Ayuda para los perros con una sana fobia a las escaleras

De vez en cuando recibo una llamada de un cliente que tiene problemas para hacer que su perro suba o baje las escaleras, un frustrante dilema cuando quieres que tu compañero canino pueda acompañarte a donde vayas. Primero, asegúrese de que las escaleras estén cubiertas con una superficie que proporcione tracción, para que no se resbale y se asuste si intenta usarlas. A continuación, aquí hay algunos consejos para superar este desafío:

288

1. Hazte un chequeo veterinario/quiropráctico.

Si su perro está herido o tiene algún otro problema físico, puede ser demasiado doloroso o difícil para él subir las escaleras. Un ajuste quiropráctico y/o medicamentos para aliviar el dolor pueden hacer que suba y baje corriendo en poco tiempo. Si la afección no puede aliviarse lo suficiente como para que pueda subir y bajar escaleras, sabrá que es hora de dejar de intentarlo y buscar otra alternativa.

2. Llévalo. Algunos perros pequeños (como nuestro Pomerania, Scooter) no son lo suficientemente grandes para soportar un tramo completo de escaleras. Scooter puede manejar los dos escalones de la puerta trasera de la casa, pero no el tramo completo de escaleras hasta nuestro dormitorio, así que lo llevo arriba por la noche, y abajo por la mañana. Si tienes un perro pequeño al que no le gusta que lo carguen, puedes enseñarle a ir en un transportín y subir y bajar las escaleras. También puedes llevar o usar un transportín para un perro mediano que, por cualquier razón, no le gustan las escaleras, ¡pero no es una buena opción para un perro que es demasiado grande para ser levantado fácilmente!

3. Proporcionar una alternativa.

Cuando añadimos un solarium y una nueva cubierta a la parte trasera de nuestra casa, mi marido tuvo la previsión de pedir al contratista que construyera una rampa además de las escaleras, en previsión de los caninos envejecidos que podrían tener dificultades con las escaleras. Unos meses después adoptamos a Scooter, que se deleita en usar la rampa para la cubierta en lugar de las escaleras. Si tu anciano tiene problemas y la rampa no es una opción, puedes usar una toalla como cabestrillo bajo su abdomen para ayudar a su espalda a subir las escaleras. Esto es un tramo, pero si vives en una casa que tiene una silla elevadora para una persona discapacitada, ¡enseña a usarla!

4. Dale forma.

Su perro puede simplemente tener miedo de subir y bajar escaleras, y cuanto más lo presiona para hacerlo, más miedo le da. Darle forma permite al perro tomar sus propias decisiones y lo refuerza por pequeños trozos de “comportamiento de escalera” para que gane confianza. Comienza en un extremo de la escalera, arriba o abajo, donde esté más cómodo, y haz clic (o usa un marcador verbal) y dale un regalo por cualquier pequeño movimiento hacia las escaleras. No hay que persuadirlo, no hay que atraerlo, sólo déjenlo tomar todas las decisiones y todos los movimientos. Con el tiempo, más rápido para algunos perros, más lento para otros, su perro dará un paso arriba (o abajo) y luego otro, y finalmente estará felizmente dispuesto a hacer todo el vuelo. Si has hecho otros juegos de modelado con tu perro, esto puede ir más rápido; si tú y tu amigo canino sois nuevos en el modelado, esto puede llevar más tiempo. (Ver “La forma de las cosas por venir”, WDJ Marzo 2006.)

5. Encadénalo.

Esta es otra solución para perros pequeños y medianos – no es práctico para perros grandes, pero puede funcionar como un encanto con los más pequeños.

En lugar de empezar en el escalón inferior y subir (o viceversa), lleva a tu perro por las escaleras y bájalo un escalón de la parte superior. Él ve la seguridad sólo un escalón y hace el intento – un paso es manejable para él, incluso si tiene miedo de las escaleras – y va para la parte superior. ¡Uf! ¡Lo logró! Aliméntalo con deliciosas golosinas también, como refuerzo adicional a su magnífico esfuerzo.

Repite ese proceso a un paso de la seguridad hasta que lo haga feliz y fácilmente, luego ponlo a dos pasos de la cima. Envalentonado por su repetido éxito con un paso, es capaz de hacer el esfuerzo por dos pasos, luego tres, luego cuatro, hasta que pueda subir y bajar fácilmente todo el vuelo sin preocuparse. ¡Feliz subida de escalones!

Pat Miller, CPDT-KA, CDBC, es la Editora de Entrenamiento de WDJ. Miller vive en Fairplay, Maryland, donde se encuentra su centro de entrenamiento de Peaceable Paws. Pat también es autora de varios libros sobre entrenamiento positivo, incluyendo el último: Do Over Dogs: Déle a su perro una segunda oportunidad de tener una vida de primera clase.

Deja un comentario