Las señales de alerta para la protección de los recursos

Cuando un perro se rompe o muerde, el comportamiento es a menudo descrito como “salir de la nada”. Los perros son maestros de la comunicación, pero hay una clara barrera de lenguaje entre los perros y los humanos. Como resultado, muchos de los primeros intentos de un perro para comunicar su preocupación por una situación se pierden o se malinterpretan. Cuando se trata de proteger los recursos del plato de comida, saber qué es lo que hay que buscar es un paso clave para detectar los problemas en desarrollo antes de que se conviertan en problemas más graves.

Es una apuesta segura que todos estamos de acuerdo en que un perro que ataca o muerde a un humano cuando está cerca del comedero está diciendo, “¡Aléjate de mi comida!” Pero afortunadamente, la mayoría de los perros están dispuestos a emplear una variedad de tácticas de comunicación antes de la explosión de los dientes. Entre ellas se incluyen:

Comiendo más rápido.

Algunos perros siempre comen rápido, es parte de su personalidad. Pero un perro que se sienta amenazado cuando un humano se acerque a su tazón comenzará a comer aún más rápido. “¡Esta es MI comida! ¡Me la voy a comer toda antes de que puedas conseguirla!” Algunos perros también tratan de posicionarse entre el dueño y el tazón, tratando de bloquear el acceso del dueño.

Congelándose.

Si la amenaza percibida persiste, un perro típicamente cambiará de táctica. Ahora, en lugar de comer más rápido, a menudo se congela. En su mente, definitivamente hay algo de lo que preocuparse, y está tratando de decidir la mejor manera de proceder. La congelación suele ir acompañada de lo que los entrenadores llaman “ojo duro”. Es una mirada sucia que significa negocios. “No, en serio. Esta es MI comida. No estoy jugando.”

Gruñe y riza los labios.

Si el perro aún se siente amenazado, puede decidir que es hora de intensificar su comportamiento para incluir amenazas de violencia. Esto suele incluir un chirrido de labios y/o un gruñido. Los perros mentalmente sanos no eligen tener un comportamiento violento cuando sí lo hacen las amenazas de violencia. La agresión es costosa. Requiere cantidades extremas de energía y pone al animal en riesgo. Cuando un perro se riza los labios o gruñe, entienda que lo hace en un esfuerzo por evitar que se intensifique aún más.

Chasquear o morder.

Si se ignora la comunicación temprana, y el perro aún se siente amenazado, un chasquido o mordisco es lo siguiente en el protocolo de comunicación. Las tres tácticas anteriores pueden ocurrir rápidamente y se pasan por alto fácilmente cuando no se sabe cómo buscarlas. Esto hace más probable que la gente crea que el chasquido o mordisco ha ocurrido “de la nada”. Por esta razón, es importante que la gente aprenda a leer el lenguaje corporal de los perros. Cuanto antes podamos interpretar con precisión el intento de un perro de comunicarse con nosotros, mejor será el pronóstico cuando se trate de modificar los problemas de conducta.

Una nota final:

Recuerda que el gruñido, aunque indeseable, es una información importante. Es la forma que tiene un perro de decirnos que está incómodo con algo. Mucha gente se apresura a castigar a un perro por gruñir. Tales acciones se dirigen al síntoma (el gruñido – que es la comunicación), en lugar del problema (lo que hace que el perro se sienta lo suficientemente preocupado como para gruñir).

Desafortunadamente, el castigo puede enseñar a un perro a no gruñir, pero no cambia su estado emocional subyacente. Como resultado, estos perros a veces muerden sin avisar (“¡de la nada!”) porque la advertencia ha sido castigada por ellos. Esto crea un comportamiento mucho más peligroso y difícil de modificar.

Para obtener más información, véase “Resource Guarding and What to Do About it”, WDJ agosto de 2015, y “Understanding Why Your Dog Growls”, octubre de 2005.

Deja un comentario