8 maneras fáciles de enseñar a su perro a jugar

8 maneras fáciles de enseñar a su perro a jugar

Remolcador. Trae. Perseguir. Buscar. A la mayoría de nosotros nos gusta jugar con nuestros perros. Ya sea que estemos tirando, lanzando una pelota o un palo, o jugando algún otro juego, una de las grandes alegrías de compartir nuestras vidas con compañeros caninos es la oportunidad de participar en actividades mutuamente agradables, es decir, jugar. Sin embargo, para los perros, jugar con los humanos es un comportamiento aprendido. Los perros que no tienen la oportunidad de jugar con los humanos a temprana edad pueden crecer con un déficit de comportamiento de juego – uno que puede interferir con su capacidad para conectarse con los miembros de dos piernas de su familia de una manera que es importante y significativa.

Desafortunadamente, un número significativo de perros crecen sin jugar. Estos pueden ser perros de fábricas de cachorros que pasaron los primeros meses de formación de sus vidas en jaulas en el molino, y luego en la tienda de mascotas. Pueden ser perros que fueron criados en una perrera por un criador, con una mínima interacción de juego con los humanos. Incluso pueden ser perros que fueron comprados como cachorros por humanos con buenas intenciones, pero que terminaron en el patio trasero, o en el hogar de uno o más humanos privados de juego que simplemente no entendieron la importancia de retozar con Fido.

Si compartes tu mundo con un perro privado de juegos, la buena noticia es que puedes enseñarle a tu perro a jugar contigo y divertirte haciéndolo. Sigue leyendo para saber cómo. Mientras lo haces, ten en cuenta esta importante advertencia: Es de vital importancia que no utilices correcciones verbales o físicas en tu programa de entrenamiento. Para bajar la guardia para jugar, tu perro necesita saber que puede confiar en ti para que no le hagas daño. Los perros entrenados con métodos positivos aprenden que es seguro ofrecer nuevos comportamientos, y eso es exactamente lo que será el juego para su perro desafiante, un nuevo comportamiento. Los perros entrenados con castigos o correcciones a menudo aprenden que lo más seguro es… ¡nada! Un perro que ya está inhibido para jugar se contentará con no hacer nada, y nunca se involucrará en el juego, especialmente cuando sabe que podrías volverte violento si hace un movimiento equivocado.

1. Enseñar a jugar

Hay un número de técnicas que puedes usar para que tu perro participe en el juego entre perros y humanos. Anota los momentos en los que tu perro parece especialmente alegre o despreocupado, ya que esto puede darte pistas sobre la mejor manera de incitarlo a jugar. La comida a menudo puede animar a un perro a jugar, ya que todos los perros tienen que comer.

Experimente con las técnicas de entrenamiento de juego descritas a continuación, y vea cuáles empiezan a captar el interés de su perro. Recuerden, vayan despacio, y controlen su propia excitación. Controla tu impulso natural de celebrar los primeros pequeños esfuerzos de tu perro para no intimidarlo accidentalmente.

Mientras experimentas, recuerda observar, apreciar, atesorar y reforzar suavemente hasta el más mínimo comportamiento de juego. Esto podría incluir:

  • Un giro de la cabeza
  • Una coqueta mirada lateral
  • Un rebote rápido
  • Un movimiento repentino de la pata
  • Un breve descenso de la cabeza,
  • pecho y hombros
  • Un paso corto hacia adelante, de lado,
  • o la espalda
  • Una inclinación de la cabeza
  • Una corteza
  • Una olfateada de un juguete u otro objeto

Tome nota de lo que podría haber provocado ese comportamiento, e intente recrearlo. Sea casual; si es demasiado obvio o deliberado, su reticente jugador canino puede apagarse.

Las siguientes son otras formas de ayudar a su perro a aprender a jugar.

2. Construye su deseo de jugar

A veces se puede convencer a un perro reacio a jugar creando interés y deseo en un juguete. Empieza por preparar un juguete que pueda ser “animado” por la adición de algo de comida. Puede hacerlo cortando una costura en un peluche y sacando parte del relleno, haciendo una abertura en una pelota de tenis, o comprando un “juguete de comida” con una abertura de velcro diseñada para este propósito. Coloca el juguete en algún lugar donde el perro pueda verlo pero no alcanzarlo. Varias veces al día, vaya al juguete y juegue con él: láncelo al aire, déjelo caer al suelo y agárrelo, y deje que su perro lo observe mientras le pone golosinas.

Cuando su perro empiece a mostrar interés en el juguete y en sus actividades con él, cree una interacción. (Funciona mejor cuando tiene algo de hambre.) Siéntese en el suelo y deje que su perro le vea rellenar el juguete con golosinas. Lánzalo y atrápalo un par de veces, luego déjalo caer, o arrástralo por el suelo.

Si su perro se acerca al juguete, ábralo y déjelo comer todas las golosinas, diciéndole lo buen chico que es.

Repita dos veces más, y luego guarde el juguete, fuera del alcance pero donde pueda verlo. Incluso puede alimentar a su perro con todas sus comidas de esta manera durante una semana más o menos.

Poco a poco, vaya más despacio para “ayudar” a su perro abriendo el juguete. Debería ver a su perro empezar a tomar más iniciativa por sí mismo – quizás tocando el juguete con su nariz o pata, eventualmente recogiendo el juguete en su boca o tratando de abrirlo para obtener las golosinas. Continúe abriéndole el juguete a medida que se sienta más motivado para interactuar con él, hasta que lo haga con entusiasmo.

8 maneras fáciles de enseñar a su perro a jugar

3. Enséñale “Encuéntralo”

Este es un comportamiento simple que incluso los perros con problemas de juego pueden realizar con relativa facilidad. ¡Es muy divertido! Y también tiene aplicaciones útiles, como encontrar las llaves perdidas, el control remoto de la TV, o incluso una mascota o persona desaparecida. “Encuéntralo” aprovecha el deseo natural de tu perro de comer comida, especialmente golosinas de alto valor. A continuación se ofrecen algunos consejos para enseñar a su perro el juego “Encuéntralo”.

Versión básica: Empieza con una docena de deliciosos dulces y tu perro delante de ti. Diga “¡Encuéntralo!” con una voz excitada y tire una golosina a un lado. Asegúrate de que te vea tirarla. Tan pronto como se coma esa, tira otra en la dirección opuesta y di, “¡Encuéntrala!” otra vez. Sigue haciendo esto, tirando golosinas de un lado a otro, hasta que la docena de golosinas desaparezca. La mayoría de los perros, incluso los que no pueden jugar, pueden aprender a correr felizmente tras las golosinas en poco tiempo.

Al lanzar golosinas de un lado a otro en esta parte del juego, fíjate en las pequeñas señales de que se está soltando y disfrutando. Lanza un par de golosinas más y luego detente. Recuerda terminar cuando esté disfrutando de la actividad, y no lo agobies con tu entusiasmo.

Puede que incluso empieces el juego cuando no estés pensando realmente en jugar, pero quizás sólo sentado en el sofá viendo la televisión. Lanza algunas golosinas de vez en cuando, y no te preocupes si tu perro piensa en ello como un juego. Cuando empiezas a ver un poco de anticipación en sus ojos mientras espera el próximo lanzamiento, sabes que estás en el camino correcto.

8 maneras fáciles de enseñar a su perro a jugar

Ahora deja a tu perro en un “¡Espera!” o “Quédate”, tira un bocadillo a 3 o 4 metros y suéltalo con un excitado “¡Encuéntralo!” Repite esto media docena de veces, luego déjalo en espera o quédate mientras caminas 10-15 pies fuera, coloca un bocadillo en el suelo, vuelve a él, haz una pausa (para que no piense que tu regreso es la señal para soltarlo) y suéltalo con tu “¡Encuéntralo!” Repite media docena de veces.

Introducir cosas ocultas para encontrar: A continuación, deja que te vea esconder golosinas en lugares fáciles de encontrar, como detrás de la pata de una mesa, en el asiento de una silla o debajo de una bolsa de papel. Cada vez que escondas una golosina, vuelve, haz una pausa y suéltalo con tu señal de “¡Encuéntrala!” para ir a buscarla.

Cuando lo hace muy bien con ese paso, hazle más difícil ver exactamente dónde escondes el bocadillo, bloqueando su vista con tu cuerpo mientras lo escondes, o escondiéndolo donde un mueble le impide la vista. Ahora realmente tiene que empezar a buscarlo. Este es el comienzo de la verdadera diversión. Recuerda mantener el tono de tu entrada “¡Encuéntralo!” feliz y emocionado. Tu perro empezará a usar su increíble sentido del olfato para encontrar la golosina, y tú podrás observarlo y aprender a leerlo cuando esté “en olor”.

Durante esta parte del juego, puedes estar tentado de ayudarle a encontrar la golosina si no la encuentra enseguida. ¡Ten cuidado! Está bien indicar el área general, pero no le encuentres la golosina – puede aprender a esperar a que se la muestres en lugar de trabajar para encontrarla él mismo. Si su perro ha empezado a mostrar interés en el juego de “meter la golosina en el juguete”, también puede esconder ese juguete como parte de su juego “Encuéntralo”.

Aumenta la dificultad: Tan pronto como descubra cómo encontrar la golosina escondida usando su nariz, puedes aumentar el desafío poniéndolo en otra habitación cuando lo escondas. Primero limpia el objeto con una gasa limpia y luego lo escondes. Cuando lleves a tu perro a la habitación, ponle la gasa delante de la nariz y dile: “Encuéntralo”, y luego deja que lo busque. (De nuevo, puede indicar el área general al principio, si es necesario, para ayudarle a empezar, ¡pero no ayude demasiado!) Permitir que su perro olfatee la almohadilla le dice qué olor está buscando.

Alternativamente, puedes nombrar el objeto antes de esta etapa y usar el nombre para decirle lo que está buscando, como en “¡Encuentra la pezuña de la vaca!” El método de la gasa le da más flexibilidad para que busque nuevos objetos en el futuro que no haya nombrado previamente. Cuando sea bueno para encontrar una golosina u objeto que hayas escondido, esconde varios mientras esté fuera de la habitación, y luego tráelo de vuelta para que busque.

4. Otros juegos de “encontrar”

Hay maneras ilimitadas de usar el taco “¡Encuéntralo!”; aquí hay algunos juegos que puedes jugar con tu perro.

Encuentra y destruye – Pon unos cuantos dulces en un contenedor de cartón vacío destinado al reciclaje, como un cilindro de avena, una caja de FedEx, un tubo de toalla de papel, cajas de cereales en capas, etc. Haz que espere o se quede y muéstrale el contenedor, agitándolo con dramatismo, “Oooooh, ¿qué es esto? ¿Qué tengo aquí?” Haz que espere mientras escondes el contenedor en otra habitación, luego regresa a él, haz una pausa, y dile “¡Encuéntralo!” Síguelo y diviértete viendo como lo encuentra y luego alegremente destroza el contenedor para meter las golosinas dentro. Si es reticente a triturar, puedes ayudarlo, una vez que haya encontrado la caja. Recuerda, ¡no lo agobies!

Precaución: Si su perro come cartón, puede elegir no fomentar este comportamiento, o al menos querrá recuperar los trozos de cartón antes de que los ingiera después de encontrar las golosinas.

Encuentra golosinas en la bañera – Este es tan simple como suena, y es genial para mantener a tu perro ocupado por un tiempo, así como para enseñarle a jugar. Ponga todos sus juguetes en una bañera (la piscina de un niño pequeño funciona bien para esto), luego arroje un puñado de golosinas con los juguetes (mézclelos todos para que sea más difícil) y deje que los busque.

Dig It – Cavar es otro comportamiento natural de los perros que se presta bien para enseñar a jugar. Podrías llamarlo “Encuéntralo” en la arena. Llene la piscina de un niño hasta la mitad de arena y deje que su perro le vea enterrar golosinas y/o juguetes. Luego dígale que los encuentre. Caven en la arena con él para que sea una actividad de “jugar juntos”.

8 maneras fáciles de enseñar a su perro a jugar

5. Esconderse y buscar

Hay varias maneras de jugar a este juego. Puedes hacer que tu perro espere mientras te escondes de él, o simplemente agacharte detrás de un arbusto o árbol cuando no esté mirando. Si tu perro está muy conectado contigo, o tiene un poco de angustia por la separación, puede empezar a buscarte tan pronto como se dé cuenta de que estás fuera de su vista. Si no, puedes empezar el juego llamándolo “¡Ven!” después de que te hayas escondido. Cuando te encuentre, celebra, haz un alboroto (uno pequeño si el “alboroto” lo intimida) y dale unos dulces deliciosos. Desaparece gradualmente (deja de usar) la señal de “¡Ven!” para animarle a que te busque por su cuenta sin ser llamado.

Alternativamente, puedes hacer que tu perro se quede contigo mientras alguien más se esconde, y decirle “Encuentra (inserta el nombre apropiado aquí)!” Cuando encuentre a la persona, haz que lo celebre suavemente con tu perro, y luego envíalo de vuelta a ti, donde lo recompensas con golosinas. Enseñarle a volver a ti después de que encuentre a alguien es útil si alguna vez quieres probar tu mano en el trabajo de búsqueda y rescate, ya sea informal o formal.

Cuando tu perro es bueno para encontrar gente en escondites simples, puedes hacerlo más difícil escondiéndote en una ducha, arrastrándote bajo la cama, trepando a un árbol, etc. ¡Sé creativo!

Precaución: A menos que su perro tenga una memoria confiable, juegue este juego sólo en un área segura y cerrada. Además, algunos perros se asustan cuando no pueden encontrar a sus humanos. Si te escondes de tu perro en el exterior, vigílalo para asegurarte de que no salga de viaje por el bosque en su pánico por encontrarte.

6. Juego físico

Recuerda que los diferentes perros tienen diferentes estilos naturales de juego e intereses de juego. Un perro que se siente intimidado o que simplemente no está interesado en jugar con un juguete puede ser más propenso a jugar que involucra el contacto corporal. Tóquelo sólo suave y juguetonamente al principio, construyendo juegos de contacto más activos a lo largo de numerosas sesiones (¡semanas, quizás meses!) mientras se calienta con el concepto de juego. Experimenta con el tacto en diferentes partes de su cuerpo para ver qué puede provocar una pequeña respuesta de juego. Algunos perros se excitan si les tocas suavemente la pata, la oreja, la nariz o la barriga; simplemente no uses demasiada energía y asusta a tu perro con tu toque.

7. Shaping Play

La formación se presta perfectamente a la enseñanza de habilidades de juego de recuperación. La definición misma de dar forma – romper un comportamiento en pequeños pedazos y reforzar los pedazos hasta que se construya el comportamiento completo – es exactamente lo que se necesita para muchos perros privados de juego o aquellos que son simplemente reacios a jugar. Recuerde que debe buscar las piezas más pequeñas de comportamiento para hacer clic y tratar de que su perro gane mucho y pueda disfrutar del éxito. Aunque no te parezca un juego, cuanto más consigas que tu perro se comporte libremente y con alegría, antes empezará a parecerse a un juego. (Para más información sobre la formación, ver “La forma de las cosas que vendrán”, WDJ marzo de 2006.)

8. Capturando el juego

Todos, excepto los perros menos socializados y temerosos, ocasionalmente ofrecen algún comportamiento de juego espontáneo, aunque sea brevemente. Si has condicionado a tu perro a un marcador de recompensa, el clicker, o una señal verbal como la palabra “Sí”, o cualquier marcador que hayas elegido, puedes enseñarle a jugar capturando y recompensando esos momentos espontáneos.

Vigila a tu perro para ver si se comporta como un juego: un rebote rápido, un giro de cabeza, un coqueteo de lado. En el momento en que veas algo que se asemeje vagamente a un juego espontáneo, haz clic en tu clicker o pronuncia tu marcador verbal y dale a tu perro un regalo de gran valor. Elogia suavemente; ¡recuerda no agobiar a tu perro!

Debido a que todas las criaturas vivientes repiten comportamientos que les resultan gratificantes, cuando su perro se dé cuenta de que es recompensado por sus comportamientos de juego, los ofrecerá con más frecuencia y, con el tiempo, con mayor entusiasmo. Con el tiempo, su perro jugará con usted por la pura alegría del juego.

Pat Miller, CBCC-KA, CPDT-KA, es la Editora de Entrenamiento de WDJ.

Deja un comentario