Cómo moldear el comportamiento de su perro

Cómo moldear el comportamiento de su perro

Como muchos entrenadores de perros que usan y enseñan el entrenamiento de perros, soy un gran fan de la técnica de entrenamiento de perros llamada “shaping”. En pocas palabras, dar forma requiere definir claramente el comportamiento final que quieres que tu perro aprenda, y comenzar el proceso de entrenamiento identificando los criterios más pequeños y fáciles que marcarás (con una señal discreta, normalmente el “¡clic!” de un clicker) y recompensarás inmediatamente (normalmente con una pequeña y deliciosa recompensa alimenticia). El resto del proceso implica añadir sistemáticamente criterios – o niveles de dificultad – a las conductas que su perro ofrece (con el fin de obtener su clic y su recompensa). El objetivo es animar gradualmente a su perro para que se dirija hacia la conducta final, la conducta objetivo.

Me encanta dar forma porque es completamente libre de fuerzas, recompensa al perro por ser creativo y mostrar iniciativa, y porque es simplemente divertido ver como un perro resuelve con entusiasmo la respuesta a un rompecabezas que le presenta su adiestrador.

Los entrenadores novatos y los dueños de perros también suelen encontrar que la formación es muy emocionante y divertida, al menos al principio. Cuando a alguien se le muestra por primera vez lo rápido que puede hacer que su perro haga algo complicado, sin decir una palabra, sin empujar, tirar o forzar al perro de ninguna manera, la mayoría de la gente empieza a utilizarlo para intentar enseñar a sus perros todo tipo de cosas, desde lo básico como sentarse, agacharse y apuntar (tocar algo con la nariz, la pata u otra parte del cuerpo), hasta cosas más complicadas como encender los interruptores de la luz y aprender movimientos de baile de estilo libre.

Cómo moldear el comportamiento de su perro
Cómo moldear el comportamiento de su perro
Cómo moldear el comportamiento de su perro
Cómo moldear el comportamiento de su perro

La confusión y la frustración son los enemigos del entrenamiento de perros con la formación

La emoción, sin embargo, puede ser de corta duración. En su entusiasmo por su recién descubierta habilidad de hacer que el perro ofrezca todo tipo de comportamientos, y el aparente rápido progreso de su perro, algunas personas pueden, sin darse cuenta, convertirse en descuidados entrenadores y esperar demasiado y demasiado rápido de su perro – y entonces, de repente, todo se desmorona. El entrenador puede obtener todo tipo de comportamiento del perro, sólo que no el que ella quería… o consigue el comportamiento correcto, pero sólo al azar, no lo suficientemente fiable como para “ponerlo en la pista”.

Con la misma frecuencia, la frustración puede desarrollarse fácilmente. Como un jugador en un juego de charadas que no puede adivinar la respuesta sin importar cuántas pistas haya dado, el perro se rinde y deja de jugar.

Cuando la confusión o la frustración se instala, y la pareja ha perdido la confianza y el interés en el juego, me gusta utilizar un ejercicio de práctica muy específico para restaurar tanto el éxito de mi cliente en esta valiosa técnica, como la comprensión y el entusiasmo de su perro para dar forma.

Cuando los entrenadores de perros pierden el foco

Según mi experiencia, cuando las cosas empiezan a desmoronarse durante las sesiones de moldeo, lo más frecuente es que el manipulador se distraiga o pierda la concentración. El modelado requiere mucha multitarea mental por parte del entrenador, y si alguna vez te has dedicado a la multitarea, sabes que cuanto más hábil seas para realizar cada tarea individual por sí misma, más fácil es intentar hacer malabarismos con todas ellas a la vez.

Cuando un entrenador pierde la concentración durante una sesión de entrenamiento, normalmente está ligado a su propio entusiasmo; se inspira demasiado o se divierte con algunas de las diversas conductas que el perro ofrece, y o bien se salta algunos pasos importantes y trata de correr hasta la línea de meta, o a veces incluso cambia la conducta de la meta final que está intentando que el perro realice, ¡a mitad de la carrera!

Fundamentos de entrenamiento de perros para formar el éxito

La mejor manera de contrarrestar estos obstáculos es volver a lo básico y trabajar en algunos de sus mecanismos de entrenamiento. Así como los atletas harán ejercicios o los músicos practicarán escalas para perfeccionar sus habilidades, los entrenadores necesitan practicar su mecánica. La agudeza de tus habilidades de entrenamiento determinará la rapidez con la que tu perro averigüe qué es lo que quieres que haga. Necesitas ser capaz de hacerlo:

1. Observa el momento exacto en que tu perro hace el comportamiento que buscas, ya sea un giro de oreja o un levantamiento de pata. Eso significa que necesitas afinar tus habilidades de observación para asegurarte de que no se te escape, especialmente porque muchos de estos comportamientos son muy pequeños y muy rápidos.

2. Haz clic en en el momento adecuado. Tu sincronización debe ser perfecta para ayudar a tu perro a reconocer exactamente el movimiento que le hizo ganar ese clic.

3. Cállate . No hables, no te muevas. Quieres que el clic sea lo único que proporcione un feedback relevante para tu perro (seguido de un regalo para reforzar, por supuesto). De lo contrario, cualquier otro estímulo de su parte corre el riesgo de eclipsar o eclipsar la información que quiere transmitir a su perro.

Si bien estas tres habilidades son cruciales para el entrenamiento del clicker, quizás el elemento más importante (y a menudo subestimado) de este método de entrenamiento es la capacidad de dividir el camino hacia el comportamiento deseado en pequeños pasos, o “criterios”, y luego seguir ese camino lo más cerca posible.

Por ejemplo, los diversos pasos o criterios para lograr “Ve a tu tapete” – donde el comportamiento final es que tu perro se acueste y se quede en su tapete – podría verse algo así:

Usted y su perro están parados cerca de su tapete. Tienes una bolsa llena de golosinas y un clicker. Es probable que su perro lo esté mirando a usted (o a la bolsa de golosinas). Quiere que interactúe con la alfombra, pero en este momento está muy concentrado en usted. Para que el proceso se mueva, necesitarás encontrar el criterio más pequeño y fácil que puedas reforzar.
1. La oreja de tu perro se mueve en dirección a la alfombra. Haga clic/tratamiento (C/T)!
2. Los ojos de tu perro miran fugazmente hacia la estera. C/T.
3. El hocico de tu perro gira en dirección a la alfombra. C/T.
4. La cabeza de su perro se gira hacia la alfombra. C/T.
5. Gira la cabeza y comienza a levantar una pata hacia la estera. C/T.
6. Gira la cabeza, levanta una pata y gira los hombros hacia la estera. C/T.
7. Da un pequeño paso hacia la alfombra. C/T.

Ya ves a dónde va esto. Antes de lanzar un programa de entrenamiento para lograr un comportamiento final, es útil tener estos pasos – o sesiones – pensados de antemano, para que tengas una idea de los criterios que estarás buscando. En el papel, siempre se ve tan ordenado como la lista de criterios para “Ve a tu tapete”. En la vida real, no siempre es tan lineal y a menudo no siempre progresa como pensamos que lo haría. Tengan en cuenta que la formación requiere flexibilidad y la capacidad de pensar de pie. Sin embargo, para los propósitos del siguiente ejercicio de práctica, el énfasis estará en ralentizar las cosas y mantener tu enfoque.

Cómo reducir las distracciones durante el entrenamiento

Si aún no está seguro de por qué es útil para los entrenadores afinar nuestras habilidades de concentración, considere cómo la multitarea sin la concentración adecuada puede salir ridículamente mal. Este escenario de la vida real que implica mi reciente intento de comer un bocadillo se convirtió en un evento cómico con el que mucha gente puede relacionarse: malabarismo de tareas al azar. ¡Todos lo hemos hecho! Comenzamos con la intención de abordar una tarea y nos distraemos fácilmente con otra tarea que decidimos que necesita nuestra atención inmediata, seguida de otra tarea, y así sucesivamente, hasta que nos quedamos con un rastro de tareas sin terminar detrás de nosotros. Al final del día sentimos que hemos estado extremadamente ocupados, y sin embargo no hemos logrado nada.

Cómo moldear el comportamiento de su perro

Tenía un simple objetivo: comer una naranja. En vez de eso, me permití distraerme con otras tareas, una tras otra. Mi desfile de comportamientos comenzó cuando entré en la cocina por la mañana para conseguir una naranja. Antes de coger una del frutero, cogí una hoja de papel de cocina para la cáscara de naranja y me di cuenta de que necesitábamos un rollo nuevo.

Caminé hasta la lavandería donde guardamos los rollos de repuesto y noté una pila de ropa doblada que debía ser llevada arriba. Me olvidé del rollo de toallas de papel y llevé la ropa doblada al dormitorio de arriba. De camino al dormitorio, eché un vistazo a mi oficina, donde noté que habían aparecido nuevos avisos de correo electrónico en la pantalla de mi ordenador. Puse la ropa doblada en mi archivador y me senté en mi escritorio para responder a los correos electrónicos, lo que me llevó un tiempo, y me dio sed. Así que bajé las escaleras para tomar un vaso de agua de la cocina y me acordé de mi naranja!

Debería haberme ceñido a una tarea (¡comer mi naranja!), o al menos, haber completado cada tarea cuando me encontré con ella. En cambio, me desvié y me metí en una lista de comportamientos no relacionados que al final no lograron mucho.

Es muy fácil distraerse tanto durante una sesión de formación, causando confusión y frustración a tu aprendiz, y decepción para ti, el entrenador, cuando no alcanzas tu objetivo final. Si vuelves a lo básico de vez en cuando, y haces unos cuantos ejercicios de práctica de concentración, ciñéndote a un enfoque constante y sistemático para elegir y aumentar los criterios, ¡acabarás disfrutando del dulce y jugoso sabor del éxito mucho antes!

Ejercicio de modelado – ¡Concentración del perro!

Cada uno de los pasos descritos en el plan anterior representa un criterio, un paso hacia el comportamiento final. Para agudizar su enfoque y evitar desviarse del camino, trate cada criterio como una sesión de formación corta y separada.

Seleccione un criterio, establezca un temporizador de 30 a 60 segundos (o cuente un cierto número de golosinas que usará para reforzar ese criterio y sólo ese criterio), y enfóquese como un rayo láser en marcar y reforzar ese comportamiento sólo durante esa sesión de moldeo.

Por ejemplo, digamos que en una sesión específica de un minuto o menos decides que vas a buscar y C/T un giro de cabeza. Bien; concéntrese en eso y nada más en esa única sesión. Puede ser tentador aprovechar la oportunidad de C/T para un nuevo e inesperado comportamiento que su perro ofrece, pero por ahora, ayude a su perro a entender precisamente qué es lo que está haciendo bien, manteniendo su enfoque magro y limpio.

Cuando se acabe el tiempo o se acaben las golosinas, tómate un pequeño descanso para pensar en cuál será tu próximo criterio.

Recuerde hacer saber al perro que la sesión ha terminado para que no siga ofreciéndole inadvertidamente comportamientos a los que ya no presta atención. Para terminar una sesión, me gusta decir “¡Todo listo!” y jugar con el perro por unos segundos.

Durante este ejercicio de práctica, si al comienzo de una corta sesión de entrenamiento decide que buscará, marcará y reforzará un giro de cabeza, deberá resistir la tentación de amontonar criterios a mitad de la sesión sólo porque el perro los ofrece al azar, o porque estos nuevos comportamientos parecen más interesantes o están un paso por delante de los que tenía en mente originalmente.

Escoge un criterio y concéntrate, concéntrate, concéntrate! Si piensas en otro comportamiento que te gustaría añadir a tu lista de criterios, haz una nota mental y trabaja en ello más tarde. Tenga en cuenta que cuanto más practique las técnicas de moldeado con su perro, mejor se convertirá en ofrecer diferentes comportamientos para averiguar lo que usted quiere, y más probable será que aprenda a anticipar la dirección de una sesión. Hasta entonces, mantenga su comunicación como entrenador tan clara, limpia y concisa como sea posible.

Formando un perro de aprendizaje rápido

La formación se trata de marcar y reforzar pequeños pasos hacia un comportamiento final. Mientras que el progreso debe desarrollarse sistemáticamente, a veces el perro adivina el comportamiento final mucho más rápido de lo que anticipamos. Esto es más común con los perros que son entrenados regularmente usando una técnica de moldeado. Aprenden a anticipar que vamos a querer más de ellos, y ofrecen camiones de diferentes comportamientos en una rápida sucesión de disparos hasta que obtienen la retroalimentación que están escuchando: “¡Click!”

Muchos veteranos caninos de sesiones de moldeo también aprenden que cuando hay un accesorio presente, probablemente se supone que deben interactuar con él, ya sea un palo de tiro, una caja, un tapete o cualquier otro artículo novedoso. Si usas un accesorio, ya sea con un perro novato en el modelado o con un veterano experimentado en el entrenamiento con clicker, asegúrate de estar listo para marcar y reforzar cualquier interacción con él desde el nanosegundo en que presentes tu accesorio. Ten el pulgar en el clicker y tus golosinas cerca, y vigila de cerca a tu perro. No querrás perderte nada!

Si su perro adivina el comportamiento final muy rápidamente y se lo ofrece repetidamente, puede adelantarse a los siguientes pasos:

1. Añade un taco. Si el comportamiento final es que tu perro se acueste en su colchoneta y lo ofrece de forma consistente y correcta, adelante y hazle saber cómo se llama ese comportamiento.

Para añadir una señal verbal, diga la señal inmediatamente antes de que su perro haga el comportamiento final. Por ejemplo, si el comportamiento final es que su perro se acueste en su colchoneta, puede decir: “Ve a tu colchoneta” en el momento preciso en que se baje a una posición “baja” en la colchoneta. Durante varias repeticiones más, empiece gradualmente a decir su señal antes. Por ejemplo, empiece a decirlo inmediatamente antes de que se baje a una posición baja, mientras aún está de pie. Luego comienza a decirlo cuando pisa la alfombra; luego cuando camina hacia la alfombra.

2. Aumentar la calidad del comportamiento. Como un reto adicional, puedes afinar la calidad del comportamiento elevando un poco tu criterio. “Calidad” incluye características como la duración y la velocidad.

Por ejemplo, continuar dando forma para conseguir un “down” más duradero en la alfombra retrasando el clic/tratamiento por incrementos cortos. O aumentar la velocidad de la respuesta de tu perro a la señal de “Ve a tu tapete” haciendo clic y tratando sólo los más rápidos. Recuerde, sin embargo, que si va a cambiar los criterios tendrá que hacerlo sistemáticamente; elija sólo un criterio a la vez y concéntrese en marcar y reforzar sólo uno.

3. Cambiar el contexto del comportamiento. Ahora, queremos “generalizar” el comportamiento, para asegurarnos de que su perro todavía entiende la señal en diferentes contextos.

Intente darle a su perro la señal desde un lugar diferente. Si comenzó parándose a la derecha de la alfombra, intente moverse a la izquierda de la misma. Cambie su propia posición física; si estaba de pie, intente sentarse, y luego con la espalda girada, o mientras está acostado. Cambie la ubicación de la estera, al principio dentro de su casa, y luego fuera de su casa, en otros lugares completamente. (Apuntar a una colchoneta con un comportamiento “caído” es especialmente útil cuando se visitan amigos y familiares, cuando se está en la oficina del veterinario, o en un café para perros).

Nancy Tucker, CPDT-KA, es una entrenadora a tiempo completo, consultora de comportamiento y presentadora de seminarios en Quebec, Canadá.

Deja un comentario