Parvovirus en los perros: Qué es y cómo prevenirlo

Era el año 1980, y yo trabajaba como asistente veterinario para mi veterinario local. De repente empezamos a ver un gran número de cachorros que llegaban al hospital aterradoramente enfermos, con síntomas de vómitos, letargo severo y diarrea con sangre. El parvovirus canino (CPV-2) había llegado a nuestro pequeño pueblo rural.

Fue increíblemente aterrador. Docenas de nuestros peludos amigos morían ante nuestros ojos, y parecía poco lo que podíamos hacer. La mayoría de los cachorros menores de cinco meses y alrededor del dos o tres por ciento de los perros mayores murieron por el CPV-2 cuando éste apareció por primera vez. Las heces de los perros infectados con la enfermedad tienen un olor característico y esa memoria se cimienta en mi sistema olfativo. También recuerdo que la lejía parecía haberse convertido en mi olor personal, y guardaba un armario en el garaje para poder cambiarme de ropa antes de ir a mi propia casa después de un día en el hospital veterinario.

Parvovirus en los perros: Qué es y cómo prevenirlo

¿Qué es el parvovirus?

El parvovirus canino – CPV-2, más comúnmente conocido como “parvo” – es un patógeno extremadamente virulento de los cánidos domésticos y salvajes, que surgió por primera vez en Europa alrededor de 1976. Se trata de un virus de ADN de cadena única, diminuto (parvo significa “pequeño” en latín), redondo y sin envoltura, que según los análisis filogenéticos ha descendido de un único antepasado en algún momento a mediados del decenio de 1970. Se teoriza que evolucionó como una variante mutada del conocido virus de la panleucopenia felina (FPV) que infecta a gatos, visones y mapaches (pero no a caninos ni a células de perros en cultivo), y se adaptó a los perros a través de carnívoros no domésticos como los visones y los zorros. El CPV-2 y todas sus variantes conocidas (CPV-2a, CPV-2b y CPV-2c) son altamente infecciosos y causan gastroenteritis hemorrágica aguda (diarrea con sangre). También pueden causar miocarditis (inflamación del miocardio, la capa media de la pared del corazón).

La parvo se propagó rápidamente en todo el mundo; el virus es extremadamente resistente y se transmite fácilmente, y los perros no tenían inmunidad a la nueva enfermedad, lo que causó una pandemia a finales del decenio de 1970 y principios del de 1980. Sin embargo, en pocos años, una intensa investigación en colaboración dio lugar al desarrollo de vacunas eficaces (que permiten la prevención) y de procedimientos de tratamiento que permitieron la supervivencia, culminando en el control de la enfermedad. Hoy en día, la parvo es casi inaudita en las zonas en que se vacuna a la mayoría de los perros, pero sigue siendo un flagelo en las zonas en que el cumplimiento de las normas de vacunación es bajo.

Razas de perros susceptibles de padecer parvovirus

La infección por CPV-2 se produce en todo el mundo en perros domésticos y otros miembros de la familia de los perros (zorros, lobos, coyotes), pero no hay pruebas de que sea zoonótica (transmisible a los seres humanos).

Todos los perros son susceptibles, pero se ha descrito que algunas razas, específicamente los rottweilers, labradores retriever, spaniels springer ingleses, terrier de Staffordshire americanos, doberman pinschers, perros de trineo de Alaska y perros pastores alemanes corren un mayor riesgo de contraer el virus. El Programa de Medicina de Refugio Koret de la Universidad de California, Davis, sugiere que “estas tendencias de la raza probablemente evolucionan y cambian con el tiempo como resultado de la selección natural contra linajes susceptibles, y no se debe suponer que una raza sea más o menos susceptible que otra”.

Sin embargo, según uno de los principales investigadores de vacunas caninas del mundo, el Dr. Ronald D. Schultz, profesor y presidente del Departamento de Ciencias Patológicas de la Universidad de Wisconsin-Madison, hay razas (sobre todo el rottweiler y el doberman) que responden de manera menos fiable a las vacunas y a la vacuna CPV-2 en particular. Esto subraya la importancia y el valor de confirmar que su perro ha sido inmunizado con éxito realizando una prueba de titulación de la vacuna después de que se haya administrado la última de sus vacunas para cachorros. (Más sobre esto abajo.)

El virus puede afectar a perros de cualquier edad, pero es más frecuente y grave en cachorros de seis semanas a seis meses de edad. Si un cachorro recibe anticuerpos contra el CPV-2 de su madre a través de la ingestión de calostro, debe ser protegido de la infección durante las primeras semanas de vida; la susceptibilidad aumenta a medida que estos anticuerpos maternos disminuyen. Cualquier perro no vacunado y los perros incompletamente inmunizados también son muy susceptibles. Los perros adultos que contraen la enfermedad generalmente responden mejor al tratamiento que los cachorros, pero si un perro toma esteroides, medicamentos inmunosupresores o está inmunocomprometido de alguna manera, puede tener un mayor riesgo de muerte por la enfermedad.

La incidencia de la infección por CPV-2 (así como de otras enfermedades infecciosas) es mayor en áreas donde se congrega un gran número de perros, como refugios para animales, exposiciones caninas, tiendas de mascotas, perreras de cría e instalaciones de internado/entrenamiento.

¿Cómo se propaga el parvovirus?

El parvovirus canino es altamente infeccioso. El virus está presente en forma concentrada en las heces del perro. Los perros infectados pueden comenzar a eliminar el virus en sus heces dentro de los cuatro o cinco días posteriores a la exposición (que puede ser antes de que aparezcan los signos clínicos de la enfermedad); sus heces también estarán cargadas con el virus durante todo el período de su enfermedad, y durante unos 10 a 14 días después de la recuperación clínica. Una vez expuestos, los perros desprotegidos generalmente comenzarán a mostrar signos de la infección dentro de tres a 14 días, con un promedio de cinco a siete días.

La infección por parvovirus causa diarrea severa – y así cualquier cosa que entre en contacto con esas heces puede propagar el virus. Un perro no vacunado que huele las heces infectadas, el trasero de un perro infectado (el virus estará por todo el pelo del trasero del perro), o incluso un zapato que pisó un poco de las heces infectadas puede infectarse. El virus puede “dar un paseo” en cualquier cosa que pueda estar expuesta a las heces de un perro infectado, incluyendo ropa, zapatos o botas, juguetes para perros y equipo de la perrera (como ropa de cama, plataformas de descanso, mangueras, cuencos, cubos, trapeadores, carretillas, etc.), puede propagar la enfermedad.

Los perros desprotegidos pueden contraer parvo durante todo el año, pero la infección parece aumentar naturalmente durante los meses de primavera y verano. Es más frecuente en áreas donde la vacunación de los animales no se practica ampliamente.

Síntomas y patogénesis del parvovirus

El CPV-2 infecta y destruye preferentemente las células de rápida división del sistema gastrointestinal, el tejido linfático y la médula ósea. El virus entra en el cuerpo del perro a través de la boca y comienza a atacar las amígdalas o los ganglios linfáticos de la garganta. En los nódulos linfáticos, el virus se replica en cantidades significativas, liberándose en el torrente sanguíneo después de un par de días. Como el CPV-2 requiere que las células se dividan rápidamente para causar con éxito la enfermedad, viaja a los lugares que contienen estas células, principalmente los de la médula ósea y el sistema intestinal. Cuando el virus infecta la médula ósea, destruye las nuevas células del sistema inmunológico (glóbulos blancos), eliminando eficazmente el mejor mecanismo de defensa del cuerpo y dificultando la lucha contra la infección.

También parece facilitar que el virus invada el sistema gastrointestinal, donde el virus causa graves daños. En el intestino delgado, el virus ataca las glándulas del revestimiento epitelial donde se forman nuevas células para las vellosidades intestinales que permiten la absorción de líquidos y nutrientes. Se impide la formación de nuevas células y el sistema se vuelve incapaz de absorber los nutrientes, lo que provoca diarrea y náuseas. El revestimiento intestinal puede dañarse tanto que se rompe, permitiendo que las bacterias digestivas normalmente confinadas en el intestino pasen a través de las paredes intestinales y entren en el torrente sanguíneo, causando pérdida de fluidos e infección generalizada.

En este punto de una infección, debido a que el virus ya ha dañado el sistema inmunológico, es difícil para el cuerpo combatir la infección. El parvovirus canino no siempre es mortal, pero la muerte puede ocurrir por las condiciones sépticas creadas por las bacterias intestinales en el torrente sanguíneo, o por la deshidratación y el shock.

Los signos clínicos de la infección por CPV-2 generalmente incluyen una rápida aparición de inapetencia, vómitos, letargo extremo, depresión, diarrea (a menudo grave y con sangre) y deshidratación. Además, el abdomen puede ser sensible o doloroso y parecer hinchado, el corazón puede latir rápidamente, las encías y el blanco de los ojos pueden enrojecerse notablemente. Cuando se presenta el CPV-2 por primera vez, se produce un ligero aumento de la temperatura, pero ésta desciende gradualmente por debajo de lo normal con el avance de la enfermedad, y el perro afectado suele desarrollar hipotermia.

Los perros se debilitan y deshidratan rápidamente debido al daño que se hace al tracto intestinal y a la incapacidad de absorber nutrientes y fluidos. Los perros gravemente afectados pueden estar en un estado de colapso, con un tiempo prolongado de rellenado capilar, mala calidad del pulso y/o taquicardia. Los análisis de laboratorio pueden mostrar evidencias de leucopenia y neutropenia (niveles bajos de glóbulos blancos). La mayoría de las muertes por CPV-2 se producen dentro de las 48 a 72 horas siguientes a la aparición de los signos clínicos; el tratamiento temprano es fundamental.

Diagnóstico de parvo en perros

En la mayoría de los casos, el diagnóstico de CPV-2 es bastante sencillo; a menudo se puede hacer un diagnóstico presuntivo basado en la historia del perro, los síntomas clínicos, el examen físico y las pruebas de laboratorio (como el recuento de glóbulos blancos). La aparición repentina de vómitos y diarrea con sangre es muy sospechosa en los perros susceptibles.

Parvovirus en los perros: Qué es y cómo prevenirlo

Las pruebas fecales confirman el diagnóstico. Las pruebas de detección de antígenos virales en el hospital, como el ensayo inmunoenzimático (ELISA), son las más utilizadas. Estas pruebas utilizan el mismo tipo de tecnología que las pruebas de embarazo en el hogar y se informa que son bastante precisas y sensibles para las cepas del virus que han surgido recientemente y pueden completarse con resultados en menos de 15 minutos. Sin embargo, existen algunas limitaciones en la prueba. Los resultados pueden verse alterados por la reciente vacunación con una vacuna viva, que muestra una lectura positiva al detectar el virus vivo de la vacuna, no de una infección por CPV-2.

La prueba de reacción en cadena de la polimerasa (PCR) es otra prueba de base fecal que puede utilizarse para detectar el virus; es muy precisa, pero requiere el envío de una muestra a un laboratorio, lo que puede llevar un tiempo valioso. A veces puede ser necesario más de un tipo de prueba para lograr un diagnóstico óptimo.

Tratamiento de parvovirus

Las opciones de tratamiento variarán dependiendo de cuán enfermo esté el paciente, y también de la capacidad de pago del propietario. El cuidado óptimo puede ser caro y se administra más eficazmente en un hospital veterinario que ofrece atención las 24 horas del día. Los protocolos de tratamiento agresivo incluyen cuidados de apoyo y manejo de los síntomas hasta que el sistema inmunológico del perro se recupere, generalmente de dos a siete días. No hay medicamentos disponibles que puedan matar el virus CPV-2, pero el tratamiento de apoyo inmediato es crucial para salvar la vida del perro.

El protocolo de tratamiento básico emplea antibióticos profilácticos de amplio espectro, esteroides y medicamentos antieméticos (para detener los vómitos), y la restauración de líquidos, electrolitos y anormalidades metabólicas principalmente a través de la terapia intravenosa. Los pacientes también deben mantenerse calientes, limpios y cómodos.

También se debe vigilar a los pacientes para detectar el desarrollo de hipocaliemia (niveles peligrosamente bajos de potasio) e hipoglucemia (bajo nivel de azúcar en la sangre). En los casos graves, puede justificarse la realización de transfusiones de sangre para aumentar el recuento de células sanguíneas bajas como consecuencia de una infección de la médula ósea. Las pruebas recientes sugieren que el suministro de nutrición enteral (alimentación por sonda) en una etapa más temprana de la enfermedad del paciente se asocia con una mejora clínica más rápida, aumento de peso y una mejor función de barrera intestinal. Cuando los vómitos hayan cesado durante 12 a 24 horas, se recomienda volver a introducir gradualmente el agua y una dieta blanda, fácilmente digerible y baja en grasas.

El CPV-2 puede ser fatal incluso con un tratamiento agresivo. La enfermedad es más grave en los cachorros más jóvenes, especialmente los de menos de 12 semanas, y la mayoría de los cachorros sin intervención veterinaria suelen morir. Para que los resultados sean satisfactorios es necesario un diagnóstico y un tratamiento tempranos. Si un perro sobrevive los primeros tres o cuatro días, normalmente se recuperará rápidamente (normalmente en el plazo de una semana) y será inmune al virus de por vida.

Lea “Vacuna contra el parvovirus canino, síntomas y tratamiento” para ver más de cerca cómo se trata la parvo.

Tratamiento casero para la parvo

El tratamiento de referencia para los perros o cachorros infectados por el parvovirus puede ser costoso y, con demasiada frecuencia, los propietarios que reciben la peor estimación del costo de este tratamiento optan por la eutanasia de su compañero canino, ya que carecen de fondos para pagar esos costos estimados. Sin embargo, en teoría, el tratamiento que necesitan los pacientes parvo para recuperarse no es en sí mismo caro; el mayor contribuyente al costo es la cantidad de tiempo y atención que se requiere para cuidar al animal durante la enfermedad.

Para intentar salvar vidas evitando la “eutanasia económica”, los investigadores del Colegio de Medicina Veterinaria y Ciencias Biomédicas del Hospital de Enseñanza Veterinaria de la Universidad Estatal de Colorado desarrollaron un protocolo que podría ponerse a disposición de los propietarios altamente motivados que quisieran una segunda opción: la posibilidad de cuidar al paciente en su casa.

Su protocolo está pensado para ser administrado bajo la supervisión de un veterinario, y requiere una comunicación constante y la supervisión de un veterinario dispuesto. El propietario tendrá que administrar fluidos subcutáneos y otras inyecciones, controlar la temperatura corporal del paciente y mantenerlo especialmente caliente, proporcionarle la nutrición necesaria mediante la alimentación con una jeringa de alimentos enlatados de alto contenido calórico y estar alerta a los cambios en el estado del paciente que puedan requerir que vuelva al veterinario para realizar pruebas de laboratorio y tomar medicamentos adicionales.

En un estudio que comparaba la eficacia del protocolo con el tratamiento convencional con patrón oro, los investigadores de la CSU determinaron que el 80 por ciento de los pacientes tratados con el protocolo de atención domiciliaria se recuperaron, en comparación con el 90 por ciento de los pacientes tratados convencionalmente.

Véase “Nuevo tratamiento casero para la parvo podría prevenir la $0027eutanasia económica$0027”, WDJ noviembre de 2013, para más información. Aquí hay un enlace al protocolo de tratamiento en casa del Estado de Colorado.

Controlando un ambiente libre de parvo

El virus CPV-2 es extraordinariamente resistente; puede permanecer viable durante meses, incluso años, fuera de su huésped canino. El virus sobrevive durante el invierno, a través de temperaturas de congelación, y es resistente a la mayoría de los productos de limpieza del hogar. Un perro infectado puede desprender 35 millones de partículas virales en una onza de heces; una dosis infecciosa típica para un perro no vacunado es de sólo 1.000 partículas virales. Eso hace que sea muy difícil desinfectar un área una vez que ha sido expuesta.

Los perros con parvovirus canino confirmado o sospechoso deben ser aislados para prevenir la propagación de la enfermedad a otros perros susceptibles y para limitar la exposición al medio ambiente. Sólo los cachorros mayores y los perros adultos completamente vacunados deben ser expuestos al ambiente del hogar de un perro recientemente diagnosticado con CPV-2. No se debe permitir que los cachorros especialmente entren en contacto con los desechos fecales de otros perros, ya que son el principal vector de transmisión del CPV-2.

Los entornos contaminados deben ser desinfectados mediante una limpieza repetida para eliminar todos los restos orgánicos y la suciedad, junto con el virus, seguida del uso de desinfectantes de eficacia comprobada. Entre las opciones efectivas se incluye la lejía doméstica (5 por ciento de hipoclorito de sodio) en ½ taza por galón de agua (dilución 1:32). Como todos los desinfectantes, la lejía debe ser almacenada y usada correctamente para ser efectiva. El blanqueador es un método aceptable para limpiar cualquier área interior, superficies y equipos (incluyendo tazones y camas). Evite el uso de trapeadores para limpiar.

Lavar la ropa, la ropa de cama, las toallas, etc., en agua caliente con detergente y lejía. No sobrecargue la lavadora, y use una secadora de ropa en lugar de colgar los artículos para que se sequen. Asegúrese de que todos los objetos que han estado en contacto con un perro infectado han sido desechados o desinfectados.

Prevención de parvovirus

Debido a que el CPV-2 puede encontrarse en cualquier lugar que los perros infectados hayan visitado, la piedra angular para proteger a su perro de la enfermedad es la vacunación. Desde el desarrollo de la vacuna, la incidencia de la infección se ha reducido considerablemente. Una sola vacuna viva modificada puede conferir protección en un plazo de tres a cinco días. Aunque los parvovirus continúan evolucionando, la vacunación parece conferir una protección fiable contra todas las cepas conocidas.

Como con otras enfermedades infecciosas de los perros, los cachorros de madres con inmunidad están protegidos por anticuerpos maternos, adquiridos a través del calostro. Esta protección natural puede, sin embargo, crear un problema en la prevención, ya que los cachorros pueden volverse susceptibles entre la disminución de los anticuerpos maternos y la administración de la vacuna. Se ha informado de una alta tasa de infección en cachorros mayores de seis semanas de edad, aproximadamente el momento en que la protección materna disminuye en la mayoría de los cachorros.

La mayoría de los casos de infección de CPV-2 tienden a ser en cachorros no vacunados o parcialmente vacunados. Por esta razón, hasta que estén totalmente vacunados, los cachorros deben ser expuestos muy poco a los lugares públicos, y no deben ser llevados a áreas donde se congregan o se pasean muchos perros. Hasta que no estén completamente inmunizados, los cachorros nunca deben ser llevados a parques para perros o tiendas de suministros para mascotas.

La edad en la que los cachorros reciben su primera vacuna (y las siguientes) varía mucho, dependiendo de su entorno. Los refugios suelen vacunar a todos los cachorros de más de cuatro semanas de edad al ser admitidos en el refugio, y al menos cada tres semanas a partir de entonces hasta que los cachorros tengan más de 16 a 18 semanas. Un criador experimentado con un control superior sobre el entorno de sus perros y los visitantes puede esperar hasta que el cachorro tenga ocho semanas o más, y vacunarlo tan sólo dos veces, administrando la última vacuna después de que el cachorro tenga 18 semanas. El objetivo es administrar la vacuna lo más rápido posible después de que los anticuerpos maternos del cachorro se hayan desvanecido, y dado que es imposible predecir exactamente cuándo podría ocurrir esto, las vacunaciones se repiten hasta el último momento posible en que los anticuerpos maternos podrían interferir con la inmunización.

Los perros adultos, de más de un año de edad, generalmente sólo necesitan una vacuna. Una prueba de titulación de la vacuna, administrada al menos tres semanas después de la última vacunación del perro o del cachorro, puede confirmar si el perro ha desarrollado anticuerpos protectores.

Los perros que han sido infectados por el CPV-2 y han sobrevivido tienden a ser antigénicamente estables (inmunes a infecciones posteriores).

Ver “Vacunas para cachorros”: Why Your Puppy Needs So Many Shots” (Por qué su cachorro necesita tantas inyecciones), en la edición de octubre de 2016, para obtener más información sobre el número y el momento en que se necesitan las vacunas para proteger a los cachorros contra la parvo y otras enfermedades.

Pronóstico de Parvo

Hoy en día, las tasas de supervivencia de los perros diagnosticados rápidamente y tratados apropiadamente de la infección CPV-2 se reportan en un rango de 75 a 90 por ciento. En los perros no tratados, la tasa de mortalidad suele superar el 90 por ciento. Nótese que estos son promedios y que las tasas de morbilidad y mortalidad individuales varían según la edad del perro, la gravedad de la infección, la presencia de problemas de salud concurrentes y la rapidez con la que se diagnosticó y trató la enfermedad.

Parvovirus en los perros: Qué es y cómo prevenirlo

Los refugios locales y los veterinarios pueden darle información sobre los brotes de parvovirus y la prevalencia de la enfermedad en su comunidad. A menudo, los trabajadores de los refugios son conscientes de barrios específicos donde la parvo es particularmente endémica.

Pixel: Una pequeña historia de éxito de Parvo

Hace dos años ayudé a mi hermana a acoger y cuidar a un joven cachorro que se recuperaba de parvo y que venía del refugio en el que trabajaba como técnico veterinario colegiado. Este cachorro llegó al refugio con una perra y otros dos cachorros. Todos los cachorros parecían ser compañeros de camada, de unas cinco semanas de edad. Según los signos clínicos, se sospechaba que estaban infectados con parvovirus; una prueba de SNAP confirmó que dos de los cachorros eran positivos.

Las crías con parvo fueron aisladas, tratadas y sobrevivieron, pero la hembra más pequeña, todos los 2.2 libras de ella (abajo de 3.5 libras al momento de la ingesta) sufrieron complicaciones de mala digestión, malabsorción, anemia e hipoglucemia. La enfermedad había devastado su diminuto tracto digestivo y estuvo en contacto con él durante días. La pequeña cría apenas podía estar de pie y cuando lo hizo, estaba en una postura encorvada. Además, su cuerpo no podía mantener una temperatura normal, así que cuando no estaba acurrucada con mi Border Collie, tenía un disco calentador especial para mantenerla caliente.

Parvovirus en los perros: Qué es y cómo prevenirlo

Cuando finalmente desarrolló un interés por la comida, fue un desafío encontrar algo que comiera más de una vez, y cuando comía, la comida a menudo salía con el mismo aspecto que cuando entraba. Mi hermana le proporcionó cuidado y amor constante, y, felizmente, se recuperó.

Fue en este punto que esta mota de un cachorro recibió su nombre – Pixel – y su hogar permanente (con mi hermana, por supuesto). Hoy come vorazmente como para recuperar el tiempo perdido y no tiene efectos secundarios de su grave enfermedad.

Barbara Dobbins, una ex entrenadora de perros, escribe sobre perros y estudia la etología canina. Vive en el área de la bahía de San Francisco con su nuevo cachorro, Tico.

Deja un comentario