Cómo realizar un examen de salud en casa para su perro

Todo el mundo sabe que la detección temprana y el tratamiento de la enfermedad es vital para una recuperación rápida y exitosa. Es por eso que los humanos y sus compañeros caninos deben ver a sus médicos al menos una vez al año para un examen físico completo.

Por supuesto, si un humano nota un bulto extraño u otra anormalidad en su propio cuerpo, puede (y debe) llamar por teléfono y pedir una cita para ver a su médico de inmediato. El médico puede comprobar la anormalidad, y o bien hacer que la persona descanse en paz de que no es nada de lo que preocuparse, o bien ordenar pruebas y/o tratamiento.

Por el contrario, si un perro desarrolla un bulto u otra anormalidad, puede pasar bastante tiempo antes de que alguien lo note, y menos aún el perro. Y, desafortunadamente, hay numerosas condiciones de salud que pueden desarrollarse y presentar un peligro real para su perro entre los exámenes veterinarios anuales.

Cómo realizar un examen de salud en casa para su perro

La buena noticia es que se pueden detectar muchos signos tempranos de la enfermedad si se sabe cómo. Realizando un rápido pero metódico examen físico mensual a su perro, puede controlar los problemas continuos (o las cosas que pueden convertirse en problemas) y ser alertado de cualquier problema nuevo. Este examen puede durar tan sólo 10 minutos, le ayuda a usted y a su perro a establecer un vínculo, lo prepara para la atención veterinaria y, si está desarrollando una condición de salud peligrosa, puede ayudar a salvarle la vida.

Haga lo mismo Es mejor seguir una rutina consistente, para que su perro se sienta cómodo y relajado con el procedimiento, y para aumentar su familiaridad con su cuerpo, bultos, golpes y todo. Escriba y siga un breve esquema, para recordarse a sí mismo cada parte del cuerpo del perro que quiera revisar.

Lo ideal sería dedicar un pequeño cuaderno a la crónica de los resultados de sus exámenes, así como los hallazgos de su veterinario. Las notas fechadas sobre cualquier anormalidad pueden ayudar a su veterinario a diagnosticar o controlar los problemas en curso.

Mientras que el examen mensual debería durar sólo unos 10 minutos, permita media hora más o menos para el primer examen, para que pueda escribir una breve nota descriptiva sobre la ubicación y el aspecto de cada anormalidad que encuentre. Esto servirá como base para comparar cualquier novedad. Intenta describir cada hallazgo en términos que puedas entender inmediatamente la próxima vez que realices el examen. Por ejemplo, si su perro tiene un crecimiento en el párpado, intente pensar en algo que sea del mismo tamaño, y anote la comparación: “Crecimiento en el lado izquierdo del párpado derecho, del tamaño de la cabeza de un alfiler pero de forma ovalada. Del mismo color que su piel”.

Siéntese en un área bien iluminada para una visión óptima. Asegúrese de que tanto usted como su perro estén cómodos y relajados. Reúna todos los materiales que necesite para no tener que levantarse varias veces. Un buen suministro de golosinas para recompensar la cooperación y un cuaderno y un bolígrafo son lo mínimo. Puede añadir un poco de limpiador de oídos, bolas de algodón, un termómetro y un reloj con segundero y un estetoscopio, si quiere que su examen sea lo más completo posible.

Recomendamos que empiece su examen en la parte delantera del perro y que trabaje en la parte trasera.

Boca Para revisar la boca de su perro, empiece por enrollar su labio superior hacia atrás. Quiere ver los dientes limpios, blancos y enteros, y las encías rosadas, y el aliento del perro debe ser tolerable. Si ve un diente oscuro o marrón, frótelo con el dedo para determinar si está simplemente descolorido o si está cubierto de cálculo. Una acumulación de sarro resultará en una inflamación de las encías, llamada gingivitis, que hará que la línea de la encía aparezca de un color rojo más oscuro a lo largo de los dientes.

La acumulación de sarro, especialmente si el perro ya muestra signos de gingivitis, debería llevarle a concertar una cita con su veterinario para una limpieza dental, porque la enfermedad periodontal que puede resultar de la acumulación de sarro y de la gingivitis puede afectar profundamente a la salud del perro.

Según Frank Verstraete, DVM, y diplomado del Colegio Americano de Veterinarios Dentales, la enfermedad periodontal puede causar que las bacterias y toxinas entren en el torrente sanguíneo con efectos potencialmente destructivos en los órganos internos del perro. Por el contrario, la mala salud general puede exacerbar la enfermedad periodontal.

Además de la acumulación de sarro y la gingivitis, también debe buscar cualquier diente roto o agrietado. Al igual que los humanos, los perros tienen tejido altamente sensible (pulpa) dentro de sus dientes, y si un diente se agrieta o rompe, exponiendo la pulpa, el perro puede sufrir un dolor y una angustia insoportables. Si encuentra algún diente roto o agrietado, debe hacer que su perro sea visto por su veterinario lo antes posible para recibir tratamiento.

Cualquier crecimiento inusual de tejido en la boca también debería desencadenar una llamada a su veterinario. El cáncer oral es bastante común en los perros, pero puede tratarse con éxito si se detecta en sus primeras etapas. Los tumores orales pueden aparecer como una masa prominente, o como una llaga ulcerada que no se cura.

Los perros viejos pueden tener dientes que se desgastan hasta la línea de las encías. Generalmente, esta condición no causa a un perro ningún dolor o sensibilidad o resulta en una infección. A menos que el perro tenga muy mal aliento, las encías alrededor de los dientes desgastados estén muy rojas, o muestre sensibilidad al presionar los dientes, esto no es causa de alarma. Pregúntele a su veterinario qué piensa de los dientes en el próximo examen anual de su perro.

Nariz El dicho de que la nariz de un perro debe estar siempre húmeda y fría es sólo un cuento de viejas. En el transcurso de un día normal, la nariz de un perro variará bastante, desde cálida y seca, hasta húmeda y fría, y otra posible combinación. Los cambios estacionales de temperatura y humedad pueden afectar a la nariz de su perro como a la suya; sólo debe comprobar si la secreción de la nariz de su perro es más que transitoria, anotando de nuevo cualquier cambio con respecto a lo habitual.

Cómo realizar un examen de salud en casa para su perro

Dicho esto, si la nariz de su perro está siempre seca y agrietada, con costras, crujiente o en carne viva, debe ser visto por su veterinario. Hay numerosas condiciones dermatológicas que pueden causar que la nariz aparezca de esta manera, y la mayoría de ellas empeorarán sin tratamiento. Una secreción espesa o verdosa podría indicar que su perro tiene una infección respiratoria o un cuerpo extraño en su nariz o senos.

Ojos Ojos brillantes y claros son un signo de buena salud en cualquier especie. Hay varias condiciones que pueden hacer que los perros desarrollen ojos nublados a medida que envejecen; pregunte a su veterinario qué condición está causando que los ojos de su perro se nublen en el próximo examen anual de su perro. Luego, sólo monitoree el progreso del enturbiamiento.

Compruebe si hay crecimientos en los párpados de su perro. Levante brevemente el párpado superior del perro para ver la esclerótica, la parte blanca del ojo. Aunque algunos vasos sanguíneos pueden ser visibles, la esclerótica debe ser agradable y blanca. La inyección de la esclerótica, o la esclerótica coloreada, podría indicar cambios metabólicos. La esclerótica amarilla puede indicar ictericia, un indicador de disfunción hepática. Estos signos, o vasos sanguíneos que repentinamente aparecen más grandes de lo normal, son cosas que debe preguntar a su veterinario en el examen anual de su perro.

Muchos perros – especialmente las razas con ojos saltones – tienen más o menos constantes “lagrimeo” o secreciones oculares. Esto no es motivo de preocupación, pero cualquier cambio repentino en la cantidad o calidad de las lágrimas debe ser investigado. Si su perro comienza repentinamente a frotarse los ojos, si los párpados se enrojecen e inflaman, o si la secreción se vuelve espesa o verde, su veterinario deberá examinarlo. Estos signos pueden indicar algo tan trivial como alergias estacionales o conductos lagrimales obstruidos, algo que requiera un procedimiento quirúrgico rápido (como pestañas que crecen hacia el interior o párpados girados), o algo que pueda requerir un tratamiento continuo, como el glaucoma o la queratoconjuntivitis sicca (KCS, u “ojo seco”).

Orejas Los perros con orejas erguidas o poco peludas rara vez parecen tener problemas “ocultos” con sus orejas, pero las razas con orejas que cuelgan hacia abajo o que tienen mucho pelo en ellas, dentro y/o alrededor parecen sufrir muchas infecciones de oído. Si quieres levantar la oreja y encontrar orejas rosadas, limpias y sin mal olor. En cambio, la secreción, mucha suciedad cerosa y olores fuertes podrían indicar cuerpos extraños o infección, cambios que requieren mayor atención veterinaria.

Si su perro tiene frecuentemente oídos con goteo, debería limpiar las partes externas del oído con algunas bolas de algodón suave y un limpiador de oídos comercial para prevenir una acumulación que pueda causar una infección. Para el cuidado rutinario de los oídos, nos gustan especialmente los limpiadores suaves como “Natural Herbal Ear Wash” de Halo (www.halopets.com) y “Ears All Right Gentle Ear Cleaning Lotion” de Ark Naturals (www.arknaturals.com). Ambos productos se pueden encontrar o pedir en mejores tiendas de suministros para mascotas o tiendas de alimentos saludables. Contienen hierbas que calman la piel irritada e inflamada y parecen promover un ambiente saludable para los oídos.

Los perros con pelo largo o grueso a veces pueden desarrollar esteras detrás de las orejas, que pueden interferir con el movimiento normal de las mismas o causar una llaga en la piel. Revisa el pelo de la parte posterior de las orejas con cuidado, y corta las esteras que encuentres.

Cuerpo Revisar el cuerpo de un perro de pelo corto es mucho más fácil que uno de pelo grueso o largo. Los perros de pelo fino como los Weimaraners o los German Shorthaired Pointers son fáciles de acariciar, sintiendo con los dedos cualquier bulto, cambios en la musculatura normal y puntos sensibles.

En los perros con pelaje largo o grueso, tendrá que proceder más lentamente, palpar deliberadamente cada centímetro del cuello, hombros, espalda, costillas, abdomen y patas traseras del perro. Preste especial atención a los lugares que son difíciles de ver, como las axilas, bajo la cola y bajo el collar del perro. A medida que avance, busque y sienta los golpes, hinchazones, bultos o endurecimientos.

Las protuberancias y bultos pueden ser de cualquier tipo, incluyendo tumores grasos benignos de crecimiento lento o tumores malignos de crecimiento rápido. Al tomar nota de la ubicación, el tamaño y la tasa de crecimiento del bulto, podrá darle a su veterinario buena información para que pueda decidir si es necesario o no extraer el bulto con urgencia.

Cómo realizar un examen de salud en casa para su perro

Al palpar el cuerpo de su perro, retire cualquier material vegetal, como rebabas, arenas, colas de zorro u otras pegatinas que puedan estar alojadas en el pelaje de su mascota. Todas estas pegatinas pueden causar enmarañamiento o migración a través del pelaje del perro, irritando los oídos, la nariz, los dedos de los pies y las “axilas”. Si no se quitan, estos materiales vegetales pueden causar una infección local y luego sistémica.

Los pequeños bultos pueden revelarse como garrapatas, parásitos que pican y que pueden transmitir la enfermedad de Lyme, la ehrlichiosis o la Fiebre Manchada de las Montañas Rocosas. Afortunadamente para nosotros, los insectos se toman su tiempo para encontrar los sitios de fijación, e incluso entonces, se toman un tiempo para inyectar el vector de la enfermedad. Peina el pelo de tu perro para detectar y quitar las garrapatas sueltas tan pronto como sea posible después de una caminata o un paseo.

Las garrapatas adheridas pueden ser removidas con un par de pinzas o una herramienta especial para quitarlas, agarrándolas firmemente lo más cerca posible de la piel del perro. Si parece que le falta la cabeza, vigile el lugar donde está adherida al perro durante una o dos semanas, utilizando una solución de Betadine diluida u otro exfoliante antiséptico para evitar la infección.

Pies Examina cada una de las patas de tu perro individualmente. Sostenga cada pata en ambas manos, separando los dedos para ver y sentir entre ellas. Esta es una ubicación común para las llagas causadas por las pegatinas o agravadas por el lamido excesivo. Gire su pie para ver las almohadillas, sintiendo las pegatinas invasivas o la aspereza inusual.

Si su perro tiene pelo largo en sus pies, asegúrese de tirar de él hacia atrás y echar un buen vistazo a sus uñas. Muchos perros de pelo largo desarrollan uñas excesivamente largas, porque nadie mira con suficiente atención para darse cuenta de que deben ser cortadas. Si su perro tiene espolones – los pequeños “dedos” vestigiales en la parte alta de sus tobillos – asegúrese de revisar las uñas en ellos para asegurarse de que no son demasiado largas. Debido a que estas uñas no entran en contacto con el suelo, a veces crecen hacia el interior e irritan la piel del perro.

Si no le corta regularmente las uñas a su perro, debería al menos llevarlo a un peluquero todos los meses para que otra persona se las corte. Pero no es tan difícil hacerlo usted mismo. Vea nuestra reseña de varias herramientas para cortar las uñas en “You Nailed It!” WDJ febrero de 1999, y las instrucciones para entrenar a su perro a tolerar el recorte de uñas en la página 22 de este número.

Debajo de la cola Por último, pero no menos importante, pasa las manos por encima y alrededor de la zona de la grupa, y por la cola. Esta es un área privada, y a algunos perros no les gusta que les examinen la zona anal. Levante la cola y busque enrojecimiento, irritación, hinchazón u otras señales de que su perro está prestando atención inusual o lamiendo un área enrojecida en o cerca de los genitales o el ano.

Si ves pequeñas cosas blancas que se parecen a granos de arroz blanco cocido, quítalas con una toalla de papel (o con guantes de goma) y deshazte de ellas. Luego, vaya a pedirle a su veterinario un antiparasitario. Las pequeñas cosas blancas son huevos de tenia. Los perros adquieren las tenias por ingestión de pulgas, generalmente en el acto de morderse a sí mismos en un esfuerzo por aliviar la picazón de las pulgas. Para controlar completamente las tenias, debe controlar las pulgas. (Véase “Eliminar las pulgas sin venenos”: Manejo Integrado de Plagas”, WDJ marzo de 2002).

El enfoque metódico es el mejor Muchos de nosotros nos sorprendemos cuando llevamos a nuestros perros al veterinario y éste nos señala signos preocupantes de enfermedad o dolencia. “Dios mío”, nos avergüenza admitir, “¡nunca me di cuenta de eso!” Nos sentimos aún peor al saber que la condición del perro podría haberse prevenido o tratado mucho más fácilmente si se hubiera descubierto antes.

Al observar de cerca a todo el animal de manera regular, los cambios físicos, de actitud o de comportamiento singulares deberían ser más notorios para usted, lo que puede ayudarle a usted y a su veterinario a reducir las posibles fuentes de problemas. Al examinar de forma consistente y rutinaria a su mascota, estableciendo una línea de base de salud normal para ese individuo, los guardianes pueden ser capaces de reducir aún más el tiempo y el origen físico de los problemas.

También con este artículo Haga clic aquí para ver “Lo que puede hacer”. Haga clic aquí para ver “Entrenando a su perro para ser tocado”. Haga clic aquí para ver “Tomando los signos vitales de su perro”.

-de Susan Eskew

Susan Eskew es una escritora independiente (y esposa de un veterinario) que vive actualmente en Carolina del Norte. Desea agradecer a Kristen Chaney, estudiante de veterinaria senior de la Universidad Estatal de Colorado, Ft. Collins, Facultad de Medicina Veterinaria y Ciencias Biomédicas y voluntaria de la línea de ayuda de la práctica comunitaria, y a Kim Hombs, DVM, veterinaria holística de Charlotte, NC, por su ayuda en la preparación de este artículo.

Deja un comentario