Manejo del comportamiento canino

Los miembros de la familia esperan con ansias el mes de septiembre y los días de “vuelta a la escuela” con emociones muy divergentes. A algunos niños les gustaría que la libertad del verano durara para siempre. Otros esperan el regreso al fútbol, a las actividades sociales, incluso a los estudios. Los padres tienden a dar un suspiro de alivio en el otoño cuando una calma relativa se instala en la casa. ¿Pero qué hay de Duke, Buddy y Muffy?

Septiembre puede ser confuso para los perros que se han acostumbrado a la atención constante de los amigos humanos durante el verano. Este es un momento especialmente difícil para los cachorros, adquiridos en junio, que nunca han sido dejados solos durante ocho o diez horas al día. De repente el cachorro es abandonado por la manada, y un animal que rara vez estaría solo durante largos períodos en su entorno natural es abandonado a su suerte durante varias horas seguidas. No es de extrañar que este sea el momento en que el adiestramiento en casa comúnmente se rompe, el comportamiento destructivo estalla, los ánimos humanos se caldean y los perros son desterrados al aislamiento del patio trasero, devueltos a los criadores o arrojados a los refugios de animales.

Los entrenadores de perros hablan de “manejar” el comportamiento para prevenir problemas de conducta. Además de proporcionar un entorno seguro y apropiado para su perro (consulte “En la casa del perro”, página 18 de este número) y de ir aclimatando gradualmente a su perro o cachorro para que se quede solo, puede ahuyentar la melancolía del abandono de su perro y mantenerlo ocupado durante sus largas horas a solas dándole juguetes entretenidos y bien construidos. Son especialmente valiosos los juguetes que enganchan inmediatamente al perro y lo mantienen ocupado durante al menos 20-30 minutos después de la partida del dueño, ya que la mayoría de los comportamientos destructivos de ansiedad por separación se producen durante ese período.

WDJ evaluó varios juguetes caninos y artículos para masticar desde la perspectiva de “vuelta a la escuela”. Nuestros criterios principales de aprobación fueron la seguridad, la durabilidad, el atractivo para el perro y la capacidad de atraer y mantener su atención.

También con este artículo

Haga clic aquí para ver los juguetes revisados.

-Por Pat Miller

La autora Pat Miller, entrenadora de perros y escritora independiente de Salinas, CA, revisa regularmente los productos para WDJ. Para obtener información de contacto, haga clic aquí.

Deja un comentario