Cómo tratar las heridas de los perros

Cómo tratar las heridas de los perros

Los perros son naturalmente curiosos, físicos y exuberantes, y aunque nos encanta esto de ellos, estas características también pueden conducir a lesiones involuntarias. Estas pueden ir desde muy leves hasta graves y peligrosas para la vida. ¿Cómo sabe la diferencia? ¿Cuándo es el momento de consultar a un veterinario y cuándo puede manejar una herida en casa? Aquí hay algunos pasos para evaluar las heridas y tratarlas.

1. ¡Tenga en cuenta que las heridas son dolorosas!

Aunque su perro nunca le haya dado un chasquido o mordido antes, las lesiones tiernas pueden hacer que incluso el perro más dócil y de naturaleza dulce le dé un chasquido o una mordida. Siempre que manipule una mascota herida, asegúrese de que alguien sujete al perro adecuadamente mientras examina e investiga la herida.

Cómo tratar las heridas de los perros

2. Todas las heridas de mordedura deben ser evaluadas por un veterinario.

Si su perro se pelea con otro perro, gato o un animal salvaje, se necesita atención inmediata con un veterinario. Esto es cierto por varias razones:

Primero, los dientes de los animales llevan las bacterias a lo profundo de las heridas, aunque sólo sean pequeños pinchazos. Los antibióticos están generalmente garantizados cada vez que un perro es mordido por otro animal.

En segundo lugar, su perro podría necesitar un refuerzo contra la rabia, especialmente si fue mordido por un perro o gato callejero o un animal salvaje.

Por último, las heridas por mordedura suelen denominarse lesiones de la “punta del iceberg”. Aunque las heridas externas pueden no parecer graves, puede haber un traumatismo subyacente en los músculos y otros tejidos (sobre todo en el caso de un perro más pequeño al que se agarra y se sacude), o incluso hemorragias internas.

3. Cualquier pinchazo de origen desconocido debe ser tratado por un veterinario.

Las heridas punzantes pueden representar varios tipos de lesiones, como heridas de bala, mordeduras de otros animales o penetración de cuerpos extraños. No es raro que un palo u otro objeto punzante penetre en una herida y se quede alojado en ella. Aunque la herida puede parecer pequeña desde el exterior, el material extraño atrapado en la herida puede provocar un retraso o la falta de cicatrización, una infección localizada y/o el tétanos.

4. Un veterinario debe tratar cualquier herida de más de una pulgada de largo, que se produzca en el pecho o el abdomen, que esté contaminada o que tenga bordes dentados.

Cómo tratar las heridas de los perros

En casa es difícil o imposible limpiar profundamente una herida sin arriesgarse a lesionarse o traumatizar la herida. También es importante señalar que las heridas en el cuerpo (tórax o abdomen) pueden ser más graves de lo que parecen inicialmente y siempre deben ser atendidas por un veterinario, mientras que las heridas en la cara (lejos de los ojos) o las heridas pequeñas y superficiales en las extremidades pueden estar bien con el tratamiento en el hogar.

5. Use peróxido de hidrógeno para limpiar la herida de su perro sólo una vez, si es que lo hace.

El peróxido de hidrógeno puede utilizarse inicialmente en una herida para descontaminarla, pero no debe utilizarse repetidamente y, a decir verdad, hay mejores formas de limpiar una herida. El peróxido de hidrógeno es extremadamente irritante para los tejidos y puede impedir la cicatrización si se usa repetidamente. Si lo usa en una herida, úselo sólo después de la limpieza inicial y no lo repita.

Evite el alcohol en las heridas, ya que el picor repentino y agudo puede provocar que un perro que de otra manera se comporte bien se quiebre o muerda.

6. Si la herida parece relativamente menor (menos de una pulgada de largo con bordes limpios), aquí está cómo limpiarla usted mismo:

Puedes limpiar suavemente con una toalla húmeda y caliente y aplicar una fina capa de pomada antibiótica triple a la herida. Si su mascota lame la herida, use un collar isabelino (alias “cono”) o un cono alternativo para prevenir el auto-traumatismo. También puede envolver ligeramente las heridas.

Cómo tratar las heridas de los perros

Es imperativo que tenga cuidado al envolver. Como veterinaria de urgencias, vi muchas complicaciones relacionadas con el vendaje inadecuado.

Para hacer un vendaje seguro, deberías usar tres capas. Empieza con un cuadrado de vendaje estéril sobre la herida. Sobre eso, puede colocar dos o tres capas de un envoltorio de gasa de algodón. La última capa debería ser un envoltorio elástico como PetFlex. Antes de colocarla, desenrolle el envoltorio elástico para eliminar parte de la tensión y luego rebobínelo. Esto ayudará a evitar una aplicación demasiado apretada. Coloque dos o tres capas sobre el algodón. Debería poder insertar dos dedos debajo de todos los bordes del vendaje. Si no puede, debe quitar el vendaje y volver a envolverlo.

Cómo tratar las heridas de los perros

Las vendas demasiado apretadas pueden provocar una disminución del flujo sanguíneo en la extremidad inferior, así como una disminución del flujo sanguíneo en la propia herida. Esto retrasará la curación.

También es imperativo que las heridas reciban oxígeno para sanar. Cambie el vendaje cada 12 a 24 horas. Si la herida parece estar curándose bien después de 72 horas, puede quitar el vendaje.

Cualquier herida, ya sea que se maneje en casa o por su veterinario, debe ser monitoreada para detectar cambios repentinos. El enrojecimiento agudo, la hinchazón o el malestar, o una secreción espesa, maloliente o copiosa ameritan un viaje inmediato al veterinario.

¿Tu perro está lamiendo las heridas?

Las heridas pasan por varias fases de curación, y al igual que con nuestras propias heridas, cada fase puede hacer que el perro sienta una variedad de sensaciones. Estas pueden incluir picor, ardor, dolor y una sensación de tirón y tensión mientras la piel se une. Los perros lamen o mastican con frecuencia las heridas en proceso de curación en un esfuerzo por aliviar estas sensaciones de incomodidad, pero toda esa humedad y presión puede aumentar el daño a las propias heridas (especialmente si hay puntos o grapas presentes) y promover la infección.

Si su perro trata de lamer su herida, es importante usar un collar isabelino o algún producto alternativo para evitar que se traumatice más la zona. Los “conos” pueden ser voluminosos y molestos para su perro, y aunque la mayoría de los perros se adaptarán a usar uno relativamente rápido, hay muchas opciones más ligeras y/o cómodas. Para una amplia selección de productos que podrían adaptarse mejor a su perro, vea “Mejores alternativas de conos para perros”.

Sea cual sea el producto que use, sea paciente y manténgalo en su perro hasta que la herida esté curada y/o su perro ya no le preste atención.

Más vale prevenir que curar

Es importante recordar que en caso de duda, todas las heridas, excepto las más superficiales, deben ser evaluadas por un veterinario. Las heridas pueden parecer engañosamente leves, lo que implica un importante traumatismo del tejido subyacente. Con suerte, su visita con el veterinario será una rápida evaluación, limpieza de la herida y algunos medicamentos recetados. Si no, sin embargo, cuanto antes se evalúe una herida, mejores serán las posibilidades de curación y recuperación.

Catherine Ashe se graduó en la Facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad de Tennessee en 2008. Después de un internado intensivo en emergencias de pequeños animales, ha practicado la medicina de urgencias durante nueve años. Ahora trabaja como veterinaria de rescate en Asheville, Carolina del Norte, y le encanta el lado médico de la medicina. En su tiempo libre, pasa tiempo con su familia, lee vorazmente y disfruta del estilo de vida de la montaña.

Deja un comentario