Déle a su perro una recuperación sin problemas

Déle a su perro una recuperación sin problemas

Los perros son pésimos pacientes. Es tan simple como eso. Es cierto que no piden constantemente un vaso de agua o una almohada, pero ese es precisamente el problema: a menudo incapaces de comunicar su angustia, y con un estoicismo que enmascara su verdadero nivel de incomodidad, los perros pueden hacer creer a sus dueños que todo va bien después de un procedimiento quirúrgico, cuando en realidad es todo lo contrario.

Los perros son tan sobrecompensados, de hecho, que a menudo muestran aspiraciones olímpicas, tratando de perseguir ardillas, atravesar puertas y saltar de los coches sin tener en cuenta que acaban de tener un complejo procedimiento ortopédico con más puntos de sutura que la bandera de Betsy Ross.

Depende de usted, entonces, ser el aguafiestas, y mantener a su perro tranquilo, silencioso, y por lo demás obediente durante el período de recuperación, que puede durar semanas e incluso meses, dependiendo del procedimiento.

Con todo esto en mente, aquí hay algunos consejos para manejar la recuperación postoperatoria de su perro, junto con advertencias sobre qué buscar cuando las cosas no van bien.

Déle a su perro una recuperación sin problemas

Antes de salir del veterinario Post-operatorio

Por supuesto que estará ansioso por llevar a su perro a casa, especialmente si su hospitalización fue más larga que un día o dos. Pero asegúrese de entender todas las instrucciones de cuidado post quirúrgico que le dé el veterinario o su personal antes de irse a casa. Observe bien la incisión quirúrgica si está descubierta, para saber cómo se ve antes de quedarse solo con ella (por así decirlo). Aclare cuánto tiempo se supone que deben dejarse los apósitos, parches para el dolor o vendajes en su lugar.

Es importante que mire con atención los medicamentos que se le envían a casa, lea las etiquetas y abra los frascos o tubos o cajas, para estar seguro de que entiende exactamente qué cantidad de qué medicamento se supone que debe recibir, cuántas veces al día y exactamente cómo debe administrar cada uno. Si se le da un medicamento de una forma que nunca antes ha tenido que administrar a su perro (gotas para los oídos, pomadas para los ojos, píldoras, líquidos orales), pregunte si alguien puede mostrarle cómo dar la primera dosis a su perro. Asegúrese de saber si el medicamento debe mantenerse refrigerado o no.

Finalmente, es hora de salir, pero no salgas al auto y sólo abre la puerta y deja que tu perro salte como siempre. Anticipe la posibilidad de que esté tan ansioso por salir de la clínica y volver a sus lugares familiares que pueda olvidar que lleva un cono, un yeso, un aparato ortopédico o vendas. Mantenga la correa tensa y bloquee su acceso habitual al coche para que usted (y tal vez un miembro del personal de la clínica o un miembro de la familia, si es un perro grande) pueda subirlo suavemente al coche. Si es demasiado grande para maniobrar, use una rampa para ayudarlo a subir lentamente al auto y asegúrese de tener a alguien a cada lado de la rampa para estabilizarlo.

Lo ideal sería que alguien se subiera al auto con su perro en el asiento trasero, o que lo pusieran en una caja especialmente bien acolchada para el regreso lento y cuidadoso a casa.

De nuevo, cuando llegue a casa, puede que se emocione mucho y esté ansioso por saltar del coche y volver a su antigua vida. Anticipe su entusiasmo y controle sus movimientos cuidadosamente.

Déle a su perro una recuperación sin problemas

El panorama de la cirugía post-canina

Un perro ve la vida más o menos a la altura de la rodilla. O, en algunos casos, a la altura de los tobillos. Esta perspectiva de abrazar el suelo lo hace mucho más propenso a ensuciarse. “Piense en si se sometió a una cirugía de rodilla, y luego se recostó en el suelo y arrastró esa incisión”, dice el Dr. Tomás Infernuso de Veterinary Traveling Surgical Services en Locust Valley, Nueva York. “Dígame: ¿Se va a infectar?”

Su perro podría tener el hábito de dejarse caer en su lugar favorito en el césped, o descansar en las baldosas del suelo fresco en el cuarto de baño. Pero en los días y semanas posteriores a la cirugía, necesitará estar acostado en sábanas y ropa de cama limpias. Si la cama del perro está cubierta con una paja de pelo y Dios sabe qué más, o le da una buena vuelta en la lavadora, o la cubre con una sábana limpia o un edredón. Asegúrese de cambiar la ropa de cama con frecuencia.

(Toda esta charla sobre mantenerse alejado de los pisos sucios no significa que su perro deba buscar un terreno más alto: Subirse a los sofás y camas puede hacer que las incisiones sean más difíciles. Mantenga a su perro alejado de los muebles humanos).

A menos que contradiga las órdenes de su veterinario, ponga a disposición mucha agua para que su perro pueda rehidratarse después de la cirugía. Más agua significa más pis, así que planee muchos paseos, siempre con la correa, por favor, incluso si es sólo al patio trasero, así como el accidente ocasional si no puede salir a tiempo.

Control de la actividad de su perro después de la cirugía

Mantener a tu perro alejado de los suelos y de las superficies poco higiénicas es sólo el principio. “Los perros son atletas”, dice el Dr. Infernuso. “Una vez que la inflamación se calma y se sienten mejor, se empujan a sí mismos. Los perros no lo entienden. Así que depende de ti controlar su actividad”.

Mientras que muchos dueños sienten pena por sus perros, el confinamiento es un requisito absoluto después de la cirugía. Cuando no está intensamente supervisado, su perro debe estar en su jaula, y todos los paseos deben ser con correa, incluso los paseos por la casa.

El Dr. Infernuso dice que incluso ha tenido que amputar una pata de perro porque su dueño es demasiado displicente con el confinamiento: El perro saltó a través de una puerta mosquitera 10 días después de regresar a casa, fracturando el sitio de la cirugía, que luego se infectó de manera imposible. “Eso fue 100 por ciento culpa del dueño”, dice. “Ahora le digo a la gente, si no puedes controlar a tu perro, no voy a hacer la cirugía, porque va a ser perjudicial para el perro”.

El desgarro de los puntos es otra complicación que puede resultar de dejar a su perro hacer demasiado, demasiado pronto. El Dr. Infernuso recuerda otro caso, esta vez un Rottweiler de 100 libras que se desgarró tanto la incisión que su vejiga e intestinos se asomaron a través de la piel cosida. Inicialmente proclamando su inocencia, el dueño finalmente admitió haber dejado al perro saltar de su camioneta en el viaje a casa.

Con los perros que son propensos a la hiperactividad o a la exuberancia, el Dr. Infernuso a veces prescribe la acepromazina, un sedante comúnmente utilizado. En casos muy severos, mantendrá al perro con la droga hasta un mes o dos, hasta que el proceso de curación esté en marcha. Aunque mantener a un perro sedado durante ese tiempo no es lo ideal, es mejor que la alternativa si el dueño no puede o no quiere confinarlo adecuadamente.

Hablando de confinamiento, asegúrese de que su perro tenga un lugar tranquilo y cálido que le permita descansar mucho y tener pocas distracciones durante los primeros días de su recuperación. Asegúrese de que no le molesten otros animales de la casa, así como los niños pequeños que puedan empujar involuntariamente a su perro más allá de sus límites, especialmente en la neblina del dolor postoperatorio.

El temido Cono del Perro

La propensión de un perro a lamer sus heridas es otra forma de que las bacterias se afiancen; incluso un sitio quirúrgico en el área de la cabeza o el cuello no es seguro, debido a la posibilidad de que se rasque constantemente. Como resultado, la mayoría de los perros convalecientes deben llevar un collar isabelino (también conocido como “cono”) o algún producto alternativo. Aunque evita que un perro se preocupe por su herida, esta barrera en forma de lámpara, que se adhiere al collar, puede obstruir su visión y hace que la navegación en lugares pequeños sea muy difícil. Por cualquier razón, muchos veterinarios venden collares isabelinos hechos de plástico muy rígido, duro y opaco. Tenga en cuenta que muchas tiendas de artículos para mascotas venden productos similares hechos de plástico más ligero y translúcido, que ayuda al perro a ver y a llevar el cono a todas partes.

Algunos dueños eventualmente quitan el cono antes de que deban hacerlo porque se sienten mal por el perro, que a veces se ve profundamente incómodo – o, al menos, muy molesto. En su lugar, considere uno de los conos de tela suave, que hacen mucho el mismo trabajo sin tanta rigidez. El Dr. Infernuso disuade a la gente de usar conos inflables, ya que encuentra que mientras los usan, “los perros aún pueden alcanzar las incisiones y abrirlas”.

Déle a su perro una recuperación sin problemas

Cómo curar las heridas de su perro

Saber cómo cicatriza una herida y cómo se ve durante el proceso es tremendamente importante: vigilar cuidadosamente la incisión en los días y semanas posteriores a la cirugía puede ayudar a detectar los primeros signos de problemas.

El Dr. Infernuso instruye a sus dueños a limpiar el área de la herida dos veces al día con una solución antiséptica como Betadyne o un ungüento antibiótico, usando guantes de látex para asegurarse de que no contaminen la incisión.

“No sé cuán eficaz es en la disminución de la carga bacteriana, pero quiero que la gente preste atención a la herida”, dice. Exigir un control de la herida dos veces al día no sólo hace que los propietarios se sientan útiles, sino que les da tiempo cada día para que noten cualquier cambio problemático.

Inmediatamente después de la cirugía, espere que el lugar de la incisión no se vea feliz. “Los moretones, la hinchazón y el edema son completamente normales”, dice el Dr. Infernuso, agregando que el área puede ser de color azulado o rojizo. En esta etapa inflamatoria inicial, que dura de tres a cinco días, se puede esperar ver un área hinchada y con moretones, ya que el cuerpo reacciona al trauma de la cirugía. La piel puede parecer arrugada alrededor de la incisión; esto es normal.

Si hay algún drenaje, debe estar claro, pero los propietarios no deben esperar grandes cantidades del mismo. “Debe preocuparse si la herida empieza a verse muy caliente, muy dolorosa al tacto”, dice el Dr. Infernuso. “Antes de la infección, verá fluidos serosos, seguidos de líquidos organizados, normalmente pus.” Cualquier tipo de secreción maloliente tampoco es normal. A la primera vista de estas señales de advertencia, contacte a su veterinario, que probablemente querrá volver a revisarlo.

Después de la etapa inflamatoria, el cuerpo de su perro entrará en la fase de curación. “Este es el comienzo de la formación de colágeno, y de la reparación”, explica el Dr. Infernuso. Si todavía ves inflamación, enrojecimiento y dolor en esta coyuntura, es otra razón para llamar a tu veterinario.

Controle el dolor de su perro

El control del dolor es ciertamente importante desde un punto de vista compasivo: Después de todo, nadie quiere ver sufrir a un perro. Pero mantener el dolor de su perro bajo control también puede tener un impacto en su recuperación.

Después de una cirugía, el cuerpo puede experimentar un “aumento simpático”, en el que el sistema nervioso simpático, responsable del modo “lucha o huida”, se pone en marcha. Esta respuesta al estrés desencadena cambios metabólicos y hormonales que pueden deprimir el sistema inmunológico e impedir el proceso de curación. El control del dolor puede frenar esta respuesta natural, dejando al cuerpo libre para dedicar su energía a la reparación del tejido dañado.

La creación de una tabla con los medicamentos que se deben administrar y en qué momento pueden ser útiles para el manejo de las recetas de su perro, que pueden incluir tanto antibióticos como analgésicos. No añada ningún suplemento a la comida de su perro durante el período de convalecencia sin consultar con su veterinario. Si tiene uno de esos perros que escupe como un camello ante cualquier intento de “pastilla”, intente esconder la cápsula en un bocado de comida deliciosa, como un trozo de bistec, o en los Pill Pockets, que son golosinas blandas con un centro marcado para esconder la píldora.

Entretenga a su perro después de la cirugía

Una de las desventajas irónicas de disminuir el dolor postoperatorio de su perro es que será más difícil mantenerlo callado mientras se recupera. En la era pre-digital, los convalecientes humanos recibían regalos de libros de búsqueda de palabras y novelas en rústica para ayudarles a pasar las horas; hoy en día, los pacientes de los hospitales que están en cama pueden ser encontrados usando sus teléfonos inteligentes y iPads. Los perros también se aburren, pero no tienen la Saga de Candy Crush como opción. En su lugar, hay que proporcionarles la estimulación mental que necesitan para no volverse locos.

Ese viejo juguete de reserva, un Kong relleno de golosinas mezcladas con mantequilla de maní o yogur, y luego congelado, puede proporcionar un par de horas de distracción. Los rompecabezas de alimentos ocultos, como los juguetes Zoo Active desarrollados por Nina Ottosson, y otros juguetes interactivos son perfectos para mantener el cerebro de su perro ocupado durante este tiempo. (Ver “Puzzle Fun”, WDJ Junio 2008, para una revisión de los juguetes interactivos).

Enseñarle a tu perro trucos simples que no requieren mucho esfuerzo físico es una gran manera de mantener su mente ocupada y su cuerpo tranquilo: hacer rodar una pelota, ladrar a la orden, recoger objetos, apuntar a tu mano… puedes usar el entrenamiento de modelado y de clicker para ponerlos fácilmente a punto. Los juegos de discriminación de olores son otra actividad de bajo impacto que queman una enorme cantidad de energía mental: Elegir entre dos objetos, uno de los cuales tiene tu olor, es un juego al que se puede jugar incluso si tu perro necesita estar restringido a su jaula.

La variedad de juegos a los que puedes jugar es aparentemente interminable: Un poco de google o una búsqueda en Youtube te dará muchas ideas creativas.

Terapia de rehabilitación para perros

Al igual que en la medicina humana, hay una variedad de terapias disponibles para ayudar a acelerar el proceso de curación de su perro, incluyendo la terapia con láser frío, la acupresión y la acupuntura.

Levantar y mover a los pacientes, siempre en un ambiente controlado, por supuesto, también puede ser muy beneficioso. “Los cirujanos ortopédicos no operarán a los seres humanos sin una terapia física posterior”, dice el Dr. Infernuso. “Hoy en día, con todos estos centros de rehabilitación para perros, abogo por la terapia de inmediato”. La terapia de agua puede ser una gran opción de bajo impacto, una vez que la preocupación por mantener la incisión de su perro seca ya no es un problema.

Para muchas condiciones, la fisioterapia puede mejorar la recuperación, permitiendo que los músculos del perro recuperen su fuerza de forma organizada.

Y eso, al final, es la clave del éxito de su perro después de la cirugía: Un progreso lento y constante, en un ambiente que hace hincapié en el descanso y la actividad controlada, es la receta para devolverle a su rebotante y brillante ser.

Denise Flaim de Revodana Ridgebacks en Long Island, Nueva York, comparte su casa con tres Ridgebacks, trillizos de 11 años y un marido muy paciente.

Deja un comentario