Causas y remedios de la diarrea de perro

Causas y remedios de la diarrea de perro

Todos los dueños de perros conocen la sensación de llegar a casa después de un día de trabajo y oler ese olor. Uh-oh. Su perro tiene diarrea. La diarrea de los perros es una enfermedad bastante común entre nuestros amigos caninos. Ahora viene la pregunta inevitable: “¿Deberíamos ir al veterinario?”

La verdad es que, al igual que las personas, a veces a los perros les da diarrea. De la misma forma que no vemos al médico para cada ataque de diarrea, los perros no siempre necesitan atención médica para una enteritis de corta duración (inflamación de los intestinos). A menudo, la diarrea de los perros puede tratarse con terapia en casa y cuidados de convalecencia.

¿Por qué los perros tienen diarrea?

Las causas de la diarrea aguda en ausencia de otros signos son variadas e incluyen indiscreciones en la dieta (por ejemplo: meterse en la basura), bacterias gastrointestinales como la Campylobacter, y parásitos gastrointestinales como anquilostomas, ascárides, tricocéfalos e infecciones protozoarias. En la mayoría de los casos de diarrea aguda y autolimitada, nunca se identifica una causa.

Si su perro parece normal, y está actualmente bajo medicación preventiva de parásitos mensualmente, entonces el tratamiento sintomático en casa es apropiado. Normalmente, la mayoría de las diarreas siguen su curso en un plazo de dos a cuatro días, aunque en algunos casos pueden durar más tiempo. Si hay algún otro signo de enfermedad como vómitos, pérdida de apetito, depresión o dolor, un viaje al veterinario está en orden.

El tratamiento casero para la diarrea aguda puede incluir lo siguiente: una dieta blanda como hamburguesa hervida o pollo con caldo y arroz durante unos días, un probiótico como Fortiflora (disponible sólo a través de los veterinarios) o un probiótico de venta libre y paseos frecuentes. Evite el uso de remedios humanos como la loperamida, también llamada Inmodium. Este medicamento contiene un opiáceo y es fácil que un perro sufra una sobredosis involuntaria.

Si el perro sigue teniendo un buen rendimiento aparte de la diarrea, es conveniente que reciba un tratamiento en casa durante tres o cuatro días.

Causas y remedios de la diarrea de perro

Si la diarrea de su perro no desaparece:

Si la diarrea no se resuelve con el tratamiento, o si el perro presenta otros síntomas, es hora de pedir la opinión de un veterinario. La diarrea se considera crónica cuando persiste durante más de tres semanas a pesar del tratamiento.

La diarrea del perro puede parecer un problema simple, pero en realidad puede ser muy complicado. Su veterinario procederá de forma gradual (como se describe a continuación) para encontrar la causa:

Interrogatorio minucioso

El veterinario le hará una serie de preguntas sobre la salud general de su perro, la dieta, el historial de vacunas y la estrategia de cuidados preventivos. Luego hará preguntas más profundas sobre la diarrea en sí. Esto ayudará a determinar qué tipo de diarrea se produce.

La diarrea puede caracterizarse como intestino delgado, intestino grueso o mixto. En el caso de la diarrea del intestino delgado, se puede observar una frecuencia de normal a mayor, pequeños volúmenes de heces sueltas y acuosas que pueden ser alquitranadas o negras (representando la sangre digerida). A menudo, su perro puede “aguantar” hasta salir al exterior.

En el caso de la diarrea del intestino grueso, habrá una urgencia de ir. Su perro no podrá salir a menos que usted esté prestando mucha atención. A menudo hay moco que cubre las heces, y también puede haber sangre de color rojo brillante. Su perro normalmente hará un esfuerzo durante bastante tiempo durante o después de tener una evacuación intestinal.

En algunos casos, la diarrea puede mezclarse de pequeña a gran, y esto puede ser más difícil de resolver. Su veterinario probablemente le hará muchas preguntas durante esta parte de la visita.

Examen físico de pies a cabeza

Luego viene un examen físico completo. Inicialmente, su mascota debe ser pesada. La pérdida de peso es siempre una señal preocupante. El examen incluirá revisar los ojos, la boca, los oídos, palpar los nódulos linfáticos, escuchar el corazón y los pulmones, palpación profunda del abdomen y un examen rectal.

¡El examen rectal es la parte más importante! Esto ayudará al veterinario a ver cómo es la diarrea, así como a detectar cualquier problema en el área rectal y el colon descendente. También se debe comprobar la temperatura. Si hay fiebre, esto puede ayudar a centrar la atención del veterinario en ciertas áreas como los virus y las bacterias.

Una vez que esto se haya completado, el veterinario debe tener una buena idea de qué tipo de diarrea tiene su mascota, las posibles causas, diagnósticos y opciones de tratamiento.

Diarrea del intestino delgado

Generalmente, los veterinarios comenzarán con diagnósticos y tratamientos conservadores para este tipo de diarrea. Las causas de la diarrea del intestino delgado pueden ser increíblemente variadas y abarcan desde las más benignas y tratables (parásitos) hasta las más graves (enfermedad de Addison).

Inicialmente, un examen fecal puede ser la única prueba realizada. Esto requiere una pequeña muestra de las heces de su perro. El veterinario comprobará esto para descartar parásitos como anquilostomas, gusanos redondos, tricocéfalos, organismos protozoarios y sobrecrecimiento bacteriano.

Incluso si su perro está al día en la prevención mensual, todavía es posible encontrar una infección parasitaria avanzada. Por eso se hace una fecundación. Si se encuentran parásitos, su veterinario lo tratará con un antiparasitario como el fenbendazol, el pirantel y/o el Albon. También discutirá el control ambiental, ya que estos parásitos pueden persistir en el suelo durante largos períodos de tiempo.

Si no se encuentra nada en las heces, su veterinario probablemente le prescribirá un tratamiento con el antiparasitario fenbendazol en caso de un falso negativo en las heces. Otros tratamientos en esta etapa deben incluir una nueva dieta de proteínas, ya que su mascota puede tener una sensibilidad alimentaria o alergia. Esto significa cambiar a su perro a una fuente de proteínas y carbohidratos a la que no haya estado expuesto anteriormente. Algunos ejemplos son el bisonte, el venado, el pato y el canguro, normalmente emparejados con patatas, arroz o guisantes.

Causas y remedios de la diarrea de perro

En esta etapa, muchos veterinarios también prescriben metronidazol (también conocido como Flagyl). El metronidazol es un antibiótico, pero también se cree que tiene propiedades inmunomoduladoras que ayudan a calmar un tracto gastrointestinal inflamado. Muchos perros tendrán una diarrea “sensible a los antibióticos” que desaparecerá con este tratamiento.

Con este enfoque inicial, su perro debería volver a la normalidad en un plazo de tres a diez días. Si en el plazo de una semana, no se observa una mejora en los signos de su perro, entonces el veterinario pasará a otros diagnósticos y tratamientos.

También se debe realizar un recuento sanguíneo completo y un análisis químico (véase “Exámenes físicos para perros mayores”). Esto dará una imagen global de la salud de su perro. Una deshidratación significativa, una disminución de los niveles de proteínas o cambios en el estado de su perro (pérdida de apetito y/o pérdida de peso) pueden indicar un problema de salud más sistémico.

Si el metronidazol no ayuda, entonces puede usarse la Tilosina. La Tilosina es otro antibiótico inmunomodulador que puede ayudar con la inflamación gastrointestinal. También puede tener un efecto probiótico en el intestino al aumentar el número de bacterias enterococos en el intestino delgado. Es muy desagradable para los perros y los gatos, y su veterinario hará que esta medicación sea compuesta, en la mayoría de los casos (o que usted la coloque en su comida).

Una vez más, su veterinario lo controlará durante una semana. Si los síntomas no mejoran, se recomendarán pruebas más avanzadas.

Un panel gastrointestinal (análisis de sangre) debe ser presentado a un laboratorio externo. El veterinario probablemente recomendará el ayuno de su perro de antemano. Esto evalúa los niveles de vitaminas que se encuentran en el cuerpo – particularmente la cobalamina (vitamina B12) y el folato (vitamina B9). Los perros con enfermedades gastrointestinales a menudo muestran una absorción deficiente de estas vitaminas críticas. Este diagnóstico también evalúa la inmunorreactividad similar a la tripsina. Estas pruebas pueden indicar si hay un sobrecrecimiento bacteriano o una condición llamada insuficiencia pancreática exocrina.

En caso de sobrecrecimiento bacteriano, puede ser necesaria una terapia de antibióticos.

La insuficiencia pancreática exocrina es un trastorno común de los perros pastores alemanes, así como de otras razas. Con esta enfermedad, el páncreas no secreta las enzimas digestivas adecuadas. El tratamiento consiste en complementar la dieta con enzimas para ayudar a descomponer la comida y ayudar a su mascota a absorber los nutrientes.

Otra prueba que puede hacerse simultáneamente es una prueba de cortisol en reposo. El cortisol es un esteroide producido por las glándulas suprarrenales. En la enfermedad de Addison (también llamada hipoadrenocorticismo), el cuerpo no produce suficiente cortisol u hormonas reguladoras del agua (llamadas mineralocorticoides).

La enfermedad de Addison puede ser difícil de diagnosticar, ya que los síntomas pueden presentarse de muchas maneras, incluyendo pérdida de peso, escalofríos, disminución del apetito, letargo, diarrea crónica, vómitos intermitentes y desequilibrios electrolíticos.

El tratamiento para la enfermedad de Addison consiste en reemplazar el cortisol y los mineralocorticoides que las glándulas suprarrenales no están produciendo. También hay una forma de Addison llamada atípica. Esto ocurre cuando sólo se reduce la producción de cortisol. Reemplazar esta carencia con esteroides orales puede controlar esta condición.

Si todas estas pruebas son normales, y no se encuentra una causa obvia para la diarrea en curso, su veterinario puede ofrecer la remisión a un especialista en medicina interna veterinaria (DACVIM). En ese momento, se pueden recomendar pruebas más extensas como el ultrasonido abdominal, la cirugía exploratoria y la biopsia. Estos descartarán la infección micótica invasiva como la histoplasmosis y la pitósis, la enfermedad inflamatoria del intestino y el cáncer.

Diarrea del intestino grueso

La diarrea del intestino grueso presenta un dilema de diagnóstico. A menudo, las causas son difíciles de diagnosticar completamente. En muchos casos, para hacer un diagnóstico presunto se utiliza una respuesta al tratamiento en lugar de pruebas exhaustivas.

Al igual que la diarrea del intestino delgado, la diarrea del intestino grueso puede ser causada por parásitos, en particular por los gusanos batidores. Una prueba de diagnóstico inicial será un examen fecal. Tenga en cuenta, sin embargo, que los huevos de los gusanos son muy pesados y no siempre se encuentran en un examen fecal.

Si su veterinario no encuentra parásitos, como en el caso de la diarrea del intestino delgado, es probable que le recomiende un tratamiento con fenbendazol, un antiparasitario eficaz que mata los gusanos del látigo. Persisten durante largos períodos de tiempo en el suelo, por lo que la gestión del medio ambiente es fundamental para prevenir la reinfección. Además, no todos los preventivos cubren contra la infección de los whipworm. Consulte a su veterinario sobre su tratamiento mensual para asegurarse de que su perro esté protegido contra los gusanos de látigo.

Un ensayo de antibióticos puede ser el siguiente paso. La colitis clostridial es una posible causa de diarrea del intestino grueso. No se entiende bien, ya que algunos perros pueden tener la bacteria Clostridium pero no estar enfermos, mientras que otros pueden llegar a estar muy enfermos. El diagnóstico es muy difícil y las recomendaciones cambian continuamente. Generalmente, las infecciones clostridiales responden muy bien a la amoxicilina o a la Tilosina, por lo que su veterinario puede probar un tratamiento con antibióticos para diagnosticar y tratar la diarrea.

Una prueba de fibra – una prueba dietética con un alimento enriquecido con fibra – también puede ayudar a diagnosticar y resolver el problema. En algunos casos, la adición de un alimento enriquecido con fibra puede ser todo lo que su perro necesita para volver a la normalidad. Su veterinario puede ayudarle a seleccionar una dieta de fibra adecuada para su perro.

Muchos perros son alérgicos a ciertos componentes de la comida (el sistema inmunológico responde y causa la diarrea), mientras que otros perros sólo son “sensibles” a determinados elementos de la dieta (el sistema inmunológico no está implicado). Una vez más, el diagnóstico puede ser difícil. Como resultado, es probable que su veterinario le prescriba un ensayo dietético. En este caso, su perro será puesto en una dieta hipoalergénica. Hay varios en el mercado que están hechos de proteína hidrolizada. Esto es cuando la proteína se descompone en unidades tan pequeñas que el sistema inmunológico no reconoce la proteína inicial. Este tipo de dieta debe seguirse rigurosamente si se quiere tener éxito. Tratamientos, medicamentos con sabor para el gusano del corazón y comida de mesa harán que la prueba sea inútil.

En este momento, es probable que se necesiten más análisis de sangre. Si su perro tiene pruebas de cambios en los análisis de sangre y de pérdida de peso, la preocupación por enfermedades sistémicas más graves, como las enfermedades por hongos y el cáncer, pasa a primer plano. En ese momento, debería considerar que lo mejor para su perro es que lo remitan a un especialista en medicina interna veterinaria (DACVIM).

Una nota sobre los boxeadores

Hace unos 30 años se observó que los bóxers padecían una enfermedad grave y progresiva del colon (colitis ulcerosa histiocítica) que causaba una diarrea muy sanguinolenta y mucoide del intestino grueso y la consiguiente pérdida de peso.

Recientemente se ha descubierto que éste responde muy bien a un antibiótico común llamado enrofloxacina (también conocido como Baytril). Si se intenta un tratamiento empírico, debe continuarse durante varias semanas para asegurar que todas las bacterias sean eliminadas; si la población bacteriana no es eliminada completamente, las bacterias más resistentes pueden volver con una venganza.

Si la enrofloxacina no funciona, una biopsia de tejido del colon es la mejor manera de diagnosticar o descartar otras enfermedades posiblemente tratables como las infecciones por hongos.

Diarrea de perro: No es un asunto sencillo

Como puedes ver, la diarrea puede ser un problema complicado de resolver. Llevar un historial exhaustivo de su perro, documentar su dieta y su estrategia de prevención de parásitos en particular, así como vigilar de cerca las deposiciones, puede ayudar enormemente a su veterinario.

Cuando la diarrea se vuelve crónica, puede tomar semanas o meses para resolver la causa subyacente y encontrar un tratamiento efectivo. Sea paciente y trabaje de cerca con su veterinario. Siga las recomendaciones y no intente remedios al azar recomendados por fuentes aleatorias. Con tiempo, paciencia y un buen veterinario, generalmente se puede encontrar una solución.

Catherine Ashe se graduó en la Facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad de Tennessee en 2008. Después de un internado intensivo en emergencias de pequeños animales, practicó medicina de urgencias durante nueve años. Ahora trabaja como veterinaria de rescate en Asheville, Carolina del Norte, y le encanta el lado médico de la medicina. En su tiempo libre, pasa tiempo con su familia, lee vorazmente y disfruta del estilo de vida de la montaña.

Deja un comentario