o alimentos porque actualmente sufre de otro problema como diarrea, dolores de estómago y otros problemas relacionados con la mala digestión.

Sobrealimentación

Podrías estar sobrealimentando a tu amigo peludo sin darte cuenta. Darle golosinas para gatos con demasiada frecuencia o administrarle suplementos altamente calóricos puede dejarlo con una sensación de estar sobresaturado.

Es más, podrías estar sobrealimentándolo al servirle más comida de la necesaria. Es natural que la mayoría de los gatos dejen de comer si todavía están llenos desde la última comida que tomaron, especialmente si no son físicamente activos o si dicha comida fue demasiado abundante para ellos.

La sobrealimentación de su gato puede conducir a la obesidad, así como a otros numerosos problemas relacionados con la salud física y mental.

El factor de la edad

La edad es un factor crucial en los hábitos alimenticios de todos los gatos. Los gatitos necesitan ser alimentados varias veces al día, mientras que sus homólogos mayores deben comer una vez al día. Los felinos mayores suelen tener problemas de pérdida de apetito, metabolismo lento, indigestión y otros problemas similares, que pueden hacer que no quieran comer.

Además, con el paso del tiempo, es normal que todos los gatitos se harten de comer lo mismo todos los días. Si su gato ha dejado de comer la comida que le ha dado durante un largo período de tiempo, ya no le gusta.

Los gatos mayores ya tienen mucho con lo que lidiar, desde los sentidos dañados hasta los músculos y huesos desgastados. Si también hay un problema médico a mano, es posible que el gatito no quiera lidiar con el proceso de digestión de la comida o el agua potable.

Cuestiones psicológicas

Los gatos pueden experimentar una amplia gama de emociones como nosotros, los seres humanos. Las emociones negativas como la depresión, el estrés y la inquietud pueden causar pérdida de apetito.

Los felinos también pueden sufrir de ansiedad por la separación, especialmente los gatitos o gatos jóvenes que se han mudado recientemente a un nuevo hogar. Es posible que su mascota se niegue incluso a oler sus tazones de agua y comida si está experimentando algo traumático a nivel mental.

Un problema de salud más grave

Las causas más preocupantes de no beber o comer son los problemas de salud. Los dolores de dientes, los abscesos, la insuficiencia renal, las tenias y otras enfermedades más graves pueden provocar la pérdida de apetito.

A veces, algo tan simple como un metabolismo lento o un embarazo inesperado también puede afectar al apetito de su mascota. Sin embargo, si hay una enfermedad no diagnosticada a la mano, que está causando la negativa a comer o beber, no saberlo y no tratarlo podría ser potencialmente letal para su gatito.

¿Qué hacer si su gato se niega a comer o beber?

A diferencia de los seres humanos, las bolas de pelo felinas no pueden seguir sin comida por mucho tiempo. Así que, si tu amigo peludo no está comiendo o bebiendo, intenta uno de los siguientes consejos:

Focus On The Bowls

Limpia profundamente los tazones. Asegúrate de que no queden restos de detergente ni olores persistentes. Separe los dos tazones si es necesario. Opte por cambiar de plástico a metal o a silicona.

Además, intenta calentar la comida, pero no la sirvas caliente.

Otra idea es cambiar el alimento haciendo una transición cuidadosa al nuevo alimento para evitar la indigestión.

Por último, utilice alimentos para gatos de alta calidad fabricados para la raza y la edad de su mascota.

Opte por una fuente de agua para gatos

Puede que no lo hayas visto, pero eso no significa que tu gato no haya intentado beber de tus grifos. Cambie el agua del cuenco del gato al menos una vez al día y opte por invertir en una fuente para mascotas.

Proporcionar un ambiente tranquilo, seguro y libre de estrés

Residir en un ambiente libre de estrés es de crucial importancia para cada bola de pelos felinos de ahí fuera. Aparte de la pérdida de apetito, el estrés puede llevar a muchos otros problemas, como la exposición al herpes felino.

Si es necesario, mueva el gatito a una nueva habitación y coloque sus muebles para gatos allí. Asegúrate de pasar un tiempo de calidad con tu mascota a diario. Si sufre de ansiedad por la separación, necesitará consuelo, amor y tiempo para adaptarse a la nueva situación.

Llama al veterinario

Si ha probado la mayoría de los consejos mencionados y el gato sigue negándose a comer o beber durante un par de días seguidos, es hora de llamar al veterinario. Sea lo más descriptivo posible sobre cualquier cambio reciente en la vida del gatito y su entorno. No olvide mencionar los métodos que ha probado para intentar solucionar el problema.

Puede que tu bola de pelos no esté comiendo o bebiendo por algo tan común como un capricho o un embarazo inesperado, pero aún así deberías llevarla al veterinario. Nunca descuides su bienestar. Los gatos tienen formas únicas de mostrarnos cuánto se preocupan, así que no cometa el error de ignorar las necesidades de su mascota.

Última actualización el 27 de abril de 2019

Deja un comentario