Gato Gruñendo 101: Qué significa y por qué lo hacen

Los felinos son criaturas curiosas, desconcertantes y a menudo bastante incomprendidas. Por extraño que parezca, a veces parece que vienen de un planeta completamente diferente al nuestro.

No sólo no hablamos con fluidez el miau, sino que los gatos son así.

Si eres uno de esos padres de mascotas que tienen dificultades para entender a su gatito – ¡no te preocupes! ¡Todos hemos pasado por eso!

Como dueño de un gato, sé lo frustrante que puede ser. Haces lo mejor que puedes y todavía no puedes entender lo que haces mal.

Tu gato se niega a jugar contigo o a acurrucarse, o incluso a dejar que lo toques sin gruñirte. ¡Oh, sí, ese gruñido puede ser bastante alarmante e incluso aterrador!

Después de todo, los gatos son excelentes depredadores y pueden dejar algunas marcas de mordeduras bastante desagradables que podrían y te dejarán cicatrices durante semanas!

¿Qué es el gruñido y qué pasa con tu gato?

El gruñido es un sonido ronco y gutural que los gatitos producen en varias ocasiones.

A veces puede sonar como un gruñido, mientras que otras veces puede recordar un poco a un aullido. Todo depende del humor del gato, sus cuerdas vocales y la razón de sus acciones.

El gruñido suele ir precedido de un silbido o es seguido de él.

En casos como estos gatos están dando la llamada doble advertencia. Este tipo de vocalización puede parecer antinatural si el gatito está gruñendo a un objeto inanimado o a una persona sin una razón clara.

Ve a ver mi artículo sobre el silbido de los gatos si quieres saber más sobre por qué tu mascota podría estar produciendo los sonidos del silbido.

¿Por qué gruñe tu gato?

Los gatos no gruñen porque sean gruñones en general o porque traten de castigar a sus dueños. Aquí están las causas más comunes de los gruñidos.

1. Los gatos gruñen como una advertencia

Si observa más de cerca el lenguaje corporal de su mascota, verá algunas señales de advertencia. El movimiento de las orejas, el pelo erizado, la posición de la cola, etc. son sólo algunas de las señales traicioneras.

El gruñido como advertencia suele ir acompañado de una posición corporal específica y de un pelaje/rabo erizado. Los ojos están enfocados y todo el cuerpo del gato está alerta.

Los gatitos dan advertencias como estas cuando no quieren que se les acerque más.

A veces protegen su territorio de algún animal inofensivo al otro lado de la ventana. Otras veces, tratan de advertir a sus dueños porque quieren su espacio personal.

2. Los gatos gruñen por miedo

No todas las advertencias se derivan de la agresión o el comportamiento territorial de su gato. Los gatos pueden asustarse por casi cualquier cosa. Los gruñidos pueden derivarse simplemente del miedo.

Como una forma de hacerse más grandes y más amenazantes, los gatitos se erizan y producen sonidos salvajes.

Si tu bola de pelos piensa que alguien o algo representa algún tipo de amenaza, podría estar gruñendo por miedo. Y si ese es el caso, puedes tratar de usar diferentes técnicas para tratar de ayudar.

Mira mi artículo sobre cómo calmar a un gato para las estrategias.

3. Los gatos gruñen cuando están enfadados o molestos

El peor tipo de gato es el molesto. Vengador, agitado y completamente impredecible, puede hacerte daño a ti y a tu casa.

Los gatos gruñen a las personas, animales u objetos cuando se irritan. Incluso puedes pensar en ello como una maldición.

Y si el gato sigue gruñendo, verás que su expresión también cambia, de ligeramente molesto a furioso de tiempo completo. En casos como estos, su mejor opción es retroceder.

4. Los gatos gruñen para señalar el dominio

Cuando tu mascota está molesta por algo o alguien puede querer mostrar su dominio. Eso es causado principalmente por el sentido territorial innato de los felinos.

Si este es un problema persistente con su gato, puede optar por los servicios de un especialista en comportamiento animal o un entrenador.

5. Los gatos gruñen cuando tienen dolor físico

Sí, los gatos pueden gruñir por el dolor. De la misma manera que maullaban o lloraban de dolor, una lesión física podría hacerlos gruñir.

Las lesiones o enfermedades como la artritis y la infección del tracto urinario pueden provocar gruñidos. Este tipo de gruñidos suele producirse cuando alguien intenta acercarse o tocar a su gatito.

Sin embargo, también puede oír un sonido parecido a un gruñido si los síntomas de su mascota están empeorando.

Independientemente de por qué tu gato te gruñe a ti o a alguien/algo más, ¡no lo castigues nunca!

Intenta señalar la razón detrás de los sonidos. Gritar o castigar a su mascota de cualquier otra manera sólo la estresará o la enojará aún más.

No hace falta decir que esto profundizará las emociones negativas del gato e incluso podría arruinar el vínculo entre mascota y dueño.

Deja un comentario