La vida emocional de los perros

Tradicionalmente, los entrenadores de perros han gastado poca o ninguna energía en considerar las emociones de un perro al entrenar o cambiar de comportamiento; de hecho, los entrenadores o dueños que sí hablaban de emociones a menudo eran ridiculizados y acusados de antropomorfismo (el proceso de proyectar nuestros procesos emocionales en los animales sin tener en cuenta la capacidad del animal o la realidad de la situación). En cambio, los entrenadores de perros se han centrado casi exclusivamente en cómo podrían cambiar el comportamiento de un perro a través de los principios del condicionamiento operante. El entrenamiento era una ecuación quid pro quo basada en la idea de que los perros maximizarían su bienestar. En otras palabras, los perros harán cosas que los beneficien y evitarán cosas que los perjudiquen. Si el comportamiento de un perro le da cosas que le gustan, entonces hará más de esos comportamientos. Y si el comportamiento de un perro causa cosas que no le gustan, entonces hará menos de esos comportamientos.

Ese enfoque hace que el entrenamiento parezca simple y lógico. Si le das al perro golosinas por sentarse bien y lo empujas cuando salta, entonces deberíamos ver más sentados. Enfocado de esta manera, sería simple enumerar todos los problemas de conducta aleatorios encontrados por los dueños de los perros y luego determinar las recompensas apropiadas para la buena conducta y los castigos apropiados para la mala conducta. Todos los problemas desaparecerían y habría felicidad. ¿Verdad?

Bueno, no… por dos razones. En primer lugar, el condicionamiento operante asume un participante racional, y cuando las emociones entran en juego, la razón a menudo se va por la ventana.

Y segundo, las emociones fuertes a menudo causan comportamientos específicos, no por elección, sino como un efecto secundario de la emoción misma. Por ejemplo, la emoción del miedo a menudo hace que los perros vayan de un lado a otro, o ladren, o jadeen y lloren excesivamente, o salten sobre sus dueños, aferrándose a ellos y buscando seguridad. Debido a que empujarlos puede exacerbar sus sentimientos de miedo y aferramiento, esta “solución” para saltar puede hacer que el comportamiento de salto sea aún más pronunciado. Peor aún, puede detener el salto, sólo para que cambie a otro comportamiento problemático como orinar sumisamente. Reconocer que la emoción del miedo está impulsando el comportamiento de salto debería cambiar dramáticamente la forma en que manejamos el comportamiento problemático.

Cómo impactan las emociones en el comportamiento de los perros

Cuando las emociones son el motor del comportamiento, el perro no puede simplemente elegir dejar de hacer el comportamiento sin ramificaciones. La realidad es que los animales (incluyendo las personas) a menudo no son participantes racionales. Si eso le parece contrario a la intuición y cree que el comportamiento se elige en gran medida en lugar de ser el resultado de experiencias emocionales, tal vez unos pocos ejemplos le ayuden a entenderlo.

La policía llama y le dice que su hijo ha tenido un grave accidente de coche y está en el hospital. En ese momento, ¿estás en condiciones de aprender cosas nuevas? ¿Podría elegir el comportamiento de sentarse tranquilamente a la mesa, leyendo un periódico mientras espera más información? ¿Serías capaz de jugar una partida de ajedrez con tu cónyuge? ¡Claro que no! Su miedo por su hijo domina todo el comportamiento racional y supera su capacidad de pensamiento consciente.

En cambio, es probable que camine a paso lento, o que no se mueva en absoluto porque está congelado por el miedo. No podrás escuchar conversaciones que no sean sobre tu hijo porque tus emociones no lo permitirán. Puede que llore (no por elección, sino como una expresión humana de miedo), puede que grite o que parezca catatónico. Pero no puedes elegir no tener miedo porque no eliges tus emociones; simplemente las experimentas, incluso cuando preferirías no hacerlo.

Consideremos algunas emociones más.

Descubres que tu cónyuge ha tenido una aventura y te enfadas más allá de lo razonable. Aunque habías planeado pasar la tarde poniéndote al día con el trabajo que trajiste a casa de la oficina, no hay posibilidad de eso ahora. Cada vez que recoge las carpetas, su mente vuelve inmediatamente a la realidad de su vida privada y deja caer los papeles para volver a su ritmo de enfado, con los puños en alto y la respiración pesada y errática.

No puedes trabajar. No puedes aprender. Apenas puedes pensar, y mucho menos tomar decisiones o concentrarte. Sabes que si ves a tu cónyuge en ese momento, reaccionarás mal por pura rabia. Sales de la casa para no estar en ella cuando él llegue, lo que te permite evitar la situación en lugar de tener que mostrar un autocontrol que no crees que puedas reunir.

Con el tiempo, al llegar a aceptar la infidelidad de su cónyuge, se encuentra con que su ira está siendo reemplazada por una profunda tristeza que no puede sacudir. Y sin embargo, te encuentras incapaz de concentrarte, de trabajar, o incluso de hacer las funciones más básicas de la vida como comer y dormir. Te estás deprimiendo y una vez más tus emociones están controlando tu comportamiento, muy en contra de tu voluntad. Quieres recuperar tu vida racional, pero parece que no puedes lograrlo.

Incluso las emociones felices interfieren con el aprendizaje

Los ejemplos anteriores se centran en las emociones infelices como el miedo, la rabia y la tristeza. Así que tal vez las emociones negativas pueden impactar severamente en el aprendizaje y en nuestra elección de comportamientos, pero ¿qué hay de las emociones felices? ¿Podrían éstas impactar en la expresión externa de nuestro comportamiento? Sí, es posible.

Digamos que acabas de ganar la lotería – ¡10 millones de dólares! ¡Estás emocionado! ¡Al lado de ti con alegría! ¡No puedes esperar a decírselo a todos tus amigos! Pero primero, tendrás que completar algunos papeles y responder algunas preguntas. ¿Cuál es tu número de seguro social? ¿Cuánto reclamó en la declaración de impuestos del año pasado? ¿Quieres tomar el dinero como una suma global o a lo largo de veinte años? Te encuentras luchando para participar en esta entrevista tan importante. Apenas puedes recordar tu propio nombre, y mucho menos tu número de seguro social o la definición de una anualidad.

Afortunadamente, la secretaria de la lotería ha visto esto antes, así que te da mucho tiempo para calmarte; de hecho, te sugiere que vayas a buscar a una amiga para que te ayude porque está bastante segura de que te equivocarás en casi todo si intentas hacer la entrevista solo. Así que mientras tu amiga escribe una lista de documentos necesarios y decisiones a tomar, tú corres por la casa, dejando escapar ocasionalmente gritos de excitación y saltando, pareciéndote mucho a un niño de tres años en la mañana de Navidad. Puede que estés experimentando una emoción maravillosa por una razón maravillosa, pero no estás funcionando bien porque las emociones fuertes bloquean el pensamiento racional.

Ejemplos de Interferencia Emocional en Perros

Ahora consideremos a nuestros perros.

Un perro grande y agresivo se abalanza sobre su perro en la escuela de adiestramiento de perros. Su perro no está herido físicamente, pero está absolutamente aterrorizado por el encuentro. No puede dejar de mirar donde el perro ha estado parado. A pesar de que había estado bien entrenado hasta este momento, ahora simplemente está catatónico en el medio de la habitación.

No está en condiciones de aprender porque no se siente seguro. Más aún, no puede elegir simplemente sentirse mejor de lo que usted puede, incluso cuando se da cuenta de que el otro perro ya no está presente. Desde el punto de vista del adiestrador, la amenaza ha desaparecido, por lo que el adiestrador puede esperar que el perro siga con su entrenamiento. Pero de la misma manera que un humano que casi es atacado en la calle no puede simplemente seguir adelante después de que la policía venga y arreste a la persona, su perro tampoco puede simplemente seguir adelante. Sus emociones deben ser procesadas antes de que el pensamiento racional pueda tomar el control de nuevo. El tiempo que eso toma es una función del animal que las experimenta, no los deseos del dueño.

¿Qué tal una emoción feliz como la alegría? ¿Esa emoción también bloquea el pensamiento racional cuando nuestros perros lo experimentan? Sí.

Su perro se acaba de reunir con usted después de dos semanas en una perrera. ¡Está muy contento de verte de nuevo y no puede dejar de saltar sobre ti con alegría! De hecho, está tan emocionado que no puede ver lo irritado que estás por sus huellas de barro en tu ropa. Ahora ambos están bajo la influencia de las emociones: tu perro está feliz de reunirse contigo, y tú estás frustrado porque tu ropa se está ensuciando. En ese momento, es probable que ninguno de los dos tome buenas decisiones.

Cuando las emociones alimentan el aprendizaje de nuestros perros

Las emociones no siempre impiden que un perro aprenda. A veces, las emociones de su perro pueden prepararlo para una gran situación de aprendizaje. Por ejemplo, digamos que tu perro se queda solo todo el día sin nada que hacer. Está aburrido y buscando desesperadamente algo que hacer, así que empieza a sacar la suciedad de sus plantas de interior. Más tarde, se enseña a sí mismo a subir a los estantes de la despensa donde guardas las galletas del perro.

Este perro está en posición de aprender, de hecho, aprender resuelve el sentimiento de aburrimiento, pero no estás ahí para enseñarle algo útil. Así que en vez de eso, aprende a destrozar tu casa y a robar galletas para perros. En este caso, la sensación de aburrimiento, y el deseo de tu perro de eliminar esa sensación, lleva a un aprendizaje problemático.

En todos estos ejemplos, tanto humanos como caninos, la forma en que el individuo se siente es la fuerza motriz del comportamiento expresado. Como no elegimos lo que sentimos en un momento dado, estamos atascados con nuestras emociones, nos gusten o no. Y dado que las emociones fuertes hacen que el comportamiento ocurra, nos guste o no, también estamos atascados con ellas. Si eliges ignorar las emociones y te centras únicamente en las conductas, es probable que no llegues a ninguna parte en tus intentos de crear un cambio. Y lo que es peor, podrías exacerbar el problema.

El perro temeroso puede intentar huir y negarse a volver, irritando al dueño que sabe que el perro agresivo salió de la escuela de perros hace una hora. El perro excitado y feliz de ver no se puede calmar. Y el perro aburrido está destrozando tu casa. En todos estos ejemplos, la solución radica en abordar la emoción, no el comportamiento. Resuelve la emoción y resuelves el comportamiento.

Cuando un animal está en un estado de sobrecarga emocional, decimos que el perro está “sobre el umbral”. Las emociones del perro son tan grandes que el perro ya no puede funcionar eficazmente. En resumen, el perro no puede aprender muy bien en ese momento. Cuando un perro está por encima del umbral, el condicionamiento operante funciona muy mal porque el perro no es nada racional. Sólo cuando un perro está “bajo el umbral” es capaz de pensar conscientemente, y sólo entonces el adiestramiento puede afianzarse.

Adultos, niños pre-verbales y perros

En los ejemplos humanos de emociones fuertes mencionados anteriormente, hablamos de adultos que han aprendido a moderar sus emociones, a aceptar las realidades de la existencia diaria y a encontrar formas de cooperar incluso cuando no quieren hacerlo. Debido a esta experiencia, no es probable que los adultos se vean completamente abrumados por las emociones muy a menudo. Entonces, ¿cómo cambian estos ejemplos cuando hablamos de un niño de dos años?

Como todo padre sabe, los niños pequeños experimentan (y expresan) sus emociones de forma intensa y frecuente. Todo es nuevo y abrumador para el niño pequeño, y como resultado, no tienen ni la capacidad de desarrollo ni la motivación para modificar su expresión emocional. Los niños pequeños son supervisados rutinariamente porque sabemos que, bajo la influencia de emociones fuertes, tomarán decisiones realmente malas, como salir a la calle después de una pelota, golpear a las personas o agarrar objetos atractivos pero peligrosos. De hecho, manejamos su comportamiento tomándoles de la mano cuando caminamos por una calle concurrida, o evitamos la situación por completo hasta que el niño sea mayor y más capaz de mantenerse confiablemente “bajo el umbral”.

¿Y tu perro? Bueno, las investigaciones sobre las capacidades cognitivas de los perros muestran que los perros son aproximadamente equivalentes a un niño de dos años. Puedes asumir que la capacidad de tu perro para controlar su comportamiento está a la par con la de un niño pequeño.

Sí, su perro puede ser entrenado para realizar comportamientos específicos (venir cuando se le llama, quedarse, esperar en la puerta, ir al baño fuera). Y sí, su perro también puede aprender a no realizar otros comportamientos (cavar en su jardín, ladrar en su jaula, tirar de la correa). Sin embargo, verá que este entrenamiento va mucho mejor cuando el perro no está bajo la influencia de emociones abrumadoras que bloquean el aprendizaje efectivo. Y, al igual que en el caso de un niño de dos años, también hay un lugar para reconocer cuando sus expectativas no son razonables, lo que hace que el manejo sea la solución más lógica. Es por eso que atamos con correa a nuestros perros en lugar de confiar en el entrenamiento cuando los paseamos cerca de carreteras concurridas.

El Estado Emocional Ideal para el Aprendizaje

¿Significa esto que queremos trabajar con perros que no tienen emociones, mirando fijamente al espacio? ¡De ninguna manera! ¡Queremos entrenar a un perro que esté comprometido con nosotros! Queremos entrenar a un perro que esté feliz, alerta, concentrado y motivado por cualquier recompensa que podamos ofrecer. ¡Los perros, como las personas, son curiosos y quieren aprender! ¡Queremos un perro que esté emocionalmente listo, dispuesto y capaz de aprender!

Cuando ignoras las emociones de tu perro

Hay dos efectos significativos de ignorar el estado emocional de un perro. Primero, si el comportamiento problemático es un resultado directo del estado emocional, entonces intentar abordar el comportamiento directamente sin abordar la emoción subyacente creará nuevos problemas.

Por ejemplo, si su perro tiene miedo de salir a caminar debido a los perros que se abalanzan y le ladran desde detrás de sus vallas, usted podría ponerle la correa antes de salir de la casa para que no tenga otra opción que venir. ¿Y ahora qué pasa? Bueno, después de unos días, puede que descubras que cuando le llames para que te ate la correa, no se le encuentra por ningún lado. Ahora tienes dos problemas: un perro que tiene miedo de ser paseado, y un perro que no vendrá cuando lo llamen.

Si persistes, lo atrapas en la esquina, le pones la correa y lo sacas por la puerta, ¿y luego qué? La próxima vez que lo atrapen en una esquina y alcancen su cuello, puede orinar en el piso o agarrar su mano. Ahora tienes tres problemas. ¿Cuántos problemas planeas crear antes de aceptar que tu perro tiene miedo en su paseo y abordar el problema emocional de raíz?

El segundo efecto significativo de ignorar el estado emocional de su perro es que encontrará que el entrenamiento es más lento y laborioso de lo necesario. Los perros que se sienten cómodos, comprometidos y que no están bajo la influencia de emociones significativas aprenden muy rápido porque pueden concentrarse en lo que están haciendo juntos. Los perros que tienen miedo, están demasiado excitados, enojados o experimentan cualquier otra emoción abrumadora no retienen bien la información porque no pueden concentrarse en el aprendizaje. Una simple pista de memoria que a un perro confiado y comprometido le llevaría dos días aprender ahora lleva dos semanas, creando mucha frustración tanto para el perro como para el adiestrador, y erosionando el placer que ambos deberían experimentar durante el entrenamiento.

Ahora aprende sobre el lenguaje corporal de tu perro y cómo puedes aprender más sobre las emociones que siente tu perro.

Nota del editor

Denise Fenzi es la fundadora y entrenadora principal de la Academia de Deportes Caninos Fenzi, una escuela en línea dedicada a proporcionar instrucción de alta calidad para los deportes caninos competitivos. Denise ha competido en una amplia gama de deportes caninos, titulando perros en obediencia (AKC y UKC), rastreo (AKC y schutzhund), schutzhund (USA), mondioring (MRSA), pastoreo (AKC), conformación (AKC) y agilidad (AKC). Aunque Denise ha encontrado el éxito como competidora, su pasión radica en el entrenamiento de perros – y en enseñar a la gente cómo entrenar a sus perros. Para ello, ha escrito varios libros sobre entrenamiento de perros, incluida una serie sobre habilidades deportivas con perros (con la coautora Deborah Jones, PhD).

El libro que hemos extraído aquí es el último título de Fenzi dirigido exclusivamente a los propietarios de perros de compañía y a los entrenadores de perros de compañía. Estamos agradecidos por la oportunidad de compartir su primer capítulo aquí. Si está interesado en comprar este o cualquier otro de los libros de Fenzi, visite su página web. – Nancy Kerns

Denise Fenzi es la fundadora de la Academia Fenzi de Deportes para Perros, una escuela online dedicada a los métodos de entrenamiento más actuales y progresivos para los deportes de competición con perros.

Deja un comentario