Análisis de orina canina

Análisis de orina canina

ANÁLISIS DE ORINA PARA PERROS: RESUMEN

1. No dude en autorizar a su veterinario a realizar un análisis de orina, especialmente en los perros mayores, que son más propensos a la insuficiencia renal. Aunque los resultados no muestren problemas, pueden servir de base en el futuro.

2. Aunque suene horrible, la cistocentesis (que utiliza una aguja para extraer la orina directamente de la vejiga) es la mejor manera de recoger una muestra de orina, y no parece molestar a los perros.

El análisis de orina es una prueba de detección que puede ser útil para diagnosticar muchas enfermedades, pero es una prueba especialmente importante que se debe realizar siempre que se espere alguna enfermedad o anomalía del tracto urinario. La aparición anormal de la orina (turbia o de color rojo), la dificultad para orinar, la frecuencia anormal de la micción o el flujo anormal son todos los indicios para ordenar un análisis de orina. La prueba no es invasiva, es relativamente fácil de interpretar y casi todas las clínicas veterinarias tienen los reactivos e instrumentos necesarios para realizarla.

Una prueba de la función renal

Análisis de orina canina

La orina es el producto final de un proceso de filtración que elimina los productos de desecho y los productos finales metabólicos del suero sanguíneo. Además, los riñones ayudan a mantener el equilibrio de los fluidos en el cuerpo concentrando (o diluyendo) el filtrado de los riñones.

La unidad funcional del riñón es la nefrona, que está compuesta por el glomérulo (con su correspondiente lecho vascular que sirve de unidad de filtración) y el túbulo, que modifica el filtrado. Desde el riñón, el filtrado pasa a través de los uréteres al órgano de almacenamiento, la vejiga, donde permanece hasta que se vacía a través de la uretra y los genitales externos. El análisis del sedimento de la orina refleja la salud de todas estas estructuras y las células que las recubren.

Un análisis de orina completo probará la función de las nefronas; proporcionará algunas indicaciones del estado metabólico actual del animal; y demostrará el estado relativo de los fluidos del cuerpo. Además, el análisis de orina evalúa las sustancias en la orina que podrían indicar una enfermedad en curso.

Análisis de orina

Las muestras frescas dan los mejores resultados; las muestras deben ser analizadas dentro de las dos horas, o hasta seis horas después de la recolección si han sido refrigeradas. Las muestras pueden ser recogidas por medio de un catéter, cistocentesis (extracción de orina utilizando una aguja estéril para golpear a través de la cavidad abdominal hasta la vejiga), o captando un flujo de medio flujo en un contenedor limpio – más fácil de decir que de hacer, especialmente con perros pequeños y hembras que se agachan hasta el suelo.

Cada uno de estos métodos de recolección tiene sus ventajas y desventajas, y a menudo, a menos que se sea rápido con el tarro de recolección y rápido en entregarlo a la clínica veterinaria, puede ser más fácil hacer que los técnicos lo recolecten en la clínica y lo lean en casa. Dependiendo de la condición que se sospeche, también puede haber un mejor momento del día para la recolección; consulte con su veterinario.

En el laboratorio, se observa la orina para detectar anomalías de color u olor; se determina la gravedad específica colocando una gota de orina en un instrumento portátil llamado refractómetro; y se analizan diversas sustancias químicas en la orina sumergiendo una varilla impregnada de sustancias químicas en la orina y observando los cambios de color. Finalmente, la muestra se centrifuga y el sedimento se analiza bajo el microscopio para detectar la presencia de células, moldes, cristales, microorganismos y células tumorales.

Nota: La orina proporciona un lugar de bienvenida para que crezcan las bacterias; la contaminación bacteriana del ambiente circundante es un error común cuando una muestra no se manipula adecuadamente o cuando se deja en el mostrador durante horas antes de ser analizada.

Cuando hice trabajos de socorro en diferentes clínicas, a menudo vi manchas que se habían contaminado con bacterias o levaduras, dejando al personal de la clínica con la impresión de que todas las muestras de orina que se analizaban en su clínica provenían de animales infectados. Me acostumbré a poner una pequeña mancha en un portaobjetos y a buscar la contaminación bacteriana bajo el microscopio antes de analizar las muestras de orina.

– Color y olor. El color de la orina es claro cuando se diluye; normalmente es amarillento debido a los urocromos de la orina, y el color amarillo se intensifica cuando se concentra (es decir, cuando el animal está deshidratado). La orina puede captar una variedad de colores y olores, y éstos pueden indicar enfermedad, dieta o drogas. Por ejemplo, un aspecto turbio puede deberse a células del tracto urinario, bacterias, grasa, cristales o moco; un examen del sedimento diferenciará entre estas posibilidades. La orina de color rojo puede deberse a glóbulos rojos, hemoglobina, ingestión reciente de remolacha o a una de varias drogas.

La orina con un fuerte olor a amoníaco puede provenir de un tracto urogenital infectado; algunas bacterias son divisoras de urea, creando el olor a amoníaco.

– Gravedad específica. La gravedad específica mide la densidad de la orina, relativa a la masa de un volumen igual de agua, y se determina usando un refractómetro. La osmolalidad, una medida del número de partículas solubles en la orina, también puede utilizarse para diferenciar enfermedades.

Uno de los primeros signos de la enfermedad tubular renal es la pérdida de la capacidad de concentración de los túbulos. La gravedad específica canina normal suele ser superior a 1.030. Una gravedad específica por encima o por debajo de 1.010 ± 0.002 indica capacidad funcional.

Una gravedad específica “fija” de 1,008 a 1,012 (isostenuria) indica que los túbulos no funcionan normalmente. Una gravedad específica inferior a 1,008 puede indicar una enfermedad temprana: diabetes insípida, hipoadrenocorticismo (enfermedad de Addison) o enfermedad renal primaria.

La palabra clave en lo anterior es “fijo”. Por ejemplo, la terapia de fluidos puede disminuir temporalmente el valor por debajo de 1,008, pero si los túbulos son funcionales, el valor volverá a estar por encima de 1,012 después de que la terapia haya cesado. La gravedad específica de la orina de un perro deshidratado puede ser superior a 1,030, pero después de la rehidratación, debería mostrar valores más normales.

Aunque la gravedad específica es un ensayo clave para determinar la función renal, si se sospecha que existe un problema, siempre debe realizarse junto con pruebas para determinar los niveles de nitrógeno ureico en sangre (BUN) y creatinina del perro para diagnosticar o descartar la insuficiencia renal.

Pruebas “Dip Stick” para perros

Las siguientes pruebas – pH, proteínas, glucosa, cetonas, sangre oculta y bilirrubina – se realizan sumergiendo una “varilla de inmersión” en orina fresca y observando los cambios de color debidos a las reacciones químicas de los reactivos contenidos en pequeños parches situados a lo largo de la varilla de reactivo.

Algunas varillas de inmersión también contienen reactivos para nitrito o leucocito esterasa. Una prueba de nitrito positiva indica que las bacterias pueden estar presentes en cantidades significativas, especialmente las varillas de Gram negativo como la E. coli. La leucocitosterasa mide la presencia de glóbulos blancos, ya sea que estén intactos o lisados (parcialmente destruidos o disueltos). Así pues, una prueba positiva indica infección; una prueba negativa indica que es improbable que se produzca una infección.

– pH. El pH de la orina depende de la dieta del animal. En los herbívoros es alcalino; los carnívoros y omnívoros tienen orina de ácida a alcalina, dependiendo de la cantidad de proteínas en la dieta.

La acidez de la orina también puede deberse a la inanición, la fiebre, la acidosis metabólica o respiratoria, el ejercicio muscular prolongado o la administración de sales ácidas (por ejemplo, el cloruro de amonio). La alcalinidad de la orina puede deberse a infecciones bacterianas (cistitis), alcalosis metabólica o respiratoria, o ingestión de bicarbonato de sodio.

– Proteínas. Una pequeña cantidad de proteína pasa por el filtro glomerular pero es reabsorbida por los túbulos renales; en consecuencia, la orina normal suele ser negativa cuando se analiza la proteína. En la orina concentrada (gravedad específica superior a 1,050) puede ser normal un nivel de reacción que oscile entre un mínimo y un máximo de 1.

Una ligera proteinurea transitoria puede estar asociada a la fiebre, el ejercicio muscular o las convulsiones. Un falso positivo puede ocurrir con orina alcalina (pH mayor de 8.5), y la hemoglobina o la mioglobina en la orina también puede causar resultados falsos positivos.

La presencia constante de más de un rastro de proteína en la orina no concentrada indica la necesidad de realizar más diagnósticos para determinar la causa. Entre las posibles causas figuran: la inflamación del tracto urinario inferior (o cistitis, que suele ir acompañada de la presencia de glóbulos rojos o blancos que decoloran la orina); anomalías en el sistema de filtración (la glomerulonefritis y la amiloidosis renal son las causas más comunes); o posiblemente de la prostatitis, la uretritis y las secreciones vaginales o prepuciales. En raras ocasiones, una forma de tumor (tumor de células plasmáticas) produce proteínas de bajo peso molecular (proteínas de Bence Jones) que pasan a través del filtro del riñón, y que pueden crear una prueba de proteína positiva.

– Glucosa. La presencia de glucosa en la orina es una prueba de detección primaria para la diabetes mellitus. El riñón del perro normal puede reabsorber cantidades de glucosa en sangre de hasta unos 180 mg/dl, y sólo las cantidades que superen este valor se verterán en la orina.

La prueba de la glucosa con la varilla de inmersión normalmente debería ser negativa. La diabetes mellitus se debe a una falta absoluta o relativa de insulina y se define como una glucosa persistentemente alta (más de 180-200 mg/dl) en la sangre.

Hay varios artefactos, dependiendo del tipo de tira reactiva utilizada, que pueden interferir con las pruebas de glucosa con varilla de inmersión.

Los falsos negativos pueden ser causados por la orina refrigerada; grandes cantidades de ácido ascórbico debido a los altos niveles de vitamina C o a la terapia de tetraciclina (la interferencia terapéutica de la vitamina C con los resultados de las pruebas es una consideración especial si su perro toma altas dosis de vitamina C); salicilatos; o grandes cantidades de proteína en la orina.

Los valores falsamente aumentados pueden deberse al peróxido de hidrógeno o a la lejía (causados por la recogida de la muestra en una botella de lejía vieja, por ejemplo). Además, muchos antibióticos pueden causar resultados positivos falsos.

Aunque la causa más común de la glucosuria es la diabetes mellitus, hay otras causas físicas que pueden elevar el nivel de azúcar en la sangre lo suficiente como para que se lea en la varilla de buceo. El estrés puede causar una elevación leve y transitoria (especialmente en los gatos), hemorragia del tracto renal, disfunción tubular renal e hiperadrenocorticismo (enfermedad de Cushing).

Además, hay varias enfermedades específicas de la raza que no están relacionadas con la diabetes y que causan el derrame de glucosa en la orina. (Este fenómeno causante de la glucosuria tiene dos etiologías diferentes y ha sido reportado en el Basenji, el Alce Noruego, el Perro Ovejero de Shetland, el Schnauzer Miniatura, el Terrier Escocés y las razas mixtas).

Una prueba de glucosa positiva en la orina es una indicación de que se debe realizar una prueba de glucosa en la sangre.

– Cetonas. El exceso de cetonas se produce cuando el animal está metabolizando los ácidos grasos como fuente de energía. Se puede observar una cetonuria leve en perros desnutridos, y frecuentemente acompaña a casos avanzados de diabetes mellitus canina.

El olor de las cetonas puede detectarse en el aliento o en la orina de los animales en ayunas o hambrientos y, por cierto, en el aliento de algunas personas que están a dieta. El olor a cetonas indica que el cuerpo de la persona está metabolizando el exceso de grasa corporal. Algunas personas pueden detectar el olor fácilmente – huele a quitaesmalte de uñas; otras no son tan sensibles.

– Sangre oculta. Una reacción positiva indica glóbulos rojos, hemoglobina libre (por la descomposición de los glóbulos rojos) o mioglobina (un subproducto de la descomposición muscular).

Una reacción positiva debe ser interpretada a la luz de lo que se ve en el sedimento. En el sedimento pueden verse glóbulos rojos o yesos de glóbulos rojos; su presencia refleja una hemorragia en el tracto urinario.

Si no se ven los glóbulos rojos, la reacción positiva puede ser de la hemoglobina, lo que indica que o bien los glóbulos rojos se han descompuesto en la orina, liberando hemoglobina libre, o el resultado positivo puede deberse a la mioglobina, el pigmento del músculo que transporta el oxígeno.

– Bilirrubina. La bilirrubina es un pigmento que se encuentra en la bilis del hígado, y se forma principalmente a partir de la descomposición de los glóbulos rojos y la posterior liberación de la hemoglobina que contenían.

La bilirrubina aparece en la orina si hay un aumento en la concentración del suero. Pequeñas cantidades (trazas de 1+) son normales, pero un resultado de 3+ o superior es significativo e indica la necesidad de una evaluación del estado de los glóbulos rojos, posiblemente junto con otras pruebas de función hepática.

Algunas causas de la orina descolorida

Color de la orina Posibles causas Amarillo-naranja, Verde o negro Bilirrubina Marrón o amarillo óxido MetronidazolSulfonamidas Rojo-marrón MioglobinaRBCsHemoglobinaDilantinaIntoxicación crónica por plomo o mercurio Rojo- Púrpura PorfirinasFenolftaleína Rojo RBCsHemoglobina o mioglobinaTintesBeets Azul Azul de metileno Azul- verde Infección del tracto urinario debido a Pseudomonas aeruginosa Láctea Infección (pyuria)Grasa dietética

Evaluación de los sedimentos de orina canina

Una vez que la orina ha sido evaluada visualmente y con la varilla de inmersión, la muestra se centrifuga, la porción de líquido se desecha y los elementos celulares y no líquidos restantes se evalúan bajo el microscopio. Los resultados se comunican en el número medio de células u otros elementos observados en cada campo de alta potencia (/hpf) o de baja potencia (/lpf). La orina normal recogida mediante cistocentesis contiene sólo un pequeño número de células y otros elementos formados de las vías urinarias.

Leucocitos (glóbulos blancos). Los valores normales pueden ser de 0 a 3/hpf en la orina recogida por cistocentesis. El aumento del número (piuria) apoya la presencia de inflamación (cistitis).

– Eritrocitos (glóbulos rojos). La orina normal puede tener unos pocos glóbulos rojos (0 a 3/hpf). El aumento en el número indica inflamación o hemorragia. Si los glóbulos rojos se ven en un yeso (ver abajo), se sugiere una hemorragia en el riñón. La sangre en la orina (hematuria) puede estar asociada con cálculos en el sistema urinario (urolitos), tumores, infección bacteriana, traumatismos, cistitis estéril, diversas enfermedades renales, parásitos urinarios y trombocitopenia (disminución del número de plaquetas o trombocitos, las células formadoras de coágulos en la sangre).

– Células. Unas pocas células redondas grandes y pequeñas pueden aparecer en la orina normal, pero su número puede aumentar en animales con cistitis, tumores u otras inflamaciones del tracto urinario. La evaluación del sedimento de la orina bajo el microscopio es una buena manera de detectar tumores del tracto urinario.

– Yeso. Los moldes de orina son moldes cilíndricos de los túbulos del riñón, formados por proteínas o células agregadas dentro de los túbulos y luego pasados a la orina, donde pueden ser vistos en un examen microscópico. La orina de animales normales contiene sólo unos pocos moldes hialinos (2 o menos/lpf) o granulares (1 o menos/lpf). El tipo de yeso presente representa una continuidad de la gravedad de la enfermedad – desde leve (hialina) a más grave (granular) a muy grave (ceroso). Las causas y la importancia de los yesos de orina se resumen en el cuadro anterior.

– Bacterias. Las bacterias pueden introducirse en la orina normal a través del proceso de recolección cuando se utiliza la cateterización o la recolección de la mitad del flujo. Las bacterias que se encuentran en la orina recolectada por cistocentesis indican un proceso infeccioso. Si se encuentra una infección bacteriana significativa, el veterinario puede ordenar o realizar una prueba de tinción de Gram en orina para identificar las bacterias y determinar el antibiótico más apropiado para el tratamiento.

– Levaduras y hongos. Se trata de contaminantes que pueden haberse introducido durante la recolección o a través de manchas contaminadas utilizadas para evaluar el sedimento.

– Cristales. Dado que la aparición de cristales en la orina (cristaluria) puede ser un hallazgo normal, su presencia debe ser evaluada en relación con el pH y la concentración de la orina. Nos fijamos en el pH porque algunos cristales se verán normalmente en la orina ácida; otros requieren un medio alcalino para formarse. Por ejemplo, los cristales de fosfato triple se asocian con cierta formación de cálculos urinarios, pero se presentan con mayor frecuencia en la orina alcalina sin la presencia de cálculos.

También consideramos la concentración de la orina. Los cristales detectados en la orina diluida son más significativos que los cristales vistos en la orina concentrada, donde se podrían esperar más cristales.

Ciertos cristales pueden ser de importancia para el diagnóstico. Por ejemplo: los cristales de cistina pueden estar asociados con urolitos de cistina, el biurato de amonio sugiere una insuficiencia hepática, y la toxicidad del etilenglicol (anticongelante) a menudo crea un cristal cruzado característico de Malta.

– Esperma. Los espermatozoides se encuentran en aproximadamente una cuarta parte de las muestras de orina tomadas por cistocentesis de machos intactos y hembras recién criadas. En los machos no castrados, un cierto número de espermatozoides equivocados deben nadar a través del conducto deferente (el tubo de salida de los testículos) por el conducto eyaculatorio, a través de la próstata hasta la uretra, y luego hasta la vejiga. En la hembra, los espermatozoides errantes, salpicados por la vulva de la hembra durante la reproducción, deben ser capaces de nadar a través de la uretra hasta su vejiga.

Interpretación de los moldes de orina

Tipo de yeso Asociado con Interpretación HialinaProteína en la orinaInsignificanteDescamación del tubo epitelial del riñónDaño tubular agudo y severoCélula epitelial tubular a granular degeneraciónSugiere enfermedad tubularCera se desarrollan a partir de moldes celulares y epitelialesIndican una lesión tubular crónicaLeucocitos (glóbulos blancos) Inflamación de los riñonesSugiere una infección de los riñonesEritrocitos (glóbulos rojos) HemorragiaUsualmente el resultado de un traumatismo

Diagnóstico final de un análisis de orina

Aunque el análisis de orina puede ser la más sencilla de las pruebas de diagnóstico disponibles, todavía hay un toque de arte-forma en sus interpretaciones. Es una prueba barata, y casi todas las clínicas veterinarias pueden realizarla en casa, aunque algunos directores de clínicas prefieren enviarlas a laboratorios veterinarios comerciales.

Finalmente, como siempre, los resultados del análisis de orina deben ser correlacionados con otras observaciones, la historia del perro, con otras pruebas y con los signos y síntomas que el perro está demostrando. Al final, sin embargo, el análisis de orina es una de las herramientas más vitales disponibles para el diagnosticador.

El Dr. Randy Kidd obtuvo su título de DVM en la Universidad Estatal de Ohio y su doctorado en Patología/Patología Clínica en la Universidad Estatal de Kansas. Ex presidente de la Asociación Médica Veterinaria Holística Americana, es autor de la Guía del Dr. Kidd para el cuidado herbario de perros y la Guía del Dr. Kidd para el cuidado herbario de gatos.

Deja un comentario