Una vieja enfermedad infecciosa es nueva otra vez

Una vieja enfermedad infecciosa es nueva otra vez

Es baaaaack. La noticia de que la hepatitis canina infecciosa apareció en Nueva Inglaterra este verano no está exactamente a la par con los televisores poseídos y los portales de dormitorios-armarios de otro mundo en la película de terror de los 80 “Poltergeist”. Pero el hecho de que la enfermedad – formalmente conocida como adenovirus canino-1, o CAV-1 – se haya materializado en los Estados Unidos es probable que induzca la piel de gallina en aquellos que han optado por no vacunarse contra ella, pensando que fue esencialmente eliminada en la población canina americana.

Una vieja enfermedad infecciosa es nueva otra vez

288

Y durante mucho tiempo, probablemente lo fue. Aunque era común a principios y mediados del siglo XX, este virus, que ataca el hígado y los riñones, había sido raro durante décadas en los Estados Unidos. De hecho, es muy improbable que la mayoría de los veterinarios de mediana edad se hayan encontrado con la enfermedad, lo que hace que su reaparición sea aún más problemática en términos de ser diagnosticada correctamente.

Los epidemiólogos saben desde hace tiempo que la hepatitis canina infecciosa persiste en la población canina mexicana, y hace aproximadamente una década, hubo varios casos confirmados en San Diego, California, que se cree que se originaron en perros traídos a través de la frontera. También se sabe que la enfermedad existe entre los canes salvajes de Canadá, y en el número de noviembre de 2012 del Canadian Veterinary Journal se citó el caso de un husky de Alaska de 11 semanas de edad que había sido mantenido al aire libre en el Yukón, donde la hepatitis canina infecciosa se considera endémica en la fauna silvestre; en la autopsia, el cachorro dio positivo para el CAV-1. En cuanto al brote de este verano en Nueva Inglaterra, el principal sospechoso fue un zorro rojo, que presumiblemente trajo la enfermedad desde el norte.

Catherine Ford de Omega Rhodesian Ridgebacks en Brookline, New Hampshire, cree que sus dos cachorros de 3½ meses de edad contrajeron hepatitis canina infecciosa mientras asistían a una fiesta de cachorros en una granja de Massachusetts este agosto. Ocho de los cachorros de Ford de esa camada asistieron a la fiesta; cuatro habían sido vacunados contra la hepatitis canina, y cuatro no. Dos de los cachorros no vacunados – la mejor de la camada de Ford, Zima, y su hermano Dhahabu, que fue a su nueva casa poco después – se volvieron sintomáticos tres semanas después de retozar en los campos de la granja.

Los síntomas de la hepatitis canina infecciosa incluyen fiebre, desgano y pérdida de apetito. Cuando Zima empezó a rechazar la comida, el veterinario de Ford pensó que era una reacción a los antibióticos que le habían dado por una supuesta infección del tracto urinario. Cuando Zima empeoró, el veterinario se preocupó de que pudiera tener leptospirosis, e incluso sugirió que su enfermedad podría ser el resultado de haber sido alimentada cruda. Para cuando Ford la llevó a una clínica de emergencias a la 1 a.m., Zima estaba más allá de toda esperanza.

“Fue muy rápido – 24 horas desde $0027No quiero comer mi desayuno$0027 hasta la muerte”, dice Ford. “Antes de eso, los cachorros jugaban, comían, actuaban normalmente. Eso fue lo que fue tan increíblemente difícil de aceptar.”

Los títulos mostraron anticuerpos contra el CAV-1, y una necropsia confirmó el diagnóstico. Eso dejó a Ford, cuyo protocolo de vacunación de cachorros no incluía el adenovirus canino, a la defensiva.

“Estoy en una posición precaria con todos mis perros”, dice. “Cuando recibimos el diagnóstico, trajimos a todos nuestros perros para que se vacunaran”. Un perro de año y medio que vive cerca y pasó algún tiempo con Zima cuando estaba incubando el virus no es sintomático, pero el análisis de orina mostró que está perdiendo el virus. Eso significa que fue infectado por la hepatitis canina, pero sobrevivió a ella, y sus riñones podrían seguir expulsando el virus hasta seis meses.

La enfermedad Ronald Schultz, PhD, Diplomado ACVIM (Colegio Americano de Medicina Interna Veterinaria), es profesor y presidente del Departamento de Ciencias Patológicas de la Escuela de Medicina Veterinaria de la Universidad de Wisconsin-Madison. También es la persona que confirmó la causa de la muerte de Zima. El Dr. Schultz cree que este brote de hepatitis canina es una preocupación muy válida.

Una vieja enfermedad infecciosa es nueva otra vez

288

“Esta es la razón por la que he tratado de enfatizar realmente la importancia de que el adenovirus canino sea una vacuna básica, porque tenemos la enfermedad en México, y sabemos que tenemos la enfermedad en las especies silvestres en Canadá”, dice. “Si está en la vida silvestre en Massachusetts, entonces desafortunadamente probablemente esté en otro lugar”. Cualquier cánido silvestre (como los coyotes), o visón, zorrillo, mapache, zorro u oso podría transmitir la enfermedad. “Tenemos muchos reservorios potenciales de vida silvestre, algo de lo que tenemos que preocuparnos.”

El Dr. Schultz dice que es difícil determinar cuántos casos han quedado sin reconocer.

“Hay muchos veterinarios que no reconocerían un caso”, dice, y añade que cuando da una conferencia a los veterinarios, pregunta cuántos han visto a un paciente con hepatitis canina infecciosa, o creen que podrían reconocer uno. “Serían los canosos como yo – o ningún canoso – los que levantan la mano.”

Debido a que la enfermedad es tan rara en la población de perros domésticos americanos, muchos veterinarios simplemente no la tienen en sus pantallas de radar. “Cuando buscas algo y sabes lo que es, lo encuentras”, dice el Dr. Schultz. Pero con la hepatitis canina, “hemos llegado a la conclusión de que no puede ser eso. Es la naturaleza humana. Creo que podría haber habido algunos casos que se han pasado por alto, sin duda alguna”.

El Dr. Schultz describe la hepatitis canina infecciosa como “tan virulenta como el parvovirus o el moquillo canino”, y señala que causa algunos signos clínicos similares. Es hasta un 50 por ciento mortal en cachorros menores de cinco meses de edad, y también infectará y causará la enfermedad en perros mayores que son susceptibles. “Este virus es muy estable en el ambiente, pero no tan estable como el parovirus”, dice. “Cuando infecta, tiene la capacidad de permanecer persistente y de ser eliminado en la orina durante meses”.

Al igual que el parvovirus y el moquillo, la hepatitis canina puede ser apoyada con intervención y cuidados paliativos como fluidos intravenosos para la hidratación. Pero a diferencia del parvovirus, que afecta al tracto intestinal, la hepatitis canina devasta los riñones y el hígado, que, una vez dañados, reducen severamente la capacidad de supervivencia.

Foto de la vacuna Hay dos cepas de adenovirus que son una preocupación en los perros. El adenovirus canino tipo 1, o CAV-1, produce la hepatitis canina infecciosa descrita en este artículo. La otra, CAV-2, afecta al sistema respiratorio y es una causa común de la tos de las perreras. Una vacuna para el CAV-1 dejó de utilizarse en la década de 1970 porque uno de cada 500 perros vacunados desarrolló “ojo azul”, una decoloración ocular que resultó de una hipersensibilidad a la vacuna. Hoy en día, la vacuna CAV-2 se utiliza en lugar de la CAV-1 porque está lo suficientemente relacionada con la CAV-1 como para protegerse contra ella, y no produce este efecto secundario.

En sus directrices revisadas de vacunas caninas de 2011, la Asociación Americana de Hospitales de Animales (AAHA) clasifica la CAV-2 como una vacuna “básica”, o una para la que todos los perros deben ser vacunados.

“Los cachorros deben ser vacunados cada 3 ó 4 semanas entre las 6 y 16 semanas (por ejemplo, a las 6, 10 y 14 semanas, o a las 8, 12 y 16 semanas)”, dicen las directrices, aunque también señalan que “una dosis se considera protectora y aceptable”, siempre que no haya interferencias en la inmunidad materna.

Para minimizar este riesgo de interferencia de anticuerpos maternos con la vacunación, las directrices de la AAHA dicen que la dosis final de la serie inicial debe administrarse entre las 14 y 16 semanas de edad.

La AAHA recomienda que se administre una dosis de refuerzo a más tardar un año después de la finalización de la serie inicial de cachorros.

Más allá de eso, la AAHA recomienda que los perros se revacunen cada tres años, aunque señala que “entre los perros sanos, se espera que todas las vacunas MLV CAV-2 disponibles en el mercado induzcan una respuesta inmunológica protectora sostenida que dure al menos siete años”.

El Dr. Schultz cree que los perros deben ser vacunados según las normas de la AAHA, que él ayudó a redactar. Pero otros expertos tienen reservas acerca de dar la vacuna triple contra el parvovirus, el moquillo y eladenovirus a los cachorros.

Muchos propietarios de perros con mentalidad holística siguen el protocolo de vacunación mínimo recomendado por el conocido experto en hematología y vacunas veterinarias W.Jean Dodds, DVM, que excluye la vacuna CAV-2. A la luz de la reaparición de la enfermedad, la Dra. Dodds dice que ha estado reflexionando sobre cuál debería ser la respuesta apropiada. Por el momento, no ha cambiado su protocolo, salvo para señalar que ha habido un brote clínico de la enfermedad en el noreste, y que los propietarios de esa parte del país podrían tener en cuenta el brote en su toma de decisiones.

El Dr. Dodds es reacio a empezar a recomendar reflexivamente una vacuna triple porque cuando la vacuna CAV-2 se administra a los cachorros al mismo tiempo que la vacuna del moquillo, y ambos virus de la vacuna se replican en el cuerpo simultáneamente, puede producirse una inmunosupresión. Este hipo del sistema inmunológico comienza aproximadamente tres días después de la vacunación y puede continuar hasta 10 días después. Durante esa semana, el cachorro es inmunológicamente vulnerable, con un sistema inmunológico comprometido.

“Este efecto inmunosupresor no se produce cuando se vacuna a los perros adultos con el CAV-2”, dice el Dr. Dodds, porque para entonces el perro probablemente tiene inmunidad al moquillo, y ambos virus de la vacuna deben estar replicándose al mismo tiempo para que se produzca la inmunosupresión. Una opción que está considerando es administrar la CAV-2 al año, en dos dosis con tres semanas de diferencia.

Sin embargo, esto no protege a los cachorros de la hepatitis canina. Por su parte, el Dr. Schultz cree que los riesgos de la inmunosupresión son mínimos. “Si esos cachorros no están en un ambiente [de riesgo] como un refugio” – o no tienen ya una enfermedad como el pioderma o la sarna demodéctica – la inmunosupresión pasa desapercibida, dice. “Es transitoria, y sólo ocurre cuando un animal no tiene anticuerpos que interfieran con uno u otro, por lo que ambos virus se replican juntos. No conduce a eventos clínicamente significativos en la mayoría de los perros”.

El Dr. Dodds responde que los casos de inmunosupresión por vacunación pueden pasar sin ser reportados y sin diagnosticar, al igual que muchas reacciones a la vacuna. “Si se le pregunta a 100 veterinarios si han visto una reacción a la vacuna, tal vez uno diría que sí, cuando sabemos que es mucho más”, dice, subrayando que lo mismo podría ser cierto en cuanto al conocimiento de la inmunosupresión inducida por la vacuna. Añade que el riesgo de inmunosupresión se produce en un momento en el que los cachorros son especialmente vulnerables. “Si se toma la inmunidad de los tejidos y se suprime durante 10 días en un momento en que el animal está sufriendo nuevas tensiones -nuevo hogar, nuevo alimento, nuevo todo-, esto hace que el animal sea susceptible a otros factores de estrés”, dice. “Este es un período crítico, en mi opinión”.

Otras opciones Para los cachorros, la mejor opción, por supuesto, sería simplemente vacunar con el CAV-2 algún tiempo después de que se administre la vacuna contra el parvovirus y el moquillo. ¿Cuál es el problema? Una sola vacuna contra el CAV-2 no está disponible en el mercado, y probablemente no lo estará.

El Dr. Schultz señala que hay varias maneras de evitar el problema de inmunosupresión creado cuando los virus de la vacuna del adenovirus y del moquillo se replican al mismo tiempo. Ninguna es perfecta, y los propietarios tendrán que considerar sus animales individuales y sus factores de riesgo antes de llegar a una decisión que sea la mejor para ellos.

Las opciones incluyen:

– Dar una vacuna bivalente (de dos vías) que contenga parvo-virus y moquillo, y luego dar la vacuna CAV-2 por vía intranasal.

Una vieja enfermedad infecciosa es nueva otra vez

288

Dado que el CAV-2 forma parte del complejo de la tos de las perreras, está disponible como vacuna intravenosa junto con la B bronchiseptica (Bb) y la parainfluenza canina (CPI). Debido a que desencadena una respuesta inmunológica diferente, la vacuna intranasal no causa inmunosupresión, dice el Dr. Schultz, incluso si la vacuna contra el moquillo/parvovirus se inyecta al mismo tiempo.

El Dr. Schultz dice que ha recomendado este enfoque a los que han administrado la vacuna contra el moquillo/parvovirus porque siempre le preocupó la susceptibilidad al adenovirus. “Generalmente me gusta esperar hasta después de la última dosis de moquillo/parvovirus, que es de 14 a 16 semanas”. Añade que el CAV-2 puede causar una enfermedad respiratoria grave, y que vale la pena vacunarse contra él por sí mismo.

El lado negativo: A muchos veterinarios no les gusta administrar la vacuna intranasal, ya que a muchos perros no les gusta que les inyecten líquido por la nariz. Además, debido a que muchos veterinarios administran rutinariamente vacunas de tres vías que contienen el CAV-2, la vacuna intranasal que almacenan probablemente no lo contenga.

– Dar una vacuna inicial contra el parvovirus y el moquillo, y luego administrar una vacuna triple que contenga el CAV-2 una vez que el perro haya desarrollado inmunidad al moquillo.

El truco de este enfoque es determinar cuando el perro ha montado la inmunidad al moquillo. Los doctores Dodds y Schultz recomiendan esperar de 12 a 16 semanas, momento en el que la mayoría de los cachorros han alcanzado la inmunidad al moquillo.

El Dr. Schultz dice que una vez que se haya demostrado la inmunidad al moquillo después de la vacunación con un simple título, o un análisis de sangre, entonces el perro podría recibir la vacuna triple. “El perro no va a recibir inmunosupresión porque ya ha desarrollado la inmunidad al moquillo”, explica.

La Dra. Dodds ve dos posibilidades para adaptar su protocolo de vacunas para abarcar la hepatitis canina infecciosa sin arriesgar la inmunosupresión: Dar una vacuna de dos vías (parvovirus-disturbio) a las 9 y 14 semanas, luego dar la primera vacuna de tres vías que contiene la hepatitis canina a las 17 semanas, con una dosis final a las 24 semanas. O dar la de dos vías a las 9 y 12 semanas, y luego la de tres vías a las 15 y 18 semanas.

Una vieja enfermedad infecciosa es nueva otra vez

288

En ambos casos no sólo se intenta evitar la inmunosupresión, sino que también se intenta administrar el parvovirus a las 14 semanas o poco después, ya que los estudios demuestran que muchos cachorros no están protegidos contra el parvovirus antes de esa edad, a pesar de haber sido vacunados para ello.

El lado negativo: Esperar hasta que la tercera entrega de la serie inicial de vacunas deje al cachorro susceptible a la hepatitis canina infecciosa en el ínterin.

– Administrar una vacuna recombinante de tres vías, en lugar de una vacuna de virus vivos modificados, o MLV.

Una vacuna recombinante es una especie de término medio entre una vacuna MLV, que reproduce una forma más leve de la enfermedad en el perro, y una vacuna inactivada, que no causa ninguna enfermedad en el perro pero que contiene conservantes llamados coadyuvantes, que se cree que desencadenan reacciones adversas en algunos perros. Una vacuna recombinante no causa inmunosupresión cuando el moquillo y la hepatitis canina se administran juntas.

“Una vacuna recombinante es tan eficaz como una vacuna MLV, y tan segura como una vacuna muerta”, dice el Dr. Schultz, señalando que la vacuna Recombitek C3 contiene parovirus, moquillo y adenovirus. Además de no causar inmunosupresión, el Dr. Schultz dice que el componente de moquillo de la vacuna “inmunizará a una edad más temprana que cualquier vacuna de moquillo MLV”.

Dicho esto, el Dr. Schultz señala que la vacuna recombinante de tres vías no inmuniza contra el parvovirus tan pronto como algunas de las otras vacunas MLV, por lo que no es adecuada para los cachorros que corren un alto riesgo de exposición a esa enfermedad. Una opción, dice, “es hacer una vacuna recombinante a las seis u ocho semanas o cuando empiece, y luego seguir con una combinación MLV tradicional que contenga tanto adenovirus como parvovirus”. Debido a que la inmunidad al moquillo probablemente se logrará, “ese adenovirus se va a replicar solo, por lo que no obtendrá la supresión, y ese parvovirus muy probablemente inducirá a la inmunidad”.

El lado negativo: La respuesta menos efectiva de los parvo-virus es una preocupación para aquellos con perros de alto riesgo de parvo-virus de ambiente como los refugios. Además, muchos veterinarios no suelen suministrar la vacuna recombinante.

Al final, no hay una solución perfecta. “La gente necesita elegir el diablo que prefiera”, dice el Dr. Dodds. “Cien veces puede estar bien, y luego una vez puede no estarlo”.

Las buenas noticias Si nunca has vacunado a tu perro adulto contra la hepatitis canina, lo primero es no entrar en pánico. La buena noticia es que muchos perros, especialmente aquellos que han estado expuestos a muchos otros perros, probablemente ya son inmunes.

“Una vez que un perro sale con otros perros, no es raro que el CAV-2 se infecte e inmunice de forma natural sin causar enfermedad”, explica el Dr. Schultz, refiriéndose a la forma respiratoria del virus. Debido a que la inmunidad del CAV-2 también cubre al CAV-1, esos perros están protegidos naturalmente contra ambos. “Hay una gran cantidad de inmunización natural que ha continuado”.

Por ejemplo, los perros de exhibición que no están vacunados contra el VAC-1 muy probablemente se inmunizarán naturalmente contra él cuando el VAC-2 los infecte, ya que los virus respiratorios son comunes en ese tipo de ambiente. (De hecho, muchos consideran que un caso de tos de perrito contraído en una exposición u otro evento canino es el equivalente de la anticuada “fiesta de la varicela”: lo cogen a propósito y se hacen inmunes).

De manera similar, si un perro callejero entra en contacto con la hepatitis canina en un refugio, “muchos de ellos ya se han encontrado con el CAV-2 y ya son inmunes, donde podrían no ser inmunes a, digamos, el parvovirus”, explica el Dr. Schultz.

La “mejor apuesta”, dice, si a los perros no se les ha administrado la vacuna CAV-2, es que se les titule para ver si tienen inmunidad a la CAV-1, y que se les vacune si no la tienen.

El Dr. Schultz señala que si bien la renovada preocupación por la hepatitis canina es importante a la luz de estos brotes, otras enfermedades siguen siendo una amenaza posiblemente mayor. “Creo que me gustaría tener mi protección contra el parvovirus, considerando lo estable y resistente que es en el medio ambiente”, dice. “Está en todos los estados de los Estados Unidos. Algunos refugios de todo el país tienen casos de parvovirus constantemente… y lo mismo con el moquillo.”

En resumen, aunque las recientes noticias sobre la hepatitis canina deberían ser motivo de preocupación, no hay razón para entrar en pánico. Incluso con el brote documentado de este verano, el Dr. Schultz no cree que la enfermedad llegue a ser prevalente, debido al golpe de uno-dos de la inmunidad natural y artificial que ya está funcionando en la población canina americana – y lo ha estado durante muchos, muchos años.

“Tenemos un poco de naturaleza de nuestro lado, y un poco de vacuna de nuestro lado”, concluye. Y, con suerte, eso evitará que esta película de miedo se convierta en un éxito de taquilla de varias secuencias.

Denise Flaim de Revodana Ridgebacks en Long Island, Nueva York, comparte su casa con un trío de Ridgebacks, tres niños de 8 años, y un marido muy paciente.

Deja un comentario