Sálvate en un ataque de perros

Por Pat Miller

La tragedia del niño de 12 años asesinado por los Pit Bulls de su familia en San Francisco pone de relieve una vez más la importancia de proporcionar información que ayude a las personas a sobrevivir a esos ataques de perros, y tal vez la necesidad de leyes que alienten y exijan a los propietarios de perros que se responsabilicen de ellos.

Cualquier raza de perro grande y poderoso, ocasionalmente, causará lesiones graves, incluso la muerte. Los perros pequeños también pueden ciertamente morder, aunque normalmente tienen menos potencial para causar daños graves (a pesar de que el Pomerano mató a un niño de seis semanas en California en 2000).

288

Usted y los miembros de su familia serían inteligentes si aprendieran a mantenerse seguros cerca de perros agresivos, sabiendo cómo evitar provocar un ataque y cómo protegerse en caso de que ocurriera.

Fácil de decir, difícil de hacer

Cuando era oficial de control humano/animal en el condado de Marin, California, una vez manejé un informe de un agresivo macho Rhodesian Ridgeback que andaba suelto por un barrio suburbano de lujo. Mientras caminaba por la acera delantera hacia la casa donde se informó que vivía el perro, un destello marrón rojizo llegó a toda velocidad a la esquina de la casa, dirigiéndose amenazadoramente y directamente hacia mí.

Aparté los ojos y contuve la respiración, congelado en el lugar mientras él cargaba y me golpeaba con su nariz, fuerte.

No dudo que si me hubiera movido cuando me golpeó con la nariz, me habría mordido, probablemente de mala manera. En lugar de eso, me mantuve pasivamente en el suelo y él retrocedió, mirándome intensamente. Aún sin hacer contacto visual directo, retrocedí lentamente hasta mi camioneta y me subí, me puse detrás del asiento para buscar mi palanca de control, salí, le pasé el lazo por la cabeza y lo apreté. Luego respiré.

En su excelente libro, El otro extremo de la correa, Patricia McConnell señala que, como primates, los humanos tienden a hacer automáticamente las cosas equivocadas cuando se enfrentan a un perro. El comportamiento instintivo y genéticamente programado de los primates hace que hagamos contacto visual directo y nos enfrentemos a una amenaza con una agresión en toda la cara: mirar fijamente al perro que está enfrente de él directamente, quizás gritar, alcanzarlo o acercarse a él o hacer otros movimientos defensivos, intensificando en lugar de desactivar el comportamiento agresivo del perro.

Programado por décadas de vivir y trabajar con perros, sabía que debía evitar el contacto visual y el movimiento, y en su lugar me congelé. Por suerte para mí. Mucha gente grita de miedo (o en un intento de atraer la atención y ayuda) o grita para tratar de asustar o engañar al perro para que se vaya. Desafortunadamente, esto suele provocar aún más al perro.

Puedes reducir el riesgo de ser atacado, y reducir la probabilidad de lesiones graves si eres atacado, haciendo lo correcto, antes y después de la confrontación. La próxima vez que te sientas amenazado por un perro, recuerda estos consejos:

– Sé un árbol: Si un perro se acerca a ti con un lenguaje corporal asertivo/agresivo, sé un árbol. Mantente perfectamente quieto pero relajado. Una posición tensa y antinatural le parece extraña al perro; lo extraño puede desencadenar un ataque. Evite el contacto visual directo, pero mantenga al perro en su visión periférica. Mantenga los brazos a los lados, y no hable – y ciertamente no grite, lo que puede excitar aún más a un perro que ya está excitado. Al ofrecer conductas de apaciguamiento y no hacer nada asertivo o provocativo, aumenta las probabilidades de que el perro retroceda y se aleje sin atacar.

– Sé una roca: Si el perro ataca a pesar de tu lenguaje corporal inofensivo, tienes dos opciones. Si el perro es pequeño o sólo te pellizca en lugar de lanzar un ataque total, busca seguridad: súbete a una valla o a un árbol, al capó de un coche o a cualquier objeto lo suficientemente grande como para proporcionarte refugio. Puedes buscar discretamente en el paisaje tales objetos mientras eres un árbol.

Si sientes que estás siendo dominado por el perro, sé una roca. Tírate al suelo en posición fetal con las manos detrás del cuello y las piernas hacia el pecho, protegiendo la garganta, la cara y los órganos vitales. Si hay gente cerca que pueda ayudarte, gritar para llamar su atención podría salvar tu vida. Por otro lado, gritar también puede provocar aún más al perro. Si está seguro de que nadie podrá oírle, no grite.

– Encuentra un escudo: Mientras seas un árbol, escanea cuidadosamente el área para buscar posibles escudos: una puerta que escanees se desliza a través de ella, una tapa de un cubo de basura que puedas sostener entre tú y el perro. Si crees que el perro lo permitirá – como el Ridgeback que vino después de mí – vuelve con cuidado a tu escudo, manteniendo al perro a la vista, y úsalo según sea necesario para protegerte/defenderte.

– Encuentra un arma: De ninguna manera abogo por golpear a los perros en nombre del entrenamiento. Pero si te atacan y tienes acceso a un garrote u otro tipo de arma, haz lo que tengas que hacer para salvarte. Sin embargo, no intente usar un arma, a menos que esté preparado para usarla con total compromiso. Agitar un palo débilmente a un perro atacante sólo puede antagonizarlo más. Si lo usas, o bien ofrécelo como un objetivo para que el perro lo muerda, o úsalo tan fuerte como puedas. Si camina en un área con perros vagabundos, considere llevar un palo con usted, o un escudo como un paraguas, para ayudar a proteger a los perros.

– Informen de los incidentes: Aunque escapes ileso, reporta el incidente a control de animales y al departamento de policía; el próximo ataque del perro puede ser fatal. Si cree que los funcionarios locales no le toman en serio, hable con sus supervisores y, si es necesario, con su representante local electo y con los medios de comunicación. Puede salvar la vida de la próxima persona a la que el perro se acerque. (Para obtener más información sobre cómo informar de los ataques de los perros y cómo conseguir que los funcionarios locales actúen, véase “Un accidente en espera de ocurrir”, febrero de 2004).

Complicaciones

Los primeros cuatro consejos enumerados anteriormente son mucho más difíciles de aplicar si está paseando su propio perro (o perros) con correa o si va acompañado de un niño, una persona mayor o una persona discapacitada. Es posible que tenga que usar su propio cuerpo como escudo, colocándose tranquilamente en posición entre su perro o persona dependiente y el perro atacante.

Es posible que pueda levantar a un niño o a su perro a una superficie elevada por seguridad, y luego subir usted mismo. Puede utilizar la posición fetal, ya sea mientras entrena a la otra persona para que haga lo mismo, o doblando a un niño pequeño o a un perro de tamaño pequeño a mediano entre su pecho y sus rodillas, o envolviéndolos en una chaqueta si tiene una con usted.

Podrías practicar estas maniobras por adelantado con mucho refuerzo positivo para que nadie entre en pánico si ocurre en un encuentro de la vida real. Llevar un arma de algún tipo sigue siendo una opción.

Lamento decir que no hay garantías de que las sugerencias anteriores te salven de ser mordido, o incluso mutilado, pero es una buena apuesta que si haces las cosas mal cuando un perro te acosa, o no haces nada en absoluto si eres atacado, el daño será mayor. Es como la amenaza terrorista: no quieres que el riesgo de ser atacado altere tus actividades habituales o el disfrute de la vida, pero vale la pena estar en alerta, y estar preparado para defenderte y tomar represalias en caso de ataque.

También con este artículo

“Lo que puedes hacer”

“Enseñando a los niños cómo estar seguros”

“Ataques fatales de perros”

-Pat Miller, CPDT, es el editor de entrenamiento de WDJ. También es autora de The Power of Positive Dog Training, y Positive Perspectives: Ama a tu perro, entrena a tu perro. Miller vive en Hagerstown, Maryland, donde se encuentra su centro de entrenamiento Peaceable Paws. Para obtener un libro o información de contacto, consulte “Recursos”.

Deja un comentario