¿Su perro es una víctima frecuente de las jorobas?

Habrás notado que ocasionalmente aparece un perro que parece tener un letrero de “jócame” en su espalda. Particularmente obvio en los parques de perros, donde varios perros son libres de participar sin restricciones en diversos comportamientos a voluntad, este pobre perro es abordado una y otra vez por varios perros que están decididos a una ronda de diversión de montaje. También se puede ver en las clases de entrenamiento de perros donde se permite el juego libre supervisado, y en las guarderías caninas mal dirigidas. ¿Qué hay en estos perros víctimas que atrae a otros perros hacia ellos? Y si tienes uno, ¿qué haces para protegerlo de los avances no deseados de otros perros?

No parece haber mucha información científica sólida acerca de por qué ciertos perros son particularmente seleccionados como montes, así que nos quedan un par de teorías. Tal vez haya algo en el comportamiento de un perro víctima que despierte a otros perros y anime a la monta.

¿Su perro víctima es particularmente apacible y dócil en respuesta a los avances sociales de otros perros? Si es así, puede intentar hacer ejercicios de confianza con su perro para enseñarle nuevas habilidades de lenguaje corporal alrededor de otros perros. (Vea “Construyendo la confianza de su perro”, WDJ Septiembre 2011). Enseñe a su perro comportamientos operativos que imiten un lenguaje corporal más asertivo (levante la cabeza, párese de pie) y dé señales de esos comportamientos cuando un perro se le acerque con intención de montar.

¿Es posible que su perro emita un olor que despierte a otros perros? La próxima vez que se bañe, pruebe otro tipo de champú y vea si eso reduce la frecuencia de estos encuentros. O intente bañarlo antes de su próximo encuentro con un perro sin correa y vea si eso hace la diferencia.

Conozca a su perro; proteja a su perro

Independientemente de la causa, tu trabajo es siempre proteger a tu perro. Si se queda quieto y estoico mientras que otros perros son inapropiados con él, puede dejar que lo maneje. Sin embargo, si ve alguna señal de que está perturbado por las atenciones de los otros perros, debe tomar medidas. Puede pedir a otros dueños de perros que se lleven a sus perros (¡y sugerirles que lean el artículo adjunto!), pero en última instancia, es su responsabilidad retirar a su perro de la zona de peligro, y más pronto que tarde, antes de que su perro decida protegerse agresivamente o se traumatice al ser señalado para esta atención no deseada.

Recuerda, tu perro no tiene para ir al parque de perros y no tiene para participar en el juego de la clase. Si él tiene que ir a la guardería, asegúrate de que asista a una que lo cuide y lo acompañe con compañeros de juego apropiados. También puedes invitar a amigos con perros compatibles (aquellos que no montan otros perros) a tu propio patio para jugar.

Deja un comentario