Recuperación temprana de la adicción: Cómo mi gato era mejor que un novio

Recuperación temprana de la adicción: Cómo mi gato era mejor que un novio

¿Gatos y adicción? ¿Cuál es la conexión?

Bueno, el punto principal de este artículo es que mi relación con mi gato era MUY SANA y MUCHO MÁS TERAPÉUTICA que una relación humana con un miembro del sexo opuesto. Puede parecer un poco exagerado, pero escribo esto para ayudarte… a la persona que está luchando. O, tal vez reenvíes este artículo a alguien que conozcas.

La realidad es que la adicción es endémica en la cultura americana. Todos conocemos a alguien afectado por la adicción. De hecho, algunos grupos de apoyo estiman que casi una de cada tres familias americanas están directamente afectadas. La Encuesta Nacional sobre el Uso de Drogas y la Salud informó que en 2016, un estimado de 21.0 millones de personas de 12 años o más necesitaban tratamiento para la adicción.

¿Cómo se “recupera” la gente?

Entonces, ahora que hemos establecido que hay una necesidad de tratamiento… ¿cómo es el tratamiento normalmente? Bueno, cada camino es diferente. Y aunque sólo puedo hablar por mi experiencia, he investigado sobre el tema. La gente se recupera de la adicción de muchas maneras. Se puede:

  • Asistir a un centro de rehabilitación de 30 a 90 días o más.
  • Asistir a los programas ambulatorios que se reúnen muchas veces por semana.
  • Asistir a grupos de apoyo.
  • Reduzca su consumo de alcohol o drogas poco a poco.
  • Busque medicamentos que le ayuden a dejar las drogas fuertes.
  • Hable con un psicoterapeuta o un consejero licenciado.

Cualquiera que sea el camino… sólo haz algo.

Cómo se siente la adicción

Personalmente, mi adicción era relativamente leve. Bebía y me desmayaba, principalmente porque no podía fumar hierba. Una adicción se alimenta de la otra, ya ves.

Estas adicciones relacionadas empezaron como una forma de sentirse bien. Buscaba no sólo escapar de la realidad, sino encontrar una manera de sentirme aceptado. En mi caso, el patrón comenzó con la gente… para sentirme bien, buscaba la aprobación de los hombres. Luego, esto evolucionó a una relación con sustancias psicoactivas.

¿Demasiada información? Bueno, creo que compartir cosas embarazosas del pasado puede ayudar a otros. Y aunque no entraré en los detalles del pasado descuidado, quiero describir cómo se sintió. Definitivamente caracterizaría mi yo adicto como:

  • Emocionalmente inmaduro
  • Perdido
  • Necesitado

Basado en lo que he escuchado en las reuniones de los 12 pasos, no estoy solo en esto.

Pero tienes que empezar de nuevo

¿Las buenas noticias?

El tratamiento de la adicción te ayuda a cambiar.

No sólo tu consumo de drogas. Pero… ¡¡¡todo!!! Tu visión del mundo cambia. Tus creencias. Tus pensamientos. Todo. Para mí, me doy cuenta de los viejos patrones y tuve que establecer otros nuevos. Y uno de los principales cambios que vinieron de esta transformación interna fue un nuevo sentido de autoestima. Una autoestima que floreció en mi relación con mi gato.

Cómo un gato cambió mi vida

Entonces, entra en el gato.

“Prince” llegó a mi vida cuando me mudé de una casa de acogida a una casa de alquiler. Dios, ese gato cambió mi vida. Lo amé de inmediato. Era castrado y tímido… pero llegó a ser el suyo propio. En nuestros dos años de convivencia, empezó a traer pájaros y lagartijas muertas a la puerta de entrada, regalos que me gustaban.

Las circunstancias de la vida nos separaron dos años después de encontrarnos. Me mudé con mi ahora marido a Macedonia, en el sudeste de Europa. Y él encontró un hogar con mi mentor, en Key West, Florida. Pero la temporada que pasamos juntos nos cambió a ambos… ¡para mejor!

Tal vez esté pensando en adoptar un gato. Tal vez eres nuevo en la recuperación… y te preguntas por qué no deberías saltar a una relación. Bueno, así es como mi gato era mejor que un novio para mí. ¡Espero que pueda ayudarte a ti también!

Lección #1: Responsabilidad real

Era un alcohólico de alto rendimiento y drogadicto. Sin embargo, la realidad era que podía asumir la responsabilidad o dejarla. Me comprometí sólo cuando quise. Empecé a desarrollar un pensamiento retorcido para inventar excusas para cuando faltaba al trabajo, citas con amigos o obligaciones de voluntariado.

En los primeros años de recuperación de la adicción, mi gato me enseñó lo que significa seguir adelante. No podía saltarme una comida. No podía dejarlo solo por una noche. Durante todo el tiempo que Prince estuvo a mi cargo, tuve que preocuparme por él. Eso puede sonar obvio, pero alguien que bebe por un desmayo ha dejado de preocuparse por los demás. Así que, cuidar de él me mantuvo conectada.

Además, el peso de la responsabilidad por mi gato me ancló. Y la responsabilidad por la que me sentía era realmente el entrenamiento para ser madre. Cuidar de mi gato me ayudó a evolucionar de una persona joven a una adulta.

Lección #2: Desinterés

Compartir el espacio con un gato requiere que te ocupes de algo más que de ti mismo. Hay algunos expertos que teorizan que la adicción al alcohol y las drogas se alimenta de la autocompasión. La idea es que cuando nos aislamos, entramos y sentimos lástima de nosotros mismos… las sustancias hacen que el ego sea más fuerte. Nos aislamos y culpamos y las cosas se ponen feas.

Los animales son seres vivos que detienen el bucle del egocentrismo. Los gatos requieren cuidados regulares. Mi gato no sólo necesitaba comida, sino también atención y amor. Cuando me centré en sus necesidades, me olvidé de mis pequeñas preocupaciones y problemas. Además, la necesidad de Prince de mi presencia me sacó de mí misma y me llevó al momento. ¡Qué alivio!

Así que, pensar en otra cosa que no sea yo, fue una ganancia para todos.

Lección #3: La alegría es espontánea

Aquí todos somos amantes de los gatos. No necesito decir mucho sobre cómo el gato trae alegría a nuestras vidas. Pero relataré mi experiencia.

Empecé a tener ganas de despertarme sólo para ver a mi gato. Puede parecer una locura para otras personas, pero sé que sabes de lo que estoy hablando. En mi corta espiral hacia la adicción, había perdido la alegría de vivir. Cuando sólo te sientes bien por una droga, ¿cómo te sientes motivado para hacer algo?

Por el contrario, los ojos de mi gato estaban llenos de vida. Eran un recordatorio de que la vida es hermosa. Y con esa belleza llegó la celebración. Como cuando me saludaba en la puerta o cuando se acurrucaba en mi regazo mientras leía un libro. ¿Hay algo mejor que un gato te ame?

En lugar de buscar la euforia, he aprendido que la alegría es el resultado del “buen vivir”. Hacer lo correcto, ser responsable, pensar en los demás… estas acciones traen la alegría. La alegría es espontánea. Viene de la nada.

Lección #4: Está bien ser tú mismo

¿Estás bien contigo mismo? De verdad, ¿te quieres a ti mismo?

Saber que eres profundamente amado es increíblemente sanador.

Esta poderosa lección, aprendida a través del compañerismo con otro ser, es crítica para encontrar nuestro lugar en el mundo. Para conectar con nuestra misión. Para sentir unidad en lugar de separación.

Seré honesto con usted. Todavía no me he “aceptado” totalmente. Tengo algunas creencias muy arraigadas de que no soy “suficiente”. Pero el gato blanco de ojos amarillos, Príncipe, me aceptó totalmente. Me amaba. Sólo por ser yo. Y eso es más de lo que un humano podría haber hecho en ese momento.

Así que esas son las principales lecciones que aprendí de mi gato. ¿Tal vez tú también tengas alguna? O, ¿quizás tienes una historia que compartir sobre la adicción? Me encantaría saber de ti. Ponga una línea en el cuadro de comentarios. ¡Intentaré volver contigo personalmente lo antes posible!

Muchas gracias aLee Weber de AddictionBlog.org por compartir su historia aquí. Esperamos que le inspire a considerar la posibilidad de conseguir un gato que le ayude en su proceso de recuperación.

Última actualización el 18 de noviembre de 2019

¡Compártelo!Guardar

Leave a Reply