¿Los gatos son territoriales con los humanos o con otros gatos?

Tan majestuosos, gráciles y elegantes como pueden ser los gatos, también pueden convertirse en un amenazador dolor de cuello. Los felinos no viajan en manada, a diferencia de otros depredadores, pero son de hecho territoriales, principalmente dentro de su ambiente hogareño.

Los gatos son cazadores naturales con sentidos extremadamente elevados, especialmente cuando se trata de su vista y su olfato (olfato).

Gracias a su envidiable sentido del olfato y a la naturaleza territorial natural de un gato, su bola de pelo felino puede resultar bastante destructiva, incluso cuando piensa que no hay una razón sensata detrás de este tipo de comportamiento problemático.

¿Por qué los gatos son territoriales?

Aquí está la respuesta rápida: ellos nacen así.

Los felinos son carnívoros y a pesar de que han sido domesticados como mascotas desde tiempos inmemoriales, todos los gatos tienen rasgos salvajes y desobedientes innatos. Son cazadores increíbles e incluso si su gatito reside estrictamente en el interior y es extremadamente tolerante con olores desconocidos, sigue siendo territorial.

Los gatos ven el mundo de tres maneras básicas.

Ellos ven:

  • su base de operaciones,
  • su rango de hogar, y
  • el mundo exterior fuera de ese rango.

La base de operaciones es básicamente la cama de tu gatito.

El resto de su apartamento es visto como el campo de tiro de su casa, también conocido como su terreno de caza. Si permites a tu gato vagar por tu patio, entonces tu casa es la base y tu patio es probablemente el terreno de caza.

Por muy independientes que sean los gatos, sienten la necesidad de proteger su base de operaciones y su área de caza. Aquí es donde la parte territorial se pone en marcha – cualquier gato, otro animal, ser humano, o un objeto inanimado puede ser visto como invasor.

Si el gatito percibe un olor desconocido, no importa si es una nueva mascota, un nuevo visitante o un nuevo mueble, inmediatamente pensará que es una intrusión. Si se siente amenazado por esta intrusión, comenzará a actuar.

¿Cómo marcan y protegen los gatos su territorio?

En realidad depende del gatito, ya que cada gato es único por sí mismo.

Cuando alguien o algo invade el territorio, asusta al felino y lo pone ansioso por enfrentar la situación. Los gatos se erizan, se quejan y muestran otros signos de advertencia, incluyendo cambios repentinos vocales o no verbales en su postura.

Todas estas señales tienen como objetivo advertir al invasor que el gato ya ha reclamado la zona.

Después de emitir una advertencia, algunos gatos intentarán escapar de la confrontación física huyendo. Desafortunadamente, no hay forma de predecir al 100% si esto sucederá con su propio gatito.

Aunque el gato es relajado, amigable y tolerante por defecto, puede volverse ofensivo y agresivo cuando se siente amenazado. Mientras que algunos gatos no toman más medidas contra los que se consideran invasores, otros atacan con garras, dientes y vocalizaciones, a veces incluso contra sus propios padres mascota.

Además de advertir y atacar para proteger su área deseada, los gatos también marcan su territorio.

Los gatos suelen marcar su territorio orinando, rociando hormonas, frotando y rascándose. Los felinos pueden liberar el olor a través de la orina y las heces, y a través de las glándulas de olor localizadas en sus patas, cola y cara.

Un gato puede frotarse contra los muebles, los seres humanos e incluso otros gatos con el fin de hundir su olor distintivo y único en los objetos u organismos vivos que residen en su territorio. Muchos felinos, especialmente los machos, orinarán en las alfombras, el suelo y otros muebles para marcar su base de operaciones y su área de caza.

Cómo lidiar con un gato territorial

Lo primero y más importante al enfrentar a un gato territorial es entender su comportamiento. ¿Está siendo ofensivo o defensivo? ¿Está apuntando a otro animal, a un ser humano o a un objeto inanimado?

Traer un nuevo mueble a casa, dar la bienvenida a un invitado o permitir que otra mascota entre en el territorio de su gatito puede desencadenar el comportamiento sobreprotector de su amada mascota.

Mientras que algunos dueños de gatos argumentan que la mejor manera de hacer el ambiente atractivo y relajante para su gatito es rociarlo con hierba gatera, en realidad eso no es cierto. La mejor manera de lidiar con un felino territorial es enmascarar los olores desconocidos.

La mejor manera de hacerlo es olfatear nuevos muebles, nuevas mascotas y nuevos visitantes con el olor de tu gatito. Usa uno de los juguetes o prendas de tu gato y frótalo contra el posible intruso antes de presentarle dicho “intruso” a tu gato. De esta manera tu peludo amigo reconocerá su propio olor en el intruso. Esta familiaridad básica con el olor ayudará al gato a relajarse y aliviará su instinto protector innato. Así, el gato no sentirá la necesidad de defender su territorio.

Deja un comentario