Perros de alerta para diabéticos

Los perros de servicio para personas con diabetes son los “chismosos” del mundo de los perros, según Rita Martínez, coautora de un nuevo libro, Training Your Diabetic Alert Dog. El trabajo de estos perros especiales es notar un cambio en el nivel de glucosa en la sangre de una persona, y luego decírselo a esa persona. Si esa persona no “escucha” al perro o no es capaz de responder, ¡entonces un perro de alerta para diabéticos puede decírselo a otra persona!

Perros de alerta para diabéticos

288

Nadie lo sabe mejor que Sisi Belcher, cuya perra Nicolina ha dado la alarma en más de una ocasión. Quizás el más dramático ocurrió una vez cuando Belcher estaba trabajando.

Nicolina había acompañado a Belcher a su oficina, que estaba en el departamento de policía en un campus universitario. Mantener la glucosa en la sangre en el rango apropiado es un desafío constante para alguien con diabetes tipo 1. Si Belcher no respondía a una alerta o tenía un problema, se sabía que Nicolina acudía a los compañeros de Belcher para pedir ayuda. En este día en particular, sin embargo, Belcher estaba sola en la oficina cuando su glucosa en sangre se desplomó. Nicolina probablemente buscó ayuda de sus compañeros de trabajo habituales, pero cuando no pudo encontrar a nadie, este ingenioso perro tomó el asunto en sus propias manos.

Nicolina viajó por el pasillo del edificio y terminó en una sala de descanso donde un grupo de oficiales de policía estaban pasando el rato. Los oficiales rápidamente evaluaron la situación: ¿Qué estaba haciendo Nicolina allí sola? ¿Dónde estaba Belcher? Fueron a investigar, sabiendo que algo debía estar mal. Los oficiales de policía encontraron a Belcher incapaz de responder, pero, gracias a los esfuerzos de Nicolina, pudieron pedir asistencia médica y Belcher recibió la ayuda que necesitaba.

Sólo Nicolina sabe exactamente lo que pasó por su mente ese día en particular, pero es evidente que esta perra diabética alerta fue creativa e ingeniosa, y tomó su trabajo como perro chismoso muy en serio.

UN PERRO EN EL TRABAJO Afortunadamente, y en la mayoría de los casos, un perro de alerta para diabéticos (también llamado DAD) puede alertar a la persona antes de que se necesite una intervención médica externa. De hecho, una de las ventajas de vivir con un DAD es que a menudo pueden detectar cambios en la glucosa de la sangre mucho antes de que se registre en un medidor de glucosa en la sangre o en un monitor de glucosa continuo.

Martínez dice que a lo largo de los años, las experiencias de las personas que se emparejan con un DAD muestran que los perros generalmente detectan y alertan sobre aumentos o disminuciones de la glucosa en la sangre 15 a 30 minutos antes de que los cambios aparezcan en un medidor.

“Eso significa que [las personas con diabetes] pueden actuar para corregir su nivel de glucosa en la sangre más pronto, antes de que se salga del rango”, dice Martínez. Tratar las fluctuaciones de la glucosa antes significa un mejor control de la enfermedad y puede ayudar a proteger contra los daños en los ojos, el cerebro y los riñones que tan frecuentemente son causados por la diabetes. La mayoría de las personas que viven con un DAD han mejorado el control de su enfermedad.

Los perros no pueden reemplazar las otras intervenciones y el apoyo que una persona con diabetes debe usar, pero un DAD ofrece otra opción. Belcher señala que Nicolina la ha alertado muchas veces antes de que el medidor registrara cambios. Mientras Belcher observa a su perro, dice: “Sólo mírale la nariz”. Siempre está así”.

TODO SOBRE LA NARIZ ¿Cómo puede un PAPÁ ganarle a un medidor de glucosa? Los científicos no están del todo seguros de por qué, pero cuando la glucosa de la sangre de una persona cambia, crea un olor específico. Este olor rodea a la persona y se encuentra en el aliento, la saliva y el sudor. El cambio de olor se detecta fácilmente por el asombroso sentido del olfato de un perro, y con más de 220 millones de receptores de olor (en comparación con los 5 millones que tienen las personas) reconocer el olor es una tarea natural para un perro. Sin embargo, un perro de alerta para diabéticos hace algo más que reconocer el olor. Un DAD está entrenado para proporcionar una clara señal, llamada alerta, siempre que el olor esté presente. Puede mostrar si la glucosa está alta o baja, y la mayoría de los DAD también están entrenados para ir a buscar ayuda si la persona no responde.

El protocolo que Martínez usa y describe en el Entrenamiento de su perro de alerta para diabéticos comienza por enseñarle la alerta primero, antes de agregar cualquier trabajo de aromatización al entrenamiento. Utilizando métodos de entrenamiento con clicker, se le enseña a cada perro un comportamiento de alerta inicial específico (a menudo un empujón de nariz para los perros más grandes o una acción de patada suave para los perros más pequeños). Cada perro también recibe dos señales adicionales: una para la glucosa alta y otra para la glucosa baja.

Perros de alerta para diabéticos

288

Por ejemplo, un perro puede dar un codazo en la pierna de la persona para indicar que hay un cambio de olor. Esta es la señal de alerta inicial. Luego, la persona alertada puede presentar una mano plana y el perro puede empujar la mano hacia arriba en caso de glucosa alta y hacia abajo en caso de glucosa baja. Martínez recomienda que el adiestrador del perro elija comportamientos de alerta y de señal que el perro puede hacer fácilmente en cualquier lugar y en cualquier momento.

Una vez que la alerta y las señales altas y bajas son completamente confiables y en un indicio verbal, sólo entonces comienza el trabajo de aroma. Para enseñar al perro a reconocer el olor, se puede tomar una muestra de saliva durante un período de glucosa alta o baja. Las muestras pueden guardarse en un congelador y sacarse para las sesiones de entrenamiento. Para empezar, se presenta al perro la muestra, y se le recompensa cuando reconoce el olor. Martínez llama a esto el paso de impresión y dice que los perros generalmente aprenderán a reconocer el olor muy rápidamente, en unas pocas sesiones cortas.

Una vez que el perro conoce el comportamiento de alerta y se ha imprimido en el olor, entonces es entrenado usando una cadena de alerta. La cadena de alerta en el entrenamiento puede parecerse a:

El perro reconoce el olor; la persona da una señal verbal para el comportamiento de alerta; el perro realiza el comportamiento de alerta; la persona hace clic y trata.

Rápidamente, el perro comenzará a emparejar el olor como la señal para el comportamiento de alerta. El olor se convierte en la señal ambiental para ese comportamiento. La cadena, una vez establecida, se transformará en:

El perro reconoce el olor; el perro ofrece la alerta sin que se le pregunte; la persona entonces hace clic y trata.

El entrenamiento, por supuesto, no se detiene aquí. Los DAD necesitan aprender a ofrecer la alerta de forma espontánea, no sólo cuando están “jugando el juego” y las pistas de entrenamiento están presentes. Las señales altas y bajas pueden ser añadidas a la cadena. Los perros deben aprender a hacer la alerta y las señales en una variedad de situaciones, como en público y en un coche. Deben aprender que la alerta es importante incluso cuando están jugando. Deben aprender a despertar y a alertar por la noche.

Hay muchos pasos para entrenar a un DAD para entender que dar la alerta de manera confiable y en cada situación es lo que les hará ganar una recompensa. Martínez enfatiza que es un proceso de trabajo intensivo, y que necesitas tomarte tu tiempo para tener un perro que ame su trabajo y lo haga de manera consistente y precisa.

¿Recompensa para el perro? Para la persona, tener un perro para ayudar con el manejo de la enfermedad es una recompensa obvia. Y, para el amante de los perros, pasar las 24 horas del día con su perro es una ventaja añadida.

¿Pero qué hay del perro? Ser un DAD es un trabajo duro. Los PAD deben ser conscientes todo el tiempo. A veces deben dejar algo que disfrutan para ofrecer una alerta.

Como cualquier perro, la recompensa es una parte crítica del trabajo. Para que un DAD sea fiable, el “sueldo” debe ser muy valioso y debe ser dado generosamente. Para Nicolina, ese cheque de pago viene en forma de un perro caliente.

“Haría cualquier cosa por un perrito caliente”, dice Belcher.

Pero el sueldo es sólo una parte de lo que impulsa a un DAD a hacer el trabajo. Belcher y Martínez están de acuerdo en que el vínculo que se forma entre el adiestrador y el perro es también parte del rompecabezas de la motivación. Tanto la persona como el perro se benefician de esta estrecha relación, y como toda buena relación, se fortalece con el tiempo. Pero hay otra pieza que realmente hace que esto sea un tipo de trabajo especial para un perro. “Estos perros aman su trabajo, están encantados de poder hacerlo”, dijo Martínez. “Un perro usando su nariz es una de las cosas más naturales que hay. Para ellos ser capaz de hacerlo, y divertirse, y hacer feliz a alguien – bueno, no hay nada mejor. ” Pero Martínez también enfatiza que este no es un trabajo al que todos los perros se someten y que no se puede forzar a un perro a realizarlo.

“Tiene que querer hacerlo”, dice Martínez. Todos los perros tienen el olfato para ser perros alerta, pero para un PAD realmente fiable, el perro también debe querer hacerlo y disfrutar haciéndolo. De la misma manera que a un pastor le gusta mover ovejas, a un PAP le debe gustar reconocer el olor y jugar el juego de la alerta.

DIFERENTE DE OTROS PERROS CON OLORES Los PAPÁS y otros perros de alerta médica reconocen los olores, pero lo hacen de una manera muy diferente a la de tu típico perro de búsqueda y rescate, perro de la policía, o incluso un perro que disfruta del deporte del trabajo de la nariz.

La búsqueda de una persona desaparecida, un cadáver, drogas o el aceite de abedul utilizado en el deporte del trabajo de la nariz, implica que el adiestrador dé una pista primero y el perro busque el olor después. Los perros que buscan saben cuándo están de servicio, y tienen mucho tiempo en su vida cuando no están de servicio. Un PAD debe estar al acecho del olor en todo momento. El DAD debe tomar la iniciativa y anunciar (chismear) cuando el olor está presente. No tienen el beneficio de que el controlador diga: Hay algo para que encuentres aquí. Ve a mirar.

Otra cosa que un DAD debe hacer es seguir presionando, incluso si se descarta o no se escucha. Están entrenados para seguir alertando hasta que alguien escuche (y se les da su recompensa).

LA VIDA-MATERIAL DE UN GRAN PAPÁ El entusiasmo que hace a un gran PAPÁ es algo que puede ser fomentado, pero el perro tiene que poseer los rasgos de personalidad adecuados para empezar. Martínez dice que el tipo de perro que lo hace bien como PAPÁ está lo suficientemente alerta como para reconocer el olor y actuar en él de forma independiente, sin ningún tipo de indicaciones.

Como todos los animales de servicio, un DAD que está certificado para el acceso público también debe tener un nivel de comodidad con situaciones extrañas y estar lo suficientemente seguro como para no tener que investigar nuevos lugares, personas o animales.

Un PAD tiene que ser un perro que camina naturalmente esa fina línea entre demasiado entusiasmo (algunos lo llamarían “drive”) y no suficiente entusiasmo. Un buen candidato a PAD es un perro pensante que se siente confiado cuando necesita tomar la iniciativa, pero lo hace con calma.

Nicolina, por todas las apariencias, es un típico laboratorio amarillo de bajo perfil. Ella se relaja, descansando tranquilamente en una cafetería. Puede pasar todo el día con Belcher en el trabajo. Se siente cómoda con otros animales y le encantan los niños. Viaja a través de los aeropuertos y no se asusta por el control o la seguridad. Pero una vez que está al tanto, se vuelve insistente y decidida. Y ese equilibrio de persistencia y calma es lo que hace que un PAD haga bien su trabajo.

Por ejemplo, cuando Nicolina huele o detecta un cambio en el olor de Belcher, se sentará delante de Belcher y mirará fijamente. Esta es su primera alerta. Si Belcher no responde, Nicolina sube la apuesta a un codazo. Si Belcher sigue sin responder, Nicolina le ladrará, y si sigue sin responder, Nicolina encontrará con calma al marido de Belcher, a su compañero de trabajo o a otro ayudante.

ENCONTRAR UN PAPÁ Un PAPÁ puede ser cualquier tipo de perro, siempre y cuando tenga la personalidad adecuada para el trabajo. Un terrier tranquilo y amigable o un Lab con entusiasmo, ambos disfrutarán del trabajo de un PAP. Puede comenzar con un cachorro, pero un perro de rescate bien socializado con la personalidad adecuada puede ser un buen candidato. Puede entrenar a un perro usted mismo, con la ayuda de un entrenador de perros de servicio calificado. O puede elegir encontrar un perro a través de un programa de perros de servicio.

Conseguir un perro de un programa de perros de servicio es una buena opción para algunas personas. El programa entrena al perro primero, y luego te enseña cómo vivir con él. Las ventajas son que se consiguen perros que tienen un historial probado de disfrutar del trabajo y que han sido certificados de acceso público. Las desventajas son que a menudo hay una larga lista de espera, puede haber algunas restricciones en cuanto a la colocación del perro, y la organización puede conservar la propiedad del perro. Algunas organizaciones proporcionan los DAD gratuitamente a una persona calificada; pero otras cobran mucho dinero por un perro adiestrado.

Ya sea que quiera conseguir un perro de una organización o entrenar uno usted mismo con la ayuda de un entrenador de perros de servicio calificado, siempre haga su debida diligencia. Revise el entrenador o la organización cuidadosamente. Pregunte cuánto tiempo llevan haciéndolo, investigue su reputación (no sólo lo que dicen en su sitio web) y compruebe las referencias.

Las ventajas de trabajar en privado con un entrenador incluyen que tendrá la oportunidad de crear lazos durante la fase de socialización y entrenamiento, y aprenderá del proceso cómo mantener las habilidades de su perro. Y un entrenador de perros de servicio de buena reputación tendrá los mismos requisitos estrictos y la certificación para el acceso público que una organización debe poseer.

Perros de alerta para diabéticos

288

La desventaja es que no tendrás confirmación de la aptitud de tu cachorro o perro adulto hasta aproximadamente cuatro meses después del proceso; ¿el perro que tienes realmente querrá hacer este trabajo? Martínez dice que puede ser difícil encontrar el perro adecuado, uno que quiera hacer el trabajo, pero que también esté naturalmente relajado. Si tu perro no pasa la prueba de “querer”, o por alguna otra razón no es el perro adecuado para el trabajo, ¿podrás, emocionalmente, ubicarlo en un buen hogar y comenzar de nuevo?

De cualquier manera, si consigue un perro a través de una organización de servicios o trabaja con un entrenador privado para entrenar a su propio perro, tendrá que continuar el entrenamiento básico durante toda la vida de su perro. Belcher dice que ella y Nicolina practican las conductas de acceso público y las conductas de alerta todos los días, y se recertifican una vez al año.

VIVIENDO CON UN PAPÁ Martínez dice que vivir con un perro de servicio no es para todos. El PAPA se convertirá en alguien que te acompañe a todas partes. No son herramientas o sirvientes, sino compañeros de vida. También se convertirá en alguien cuyas necesidades son iguales a las tuyas a lo largo del día. Vivir con un PAPA te quitará tiempo y energía y añadirá otro gasto. Toda tu familia se verá afectada. Si tienes otras mascotas en la casa, también se verán afectadas.

Uno de los requisitos más importantes para vivir con un PAD es satisfacer su necesidad de ser un perro y participar en actividades caninas. Por ejemplo, Belcher trabaja duro para asegurarse de que Nicolina tenga muchas oportunidades de disfrutar de la vida. Nicolina, dice Belcher, es un perro divertido y social. Le gusta saludar a la gente, jugar con su juguete Wubba Wubba, perseguir un Frisbee y dar largos paseos.

Vivir con un DAD, dice Belcher, cambiará tu vida dramáticamente. Si amas a los perros, los paseos y los juegos serán agradables. Para una persona que vive con un PAD, el requisito de acceso público puede traer las mayores recompensas y también algunos de los mayores desafíos, dice Belcher. Se convertirá en una cartelera ambulante que dice: “Tengo un problema médico”.

“Nicolina llama mucho la atención”, dice Belcher. “Hay que tener mucha paciencia con la gente”. Belcher dice que cuando vives con un DAD, tienes que sentirte cómodo con los extraños sabiendo que hay una razón por la que necesitas un perro de servicio y haciendo preguntas sobre tu condición médica y sobre tu perro. Belcher dice que a veces se siente como una educadora pública. También reconoce que hay raras veces en las que no quiere hablar o educar a los extraños. Pero también ha tenido algunas conversaciones maravillosas de interacciones que algunos podrían considerar una intrusión. Ha podido informar a otros diabéticos acerca de los DAD como compañeros, y acerca de algunos de los estudios médicos y tratamientos en los que ha participado.

Martínez dice que tampoco es raro que una persona que tiene un perro de servicio sea discriminada. Es ilegal impedir el acceso a las personas con perros de servicio, pero no todos los dueños de negocios y propietarios lo saben. A veces es necesario que una persona insista en su derecho de acceso público. Ser asertivo y sentirse cómodo al hablar es útil si se vive con cualquier tipo de perro de servicio.

Martínez hace hincapié en que es muy importante respetar el derecho de una persona a tener un perro para ayudarla con una discapacidad. Y, aunque la mayoría de las personas que se acercan para hablar con la persona o acariciar al perro tienen buenas intenciones, sigue siendo una intrusión. Es importante ser sensible y no distraer a los perros de servicio.

PRIMERO Y PRINCIPAL, LOS PAPAS SON PERROS Martínez y Belcher enfatizan que tener un perro no arreglará tu diabetes, ni te hará mejorar. Los perros no son perfectos. Cometen errores o pueden perder una señal. Belcher se apresura a señalar que las personas también cometen errores y que el equipo utilizado para controlar y monitorear la glucosa tampoco es perfecto.

Se trata del trabajo en equipo. Belcher dice: “Tengo mis intervenciones médicas, tengo a mi marido y tengo a mi perro”. Un DAD es una parte del equipo de apoyo que puede ayudar a una persona con diabetes a mantenerse más saludable. También es un trabajo que es naturalmente adecuado para algunos de nuestros amigos caninos.

Agradecimientos especiales a Rita Martínez y Sisi Belcher por sus contribuciones a este artículo.

Mardi Richmond, MA, CPDT-KA es un escritor y entrenador que se está divirtiendo mucho aprendiendo sobre todo tipo de trabajo de aromas! Vive en Santa Cruz, California, con su pareja y una mezcla de aroma llamada Chance.

Deja un comentario