¿Los perros sonríen?

Todos lo hemos visto en algún momento: un perro que parecía sonreír. Labios caídos, ojos y cejas relajadas, tal vez incluso la cola moviéndose… ¡por supuesto que ese perro está sonriendo! ¿Verdad?

La respuesta a si los perros pueden sonreír o no depende de cómo pensemos sobre el comportamiento canino – específicamente el grado en que proyectamos nuestra comprensión humana del lenguaje corporal sobre el comportamiento de nuestros perros.

Dreamstime

Una teoría bien aceptada entre los expertos en comportamiento canino es que los perros sonríen porque saben que a los humanos nos encanta. Vemos a nuestros perros recostados en la alfombra con sus bocas abiertas, los labios hacia atrás, viéndose completamente satisfechos con ellos mismos, y nos vamos ga-ga con elogios y mascotas. Los perros probablemente también observan a sus humanos sonriendo a ellos y entre ellos; saben que las sonrisas de las personas son inherentemente positivas (al menos, benignas), y que pueden comunicar amigablemente al imitar ese comportamiento.

Dada la forma en que entendemos la cognición del perro, la noción de que el perro sonriente ha aprendido a sonreír de la gente – y lo hace principalmente para la gente – tiene mucho sentido. Podemos pensar en perros sonriendo de la manera en que consideramos que algunos perros dicen palabras: reforzamos a nuestros perros cuando hacen cualquier ruido parecido a una palabra y continúan haciéndolo, pero sólo nosotros tenemos asignados significados para esas palabras. La semántica de cualquier vocalización que hagan nuestros perros se pierde para ellos, pero aún así proyectarán sus voces de maneras muy específicas porque saben que provocarán una respuesta positiva.

Dreamstime

¿Un perro sonriente está realmente sonriendo?

El diccionario de inglés Merriam-Webster define una sonrisa ( sustantivo ) como “una expresión facial en la que los ojos se iluminan y las comisuras de la boca se curvan ligeramente hacia arriba y que expresa especialmente diversión, placer, aprobación o a veces desprecio”. Las sonrisas humanas pueden ser involuntarias, como cuando experimentamos un momento hermoso, o pueden ser totalmente performativas, como cuando necesitamos un favor de alguien que no nos gusta.

Es seguro decir que las sonrisas son esenciales para el vocabulario del lenguaje corporal humano. Sonreímos para manipular a otras personas tan a menudo y tan naturalmente como sonreímos para conectarnos con ellos. ¿Por qué entonces los perros, que han pasado los últimos quince milenios convirtiéndose en maestros de la comunicación no verbal con los humanos, no deberían ser capaces de hacer lo mismo?

Dreamstime

Sonrisas sumisas

Hay muchas expresiones faciales caninas que pueden parecer sonrisas para nosotros. A veces el perro sólo jadea, con los labios hacia atrás y la boca bien abierta; esto es sólo un esfuerzo para mover tanto aire frío por su garganta como sea posible – ¡no está sonriendo! Algunos gruñidos pueden incluso parecer una sonrisa para alguien (como un niño pequeño) que no es consciente de los signos que acompañan al malestar de un perro (como gruñidos, mirar hacia otro lado, un cuerpo rígido, cola quieta y erguida, etc.).

Pero la expresión más común que se confunde con una sonrisa es lo que los conductistas llaman una sonrisa sumisa. Caracterizada por dientes que están desnudos de una manera cómica que no debe confundirse con la agresión, acompañada de una postura corporal baja, ojos entrecerrados y cuello levantado, las sonrisas sumisas son interpretadas por la mayoría de la gente como el perro que expresa felicidad. También conocida como una sonrisa de apaciguamiento, esta expresión facial de perro es en realidad una señal de deferencia y un deseo de mostrar que no es una amenaza.

Dreamstime

Cómo entrenar a su perro a sonreír

Puedes entrenar a tu perro para que “sonría” en el momento oportuno con un simple refuerzo positivo. Lo harías “capturando” el comportamiento usando un marcador de recompensa consistente, como el clic de un clicker o la palabra “¡Sí!” cada vez que tu perro muestre la sonrisa, e inmediatamente le darías una recompensa. Luego, comienza a usar una pista en los momentos en que puedes predecir con seguridad que está a punto de ofrecer el comportamiento, como cuando entras por primera vez por la puerta del trabajo. Diga “¡Sonríe!” y cuando muestre el comportamiento, ¡haga clic y dele un premio!

Por supuesto, tener la sonrisa de su perro en el momento oportuno no lo convertiría en una genuina expresión canina de felicidad, pero el amor y la atención que su perro recibe por realizar sonrisas hará que el comportamiento sea sinónimo de felicidad, y eso es igual de bueno.

Deja un comentario