La terapia de enzimas para una recuperación más rápida de las lesiones caninas

Cuando Dee (el querido Jaegerin de Ch. Antren) saltó a la cama de su dueño el pasado mayo, se resbaló y cayó de espaldas. El Rottweiler de 10 años de edad, de 98 libras, se puso de pie y parecía estar bien, pero unas horas más tarde, sus piernas traseras se derrumbaron.

“Sólo se abrocharon”, dice su dueña, Kathy Signorile. “Estábamos en nuestro paseo de la tarde aquí en la Pennsylvania rural, y de repente Dee no podía moverse. Después de unos minutos dio unos pasos, pero luego tuvo que volver a sentarse. Tardamos una eternidad en volver a la casa, y fue realmente aterrador”.

Los rayos X tomados al día siguiente mostraron que las caderas y piernas de Dee eran excepcionalmente saludables para un perro de su edad y tamaño. “El problema era el área a lo largo de su columna justo por encima de la articulación de la cadera, que para entonces estaba notablemente sensible e hinchada”, dice Kathy. “El veterinario nos dijo que probablemente había sufrido daños en los nervios y que no había nada que pudiéramos hacer más que mirar y esperar”.

La terapia de enzimas para una recuperación más rápida de las lesiones caninas

Eso fue difícil para todos los involucrados. “Dee siempre ha sido un perro activo”, dice Kathy. “Le encantaba jugar, dar paseos y dar largos paseos en el coche. Había sido un perro de terapia durante cinco años, visitando hospitales y hogares de ancianos, y acababa de ganar un premio del Colonial Rottweiler Club para el perro de terapia del año. Ahora, además de estar en constante dolor, estaba perdiendo interés en el mundo que la rodeaba. A menos que mi marido y yo la levantáramos, no podía levantarse. Le pusimos un arnés para llevarla afuera, pero incluso con nuestra ayuda apenas podía manejar la caminata hacia el patio. A veces se caía y teníamos que levantarla. Empezamos a considerar la posibilidad de que Dee nunca se recuperara.”

Dee obviamente se convirtió en el tema principal de conversación entre los Signoriles y sus amigos, y fue esta red de apoyo la que se encargó de llevar a la pareja afectada a una solución a los problemas de Dee. Uno de sus amigos había leído sobre la terapia de enzimas orales sistémicas, y les sugirió que probaran el producto mencionado en el artículo, un producto alemán llamado Wobenzym N, que se vende en las tiendas americanas de alimentos para la salud. Las dosis terapéuticas de las enzimas digestivas se toman entre comidas con el estómago vacío.

Dos semanas después del accidente de Dee, los Signoriles comenzaron a darle al perro cinco tabletas de Wobenzym dos veces al día. En pocos días, notaron una mejora.

“Se movía un poco más cómodamente”, dice Kathy, “y cada vez que la sacábamos, conseguía que caminara un poco más. Había estado durmiendo en el mismo lugar junto al sofá día tras día, pero una tarde nos sorprendió al no estar allí. Se había mudado a un lado diferente de la habitación. Luego caminó sola hasta el porche trasero. Estábamos encantados. Dee mostraba signos de vida.”

Sus salidas diarias se alargaron, y tres semanas después de comenzar la terapia de enzimas, Dee caminó una milla. Pronto estaba caminando tres millas con facilidad, y un día, Kathy la encontró tirada en la cama de la que se había caído originalmente.

“No podíamos creerlo”, dice Kathy. “Parecía un milagro. A mediados de julio, dos meses después de su accidente y seis semanas después de que empezara a tomar enzimas, Dee no sólo estaba completamente bien, sino que estaba más sana de lo que había estado en años”.

¿Qué es una enzima?

Las enzimas son compuestos similares a las proteínas que, en pequeñas cantidades, aceleran la velocidad de las reacciones biológicas. Inestables, frágiles y fácilmente inactivables, las enzimas se producen dentro de las células vivas para realizar reacciones bioquímicas específicas.

Las enzimas existen tanto en las plantas como en los animales. Sin ellas, la vida tal como la conocemos no existiría. Las enzimas hacen que las semillas broten, que las flores florezcan, que las plantas crezcan, que las hojas de otoño cambien de color y que los frutos maduren. Las enzimas juegan un papel vital en la fermentación de alimentos como el queso, el kéfir, el yogur, el chucrut y la salsa de soja. Muchas enzimas se cultivan para su uso en procesos industriales, pruebas médicas, producción de alimentos, y como ingredientes en productos domésticos como quitamanchas para mascotas, detergentes para ropa, pasta de dientes, y limpiadores faciales. Los animales vivos fabrican miles de enzimas para diversas funciones en todo su cuerpo.

Mejoras metabólicas

Dos de los tipos de enzimas más importantes son las enzimas metabólicas, que funcionan en todo el cuerpo, y las enzimas digestivas, que estimulan las reacciones bioquímicas en el estómago y los intestinos.

Casi todos los alimentos crudos llevan en su interior las enzimas necesarias para su digestión, así como las enzimas metabólicas, pero el cocinar, hornear, pasteurizar, freír, secar a alta temperatura y hervir los destruye. Al igual que los humanos, los perros y gatos que comen principalmente alimentos cocinados o procesados consumen pocas enzimas, si es que alguna, y deben fabricar las sustancias por sí mismos.

Los defensores de la terapia enzimática creen que las enzimas suplementarias pueden beneficiar al cuerpo de dos maneras importantes: Pueden ahorrarle al cuerpo el esfuerzo de producir enzimas, y pueden iniciar una mejor función celular en cada sistema del cuerpo.

El Dr. Edward Howell, autor de Nutrición de Enzimas: The Food Enzyme Concept, presentó la teoría de que cuando una persona o un animal come alimentos que no contienen enzimas, obligando al cuerpo a fabricar las enzimas necesarias para la digestión y otras funciones, es como si el cuerpo debiera hacer una extracción de su banco de enzimas. Cuantos más retiros se hagan sin compensar los depósitos, más rápido se agotará el banco de enzimas. El Dr. Howell creía que la salud en sí misma depende de la acción eficiente de las enzimas metabólicas, y proporcionar al cuerpo el combustible que le ahorra a sus enzimas metabólicas puede ser la clave para mantener una buena salud. Las enzimas metabólicas hacen toda la estructuración, reparación y remodelación en cada célula, órgano y tejido. Cuando las enzimas metabólicas disminuyen en número, especuló Howell, el proceso de envejecimiento se acelera.

El Dr. Howell observó que los perros y gatos en libertad no producen enzimas en su saliva, aparentemente porque sus dietas crudas incluyen las enzimas adecuadas. También descubrió que los perros que han pasado de la comida cruda a una dieta alta en carbohidratos y tratada con calor empiezan a producir enzimas en la saliva en aproximadamente una semana. Teorizó que la fabricación de estas enzimas puede costar a estos animales las enzimas que puedan necesitar más adelante para sus funciones metabólicas. “Lo notable de la eventual quiebra de la cuenta de enzimas”, escribió Howell, “es que puede proceder de forma bastante indolora, sin síntomas inmediatos”. La digestión de los alimentos tiene una alta prioridad y actúa como un poderoso estímulo en la demanda de enzimas. Si la función de la digestión toma más de la parte que le corresponde, otros órganos y tejidos deben arreglárselas con la capacidad restante. Así, explicó, es como comienzan muchas enfermedades y dolencias.

Muchos veterinarios holísticos están de acuerdo con la teoría. “Los cuerpos jóvenes pueden compensar la falta de enzimas en los alimentos que comen, pero la producción de enzimas disminuye con la edad. Los perros y gatos mayores se benefician de los suplementos de enzimas, que mejoran la digestión, la reparación de los tejidos y las condiciones inflamatorias como la artritis”, dice Beverly Cappel, DVM, una veterinaria holística de Chestnut Ridge, Nueva York. “Los animales de todas las edades se benefician de la terapia de enzimas para lesiones, curación de heridas y enfermedades graves”.

En New Hampshire, a uno de los galgos de Susan Appelin le quitaron parte de una costilla para tratar un hemangiosarcoma, pero el tumor volvió a crecer. A otro galgo se le diagnosticó un sarcoma de mastocitos. “Estos cánceres son casi siempre fatales”, dice, “y mi veterinario no me dio ninguna esperanza para la supervivencia de los perros”. Decidí que no me rendiría y recé para que me guiara”. Cuando un médico holístico le habló de Wobenzym N, añadió enzimas entre comidas a un régimen de vitaminas y comida preparada en casa para sus perros.

“Hace dieciocho meses, al perro con hemangiosarcoma le dieron 30 días de vida”, dice, “pero gracias a Wobenzym, su tumor se redujo y desapareció. El otro perro ha estado en remisión durante 12 meses. Ahora tengo a mis cuatro galgos y cinco gatos en Wobenzym”.

Suplementos de enzimas digestivas

El uso de suplementos de enzimas que ayudan específicamente a la digestión es bastante conocido y utilizado entre los cuidadores de perros -mucho más que los suplementos de enzimas metabólicas-, quizás porque la digestión adecuada afecta a la salud general del cuerpo de manera tan profunda. “La digestión incompleta permite que las partículas parcialmente digeridas se reabsorban en el torrente sanguíneo desde el intestino grueso, creando disfunción inmunológica, inflamación, alergias y otros problemas”, dice el Dr. Cappel.

Los veterinarios y los dueños de mascotas que complementan la comida de sus perros con Prozyme, un popular suplemento de enzimas digestivas, suelen informar de una mejora en la piel y el pelaje, un aumento de la resistencia, una mejor respuesta del sistema inmunológico, menos alergias, una curación más rápida de las heridas, una mejor digestión, articulaciones más fuertes y un mayor rango de movimiento. El efecto secundario más comúnmente reportado es que los perros a menudo aumentan de peso cuando se les agrega Prozyme a su comida. En los perros con bajo peso, esto es una ventaja. En los perros de peso normal, las porciones de comida pueden tener que reducirse hasta un 15 por ciento a medida que la digestión del perro se hace más y más eficiente. Las investigaciones han demostrado que Prozyme aumenta la absorción de nutrientes esenciales, especialmente el zinc, el selenio, la vitamina B6 y el ácido linoleico, de la comida de las mascotas.

Los suplementos de enzimas digestivas abundan; sólo tienes que buscar en tu tienda local de alimentos saludables. Las enzimas de origen vegetal incluyen la proteasa, que digiere las proteínas; la lipasa, una enzima del tracto digestivo superior que descompone las grasas o los lípidos; y la amilasa, una enzima de la saliva que digiere el almidón o los carbohidratos.

Las proteasas, o enzimas proteolíticas, incluyen muchas enzimas diferentes, cada una de las cuales descompone un aminoácido específico que se encuentra en la proteína.

Las lipasas, o enzimas lipolíticas, digieren los lípidos (aceites y grasas), incluyendo fosfolípidos como la lecitina, esteroles como el colesterol y triglicéridos.

Las amilasas, o enzimas amilíticas, interactúan con los carbohidratos, entre ellos la lactosa, un azúcar de la leche; la fructosa, un azúcar simple que se encuentra en la miel y en las frutas dulces; los almidones, que se encuentran en casi todos los alimentos vegetales, especialmente en los granos; y la sacarosa, el disacárido que se encuentra en el azúcar de la caña y el azúcar de la remolacha, que contiene fructosa y glucosa.

Los suplementos de enzimas pancreáticas suelen proceder de cerdos o ganado vacuno. La pancreatina contiene muchas enzimas, incluyendo la proteasa, la lipasa y la amilasa. Funciona en el intestino delgado, donde ayuda en la digestión de las proteínas, las grasas y los carbohidratos.

La mayoría de los productos de enzimas digestivas utilizan proteasa, amilasa y lipasa. Algunas marcas también incluyen ácido clorhídrico, pepsina, bilis de buey, papaína de papaya, enzimas para digerir celulosa, bromelina de piña y otros ingredientes. Los suplementos de enzimas se venden en polvo, cápsulas o tabletas. Las tabletas etiquetadas como “recubiertas” o “con recubrimiento entérico” están protegidas por una cáscara resistente a los ácidos que pasa a través del estómago sin ser digerida y se rompe en los intestinos.

Terapia enzimática oral sistémica

Cuando se toman con la comida, las enzimas digestivas mejoran la descomposición y asimilación de la comida. Cuando se toman con el estómago vacío entre comidas, las mismas enzimas son transportadas por la sangre a través del cuerpo, de ahí el término “sistémico”. En lugar de abordar una sola función, como la digestión o la circulación, las terapias sistémicas tienen un efecto tónico en todo el cuerpo, ayudándolo a curarse a sí mismo desde dentro.

La terapia de enzimas para una recuperación más rápida de las lesiones caninas

Las enzimas proteolíticas que se toman entre comidas corrigen una serie de enfermedades y desequilibrios al degradar las moléculas proteínicas que han penetrado en el tejido, lo que provoca edema e inflamación; además, aumentan la flexibilidad de los glóbulos rojos, mejorando el flujo de sangre a través de las arterias e inhibiendo la agregación plaquetaria, lo que ayuda a prevenir la coagulación anormal. Las mismas enzimas estimulan el sistema inmunológico activando los macrófagos y las células asesinas naturales (NK). Los desechos celulares se eliminan de manera más eficiente, limpiando el tejido, mejorando la circulación y estimulando el crecimiento de nuevas células sanas.

En una investigación realizada en boxeadores (atletas humanos, ¡no de la raza canina!), se demostró que la bromelina reduce significativamente la hinchazón y los moretones de las lesiones por traumatismo y acelera la curación de las heridas. La papaína tiene propiedades antiinflamatorias y cicatrizantes probadas. La pancreatina tomada con el estómago vacío reduce la inflamación y el dolor en todo el cuerpo y ayuda a eliminar los parásitos intestinales al digerirlos literalmente. Otras enzimas reducen la inflamación, mejoran la función inmunológica y estimulan la digestión de bacterias, toxinas y proteínas de digestión incompleta, limpiando la linfa y la sangre de partículas causantes de problemas. Las enzimas digestivas tomadas por la noche, varias horas después de la cena, ayudan a aliviar la sensibilidad a los alimentos, las alergias a la fiebre del heno y el insomnio causado por las reacciones a los alimentos.

En docenas de ensayos clínicos en los que se compararon las enzimas orales sistémicas con los medicamentos de venta con receta u otras terapias convencionales, los pacientes que tomaron enzimas orales obtuvieron resultados comparables o superiores. Los atletas europeos que reciben terapia de enzimas orales sistémicas se han recuperado rápidamente de las lesiones deportivas. Además, las enzimas aumentan la eficacia de los medicamentos de venta con receta, como los antibióticos, cuando se toman juntos.

Muchos suplementos de enzimas que se venden como ayudas digestivas pueden tomarse entre comidas para ayudar a acelerar la curación. Los productos de una sola enzima incluyen la bromelina, la pancreatina y la papaína. La mayoría de las tiendas de alimentos para la salud ofrecen varias marcas de cada uno, así como mezclas que contienen estos y otros ingredientes. Nota: Los productos que contienen ácido clorhídrico (HCl), a veces etiquetados como clorhidrato de betain, no deben tomarse con el estómago vacío a menos que se recomiende en la etiqueta su uso entre comidas.

En Europa, la terapia de enzimas orales sistémicas se utiliza a menudo en lugar de la aspirina y otros antiinflamatorios no esteroideos (AINE), como el ibuprofeno, la fenilbutazona y el diclofenaco. El Dr. Cappel es uno de los cada vez más numerosos veterinarios estadounidenses que recomiendan enzimas por su efecto antiinflamatorio en perros y gatos. “Es irónico”, dice, “pero tanto los antiinflamatorios esteroideos como los no esteroideos en realidad causan degeneración”. Suprimen temporalmente los síntomas como el dolor, la hinchazón, la sensibilidad y la inflamación, pero no corrigen la causa de estos problemas. De hecho, lo empeoran. Las enzimas son maravillosas para las mascotas porque no tienen efectos secundarios adversos, y tratan la causa de la inflamación, así que el cuerpo se cura a sí mismo”.

David Steinman, autoridad en enzimas y editor del boletín The Doctors$0027 Prescription for Healthy Living, está de acuerdo. “Hay un gran impulso por parte de la industria farmacéutica para comercializar AINEs para mascotas”, dice, “pero los estudios europeos muestran que los AINEs son, después de las vacunas, la principal causa de muerte relacionada con el tratamiento en perros”. Las enzimas estimulan la regeneración del tejido dañado, así que no sólo enmascaran el problema, sino que lo reparan”.

Además de utilizar la terapia de enzimas orales sistémicas para lesiones, artritis, enfermedades autoinmunes, enfermedades cardiovasculares y todo tipo de problemas digestivos, el Dr. Cappel prescribe suplementos de enzimas para pacientes con cáncer. “Se han utilizado grandes dosis de enzimas pancreáticas con pacientes de cáncer humano durante décadas”, dice. “Los perros con cáncer suelen responder bien a este tratamiento”.

El producto alemán Wobe-Mugos, fabricado por el fabricante de Wobenzym, tiene el estatus de droga huérfana en los Estados Unidos para el mieloma múltiple porque prolonga la supervivencia. La Ley de Medicamentos Huérfanos de 1983 permite la comercialización de medicamentos utilizados para tratar enfermedades raras, para las que hay poco potencial de beneficio, aunque no hayan sido probados según los protocolos de la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos. Los requisitos de la FDA no se aplican a estos medicamentos. Wobe-Mugos contiene tripsina concentrada, quimotripsina y papaína. La comparación habitual es que una tableta de Wobe-Mugos equivale a tres o cuatro tabletas de Wobenzym.

Dosis de enzimas para perros

Para que la terapia de enzimas orales sistémicas sea eficaz, las enzimas deben tomarse al menos de 45 minutos a una hora antes de las comidas o al menos una o dos horas después.

Cuando adapte los productos enzimáticos de venta libre para uso canino, tenga en cuenta el peso de su perro. Las instrucciones de la etiqueta son apropiadas para un humano de 100 libras, así que ajústelas en consecuencia. Teniendo en cuenta la seguridad bien documentada de los productos enzimáticos (tenga en cuenta las precauciones que se indican a continuación antes de usarlos), las proporciones pueden ser aproximadas. Para los perros de más de 80 libras, la dosis para humanos probablemente sea efectiva y bien tolerada. Para perros que pesen 50 libras, reduzca la dosis a la mitad; para los que pesen 25 libras, use 1/4 de la cantidad recomendada. La mayoría de las etiquetas de los productos indican una dosis de mantenimiento para el uso diario.

Las etiquetas de los productos de un solo ingrediente como la bromelina y la pancreatina dan las dosis para su uso con los alimentos. Además de usar estas enzimas con la comida, la misma dosis dos o tres veces al día entre comidas es apropiada para la terapia sistémica.

Los expertos no están de acuerdo en que los comprimidos de recubrimiento entérico que se toman entre comidas funcionen mejor que las cápsulas; la pancreatina y la bromelina sin recubrimiento han demostrado ser eficaces por sí mismas. Algunos dueños de perros utilizan las tres estrategias – enzimas con la comida, enzimas sin recubrimiento entre las comidas y enzimas con recubrimiento entérico entre las comidas – para asegurarse de que sus perros reciben todo el apoyo que necesitan, especialmente durante la recuperación de una enfermedad o lesión grave.

Precauciones y efectos secundarios

Los productos de enzimas orales pueden ser problemáticos para cualquier perro que sea alérgico a la carne de vacuno, cerdo, papaya, piña, Aspergillus oryzae, o a otros ingredientes alimentarios. Si su perro tiene alergias específicas, compruebe las etiquetas de los productos y póngase en contacto con los fabricantes para verificar los ingredientes y sus fuentes. Muchos perros con alergias estacionales y sensibilidades alimenticias han mejorado como resultado de la toma de enzimas tanto con la comida como entre comidas, pero es una buena idea usar una pequeña primera dosis y comprobar las reacciones adversas antes de aumentar a niveles terapéuticos.

La terapia de enzimas para una recuperación más rápida de las lesiones caninas

Los perros con trastornos hemorrágicos no deben tomar enzimas orales sistémicas porque reducen la coagulación y diluyen la sangre. Por la misma razón, no se recomiendan grandes dosis inmediatamente antes de la cirugía. Aquellos cuyos perros tengan una enfermedad grave, como una enfermedad hepática, o estén embarazadas o amamantando deben consultar a un veterinario antes de administrarles enzimas entre comidas. Las enzimas que se administran con la comida en las dosis de mantenimiento recomendadas suelen ser seguras para los perros con trastornos de coagulación y otras enfermedades graves porque interactúan con el cuerpo de la misma manera que las enzimas de la comida cruda. Siga las instrucciones de la etiqueta y, en caso de duda, consulte a un veterinario holístico.

En algunos casos, los pacientes humanos que toman dosis muy altas de enzimas orales sistémicas han desarrollado una acumulación de ácido úrico, un producto de desecho de la descomposición de las proteínas, en la orina o la sangre. Las reacciones alérgicas, los trastornos hemorrágicos y la acumulación de ácido úrico son efectos secundarios poco frecuentes. Más comunes son las reacciones temporales que desaparecen cuando se interrumpe la terapia o se reduce la dosis, incluyendo cambios menores en las heces del paciente y/o alteraciones gastrointestinales como flatulencias, náuseas, diarrea o sensación de saciedad.

Las cápsulas con recubrimiento entérico deben tragarse enteras, no masticarse. Los polvos, como el Prozyme o la bromelina, se pueden mezclar con una pequeña cantidad de agua y administrarse entre comidas, pero normalmente es más fácil dosificar a un perro con pastillas o cápsulas. Si su perro no puede tomar pastillas, déle pastillas o cápsulas con la menor cantidad de alimento sin grasa ni proteína que su perro pueda tragar, como una uva o una cucharadita de zanahoria rallada. Para obtener los mejores resultados, intente que su perro beba unas cuantas onzas de agua con cada dosis. Absténgase de dar bocadillos o golosinas de entrenamiento dentro de la hora de utilizar las enzimas orales sistémicas.

Las enzimas se dañan fácilmente con el calor. Por ejemplo, el polvo de bromelina conserva su actividad enzimática durante 10 años o más si se refrigera, pero si se almacena cerca de un horno caliente o una ventana soleada puede desactivarla en sólo unas pocas horas. Siempre almacene los productos enzimáticos en un lugar fresco y seco.

Tratamiento de enfermedades específicas con enzimas

La terapia enzimática oral sistémica tiene un efecto general o tónico que mejora las condiciones en todo el cuerpo, por lo que en lugar de tratar un solo problema o enfermedad, aborda varios. Un perro con enfermedades cardíacas, artritis, encías infectadas y un hematoma de oído es probable que mejore en todas estas áreas, no sólo en una. De hecho, nuestro hipotético paciente probablemente experimentará una mejora en la digestión, una curación más rápida de las heridas, ojos más brillantes y una personalidad más tranquila y enfocada, especialmente si la terapia se continúa durante varios meses.

Para tratar lesiones agudas, esguinces, moretones, contusiones, hematomas, tirones musculares, abrasiones, fracturas de huesos y quemaduras, dar grandes cantidades entre comidas, como hasta 10 veces la dosis de mantenimiento varias veces al día durante varios días. Cuanto más grave sea la lesión, más enzimas podrá utilizar el cuerpo. Vigile la reacción del perro y, si se producen trastornos digestivos o diarrea, reduzca la dosis. En general, las dosis pequeñas y frecuentes son más eficaces que las grandes, así que siga administrando enzimas durante todo el día. La curación se producirá a medida que la lesión se despeje de los tejidos dañados, la congestión y los desechos. Cuando haya una mejora notable, reduzca gradualmente la dosis a niveles de mantenimiento.

Para condiciones articulares crónicas como artritis, tendinitis y displasia de cadera o codo, dar dos o cuatro veces la dosis de mantenimiento dos o tres veces al día. Las condiciones que se desarrollan lentamente con el tiempo tardan más tiempo en desaparecer que las lesiones repentinas. Cuando el animal muestre una mejora significativa, cambie gradualmente a la dosis de mantenimiento recomendada y continúe indefinidamente. Cambie a dosis más frecuentes y/o más grandes si los síntomas reaparecen.

Los problemas respiratorios, las alergias estacionales y las infecciones de los senos nasales suelen responder a las enzimas orales sistémicas. Si se utiliza la dosis de mantenimiento, se debe dar el doble de la frecuencia recomendada, o aumentar la dosis así como la frecuencia. Para las infecciones agudas, como la bronquitis, utilice dosis mayores; para las alergias crónicas, continúe la dosis de mantenimiento durante varios meses.

Las infecciones del tracto urinario, la inflamación de la próstata, la inflamación intestinal (colitis ulcerosa y trastornos relacionados), las infecciones de los dientes y las encías y los trastornos circulatorios pueden mejorarse con enzimas. Como se ha explicado anteriormente, administre dosis grandes y más frecuentes para las infecciones agudas hasta que éstas desaparezcan; trate las afecciones crónicas con la dosis de mantenimiento recomendada (o, hasta que los síntomas mejoren, adminístrela dos o tres veces más a menudo de lo que recomienda la etiqueta del producto), y continúe indefinidamente.

Los perros se recuperan rápidamente de la esterilización, la castración, la cirugía oral, la cirugía electiva y la cirugía de emergencia con la ayuda de suplementos enzimáticos. Tomadas durante un mes o más antes de la operación, las dosis de mantenimiento ayudan a preparar el cuerpo para la curación.

Debido a que las enzimas diluyen la sangre y ayudan a prevenir la coagulación, algunos expertos advierten contra el uso de suplementos de enzimas durante 7 a 10 días antes y después de la cirugía. Otros sugieren usar la dosis de mantenimiento hasta un día o dos antes de la cirugía, y luego reanudarla un día o dos después. Otros recomiendan usar las enzimas orales sistémicas sin interrupción. La interrupción de las enzimas orales reduce el riesgo de hemorragia, pero aumenta la probabilidad de hinchazón, dolor y otras condiciones que las enzimas ayudan a prevenir. Para obtener los mejores resultados, consulte a un veterinario holístico y considere la condición física del paciente, su historial médico y el tipo de cirugía. (Como se ha señalado, los perros con trastornos de la coagulación no deben tomar enzimas entre las comidas).

Cuando el peligro de hemorragia ha pasado, se pueden administrar grandes dosis para acelerar la curación y prevenir la infección, la hinchazón, el dolor, la cicatrización excesiva y las complicaciones posquirúrgicas. Las dosis para el cuidado posquirúrgico son las mismas que para las lesiones por traumatismo.

Además, los polvos de enzimas pueden mezclarse con agua para formar una pasta que puede aplicarse tópicamente a heridas, cortes, hematomas, quemaduras, abrasiones, puntos calientes y otras irritaciones. La papaína, la enzima utilizada en los ablandadores de carne, se utiliza ampliamente como tratamiento para las picaduras de insectos. Para neutralizar el veneno de los insectos, se mezcla la papaína (o un ablandador de carne que la contenga) con una pequeña cantidad de agua, se aplica como cataplasma y se mantiene en su lugar el mayor tiempo posible.

Para perros con infecciones de dientes y encías, mezclar bromelina, Prozyme o un polvo enzimático similar con sólo suficiente agua para formar una pasta fina y aplicarla con la punta de un dedo, un pequeño trozo de gasa o un cepillo de dientes canino. Si tocar los dientes o las encías causa dolor, diluya la pasta con suficiente agua para hacer un líquido y mójela en los lados de la boca del perro con un gotero o una jeringa de oído. Las pastas y lavados enzimáticos deben aplicarse varias veces al día para obtener mejores resultados. Al igual que la terapia enzimática oral sistémica, la aplicación tópica puede combinarse con otros productos y terapias de salud, mejorando sus resultados.

Es imposible predecir la rapidez con que un paciente responderá a la terapia de enzimas orales sistémicas, ya que mucho depende de variables individuales como la altura, el peso, la edad, la salud general, los patrones de alimentación y la gravedad de los síntomas. Sin embargo, las personas que usan los suplementos dicen que la mayoría de los moretones y las lesiones comienzan a responder en uno o dos días, la mayoría de las condiciones inflamatorias dolorosas comienzan a mejorar en una semana, y la mayoría de los trastornos autoinmunes, como el lupus, comienzan a responder dentro de los tres meses de la administración de suplementos diarios. En algunas condiciones crónicas, los síntomas mejoran, empeoran y vuelven a mejorar. De acuerdo con el Dr. Anthony Cichoke en The Complete Book of Enzyme Therapy, “Cuando la condición es peor o cuando se nota una exacerbación de los síntomas, es importante aumentar la dosis”.

Bendición disfrazada

Aunque Dee tomó una dosis de mantenimiento de Wobenzym, que es sustancialmente más pequeña que la dosis terapéutica recomendada para lesiones de trauma en perros de su tamaño, su recuperación fue dramática.

“La lesión de Dee fue una bendición disfrazada”, dice Kathy Signorile. “Si no hubiera sucedido, nunca hubiéramos sabido de la terapia de enzimas. Ahora mi marido y yo tomamos Wobenzym todos los días, y nos sentimos mejor también. La resistencia de Dee sigue aumentando, su tono muscular ha mejorado, es más joven y su energía es asombrosa – es como si hubiera caído en la fuente de la juventud. Hace apenas unos meses, Bill y yo nos hacíamos preguntas difíciles acerca de si Dee se recuperaría alguna vez y lo que una discapacidad permanente significaría para la calidad de su vida. Rezamos por la más mínima mejora, cualquier pequeño signo de curación. Nunca imaginamos que unas semanas más tarde, estaría más saludable de lo que ha estado durante años”.

Recursos enzimáticos: Productos recomendados por la WDJ

CJ Puotinen es el autor de la Enciclopedia de Cuidado Natural de Mascotas y Remedios Naturales para Perros y Gatos. Ambos libros describen dietas equilibradas, crudas y naturales. Es una frecuente colaboradora de WDJ.

Deja un comentario