Infecciones del tracto urinario en los perros

Infecciones del tracto urinario en los perros

Las infecciones del tracto urinario (UTI) son uno de los problemas más comunes que se observan en la práctica veterinaria de pequeños animales. La definición de una UTI es una colonización de bacterias patológicas en el ambiente normalmente estéril dentro del tracto urinario. Hay muchas condiciones médicas que hacen que un perro sea propenso a infecciones del tracto urinario, algunas de las cuales pueden ser prevenidas. Saber reconocer el problema es el primer paso para obtener el diagnóstico y el plan de tratamiento adecuados para su perro.

¿Pueden los perros contraer infecciones de las vías respiratorias?

El tracto urinario está compuesto por los riñones, los uréteres, la vejiga y la uretra. Los perros tienen dos riñones en forma de frijol ubicados en el medio del abdomen. Los riñones son responsables de filtrar la sangre y de excretar los desechos en forma de orina. Como la orina se crea continuamente, sale de cada riñón a través de un pequeño tubo llamado uréter. Los uréteres se sumergen en la vejiga, que es un tanque de recolección muscular. Cuando el perro está listo para orinar, los músculos de la vejiga se contraen y la orina se vacía a través de un tubo llamado uretra, que transporta la orina fuera del perro.

Los problemas pueden desarrollarse en cualquier lugar a lo largo de este camino, pero el área de preocupación más común es dentro de la propia vejiga. Cuando se refieren a las infecciones de las vías urinarias, los veterinarios casi siempre se refieren a las infecciones dentro del tracto urinario inferior, o la propia vejiga. Las infecciones del tracto urinario superior, o de los riñones, se denominan más comúnmente pielonefritis y son de naturaleza más grave.

Infecciones del tracto urinario en los perros

Signos de una infección urinaria en perros

Los signos de que su perro tiene una infección del tracto urinario pueden ser bastante variables. Normalmente, los perros con una infección del tracto urinario inferior no desarrollan fiebre y se comportan de forma normal, aparte de cambiar el patrón de sus hábitos de micción. Algunos perros pueden ser completamente asintomáticos, mientras que otros muestran una urgencia o frecuencia dramática al orinar volúmenes muy pequeños. Algunos perros beberán cantidades excesivas de agua, y algunos lamerán su región genital, especialmente después de orinar. Ocasionalmente, el dueño notará hematuria (sangre o coágulos de sangre en la orina de su perro).

Sin embargo, es importante señalar que no todos los perros con mayor frecuencia, urgencia y hematuria tienen infecciones del tracto urinario. Hay otros problemas médicos que pueden parecer clínicamente similares, incluyendo cistitis estéril (inflamación de la vejiga sin bacterias), urolitos (cálculos en la vejiga) y cáncer. Por lo tanto, es muy importante que vaya al veterinario si nota algún cambio en el patrón habitual de micción de su perro.

Diagnóstico de UTI en perros

Diagnosticar una infección de las vías urinarias es relativamente sencillo. Su veterinario recogerá una muestra de orina y la someterá a una serie de pruebas.

Típicamente, la orina se evalúa primero macroscópicamente analizando su color y turbidez (nubosidad o claridad). Luego la orina es analizada por su gravedad específica (concentración). La orina demasiado diluida o concentrada puede ser un factor importante a tener en cuenta en el análisis de los demás valores de la orina y puede ser una pista importante en un trastorno médico subyacente.

Luego se coloca la orina en una tira de prueba de orina, que comprueba la naturaleza bioquímica de la orina. Se documentan el pH, el nivel de proteínas, la presencia de glóbulos rojos, glóbulos blancos, bilirrubina, glucosa y cetonas.

El último paso es mirar la orina bajo el microscopio. La citología (análisis microscópico) confirmará los hallazgos de las tiras de orina y permitirá estimar el número de glóbulos rojos y blancos. El análisis citológico también buscará la presencia de cristales, yesos y bacterias, todos ellos importantes en el diagnóstico de una infección urinaria y otros trastornos del tracto urinario.

Infecciones del tracto urinario en los perros

Una muestra de orina normal es estéril (no contiene bacterias). Típicamente, la orina es de color amarillo claro y microscópicamente hay muy poco sedimento – no hay glóbulos rojos o blancos y no hay bacterias presentes. Muchos parámetros pueden cambiar cuando un paciente tiene una infección de orina, por lo que toda la información de la tira de análisis de orina junto con la citología de la orina debe ser considerada en el diagnóstico.

Al recopilar toda esta información, su veterinario podrá concluir si su perro tiene o no una infección de la vejiga. Sin embargo, no podrá identificar el tipo de bacteria que causó la infección sin hacer más pruebas.

Para identificar las bacterias exactas presentes, será necesario realizar un cultivo. La orina se recogerá de forma estéril mediante cistocentesis (inserción de una aguja en la vejiga para extraer un pequeño volumen de orina). La orina se coloca en un tubo estéril y se envía a un laboratorio para su análisis.

En el laboratorio la muestra de orina se colocará en una placa de Petri y se dejará incubar durante varios días. Si no crece nada, es probable que su perro no tenga una infección bacteriana del tracto urinario. Si las bacterias crecen, el técnico de laboratorio identificará las bacterias y le dará a su veterinario un patrón de susceptibilidad, que le dirá qué antibióticos serán efectivos para la infección actual.

Ventajas y desventajas de las diferentes formas de recoger la orina de su perro

TÉCNICA DE RECOGIDA DE ORINA PROS CONS MUESTRA DE CAPTURA LIBRE Se utiliza un plato limpio para recoger la orina que su mascota está vaciando de forma natural.

La flora bacteriana normal puede contaminar la orina al pasar por el pene/prepucio o a través de la vulva.

Las muestras capturadas libremente no deben utilizarse para el cultivo.

Si hay un problema en el tracto urinario más abajo de la vejiga (próstata o uretra, por ejemplo), puede haber células anormales recogidas cuando la orina sale del cuerpo.

CATETERIZACIÓN La orina se recoge mediante la inserción de un tubo estrecho y flexible en el orificio de la uretra; el tubo se introduce directamente en la vejiga urinaria y la orina se drena a través del tubo en una jeringa de recogida. Este es un procedimiento relativamente sencillo para recoger la orina si el paciente está incómodo de espaldas o la vejiga es demasiado pequeña para alcanzarla mediante la cistocentesis.

El procedimiento puede ser ligeramente incómodo para el paciente ya que el catéter se alimenta a través de la uretra.

Las hembras de perro son muy difíciles de cateterizar.

A veces las bacterias pueden introducirse en la vejiga desde la inserción del catéter urinario.

CISTOCENTESIS La orina se recoge mediante la inserción de una aguja guiada por ultrasonido en la vejiga; este es el estándar de oro para la recogida de orina estéril.

No hay posibilidad de contaminación de otras partes del tracto urinario.

Permite la visualización de la vejiga con el ultrasonido, lo que puede ayudar a identificar las masas de la vejiga y los urolitos (cálculos en la vejiga) que pueden pasarse por alto con una muestra de captura libre.

Esto puede ser estresante para algunos animales porque luego necesitan ser rodados sobre sus espaldas para una adecuada sujeción para realizar el procedimiento.

Existe un pequeño riesgo de contaminación sanguínea de la muestra de orina si hay sangrado en el lugar de inserción de la aguja.

Causas de las infecciones del tracto urinario

Una serie de condiciones médicas y físicas pueden hacer que un paciente sea propenso a desarrollar una infección en el tracto urinario. Las mujeres son más susceptibles que los hombres a desarrollar una infección de las vías urinarias. Las bacterias (a menudo contaminantes fecales) pueden viajar más fácilmente por la uretra en las hembras debido a la longitud relativamente corta de la uretra en comparación con el macho. Además, algunas hembras tienen una anomalía anatómica llamada vulva “recóndita” o “juvenil”, en la que la vulva está metida bajo un pliegue excesivo de piel, creando un entorno perfecto para que los organismos crezcan. Si este es el caso, un sencillo procedimiento quirúrgico llamado vulvoplastia puede corregir la anatomía para remover el tejido excesivo y evertir la vulva (hacerla girar hacia afuera).

Infecciones del tracto urinario en los perros

En el perro macho – especialmente el macho intacto – la hipertrofia prostática benigna y la prostatitis (infección o inflamación de la glándula prostática) pueden hacerlo susceptible a la infección. La castración se recomienda a menudo para los perros machos intactos con infecciones recurrentes del tracto urinario. Sin embargo, el sexo y la anatomía no son las únicas condiciones que hacen que los perros sean propensos a las infecciones.

Las enfermedades sistémicas y algunos medicamentos también pueden predisponer a su perro a infecciones del tracto urinario. Enfermedades como la diabetes, la enfermedad renal, la enfermedad de Cushing y los trastornos neurológicos pueden causar infecciones de las vías urinarias. Si su perro desarrolla infecciones recurrentes del tracto urinario, puede valer la pena investigar más a fondo para ver si existe una condición médica subyacente que lo predisponga. Ciertos medicamentos, como la prednisona u otros medicamentos inmunosupresores, también pueden hacer que un perro sea propenso a las enfermedades del tracto urinario.

Tratamiento de las infecciones urinarias en perros

El tratamiento de las infecciones del tracto urinario por primera vez suele incluir el tratamiento con antibióticos de amplio espectro. Sin embargo, a medida que la resistencia bacteriana se hace más común en la medicina veterinaria, se están recomendando cultivos antes de lo que se había sugerido anteriormente. Es conveniente revisar una muestra de orina al final del tratamiento con antibióticos para confirmar que la infección se ha resuelto.

Seguir las recomendaciones de su veterinario para el tratamiento y terminar el curso completo de antibióticos ayudará a prevenir el desarrollo de bacterias resistentes.

Ocasionalmente, vemos a un paciente con infecciones recurrentes del tracto urinario. Esto puede ser muy frustrante tanto para el dueño del perro como para el veterinario. Tratar de identificar y corregir la predisposición subyacente es el mejor curso de acción para prevenir una futura recurrencia. Sin embargo, esto no siempre es posible.

En estos casos, a veces se recomienda la administración de suplementos. Otras cosas que puede hacer en casa son fomentar el consumo de agua añadiendo agua a la comida de su perro y permitir que los descansos más frecuentes para ir al baño limpien la vejiga.

Las infecciones del tracto urinario, aunque son comunes, no suelen ser de naturaleza muy grave. Dicho esto, nunca deben ser ignoradas, ya que a veces son una pista para otro problema subyacente más grave. Un reconocimiento rápido por su parte ayudará a un rápido diagnóstico y tratamiento para su perro.

Suplementos que ayudan a prevenir las infecciones de las vías urinarias

  • El arándano y la D-manosa han demostrado que inhiben la unión de ciertas bacterias a la pared de la vejiga
  • Los probióticos ayudan a repoblar el intestino y la vagina con la flora microbiana normal
  • Una dieta de buena calidad fortalecerá el sistema inmunológico

Lauren Brower Wacholder es una veterinaria integradora del Hospital de Animales Canyon en Laguna Beach, California. Practica tanto la medicina convencional como la integradora, incluyendo la acupuntura, la medicina herbal y la terapia de láser frío.

Deja un comentario