La importancia de los análisis de sangre para su perro

La importancia de los análisis de sangre para su perro

Tu cachorro de seis meses está programado para ser castrado mañana. Cuando llame para confirmar su cita, y revise la estimación de los cargos del veterinario con la recepcionista, se enterará de que se le cobrará $60 por un análisis de sangre. ¿Es esto necesario?

– Tu Golden Retriever de cinco años parece enfermo. Lo está observando por si hay alguna evidencia de enfermedad o lesión. Y aún así, todo lo que puedes encontrar es que Ralph parece “no ser él mismo”. Un amigo te insta a hacerte un análisis de sangre de Ralph… ¿Para qué?

– Tu caniche tiene ocho años. Tiene mal aliento y dientes incrustados de sarro, así que haces planes para llevarla a un veterinario para que le limpien los dientes. Sin embargo, el doctor exige un análisis de sangre antes de anestesiarla para una limpieza dental. ¿Qué tiene que ver eso con todo esto?

La importancia de los análisis de sangre para su perro

– En un reciente examen médico, el veterinario le preguntó sobre el nivel de actividad de su hijo de 12 años, Pointer. Le explica que el perro ha comenzado a declinar para unirse a usted en su trote diario, y lo atribuye al inicio de su “vejez”. Pero su veterinario se alarma, y pide que le hagan análisis de sangre. ¿No es normal que un perro viejo quiera descansar?

La visita a un veterinario es inminente para cada animal, aunque la justificación para el análisis de sangre de cada individuo es diferente. En cada uno de los casos que hemos descrito, el análisis de sangre revelará una gran cantidad de información útil sobre el estado de salud del perro. Sin embargo, hay casos en los que esta información no es realmente necesaria. ¿Cómo puede saber cuándo los análisis de sangre compensarán y no compensarán su inversión con información que es crítica para diseñar un plan de tratamiento para su perro?

Puedes responder a la pregunta por ti mismo, una vez que entiendas lo que los análisis de sangre pueden y no pueden hacer.

¿Qué es un análisis de sangre?

La sangre está compuesta por diferentes tipos de células, y el estado y el porcentaje del tipo de célula presente en la mezcla comunica hechos importantes. Hay una variedad de formas de examinar la sangre; cada método de examen revela información específica. Una inspección morfológica consiste en observar la forma de las células sanguíneas bajo un microscopio. Un recuento sanguíneo completo (RSC) es justo lo que parece: un recuento real de los diversos tipos de glóbulos rojos (RBC), glóbulos blancos (WBC) y plaquetas presentes en un volumen específico de sangre. El objetivo de medir la sangre por medio de un hematocrito (HCT) o volumen de células empaquetadas (PCV) es determinar la cantidad de glóbulos rojos.

Un perfil químico identifica y cuantifica otros agentes en la sangre, incluyendo enzimas, glucosa, proteínas, electrolitos, colesterol y otras sustancias producidas por los órganos internos. Una “pantalla química”, como se le llama a menudo, puede decirle a un observador entrenado qué tan bien están funcionando estos órganos. Por ejemplo, la falta de albúmina, que es producida por el hígado, puede alertar sobre la disminución de la función hepática; una alta cantidad de amilasa, que es producida por el páncreas, puede indicar una enfermedad pancreática y/o renal. Por lo general, de cada muestra de sangre se obtienen 28 valores químicos diferentes y, si se estudian conjuntamente, estas pruebas pueden ayudar a identificar la ubicación y la gravedad de la enfermedad en el cuerpo.

La sangre puede ser considerada como un rico río de información sobre el cuerpo. Si bien es posible que un perro pueda tener problemas de salud sin ninguna anormalidad detectable en su sangre, estos casos son las excepciones, más que la norma.

¿Cuándo debería hacerse el análisis de sangre de su perro?

Los casos descritos al principio de este artículo son buenos ejemplos de las oportunidades más beneficiosas para obtener información sobre la salud de un perro.

No se debe esperar que un perro joven, en la consulta del veterinario para una esterilización o una cirugía de castración, tenga problemas de salud que impidan la anestesia o la cirugía. Sin embargo, los veterinarios le dirán que hay una gran razón para autorizar el gasto adicional de un análisis de sangre en este momento: el futuro. La vigorosa juventud de su perro es el momento óptimo para establecer una “línea de base”, es decir, un cuadro químico de cómo se “ve” cuando está sano. Los resultados de estas pruebas pueden ser comparados con los de las pruebas tomadas en tiempos de problemas para establecer el alcance de las desviaciones de su “normalidad”. Algunos veterinarios usan este mismo razonamiento para pedirle que permita análisis de sangre anuales en su animal aparentemente sano. Esta es sin duda una gran oportunidad para detectar signos sutiles de enfermedad antes de que su perro tenga la oportunidad de mostrar síntomas; el tratamiento temprano de cualquier enfermedad ayuda a prevenir daños permanentes.

Por otro lado, si su joven perro es de ojos brillantes, con una capa brillante y enérgica, las pruebas pueden no detectar nada malo. A los veterinarios de hoy en día se les enseña a ser asertivos a la hora de animar a los dueños a “invertir en la salud de su mascota”, pero la verdad es que autorizar las pruebas en este momento de la vida de su perro depende totalmente de su propia conciencia y de su bolsillo. La posibilidad de que pueda descubrir signos tempranos de enfermedad es un concepto convincente, pero no debe considerarse obligatorio de ninguna manera. Después de todo, no muchos de nosotros tenemos sangre anual.

Un perro que “no está del todo bien”

Los análisis de sangre son muy valiosos en los casos en que un perro no muestra ningún signo evidente de enfermedad o lesión, pero aún así no parece ser él mismo. Un veterinario que atiende a un perro como el Golden Retriever mencionado al principio del artículo, primero haría un examen físico completo y tomaría una historia completa. Sin embargo, hay numerosos casos en los que un análisis de sangre y sólo un análisis de sangre podría revelar el origen de su sutil malestar. Por ejemplo, los análisis de sangre estándar podrían mostrar que sus glóbulos rojos eran más pequeños de lo normal, sus niveles de hemoglobina eran bajos y que tenía una deficiencia de hierro. Estos hechos sugerirían que el perro puede haber estado perdiendo pequeñas cantidades de sangre a través de sus heces durante un período de tiempo. Una radiografía de su tracto digestivo sería indicada, y las imágenes podrían revelar un tumor intestinal responsable de la pérdida de sangre.

Los exámenes químicos también pueden detectar – si no siempre identifican – problemas complejos con el sistema endocrino. El sistema endocrino es responsable de dar respuestas graduales a los estímulos ambientales e internos, que son mediados por sustancias químicas (hormonas) secretadas por las glándulas endocrinas en la sangre.

Un experimentado intérprete veterinario de los resultados de la prueba puede leer las respuestas hormonales que se han dejado caer en el sistema sanguíneo como pistas de un crimen. La disfunción tiroidea es el trastorno endocrino del perro más frecuentemente reconocido, seguido de los trastornos de la función suprarrenal, los síndromes de Addison y Cushing (hipo e hiperadrenocorticismo) que son muy comunes en los perros adultos y de edad avanzada. Aunque estas enfermedades pueden ser detectadas tempranamente a través de exámenes periódicos de rutina y manejadas para mejorar la calidad y prolongar la vida, son difíciles de diagnosticar con precisión sin las pruebas de laboratorio apropiadas.

“Hoy en día, las enfermedades virales y bacterianas no son la principal causa de muerte de muchos perros; como en el caso de los humanos, los perros viven más tiempo gracias a un mejor control de las enfermedades y a una buena nutrición”, comenta el Dr. Fred Metzger, veterinario del State College de Pensilvania. “Mi experiencia clínica demuestra que las enfermedades más comunes son las renales, luego la diabetes y, en tercer lugar, el hipotiroidismo o la enfermedad de Cushing”. Afortunadamente, si un cliente los aprovecha, hay muchas pistas que los análisis de sangre pueden darnos cuando estas enfermedades están en progreso, especialmente para los animales geriátricos.”

Otras afecciones que se detectan comúnmente en los análisis de sangre son la hipercalcemia (demasiado calcio en la sangre, lo que podría indicar un posible crecimiento de un tumor) y la hipoglucemia (un nivel bajo de azúcar en la sangre que indica diabetes). “El hipotiroidismo es un problema común en los perros que envejecen, por lo que, a partir de los siete años de edad, los paneles de la tiroides deben incluirse en todos los paneles de sangre de los perros”, dice el Dr. Metzger. “Las pruebas de electrolitos también son importantes. Por ejemplo, el síndrome de Addison (hipoadrenocortismo) se asocia frecuentemente con una hiponatremia severa (baja en sodio), pero con frecuencia es mal diagnosticado por aquellos que no realizan paneles de electrolitos”.

Análisis de sangre prequirúrgicos

El caniche de mediana edad que necesita trabajo dental es otro candidato clásico para los análisis de sangre. Los medicamentos anestésicos son procesados por el hígado y los riñones, que también eliminan los medicamentos del cuerpo en un ritmo más o menos predecible. Sin embargo, si la función hepática y/o renal del perro se ve afectada, el uso normal de fármacos anestésicos puede tener consecuencias mortales para el perro.

Al igual que con las personas, a medida que su perro envejece, sus órganos se vuelven gradualmente menos eficientes. Los veterinarios holísticos especulan que la plétora de toxinas a las que están expuestos los perros modernos (desde los pesticidas para matar pulgas hasta los conservantes de la comida para perros comercial) acelera la degradación de estos órganos, haciéndolos mal preparados para el gran desafío de eliminar el anestésico del torrente sanguíneo.

Los resultados de un análisis de sangre prequirúrgico, centrado específicamente en los valores que revelan la eficiencia del hígado y el riñón, pueden ayudar al veterinario a seleccionar la dosis y el tipo de medicamento anestésico más seguros para su perro.

Alternativamente, en caso de pruebas que revelen un funcionamiento muy deficiente de los órganos, el veterinario puede querer discutir los riesgos y beneficios de la cirugía con usted, o puede optar por no arriesgar la cirugía en absoluto.

Es imposible decir exactamente cuándo es probable que los órganos de su perro empiecen a mostrar signos de función comprometida. Después de todo, las edades consideradas como “mediana edad” y “geriátrica” difieren mucho de una raza a otra.

Una vez más, depende de usted decidir, con la ayuda de su veterinario. ¿Hay alguna otra razón para creer que los órganos vitales de su perro no son tan vigorosos como deberían ser? Cualquier perro con problemas de salud crónicos es un buen candidato para un análisis de sangre prequirúrgico. Pero si su perro de mediana edad es enérgico, en forma y feliz, probablemente esté seguro de renunciar a la prueba. ¿Necesitan los animales jóvenes y sanos un análisis de sangre prequirúrgico? Aquí es donde las opiniones varían mucho. La emoción y la economía son lo que generalmente informan la decisión de un dueño. Dado que es posible, pero muy poco común, que un perro joven tenga problemas hepáticos o renales aún no detectados que podrían complicar la anestesia, un criador con un animal de cría valioso o raro puede considerar el gasto extra como un “seguro”.

La personalidad y el estilo de práctica de un veterinario es lo que generalmente determina su opinión sobre este asunto. Los defensores agresivos de las pruebas PUEDEN ser oportunistas, buscando una forma de aumentar los servicios facturables, pero lo más probable es que sean conservadores médicos, tratando de reducir aún más las posibilidades de que el animal sufra complicaciones en su mesa quirúrgica. El veterinario holístico Dr. Jean Hofve, de Denver, Colorado, normalmente se salta los análisis de sangre prequirúrgicos de animales jóvenes y de mediana edad aparentemente sanos. “El anestésico más utilizado hoy en día, el isoflureno, es de acción rápida y se metaboliza rápidamente fuera del sistema. Se considera muy seguro. Los perros mayores deben ser vigilados con más cuidado por los cambios en la presión sanguínea mientras están bajo la anestesia, pero la administración de fluidos intravenosos se encargaría de los posibles problemas”.

El Dr. Metzger es más conservador. “Es un buen momento para obtener información de base sobre el perro para su futuro uso, así como para comprobar la función del hígado y los riñones. El cliente aprende algo, y tenemos información para usar y comparar si hay un evento médico algún día en la línea”, dice. El veterinario y patólogo clínico Joe Zinkel, de la Escuela de Medicina Veterinaria de la Universidad de California en Davis, ha adoptado un enfoque intermedio. Para un animal joven y saludable que se somete a una cirugía electiva, como la esterilización, la remoción de la garra de rocío o la cirugía dental, yo realizaría unas cuantas pruebas mínimas, como por ejemplo, el volumen de las células para descartar la anemia y, con el líquido que queda en la muestra, una prueba de nitrógeno de urea en sangre (prueba AZO) para una prueba rápida del riñón”. Con buenos resultados de estas dos simples pruebas, el profesional puede estar bastante seguro de que el animal está en buena salud en general, un buen candidato para un procedimiento quirúrgico”.

Análisis de sangre para perros geriátricos

En cuanto al niño de 12 años Pointer que ha decidido dejar de hacer footing… La mayoría de los veterinarios aconsejan incluir un análisis de sangre en el examen anual de salud de cualquier perro viejo. Y un perro que ha empezado a “mostrar su edad” con rigidez, reticencia al ejercicio o depresión puede estar manifestando signos de enfermedad, más que de “edad”.

Una vez que se diagnostican y se tratan los problemas de salud de los perros mayores, sus dueños suelen sorprenderse al descubrir que vuelven a un nivel de actividad que no habían visto en años.

Manteniendo la perspectiva

Aparte del coste, quizás sólo haya un inconveniente en la realización de análisis de sangre: la posibilidad de que los valores “normales” de su perro no sean normales para el resto de la población canina, lo que tienta a un veterinario minucioso a pedir más pruebas de diagnóstico. El Dr. Zinkel explica: “De vez en cuando verás animales perfectamente saludables que pueden tener un valor fuera de lo normal, dando un valor extraño que puedes perseguir en vano”.

El Dr. Zinkel estima que hasta uno de cada 20 animales puede tener valores sanguíneos anormales, sin tener ningún problema de salud. Aunque aprecia la rapidez con la que los laboratorios son capaces de devolver la información crítica a las oficinas de los veterinarios, dice que es importante ver los resultados en su contexto. “El valor de los análisis de sangre es inestimable, pero el examen físico, el historial y otras observaciones del veterinario siempre serán indispensables”, dice.

Deja un comentario