¿Qué piensa el perro?

[Actualizado el 5 de febrero de 2016]

Hoy, miramos atrás con horror a la época, no hace mucho tiempo en perspectiva histórica, en que los científicos nos aseguraban que los animales no humanos no sentían dolor. Ahora sabemos lo cruelmente equivocado que fue eso. Luego nos dijeron que lo que nos diferenciaba de los otros animales era que los humanos hacían y usaban herramientas, y los otros animales no. El trabajo de la Dra. Jane Goodall, entre otros, demostró el error de esa posición. Puedes encontrar innumerables ejemplos de varios animales no humanos usando (e incluso creando) herramientas en Youtube.com! Mi video clip favorito es de un cuervo doblando un alambre en forma de bucle para poder alcanzar un tubo largo para enganchar el mango de un pequeño recipiente de comida para poder tirar de él y comer la comida (puede ver el clip por sí mismo en tinyurl.com/cyaeep).

Vale, así que otros animales pueden hacer y usar herramientas, pero ciertamente no tienen emociones “humanas”. O tal vez sí las tienen. De hecho, es bastante centrado en la especie para llamarlos incluso emociones “humanas” cuando son simplemente… emociones.

Las investigaciones actuales han demostrado que muchas especies, incluyendo nuestros queridos caninos, comparten circuitos cerebrales muy similares a la parte humana del cerebro que controla las emociones – la amígdala y el gris periacueductal. Aunque no hay duda entre la mayoría de los amantes de los perros de que éstos tienen emociones, este concepto todavía se discute en los pasillos de la academia. Algunos insisten en que aunque los animales muestran comportamientos emocionales que podemos observar, no podemos asumir que los comportamientos significan que los animales que los muestran tienen sentimientos emocionales. (¡No sé cómo alguien puede pensar esto, pero algunos científicos realmente lo hacen!) Otros, como el estimado neurobiólogo Dr. Jaak Panskepp de la Universidad Estatal de Washington, argumenta que si camina como un pato y grazna como un pato – ¡probablemente sea un pato!

Dado que la mayoría de nosotros ahora aceptamos que muchos animales además de los humanos tienen al menos alguna capacidad emocional, el último bastión de la ciencia es la vasta superioridad de la cognición humana: la capacidad de pensar.

Hubo un tiempo en que nuestra especie creía que los perros (y otros animales no humanos) poseían muy poco potencial cognitivo en comparación con nuestra propia gran capacidad cerebral frontal para reflexionar sobre los misterios del universo. Se creía que el tamaño de la corteza controlaba el potencial cognitivo, y como la corteza de un perro es relativamente más pequeña que la de un humano, deben poseer muy poca capacidad real de “pensar”.

Sin embargo, estudios recientes han demostrado que incluso los insectos, con sus cerebros diminutos, son capaces o tienen un pensamiento más complejo de lo que nunca se les ha reconocido.

Ponerse al día

Según un número creciente de estudios, entre los que destacan los realizados por Lars Chittka, profesor de ecología sensorial y conductual en el Centro de Investigación de Psicología del Queen Mary y su colega de la Universidad de Cambridge Jeremy Niven, algunos insectos pueden contar, categorizar objetos e incluso reconocer rostros humanos, todos ellos con cerebros del tamaño de cabezas de alfiler. En lugar de contribuir a la inteligencia, los cerebros grandes podrían ayudar a sostener cuerpos más grandes, que tienen músculos más grandes para coordinar y más información sensorial que llega a través de la superficie corporal más grande.

Sólo en la última década el perro doméstico ha empezado a ser aceptado como sujeto de estudio para la investigación del comportamiento. Brian Hare, profesor asistente de antropología evolutiva en la Universidad de Duke, abrió el Centro de Cognición Canina de Duke en el otoño de 2009, el mismo año que Marc Hauser, un psicólogo cognitivo de la Universidad de Harvard, abrió su propio laboratorio de investigación. Instalaciones similares están operando ahora en los EE.UU. y en Europa.

Los resultados están desafiando nuestras creencias pasadas sobre las habilidades cognitivas caninas. Muchos dueños de perros han oído hablar de los estudios que demuestran la capacidad de un perro para seguir un dedo puntiagudo.

Más recientemente, en un estudio realizado por John W. Pilley y Alliston K. Reid, los logros de Chaser, el Border Collie que aprendió más de mil nombres de objetos han generado emoción en el mundo de los perros.

De aún mayor interés para los científicos cognitivos es la capacidad de Chaser de distinguir entre los nombres de los objetos y las pistas. Entiende que los nombres se refieren a los objetos, independientemente de la acción que se le diga que realice en relación con esos objetos. Se le pidió que “nariz”, “pata” o “toma” uno de los tres juguetes en un experimento, y pudo hacerlo con éxito.

Aún más sorprendente fue la pieza final de este estudio, que concluyó que Chaser (y por extrapolación, otros perros) es capaz de razonar inferencialmente por exclusión. Es decir, puede aprender el nombre de un nuevo objeto basándose en el hecho de que es el único objeto novedoso en un grupo de objetos cuyos nombres ya conoce. Mientras tanto, el biólogo y especialista en comportamiento animal Ken Ramírez está actualmente realizando una investigación reveladora que estudia la capacidad de un perro para imitar (copiar) el comportamiento de otro perro.

Aunque cada vez hay más pruebas que apoyan la teoría de la capacidad cognitiva significativa en los perros, el último obstáculo puede ser la metacognición, la “autoconciencia” que algunos sostienen con fuerza como un rasgo humano único. Pero al igual que las atesoradas creencias de épocas anteriores, esto también puede caer.

El Dr. David Smith, psicólogo comparativo de la Universidad de Buffalo, que ha llevado a cabo amplios estudios sobre la cognición animal, dice que cada vez hay más pruebas de que los animales comparten paralelismos funcionales con la metacognición consciente humana, es decir, que pueden compartir la capacidad de los humanos para reflexionar, controlar o regular sus propios estados de ánimo.

Ahora nos parece absurdo haber creído alguna vez que otros animales no sienten dolor; puede llegar un momento en el que también nos parezca absurdo creer que los perros y otros animales no humanos no son conscientes de sí mismos.

Hablemos de ello

Recientemente, tuve el honor de asistir (¡y hablar en!) la 21ª conferencia de los Asociados de Comportamiento Animal Profesional (PABA), y el tema de toda la conferencia fue “Explorando la mente del perro”. ¡Qué delicia!

Entré en la sala de conferencias de la Universidad de Guelph (Ontario), emocionado por hablar entre notables como el Dr. Andrew Luescher de la Universidad de Purdue; la Dra. Alexandra Horowitz, del Barnard College de la Universidad de Columbia; la Dra. Meghan Herron, de la Universidad del Estado de Ohio; Karen Pryor, del entrenamiento de clics de Karen Pryor; Kathy Sdao, del entrenamiento de perros Bright Spot; y omigosh, ¡el Dr. Jaak Panskepp! Estuve en una compañía embriagadora. Además, no había asistido a una conferencia por algún tiempo, y estaba ansioso por esta que se centraba en conceptos de vanguardia en la cognición canina – cómo piensan los perros. No me iba a decepcionar.

Dr. Andrew Luescher

El Dr. Andrew Luescher, veterinario certificado en comportamiento animal y director de la Clínica de Comportamiento Animal de la Universidad de Purdue, fue el encargado de dar la conferencia y habló sobre “Las necesidades psicológicas de los perros” y “Bienestar de los animales de compañía”. El Dr. Luescher abordó la ahora bien conocida importancia del desarrollo temprano, y enfatizó que “Las deficiencias o anormalidades en el desarrollo temprano a menudo no pueden ser compensadas, y que los problemas de comportamiento/temperatura basados en el desarrollo deficiente temprano tienen un mal pronóstico”.

Aunque todos conocemos historias de éxito de personas que han rescatado y rehabilitado perros que estaban poco socializados o traumatizados durante sus primeros períodos de desarrollo, lo más probable es que los cachorros que no tienen la oportunidad de desarrollarse normalmente durante este período nunca sean completamente normales.

Luescher nos recordó que una parte del desarrollo temprano adecuado requiere la protección y el manejo de los cachorros. Mientras que los entrenadores antiguos todavía afirman que un perro tiene que aprender que hay consecuencias por los errores para ser entrenado completamente, Luescher refuta esto, diciendo, “La idea de que un cachorro tiene que hacer lo incorrecto para aprender qué es lo correcto, está mal”. Su explicación científica del comportamiento para esto es, “Si un comportamiento es exitoso, otros son suprimidos”. En otras palabras, si un cachorro se refuerza para hacer conductas deseables, las indeseables no ocurren.

Al abordar el bienestar de los animales de compañía, Luescher se centró en la práctica errónea de criar siempre para “más”. Tenemos una tendencia en nuestra cultura de exhibición/cría a exagerar siempre las características. Si una raza es grande, hágala más grande; si es pequeña, críe por más pequeña. Si una nariz es larga, hágala más larga; si es corta, hágala más corta.

La falacia de este enfoque es que genera malestares en nuestros perros, de tal manera que los Bulldogs no pueden respirar bien; las razas gigantes tienen una vida muy corta; y muchas razas de juguete no pueden parir sin una cesárea.

Dr. Meghan Herron

Meghan Herron, veterinaria certificada por la Junta de Comportamiento de Animales, DVM, jefa clínica de la Clínica de Medicina del Comportamiento en el Colegio de Medicina Veterinaria de la Universidad Estatal de Ohio, habló sobre su proyecto de investigación sobre los efectos de los métodos de entrenamiento de confrontación en los perros.

Como siempre estamos alerta para la verificación científica de nuestras afirmaciones de que los métodos de entrenamiento positivos son mejores, y los estudios documentados estadísticamente significativos sobre métodos de entrenamiento son raros, el estudio de Herron es importante para los perros y las personas que los aman. Entre las conclusiones notables de su estudio se incluyen:

-Las técnicas de confrontación aumentan la probabilidad de agresión, especialmente en los perros

-Pocos perros responden agresivamente al entrenamiento basado en recompensas

Herron reconoce que su estudio tuvo algunas limitaciones (como todos los estudios): fue una muestra “auto seleccionada” de perros presentados en la clínica por problemas de conducta; el estudio utilizó una lista limitada de potenciales intervenciones en la conducta; fue un estudio de auto reporte, basado en la interpretación de la conducta por parte del dueño; y no estudió la eficiencia de varias intervenciones en la conducta, sólo los usos y resultados.

Herron está planeando un estudio futuro que utilizará un tamaño de muestra mayor; evaluará una población más general y una mayor variedad de métodos; realizará una comparación más estricta entre el refuerzo positivo y el castigo positivo; y diseñará un estudio prospectivo que siga el comportamiento de los perros del grupo de estudio en el futuro.

Kathy Sdao

El estilo dinámico de hablar de la conocida y muy respetada conductista animal aplicada Kathy Sdao, MA, ACAAB, la pone en gran demanda como presentadora de seminarios. Al principio de su carrera, Sdao entrenó a mamíferos marinos en un laboratorio de investigación de la Universidad de Hawai para la Marina de los Estados Unidos. Ahora con base en Tacoma, Washington, ha estado entrenando perros y su gente desde 1995.

Sdao abordó la cuestión, a menudo planteada, de si el antiguo entrenamiento de coacción es más rápido que el entrenamiento con clicker. Sdao confirmó que si dos entrenadores estaban en un concurso para ver cuál podía conseguir que un perro no entrenado pusiera su cuerpo en el suelo más rápido, el entrenador que usara la fuerza probablemente ganaría. También confirmó lo que cualquier entrenador experimentado de clicker sabe: que los objetivos más valiosos a largo plazo están sin duda mejor servidos por el entrenamiento de clicker que por el uso de la fuerza y la coacción. ¿Qué tipo de objetivos? Comunicación simple y clara; motivar al perro a actuar, interactuar y comprometerse con los humanos; construir una relación de confianza entre perro y humano; y crear un proceso de aprendizaje acelerado.

Sdao también presentó una sesión sobre “Hierarchy Malarkey”, refutando la desafortunada “sabiduría de dominación convencional” que permanece en la mente del público propietario de perros a pesar de los mejores esfuerzos de entrenadores positivos y consultores de comportamiento en todo el mundo. (De hecho, la “teoría de la anti-dominancia” fue un hilo conductor a lo largo de la conferencia).

Sdao presentó una perspectiva ligeramente diferente argumentando que incluso el protocolo “Nada en la vida es gratis” promovido por muchos entrenadores positivos – en el que un perro tiene que ganar todo lo bueno ofreciendo un comportamiento de buenos modales (como una sentada) primero – se basa en la anticuada teoría “alfa”. La vida con los perros no se trata de quién trata de derrocar al líder de la manada. Sdao sugiere que esta perspectiva debe ser reemplazada por un enfoque que abarque la cooperación y el afecto.

Dra. Alexandra Horowitz

Alexandra Horowitz, MS, PhD, es profesora adjunta en el Barnard College de Nueva York. Se ha especializado en la cognición animal, y ha realizado más de 10 años de investigación sobre perros. Anticipamos que sus investigaciones y estudios actuales proporcionarán información muy necesaria y creíble para aquellos de nosotros que insistimos en que el antropomorfismo ya no es una palabra sucia.

El antropomorfismo es el uso de características humanas para describir animales no humanos. Según una encuesta realizada en 2008 a 337 propietarios de perros, la mayoría de ellos cree que sus perros sienten tristeza, alegría, sorpresa y miedo. Hubo menos consenso sobre otras emociones “secundarias” que algunos atribuyeron a sus perros:

-Vergonzoso30%-Vergüenza51%-Desconcierto34%-Guilt74%-Empatía64%-Orgullo58%-Pesadumbre49%-Celos/equidad81%

La mayoría de los profesionales del entrenamiento y comportamiento de perros están de acuerdo en que el comportamiento que los dueños comúnmente describen como “culpa” es en realidad simplemente un comportamiento de apaciguamiento ofrecido en respuesta al lenguaje corporal humano. Horowitz diseñó un estudio para probar el fenómeno de la mirada culpable, haciendo que el dueño deje a su perro en la habitación con un trozo de comida, después de decirle al perro que no la coma. A veces Horowitz dejaba la comida a la vista, a veces el perro se la comía y a veces no, y a veces la quitaba y le decía al dueño que el perro se la comía. Si la comida no estaba, el dueño regañaba al perro. Los hallazgos de Horowitz fueron:

1) La culpa no cambió la tasa de la mirada culpable. La tasa de comportamientos “culpables” medidos era similar si el perro era “culpable” (se comió el bocadillo) o “no culpable” (no se comió el bocadillo).

2) El comportamiento del dueño cambió la tasa de la mirada culpable. La tasa de comportamiento culpable fue significativamente más alta cuando el perro fue regañado que cuando fue saludado, sin importar si había comido o no el bocadillo.

3) Los perros mostraban el comportamiento más culpable cuando eran “no culpables” pero castigados. El regaño llevó a mayores índices de comportamiento de mirada culpable cuando el perro no había comido la golosina que cuando el perro la había comido.

Siempre es agradable cuando tenemos ciencia para respaldar algunas de nuestras creencias de entrenamiento y comportamiento, como la que dice “los perros ofrecen comportamientos de apaciguamiento, sin mostrar culpa, cuando sus dueños llegan a casa con una alfombra sucia o un cubo de basura volcado”. El estudio actual y en curso de Horowitz sobre si los perros perciben la “justicia” es probable que tenga resultados igualmente interesantes.

La segunda presentación intrigante de Horowitz se titulaba “¿Qué se siente al ser un perro?” Nos recordó que debido al increíble sentido del olfato de los perros, su mundo llega al aire, y dicen la hora de manera diferente a nosotros. Si el viento es correcto, pueden oler el futuro, lo que está delante de ellos y que pronto encontrarán. Cuando están oliendo el suelo, o el puesto de meadas del vecindario, en realidad están oliendo el pasado, lo que ha llegado aquí antes.

Para saber más sobre sus perspectivas sobre cómo perciben el mundo los perros, puede leer el fascinante libro del Dr. Horowitz, Inside of a Dog; What Dogs See, Smell and Know, publicado en 2009.

Karen Pryor

Una bióloga del comportamiento con reputación internacional en los campos de la biología de los mamíferos marinos y la psicología del comportamiento – así como una de las fundadoras del entrenamiento de clicker – Karen Pryor habló sobre “la creatividad y la mente animal”.

Según Pryor, ser creativo implica novedad: producir algo nuevo y diferente. Se refirió al trabajo del Dr. Jaak Panskepp con el sistema de búsqueda – lo que motiva a un animal a salir y divertirse. El comportamiento de búsqueda no está impulsado por la supervivencia; sólo ocurre cuando el animal ya está cómodo.

En los humanos, la búsqueda incluye cosas como ir de compras por las ventanas, hacer rompecabezas y juegos, y navegar por la web. En los animales no humanos, la búsqueda puede incluir la exploración de nuevos terrenos y mostrar curiosidad sobre nuevos objetos y otros seres vivos.

Pryor sugiere que el entrenamiento de perros puede capitalizar la búsqueda y la creatividad haciendo clic y tratando la exploración, el azar, la persistencia y el comportamiento novedoso. Como su perro no puede equivocarse (no ha pedido un comportamiento) no hay asociación con el fracaso, así que el perro se divierte. Cuantas más conductas capte o forme, más innovaciones podrá inventar su perro. El conocido “101 cosas que hacer con un accesorio” es un gran ejemplo de cómo pedirle a su perro que innove.

Jaak Panskepp, PhD, es el Presidente de la Cátedra de Ciencias del Bienestar Animal del Departamento de Anatomía Veterinaria y Comparativa, Farmacología y Fisiología de la Facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad del Estado de Washington, y Profesor Emérito del Departamento de Psicología de la Universidad Estatal de Bowling Green.

El Dr. Panskepp ha sido descrito como 20 años adelantado a su tiempo. Su trabajo sobre las emociones animales y el “sistema de búsqueda” del cerebro – alimentado por el neurotransmisor de dopamina, que promueve estados de ansia y propósito dirigido – lleva la ciencia del comportamiento a la vanguardia. Panskepp describe el sistema de búsqueda como, “el motor motivacional de los mamíferos que cada día nos saca de la cama, o de la madriguera, o del agujero para aventurarnos en el mundo”.

Panskepp argumenta de manera convincente que no sólo los animales no humanos poseen emociones, sino que también poseen lo que la ciencia del comportamiento llama “mente”. Al refutar el argumento de “falta de pruebas” en la discusión de “¿tienen emociones los perros?”, afirma que los científicos tratan con el “peso de la evidencia”, no con la “prueba”. El peso de la evidencia indica abrumadoramente que los animales tienen sentimientos. De hecho, la evidencia es tan fuerte que los animales tienen sentimientos emocionales (no sólo comportamientos emocionales), que él dice que es un trato hecho, caso cerrado (aunque el argumento todavía hace furor en los círculos académicos).

La cuestión de la “mente”, o metacognición, puede estar más abierta al debate. La mente tiene tres propiedades fundamentales:

Subjetividad – Experimenta el “yo” en el mundo real.

Voluntad – Comportamiento deliberado; intencionalidad, búsqueda, deseo, interés y expectativa.

Conciencia – La capacidad de autoconciencia, incluye preguntas sobre la “teoría de la mente” en animales no humanos; si los animales son capaces de atribuir estados mentales a otros.

La evidencia científica de la mente canina es más difícil de conseguir que la emoción canina. Los mismos circuitos cerebrales existen en los humanos y en muchos otros animales, lo que sugiere que la mente puede existir para ellos. Panskepp argumenta que los animales poseen al menos cierto grado de mente, y que la respuesta a esta pregunta se aclarará con un estudio neurobiológico y cognitivo continuo. De hecho, algunos aspectos de la mente canina parecen incuestionables. ¿Alguien duda de que los perros tienen voluntad? Si camina como un pato . . .

Pat Miller

También hablé en la conferencia sobre dos temas que me interesan: la evaluación de los refugios y la modificación de la reactividad de los perros. Presenté un video y una discusión de ciencia aplicada de mi trabajo en estas áreas (citando el estudio de Kelley Bollen de 2007 sobre evaluaciones de refugios).

La mayoría de las veces miraba, escuchaba y me maravillaba de la profundidad y amplitud de la información ofrecida en la conferencia, y de la evidencia de lo lejos que hemos llegado en el mundo del entrenamiento y comportamiento de los perros. No hace mucho tiempo, pocos entrenadores de perros, si es que hay alguno, tenían una pista sobre la ciencia del comportamiento y el aprendizaje, ni un conocimiento práctico del condicionamiento operante y clásico, la teoría de la mente, la metacognición, la creatividad, la formación, o cualquiera de los otros conceptos presentados en esta conferencia.

Puede que todavía tengamos mucho que aprender sobre lo que nuestros perros están pensando, pero hemos recorrido un largo, largo camino desde aquellos días oscuros en los que los animales supuestamente no sentían dolor.

Pat Miller, CBCC-KA, CPDT-KA, CDBC, es la Editora de Entrenamiento de WDJ. Vive en Fairplay, Maryland, donde se encuentra su centro de entrenamiento Peaceable Paws, donde ofrece clases de entrenamiento de perros y cursos para entrenadores.

Deja un comentario