Estilo musical canino libre

Estilo musical canino libre

FESTIVAL MUSICAL PARA PERROS

Lo que puedes hacer…

– Asistir a un evento donde se demostrará el estilo libre para que puedas ver por ti mismo cuanta diversión tienen los participantes – humanos Y caninos – con el deporte.

– Compra un libro o una cinta de vídeo que te enseñe algunos de los conceptos básicos, para que puedas empezar a introducir algunos movimientos a tu perro.

– Únete a un club de entrenamiento de estilo libre para recibir consejos, apoyo, inspiración y educación.

– Considere el deporte incluso si usted o su perro son menos que atléticos; ¡incluso las personas en silla de ruedas pueden participar! Y muchos entusiastas mayores lo encuentran irresistible.

La fiebre de la danza está arrasando con la comunidad canina. Los perros están girando y dando vueltas al country western, al rock n roll, a las canciones de las películas y más. ¿Qué impulsa a estos perros (¡y a sus adiestradores!) a moverse al ritmo? No es otra cosa que el deporte del movimiento de la cola del estilo musical libre canino.

El estilo libre musical es una rutina coreografiada realizada por los adiestradores y sus perros. Una adición relativamente nueva al mundo de los deportes caninos, el estilo libre entró en escena hace menos de 20 años. Según algunas fuentes, el estilo libre parecía surgir simultáneamente en varios países, como suelen hacer los deportes con perros.

Estilo musical canino libre

Hoy en día, el estilo libre es un deporte establecido, pero sigue evolucionando y creciendo. Los primeros comienzos del deporte pueden haber tenido sus raíces en el taconeo formal. Pero el estilo libre musical ha pasado de las rutinas de taconeo a un verdadero deporte de rendimiento que satisface a las multitudes e incorpora una variedad de movimientos de truco como girar, retroceder, pasar por las piernas y saltar por encima de los brazos.

El estilo libre es sobre las relaciones!

Todos hemos visto a una pareja en la pista de baile que remacha al público. Cuando las parejas bailan… ¡Bailan de verdad! – no es sólo el juego de pies o los movimientos elegantes lo que fascina; es su conexión, química y relación. En el estilo musical libre, donde los compañeros de baile son el perro y el controlador, la relación y la química también son clave.

“Vi por primera vez el estilo libre en la televisión, viendo una actuación de Mary Ray y sus Border Collies de Inglaterra. Me conmovió hasta las lágrimas”, dice Nacina Dawn, una entusiasta del estilo libre de Valley Ford, California. Dawn dice que el aspecto de la relación es lo que la atrajo por primera vez al deporte. Dawn se inspiró tanto en el vínculo que presenció entre Ray y sus perros que tuvo que probar el estilo libre. Hoy, Dawn baila con su Golden Retriever de siete años, Candy, y preside el Gremio de Estilo Libre de la Costa Dorada, una división de la Federación de Estilo Libre Canino (CFF).

Kris Hurley, un freestyler de Edmond, Oklahoma, está de acuerdo. “Creo que lo más maravilloso del estilo libre es la relación que construye entre tú y tu perro”, dice. “La siguiente mejor cosa podría ser la relación entre tú y otros freestylers!”

Hurley, que ha participado en el estilo libre musical desde 1996, es miembro fundador de la Asociación de Deportes de Perros Musicales (MDSA), una organización que promueve el deporte. También enseña a través de Freestyle Dogs of Oklahoma, y baila con sus tres perros, Maggie, Nellie y Roxie.

A diferencia de otros deportes caninos, donde el curso o el rendimiento esperado es esencialmente el mismo para cada equipo, el enfoque del estilo libre es la individualidad de las rutinas. Cada equipo determina la música, los movimientos y las interacciones que resaltarán la habilidad física y la personalidad de cada miembro del equipo. Este aspecto del estilo libre se presta fácilmente a la construcción de las fortalezas del perro y del entrenador, y por lo tanto a fortalecer su relación.

Mientras que el aspecto de la construcción de relaciones del estilo libre es parte de lo que lo hace tan atractivo, la obvia alegría – y simplemente diversión – de bailar con tu perro no puede ser pasada por alto.

“Aunque participo en la conformación y agilidad, mis perros y yo hemos encontrado que el estilo libre canino es el más alegre!” dice Dawn. Ella explica que mientras el foco del estilo libre es el vínculo, hay simplemente una gran dosis de “¡diversión!” en la mezcla.

Cualquier perro puede hacer estilo libre

Hasta ahora, tenemos un deporte para construir relaciones que es muy divertido. ¿Hay más razones para mirar más de cerca este deporte? ¡Claro que sí!

“Creo que la flexibilidad del estilo libre hace que el deporte tenga algo para todos”, dice Hurley. Por ejemplo, Hurley comenzó con el estilo libre musical cuando su perro, Maggie, ya tenía nueve años.

“Maggie había dejado de disfrutar realmente de la obediencia, y aunque le gustaba la agilidad, la carrera y el salto le resultaban difíciles”, dice Hurley. “Parecía gustarle el cambio que ofrecía el estilo libre: más diversión, menos estrés”.

Ahora, a los increíbles 17 años, Maggie sigue haciendo demostraciones de estilo libre y le encanta. “No es tan rápida o precisa como antes, pero hay un resorte en su paso y un brillo en sus ojos cuando hace su rutina que me hace sonreír. Creo que el estilo libre le ha permitido mantener la fuerza física y la flexibilidad, lo que la ha ayudado a disfrutar de sus años de juventud”.

Dawn está de acuerdo y señala a dos de sus colegas de estilo libre como ejemplos. “Judy Gamet, de dogscandance.com, baila con un Rottweiler de rescate de 11 años que tiene una cadera artificial y una cadera severamente displástica”, dice Dawn. “Margine Webb baila con su Chesapeake Bay Retriever de 14 años que es sorda y tiene artritis. El estilo libre los ha condicionado y ha aumentado su fuerza, flexibilidad, agilidad y confianza”.

Pero el estilo libre no es sólo para perros mayores o con discapacidades. Hurley hace tanto competencias como demostraciones con su Pug-mix de cuatro años, Roxie, y su Toy Manchester Terrier de ocho años, Nellie. Dawn ha ganado un título de principiante en estilo libre con Candy. Además, el estilo libre tiene algunas ventajas distintivas para los cachorros y los perros más jóvenes.

“El estilo libre puede ser una gran actividad para enseñar a los perros a aprender a aprender”, dice Hurley. “Muchos cachorros no tienen la capacidad de atención para la precisión requerida en la obediencia, o no deberían estar realmente saltando hasta después de crecer. Pero puedes entrenar muchos de los comportamientos de estilo libre a una edad muy temprana. El aprendizaje del proceso de aprendizaje es una habilidad que se trasladará a cualquier otra actividad que quieran hacer como un perro mayor, además del estilo libre”.

Hurley también señala que la misma flexibilidad se aplica al lado humano del equipo. “Tengo un estudiante en una de mis clases que tiene 70 años y está entrenando un perro por primera vez. Una vez más, debido a que las rutinas de estilo libre se pueden adaptar a las características físicas de los participantes, cualquier edad, forma, tamaño, velocidad o habilidad puede tener éxito en el estilo libre. Si bien puede haber ciertos movimientos que un perro o un adiestrador no puede hacer, no les impediría participar en el estilo libre”.

Ilusiones de baile

Estilo musical canino libre

Tanto Dawn como Hurley también me aseguraron que la gente involucrada en el estilo libre no tiene que ser capaz de “bailar”, al menos no en el sentido tradicional, para participar en este deporte. Como alguien que está investigando el estilo libre como una nueva actividad potencial para mis perros ligeramente mayores, esta ha sido mi mayor preocupación!

“Aunque el sentido de la musicalidad puede ser útil, definitivamente no creo que ser un buen bailarín sea un requisito. Se trata de presentar una ilusión de baile”, dice Hurley. Explica que al añadir gestos sencillos que coinciden con el sentimiento de la música, los equipos parecen estar bailando aunque no hay un paso de baile formal en ninguna parte de la rutina.

Por ejemplo, los pulgares enganchados a través de los lazos del cinturón con un pequeño paso de enganche a una canción country, o un rápido golpe de cabeza y las manos aplaudidas sobre la cabeza para iniciar un tango, crean la ilusión de la danza.

Según Hurley, una de las filosofías que promueve la MDSA es que la música seleccionada debe coincidir con el ritmo natural tanto del perro como del adiestrador. “Cuando la música seleccionada es una buena combinación, el equipo se mueve casi naturalmente en el tiempo con la música”, dice Hurley.

Dawn está de acuerdo, señalando que las diversas organizaciones de estilo libre ponen diferente énfasis en los movimientos de los manejadores.

“La CFF no requiere una actuación atlética de baile por parte del controlador”, dice. “Los adiestradores muestran todas las bellas cualidades y fortalezas que poseen sus perros. Por ejemplo, una amiga mía que ya no puede competir en otros deportes caninos debido a una lesión, se para en un área y conduce a su perro en el espacio que la rodea”.

En el punto de mira

Aunque cualquiera puede disfrutar del estilo libre en su sala de estar, si tienes ganas de actuar, ya sea a través de demostraciones o en una competición, un sentido del espectáculo y de disfrutar de los focos es muy útil. Para algunas personas y perros, estar en el centro de atención representa un desafío.

“El mayor reto que tuve al empezar fue la timidez de Candy”, dice Dawn. “Pero con una combinación de entrenamiento con clicker y clases de estilo libre, ahora tiene más confianza y gracia que cualquier perro que haya tenido”. A mis perros y a mí nos encanta el estilo libre por la forma relajada, feliz y divertida en que podemos expresar a la audiencia nuestra relación amorosa”.

Hurley dice que otro reto al que se enfrentan muchas personas es que el estilo libre implica dos conjuntos de habilidades completamente diferentes: el proceso de entrenamiento real y el proceso creativo utilizado para desarrollar una rutina.

“A veces las personas que son increíbles entrenadores de perros luchan con el proceso creativo: escuchar la música, visualizar una rutina, etc.”, dice Hurley. “Y muchas de las personas creativas a veces luchan con los detalles y la estructura necesaria para entrenar los movimientos. Reunir los dos componentes puede ser el mayor y más gratificante desafío”.

Hurley señala que su mayor reto personal ha sido superar la necesidad de tener todo perfecto tanto en el entrenamiento como en la competición. “En el entrenamiento, he tratado de cambiar esto centrándome en lo positivo. El entrenamiento con el clicker ha sido una verdadera bendición. Realmente ha cambiado mi forma de pensar. No busco errores, sino que me concentro en lo bueno”.

Moviéndose hacia la música

El primer paso para desarrollar una rutina de estilo libre musical es elegir la música. La consideración principal es cuán bien se ajusta al movimiento natural del perro y del adiestrador; su ritmo debe complementar el del perro y el adiestrador también. La música también debe resaltar la personalidad del equipo. La música puede crear un estado de ánimo que refleje la seriedad, la potencia o la alegría del equipo. O puede conjurar una atmósfera de romance o alegría.

“También debes elegir una canción que te guste de verdad”, dice Dawn, “porque durante el entrenamiento y la práctica, se tocará una y otra vez”.

Movimientos poco comunes

Una vez que tienes la opción de elegir la música, los movimientos de una rutina están diseñados para complementar la música. Los movimientos utilizados en el estilo libre pueden ser muy variados, dependiendo de si la rutina se desarrolla para una competición, una demostración o simplemente por diversión.

“El único movimiento que considero un movimiento requerido es la atención”, dice Hurley. Ella define la atención en este contexto como “estar enfocada y comprometida con el manejador”, no necesariamente la atención de “mírame directamente y no mires a otro lado” que a menudo se asocia con la obediencia tradicional.

La necesidad de concentración y atención se debe en parte a que se considera una demostración del vínculo entre el adiestrador y el perro, pero también a que es necesario que el perro vea las señales del adiestrador dentro de la rutina. Hurley señala que la “atención” no es realmente una indicación del verdadero vínculo entre un perro y su adiestrador, sino más bien una forma de presentar esa conexión al público.

Sin embargo, otros movimientos se incorporan comúnmente a las rutinas de estilo libre. El trabajo tradicional de los tacones, por ejemplo, es a menudo la base de un baile. El trabajo de los talones incluye el taconeo del lado derecho e izquierdo, giros con el perro en la posición del talón, y acabados del lado derecho e izquierdo.

El retroceso es otro movimiento común en las rutinas de estilo libre. El retroceso puede hacerse con el perro en la posición del talón del lado derecho o izquierdo, con el perro delante del adiestrador, o con el perro retrocediendo lejos del adiestrador.

A menudo se incorporan movimientos laterales o de lado. Los movimientos laterales pueden hacerse en conjunto con los movimientos del manipulador, en una posición de talón derecho o izquierdo. Los desplazamientos laterales también pueden realizarse con el perro alejándose del adiestrador, o con el perro moviéndose delante del adiestrador.

Se pueden incorporar círculos en los que el perro rodea al adiestrador o a otro objeto. Los giros, en los que el perro gira en un círculo de 360 grados independientemente del adiestrador, también son populares en las rutinas de estilo libre.

Otros movimientos más avanzados incluyen un perro que se balancea entre las piernas del adiestrador. Esto se puede hacer como una figura 8, como un movimiento que se teje entre las piernas, o cuando un perro simplemente pasa por las piernas del adiestrador. Los equipos también pueden incorporar trucos como rodar, arrastrarse o saltar. El trabajo a distancia (cuando un perro hace cualquiera de estos movimientos alejándose del adiestrador) también se considera avanzado.

Hurley enfatiza que no tienes que hacer nada que no sea cómodo para el perro. “Si hay un movimiento o un tipo de movimiento que no funciona bien para mis perros, o que no les gusta, entonces no tengo que hacerlos”, dice Hurley. Esto elimina el estrés y la frustración del entrenamiento; la presión de hacer que un perro haga algo específico desaparece por completo.

“Muy a menudo, los movimientos incorporados en la rutina son movimientos que los perros hacen naturalmente durante el juego. Y como no me preocupa que algo salga mal o que mi perro no haga un determinado movimiento en un determinado momento, estoy más relajado y podemos disfrutar de la interacción y del tiempo que pasamos trabajando juntos”.

Mostrando tus movimientos

Estilo musical canino libre

Es importante señalar que en una competición de estilo libre, pueden requerirse ciertos movimientos en cada nivel, dependiendo de la organización. Por ejemplo, en CFF (la organización en la que participa Dawn), una rutina de inicio se hace sobre la marcha, y debe incluir elementos específicos de escorar, trabajar de frente, giros o pivotes, y vueltas o círculos.

Hay cuatro niveles de competencia en CFF, y en el nivel más avanzado, la rutina se hace sin ataduras e incluye trabajo de distancia, movimientos laterales y retroceso. Todos los niveles también pueden incorporar movimientos como tejer a través de las piernas, arrastrarse, rodar y saltar sobre los brazos o las piernas. Sin embargo, incluso en la competición, los elementos requeridos permiten una gran flexibilidad y creatividad.

Además, hay bastantes organizaciones diferentes que promueven el estilo libre, y cada una tiene su propia filosofía. Al investigar las diferentes vías de competencia, un equipo está seguro de encontrar un partido que funcione para ellos. Y para las rutinas de estilo libre de demostración, exhibición o “sólo por diversión”, por supuesto, todo vale.

Beneficios inesperados del estilo libre musical para los perros

Si competir no es lo tuyo, enfatiza Dawn, puedes llevar tu baile “en el camino” de otras maneras. “Emociona a tus amigos, anima a los que están confinados en hospitales o asilos, o promueve la custodia responsable de mascotas en los niños en las escuelas”, sugiere.

“Aunque disfrutamos compitiendo, la mayoría de nuestras actuaciones son bailando por una causa como el Rescate del Golden Retriever del Norte de California, refugios para animales, sociedades humanitarias, beneficios de rescate y varios eventos deportivos caninos”, dice Dawn. “Candy también es un perro de terapia registrado a través de Delta Pet Partners y actúa en hospitales y hogares de ancianos”.

Hurley se hace eco del sentimiento de que la competición no es el único lugar para el estilo libre. “Como vengo de un ambiente competitivo, las competiciones de estilo libre parecían una elección lógica. Sin embargo, me doy cuenta de que empiezo a disfrutar más de las demostraciones que de las competiciones.

“El estilo libre es una gran manera de mostrar lo que se puede lograr con métodos de entrenamiento positivos. Y como varios de nosotros actuamos con perros de rescate, realmente ayuda a mostrar lo que pueden ser los grandes rescates de perros”, añade.

Hurley dice que también ha actuado en eventos comunitarios como la caminata del Alzheimer y para grupos de ancianos y niños. “Puedes divertirte con tu perro y hacer sonreír a la gente. No hay nada mejor que eso”.

Iniciación al estilo libre musical

Kris Hurley, competidor de estilo libre, profesor y miembro fundador de la Asociación de Deportes de Perros Musicales, sugiere que el primer paso para las personas interesadas en el estilo libre musical es buscar el conocimiento. “Hay tantos recursos maravillosos disponibles para los aficionados al estilo libre: grupos de discusión por correo electrónico, vídeos de entrenamiento, vídeos de competición, seminarios, talleres y clases. Todos estos recursos pueden realmente ayudar a un equipo a empezar”, dice Hurley. “Ya que los seminarios y clases se están volviendo populares, algunas personas piensan que necesitan una clase o seminario para empezar. Creo que es importante recordar que muchos de los mejores freestylers entrenaron por su cuenta.”

Si aún no has visto el estilo libre musical en acción, quizá quieras visitar el sitio web de la Asociación de Deportes de Perros Musicales donde podrás ver un breve vídeo de Hurley y su perra Maggie actuando en “Hang Em High”. El sitio web también tiene videos de otros miembros, incluyendo una conocida rutina musical de estilo libre (gracias al correo electrónico e Internet), Carolyn Scott y Rookie bailando “Youre the One That I Want” de la película “Grease”.

Mardi Richmond es una escritora y entrenadora que comparte la vida con su pareja humana y dos maravillosos perros en Santa Cruz, California. Es la co-autora de Ruffing It: The Complete Guide to Camping with Dogs.

Deja un comentario