Lo que debe saber antes de que su perro reciba la anestesia

Este procedimiento requerirá anestesia general”. Hay pocas afirmaciones que un veterinario pueda hacer a un dueño de perro que causen más alarma y desconfianza, a veces mayores que el propio procedimiento anticipado. A lo largo de los años, los guardianes de animales de compañía han llegado a sospechar que la anestesia general representa una amenaza para todos, excepto para los animales más robustos, y que debe evitarse en lo posible.

Sin embargo, los modernos avances en todas las fases de la medicina veterinaria, incluida la anestesia, permiten a los veterinarios de hoy en día mejorar significativamente la duración y la calidad de las vidas de nuestros animales de compañía, y realizar tratamientos para salvar y mejorar la vida que antes se consideraban demasiado arriesgados o complicados.

Lo que debe saber antes de que su perro reciba la anestesia

Como en la medicina humana, sin embargo, los consumidores de atención veterinaria deben elegir entre una variedad de opciones para el cuidado quirúrgico de sus perros. La comprensión de los problemas que rodean el uso de la anestesia, las necesidades de sus perros particulares y las prácticas de cuidado complementarias u holísticas que pueden apoyar a un animal que se somete a la anestesia permitirá a los propietarios de perros de compañía proporcionar la mejor tutela posible a sus animales.

Tipos de anestesia La definición de anestesia es “sin dolor”, y los agentes anestésicos permiten a los veterinarios realizar procedimientos médicos en animales de forma segura y humanitaria.

Los anestésicos locales, como una inyección de lidocaína para realizar una biopsia de piel, permiten “amortiguar” a corto plazo un pequeño sitio en un paciente que permanece totalmente consciente. La anestesia regional requiere la inyección del anestésico en los nervios o alrededor de la médula espinal para cortar la sensación de dolor del sitio quirúrgico. La anestesia regional sólo bloquea los impulsos de dolor de la parte del cuerpo que está siendo anestesiada. El paciente está completamente consciente y sus signos vitales normalmente no se ven afectados.

Aunque es extremadamente segura, la anestesia local y regional tiene sus inconvenientes. Es útil sobre todo para tratar problemas menores de la piel, ya que el perro está despierto y puede luchar durante el procedimiento. Las sujeciones físicas pueden excitar aún más a un perro ya agitado, y las complicaciones que surjan durante la cirugía pueden ser difíciles de controlar o tratar para el médico.

La anestesia general produce un estado de inconsciencia total y la pérdida total de sensibilidad en todo el cuerpo durante su administración, y durante un tiempo después. Aunque la anestesia general conlleva cierto riesgo de reacciones adversas graves, ha revolucionado la seguridad, la calidad y la gama de tratamientos quirúrgicos que se ofrecen a los propietarios de perros.

Anestesia general El proceso de administración de la anestesia general en previsión de un procedimiento quirúrgico incluye varias fases o pasos distintos:

Preparación y premedicación, cuando el médico evalúa y trata al perro antes del procedimiento quirúrgico, y el dueño prepara al perro para la cirugía.

Inducción, cuando el veterinario administra un anestésico general y lleva al perro a un nivel de inconsciencia adecuado para el procedimiento quirúrgico.

Mantenimiento, cuando el veterinario o el técnico de anestesia mantiene al perro en un estado de inconsciencia, y el doctor completa el procedimiento quirúrgico.

La recuperación, cuando el perro recupera la conciencia, comienza a curarse del procedimiento, y eventualmente retoma los niveles de actividad normales.

Vamos a discutir los elementos de cada una de estas fases del proceso de administración de la anestesia general, y discutir las opciones disponibles para el cuidado de su perro.

Preparación, premedicación: Cuenta atrás para la cirugía Suspenda el uso de todas las hierbas al menos 48 horas antes de la cirugía, y avise a su veterinario si utiliza estos remedios. Algunas hierbas pueden diluir la sangre o interferir con la administración adecuada de la anestesia.

Antes de administrar un anestésico y realizar un procedimiento quirúrgico electivo, un veterinario examinará a su perro completamente para determinar si está en buena salud en general. Normalmente, el veterinario extraerá sangre antes del día de la cirugía, especialmente si el paciente es un perro mayor, o uno cuya salud está comprometida por una lesión o enfermedad. El médico comprobará el recuento sanguíneo para detectar signos de anemia o un elevado recuento de glóbulos blancos que puedan indicar que el perro tiene una infección.

Un perfil de química sanguínea le indica al médico si las funciones del riñón y el hígado del perro son normales. Estas pruebas son particularmente importantes para los perros de siete años o más, los perros con un historial reciente de infección de riñón u otras enfermedades, y los perros jóvenes con defectos congénitos, como un soplo cardíaco. El veterinario se referirá a los resultados de estas pruebas antes de seleccionar el protocolo de anestesia para su perro en particular.

Aunque muchos veterinarios no insisten en realizar un análisis de sangre preoperatorio a los perros jóvenes y aparentemente sanos, vale la pena la inversión (unos 70 dólares) para detectar de cerca cualquier indicio de problemas de salud ocultos antes de programar la cirugía.

Siga las instrucciones de su veterinario para darle comida y agua a su perro en casa, antes y el día de la cirugía. La mayoría de los médicos exigen a los dueños que no le den comida ni agua al perro al menos 12 horas antes del procedimiento quirúrgico. Un estómago vacío evitará el vómito si la anestesia provoca náuseas en el perro.

Si su perro está particularmente ansioso en la oficina del veterinario, o sufre de ansiedad por separación, pregunte a su veterinario si puede llevar al perro al hospital justo antes de la cirugía programada, para reducir cualquier tiempo que pueda tener que pasar enjaulado en un área de espera antes de la cirugía. Aunque la mayoría de los hospitales veterinarios tienen horarios de “entrega” a primera hora de la mañana, incluso para los perros cuyas cirugías están programadas para horas más tarde, su buena relación con el veterinario que lo atiende debe alentar al médico a permitirle llevar a su perro al hospital justo antes del procedimiento y acompañarlo hasta el momento de la cirugía.

Algunos veterinarios pueden darle al perro un sedante suave para relajarlo antes del procedimiento. Un perro particularmente ansioso puede beneficiarse de recibir un tranquilizante suave mientras usted está todavía con él, antes de que tenga la oportunidad de “excitarse” en su ausencia.

Un tranquilizante llamado acepromazina se suele dar a los perros antes de la inducción de la anestesia. El “Ace” (como se conoce comúnmente) no debe administrarse a epilépticos u otros perros susceptibles de sufrir convulsiones, ya que puede reducir el umbral de las convulsiones y provocarlas. Asegúrese de informar a su veterinario si su perro ha tenido alguna vez convulsiones para que pueda evitar el uso de esta droga.

El médico puede cortar un parche de pelo en la pierna del perro e insertar un catéter intravenoso (IV), que administrará fluidos intravenosos para apoyar al animal durante la cirugía. Los fluidos intravenosos son especialmente beneficiosos para los perros mayores, ya que ayudan a mantener estable el volumen de sangre y la presión sanguínea del perro. Los fluidos también ayudan al perro a reemplazar la sangre perdida rápidamente, y ayudan a eliminar las toxinas del sistema del perro.

Inducción El acto de crear un estado de inconsciencia, relajación muscular y analgesia (ausencia de dolor) a través de la administración de una anestesia general se llama inducción. Lo más común es que los veterinarios utilicen un medicamento anestésico inyectable de acción rápida para “noquear” rápidamente al perro antes de pasar a la siguiente fase de la anestesia, que es la de mantenimiento.

A veces, los anestésicos inyectables se utilizan como único agente para inducir un corto período de sujeción en procedimientos menores no dolorosos, como los exámenes de radiología y ultrasonido, pero en la cirugía, los agentes inyectables se utilizan con mayor frecuencia para llevar rápidamente al animal al “plano quirúrgico” de la inconsciencia, tras lo cual se utilizan anestésicos inhalantes (gas) para mantener la anestesia.

Una vez que la anestesia inyectable entra en el cuerpo del perro, permanece en el tejido graso hasta que el hígado la metaboliza, o el perro recibe un agente de reversión. No todos los anestésicos inyectables tienen agentes de reversión y, en el caso de una sobredosis, el médico sólo puede proporcionar cuidados de apoyo hasta que el agente abandone el sistema del perro, normalmente en 40 – 60 minutos.

Lo que debe saber antes de que su perro reciba la anestesia

A algunos propietarios de perros y veterinarios les preocupa el uso de la combinación de anestésicos inyectables e inhalantes en ciertas razas. Se ha informado que las razas braquicefálicas (de cara plana) como los Pugs, Bulldogs, Boston Terriers y Shih Tzus son propensas a complicaciones como la depresión respiratoria cuando se someten a la combinación de anestésicos.

Los galgos y otros sabuesos (Whippets, afganos, Salukis, Borzois, Wolfhounds, Deerhounds) a veces presentan un retraso en el metabolismo de la droga, con una anestesia prolongada resultante de una combinación de drogas anestésicas. Algunos han atribuido esto a un bajo porcentaje de grasa corporal (donde se almacenan las drogas anestésicas antes de ser procesadas y excretadas por el hígado y los riñones); otros especulan que estos perros carecen de las enzimas oxidantes en el hígado que se necesitan para metabolizar las drogas normalmente.

Los guardianes de estos perros a veces piden a sus veterinarios que renuncien al uso de la droga inyectable, y “gasifican” a sus perros con un anestésico inhalante solamente. Sin embargo, esta práctica es controvertida. Muchos animales entran en pánico cuando se utiliza un anestésico inhalante para inducir la inconsciencia, ya que se debe colocar una máscara sobre sus rostros y el anestésico que respiran puede preocuparles. La lucha durante la inducción de gas aumenta el ritmo cardíaco del perro y le causa al animal molestias innecesarias. Además, el gas que se escapa de la inducción de la máscara es un desperdicio y puede ser peligroso para el personal del hospital que atiende al perro, por lo que muchos consultorios veterinarios evitan este tipo de inducción.

De nuevo, la comunicación con su veterinario es clave. Hable con ella sobre sus preocupaciones, y pregúntele sobre su protocolo de anestesia para el tipo de perro que tiene. Si siente que sus preocupaciones están siendo desestimadas sin una consideración o explicación completa, busque otro veterinario con quien trabajar.

El propofol es el anestésico inyectable más reciente, utilizado en la medicina humana e introducido en la práctica veterinaria en 1987. A efectos de inducción, el Propofol actúa rápidamente y el perro cae en la inconsciencia tranquilamente y con poca excitación. La droga es metabolizada rápidamente por el cuerpo del perro y ofrece una recuperación corta, suave y de alta calidad. Muchos consultorios utilizan este agente en cirugías ambulatorias. Sin embargo, el propofol es de corta acción y difícil de ajustar cuando se usa durante horas, por lo que no es apropiado para procedimientos prolongados.

Los tipos más antiguos de agentes inyectables, como la ketamina, son menos costosos, pero pueden causar cierta actividad muscular espontánea al ser inducidos y los perros tienden a experimentar un período de recuperación más duro. La ketamina suele mezclarse con diazepam (Valium) u otro sedante o tranquilizante para controlar estos efectos.

Después de inducir al animal, el veterinario coloca un tubo a través de la boca del perro y en la tráquea. El médico conecta el tubo a una máquina que administra un anestésico inhalante para la parte de mantenimiento del proceso; luego prepara el lugar de la cirugía.

Mantenimiento El sevoflurano es el último anestésico inhalante disponible para su uso en medicina veterinaria. El isoflurano y, hasta cierto punto, el halotano son los más utilizados. Más caro que los agentes más antiguos, el sevoflurano se caracteriza por crear una rápida inducción y recuperación, y por su olor relativamente agradable. Sin embargo, debido a la preferencia por las inducciones intravenosas, la rapidez de la inducción con sevoflurano no es clínicamente importante.

El anestesista puede ajustar la intensidad de los anestésicos gaseosos mucho más fácilmente que los inyectables, por lo que es más fácil controlar el estado de inconsciencia del perro con este método.

Los perros deben mantenerse calientes durante la cirugía, especialmente durante los procedimientos prolongados. Muchas clínicas colocan a sus pacientes en almohadillas especiales que contienen agua caliente circulante para evitar que se enfríen. Como mínimo, el perro debe cubrirse con toallas o mantas calientes para una cirugía larga.

Uno de los factores más importantes en la fase de mantenimiento de la anestesia general es la vigilancia del paciente, tanto por la presencia de un anestesista como por la utilización de diversas piezas de equipo de quirófano.

Un técnico en anestesia debe vigilar al perro durante la cirugía, buscando un buen color rosado en las encías y la piel del perro, y tomarle la presión arterial periódicamente para comprobar la correcta circulación de la sangre. La mayoría de los médicos utilizan un oxímetro de pulso no invasivo, que mide la saturación de oxígeno en la sangre arterial del perro. Un electrocardiograma (EKG) monitoriza la actividad eléctrica en el corazón del perro e indica si el corazón del animal late demasiado rápido o demasiado lento o si desarrolla arritmias. Puede utilizarse una alarma de apnea audible (suspensión de la respiración), pero algunos la consideran poco fiable e inexacta.

El equipo de ventilación se utiliza a menudo durante procedimientos quirúrgicos prolongados. Bajo anestesia, los animales no respiran tan profundamente, ni llenan sus pulmones y “suspiran” tan regularmente como cuando están despiertos. En efecto, sus pulmones se colapsan ligeramente bajo anestesia general. Al apretar ocasionalmente la bolsa de respiración conectada al equipo de ventilación del animal, el anestesista puede llenar periódicamente los pulmones del animal, manteniéndolos saludables y la sangre del perro debidamente oxigenada.

Los servicios de un técnico veterinario o una enfermera anestesista y la utilización de equipo de vigilancia añaden costo al procedimiento quirúrgico. Sin embargo, contribuyen significativamente a la seguridad de su perro mientras está bajo anestesia general.

Lore Haug, DVM, y miembro del Departamento de Medicina y Cirugía de Pequeños Animales del Colegio de Medicina Veterinaria de Texas A&M, afirma que el apoyo mínimo de monitoreo que ella personalmente requeriría para uno de sus propios animales a punto de ser operado es la presencia de un técnico en anestesia para vigilar y ventilar al animal, un oxímetro de pulso y una máquina de electrocardiograma. Añade que cuanto más enfermo esté un animal en el momento de la cirugía, más tipos diferentes de monitoreo requerirá durante el procedimiento.

Los anestésicos inhalantes también proporcionan analgesia, o alivio del dolor. El dolor es una respuesta sensorial y emocional a los estímulos que resultan del daño a los tejidos corporales. Como resultado de la manipulación mecánica del tejido y los órganos, como en un procedimiento quirúrgico, o al soportar un daño térmico o químico, el cuerpo reacciona con la sensación de dolor.

El documento de posición del Colegio Americano de Anestesiólogos Veterinarios sobre el tratamiento del dolor en los animales sugiere que la necesidad de un alivio adecuado del dolor es más imperiosa ahora que nunca, ya que las prácticas anestésicas modernas permiten una rápida recuperación después de la cirugía. La mayoría de las prácticas quirúrgicas prevén el alivio inicial del dolor postoperatorio mediante la administración de agentes inhalantes administrados durante la cirugía.

Lo que debe saber antes de que su perro reciba la anestesia

Recuperación El cuidado dedicado de un profesional veterinario para manejar la recuperación del perro de la anestesia general hasta el final del período de anestesia es tan importante como la habilidad quirúrgica del veterinario de la operación. Algunos agentes anestésicos tardan más tiempo en desaparecer del sistema del perro, y un perro en recuperación puede mostrar signos de letargo, pérdida de apetito o diarrea. Un perro debe ser vigilado cuidadosamente y mantenido caliente e hidratado para una recuperación rápida y sin problemas.

Asumiendo la ausencia de complicaciones durante la cirugía, haga arreglos para visitar a su perro lo más pronto posible después de la cirugía; llévelo a casa lo más pronto posible cuando esté autorizado para hacerlo. Su presencia calmará a su perro y reducirá su estrés e incomodidad.

Algunos veterinarios aplican un parche de fentanilo en el pecho del perro para administrar el medicamento para el dolor a través de la piel del perro y directamente en su corriente sanguínea. Consulte con su veterinario sobre los medicamentos para el dolor que pueden ser necesarios durante la recuperación en casa.

Adjunta a la atención convencional Tal vez el aspecto más valioso de la medicina holística es como apoyo a la fuerza vital o al espíritu del animal durante una crisis de salud. Muchos métodos de cuidados complementarios tienen un componente de “medicina energética” que puede impulsar la respuesta de curación de un animal comprometido. Estos incluyen la acupuntura y la acupresión, el Reiki, la homeopatía, la terapia de esencia floral y la aromaterapia, así como la medicina herbal.

Muchos profesionales holísticos tienen un protocolo para tratar los efectos psíquicos y físicos de la anestesia.

Deborah Mallu, DVM, una veterinaria holística de Sedona, Arizona, se centra en los efectos psíquicos. La Dra. Mallu recuerda a sus clientes que el mundo exterior es un reflejo de la mente. Por lo tanto, ella afecta favorablemente el mundo externo, o corporal, de un perro, trayendo paz a su mundo interior. Ella crea un espacio positivo y de apoyo en su sala de operaciones tocando música relajante o espiritual durante el procedimiento, y entablando sólo conversaciones positivas, centradas en el paciente.

El Dr. Mallu también asume que el perro conserva cierto nivel de conciencia incluso durante la anestesia general, y habla positivamente sobre el resultado del procedimiento y la salud del perro en todo momento. Se visualiza a sí misma en el equipo de su paciente, trabajando con el perro para mejorar su salud, en lugar de como un reparador atacando el cuerpo del perro.

La Dra. Mallu anima a sus clientes a visualizar y explicar al animal lo que va a pasar durante el procedimiento. En lugar de consolar al animal describiendo lo que no sucederá (“No te preocupes, no te dolerá por mucho tiempo, no te irás para siempre…”), sugiere que se le diga al animal lo que sucederá (“Estarás en el hospital por un corto tiempo, relajado y sin dolor durante la cirugía, y volverás a casa en poco tiempo”). Podemos ayudarte a sentir sólo un poco de dolor después del procedimiento”). Este enfoque pone en cortocircuito el pensamiento basado en el miedo y crea interacciones positivas y emocionalmente estables con su perro.

Mantiene un remedio de esencia floral conocido como Rescue Remedy disponible para ella misma, sus clientes, sus pacientes y sus empleados para tranquilizar la mente. Durante la cirugía, puede pedirle a su técnico que le administre un remedio homeopático a su paciente, como el fósforo, para disminuir el sangrado y ayudar a aliviar los efectos de la anestesia después del procedimiento. El Dr. Mallu puede darle acónito o arsénico album a un animal muy temeroso.

El uso ocasional de remedios únicos, como lo describe el Dr. Mallu, no se ajusta a los principios de la homeopatía clásica, en la que los remedios se seleccionan basándose en una comprensión global del animal entero. Sin embargo, la Dra. Mallu considera que los remedios mencionados son ampliamente funcionales para una amplia gama de condiciones, por lo que su uso está ocasionalmente justificado bajo su supervisión. Ella no administra estos remedios si el animal ya está bajo el cuidado de un homeópata clásico.

El Dr. Mallu puede administrar la acupuntura mientras el perro está dormido para controlar el dolor, la hinchazón y las náuseas después del procedimiento. También hace hincapié en la importancia de la “manipulación suave de los tejidos” durante la cirugía, y reduce al mínimo el dolor postoperatorio al ser particularmente consciente de que gran parte de ese dolor se debe a la manipulación brusca de los tejidos y órganos internos del perro. El Dr. Mallu siempre cierra con cierres absorbibles y subcuticulares (bajo la piel) para maximizar la comodidad en el lugar de la incisión y disuadir al perro de lamer o morder las suturas. En más de 20 años de cirugía veterinaria, el Dr. Mallu nunca ha usado un collar isabelino para evitar que un perro muerda en su incisión, y hace un uso mínimo de analgésicos después de la cirugía. Tiene una pequeña cabaña adyacente a su sala de cirugía en la que el guardián del perro puede sostener al animal, envuelto en una manta, mientras el perro recupera la conciencia.

El Dr. Mallu raramente usa aromáticos para ayudar en la recuperación después de la cirugía porque el perro ya ha recibido anestesia inhalante. Sin embargo, cuando se le indica, puede llenar una botella de spray de media pinta con 3 gotas de aceite de lavanda, 10 gotas de Remedio de Rescate y agua pura, y rociar la mezcla ligeramente alrededor del perro.

En casa, aconseja a sus clientes que mantengan al perro cómodo y su propia mente estable para ayudar a la recuperación emocional del animal.

Acupuntura y acupresión Chris Bessent, DVM, veterinario holístico, acupuntor y herbolario de Milwaukee especializado en medicina deportiva para caballos y perros, se concentra más en las secuelas físicas de la anestesia.

En opinión del Dr. Bessent, el proceso anestésico no termina cuando un perro recupera la conciencia después de la anestesia general. “Los médicos holísticos saben que el proceso de anestesia a menudo continúa durante semanas después del tratamiento”, dice.

Explica que muchos perros desarrollan un qi de hígado (pronunciado “chee” y entendido como la energía o fuerza asociada con la vida y los procesos vitales en los seres vivos) estancado por los efectos de la anestesia general. Los anestésicos son toxinas que el hígado debe eliminar, con un esfuerzo significativo.

El Dr. Bessent suele tratar a un perro una o dos semanas después de que reciba la anestesia general. Realiza un “diagnóstico de pulso” tomando el pulso del perro en 12 posiciones en las arterias femorales de las extremidades traseras. Después de la anestesia, el 90 por ciento de los perros que examina tienen un pulso “superficial” que se siente tenso, como un alambre. El pulso de un perro “normal” o “equilibrado” es moderado y no muy tenso.

El Dr. Bessent también realiza un “diagnóstico de la lengua” y descubre que el 90 por ciento de los perros que han sido anestesiados recientemente tienen la lengua de color púrpura a rojo, lo que indica una condición de “calor” causada por un desequilibrio del hígado. La lengua de un perro sano es de color rosa.

Algunos perros son capaces de “enderezarse” completamente después de la anestesia, pero la mayoría muestran reacciones a largo plazo leves o significativas al proceso de anestesia. “Recuerde”, explica el Dr. Bessent, “estas reacciones no son el resultado directo de la anestesia general en sí, sino el resultado de la reacción del hígado del perro a la anestesia, que luego puede ser tratada”.

Para corregir el estancamiento del qi del hígado, el Dr. Bessent utiliza la acupuntura y combinaciones de hierbas chinas, incluyendo coptis y escutelaria, o, a veces, long dan xie gan tang. El Dr. Bessent puede recomendar la combinación de hierbas “Great Mender” para ayudar a acelerar la curación del tejido traumatizado. (Visite el sitio web del Dr. Bessent en herbsmithinc.com para obtener más información sobre los remedios herbales).

Normalmente, después de un único tratamiento de acupuntura y una dosis de hierbas, el perro vuelve a la normalidad, como confirma el Dr. Bessent con un diagnóstico de seguimiento del pulso y la lengua. Los perros mayores, que son más difíciles de “equilibrar” después de la anestesia, pueden requerir un segundo tratamiento de 10 días a dos semanas después del tratamiento inicial.

El Dr. Bessent señala que si los guardianes no resuelven completamente las secuelas de la anestesia en sus perros, una serie de condiciones pueden acosar al perro después, en su mayoría de naturaleza inflamatoria y asentándose en un lugar del sistema del perro. Estas condiciones incluyen el comienzo de alergias, molestias gastrointestinales (vómitos y diarrea), ojos inflamados, problemas en el saco anal, vaginitis, convulsiones e incluso irritabilidad y agresión.

En ocasiones, el Dr. Bessent examinará a un perro antes de que se le aplique la anestesia. Realiza un diagnóstico preoperatorio de pulso y lengua, y equilibra al perro, si es necesario, con acupuntura. Aconseja a sus clientes que no administren ninguna hierba a sus perros en las 48 horas siguientes a la cirugía.

“La anestesia general es un proceso necesario y seguro”, dice el Dr. Bessent. “Pero los animales necesitan más cuidados de apoyo alrededor del evento para reducir o eliminar los desequilibrios después del tratamiento”.

Tenga en cuenta La anestesia general moderna proporciona al veterinario una de sus herramientas más útiles para el cuidado de la salud. Los guardianes pueden adoptar la anestesia como una ayuda importante en el cuidado de la salud de su perro de por vida, proporcionando menos aprehensión y mejores resultados generales para su perro.

Infórmese y comparta sus deseos sobre la anestesia general con su veterinario. Si no es sensible a sus preocupaciones, considere la posibilidad de elegir otro profesional. Incorpore prácticas tradicionales y holísticas en su régimen de apoyo para su perro, y disfrute de una vida más larga y saludable que su compañero canino puede experimentar con la ayuda de las sofisticadas técnicas médicas veterinarias de hoy en día.

También con este artículo Haga clic aquí para ver “Lo que puede hacer”. “Haga clic aquí para ver “Antes de la anestesia, pregunte a su veterinario”. “Haga clic aquí para ver “Apoyo holístico para pacientes quirúrgicos”.

-por Lorie Long

Lorie Long es una frecuente colaboradora de WDJ. Vive en Carolina del Norte con dos Terriers Fronterizos, Dash (una hembra de tres años y reina de la agilidad) y Chase (un macho de cinco meses con un futuro de agilidad).

Deja un comentario