Poner fin a los perros que se lanzan a las puertas

Parece bastante fácil. Sólo quieres abrir la puerta para recibir tu pizza o dar la bienvenida a un visitante. Sin embargo, en muchos hogares, esta tarea aparentemente simple requiere reflejos de ninja, ya que los dueños luchan por evitar que sus perros pasen a su lado, ansiosos de embarcarse en un paseo de alegría por el vecindario.

Los entrenadores llaman a este comportamiento “dar la puerta”. No sólo es inconveniente, sino peligroso, especialmente si su perro no viene de forma fiable cuando se le llama. Los dardos de puerta pueden ser un problema en cualquier hogar, pero a menudo es un reto en hogares con mucho tráfico de personas, especialmente cuando hay niños pequeños presentes.

Los dardos de puerta son un problema de control de los impulsos. También es increíblemente gratificante. Remediar el problema requiere enseñar al perro a exhibir autocontrol alrededor de una puerta abierta, mientras se emplea un manejo diligente para evitar el ensayo de un comportamiento no deseado. Los siguientes consejos pueden ayudar.

Entrena un comportamiento de “espera” y “regreso”

Enseñe a su perro a esperar pacientemente a una distancia segura de la puerta. Esto es más fácil de enseñar a su perro en un ambiente que tiene un umbral o cambio obvio en el suelo – la línea donde una sala alfombrada se cruza con una entrada de baldosas. Si no hay una línea de demarcación obvia, se puede crear un marcador con una alfombra o incluso una tira de cinta de pintor.

Mientras su perro le sigue a la puerta, diga con calma, “¡Espere!” y tire un bocadillo detrás de él justo antes de que llegue a la “zona de exclusión aérea”. Prepárate para lanzar otro bocadillo tan pronto como termine y se dé la vuelta. Repita varias veces antes de alcanzar o abrir la puerta. El objetivo es usar un alto índice de refuerzo para hacer de la zona alejada de la puerta un maravilloso lugar para esperar.

A diferencia de una estancia formal, cuando enseño “espera”, no requiero una posición específica, ni me importa si el perro cambia de posición durante el ejercicio. Puede sentarse, pararse, acostarse o moverse lateralmente, siempre y cuando no se desvíe más allá de mi línea de demarcación. Si lo hace, pónganse en su camino para bloquear su movimiento hacia adelante, y luego invítenlo de nuevo a su “zona segura” y refuércenlo allí. Tan pronto como esté en la zona deseada, elógielo con calma, recuérdele que “espere”, dé un paso o dos hacia atrás para aliviar la presión social, y tire una galleta a la primera señal de vacilación, que es el comienzo del autocontrol.

El objetivo es ayudar a su perro a hacer el comportamiento deseado (retroceder) para que pueda reforzarlo para ello, no para coaccionarlo, presionarlo o asustarlo. Use movimientos tranquilos y controlados y ajuste su técnica según sea necesario, basándose en el temperamento general de su perro.

A medida que su perro demuestre su voluntad de rondar en la “zona segura”, gracias a su generoso historial de refuerzos, empiece a trabajar lentamente para abrir la puerta. Divide el comportamiento en varias piezas pequeñas, repitiendo cada paso de tres a cinco veces – o más, dependiendo de lo que tu perro necesite – y recompensando su paciencia cada vez. Los pasos pueden incluir alcanzar (pero no tocar) el pomo de la puerta; tocar y girar el pomo sin abrir la puerta; abrir la puerta una o dos pulgadas y luego cerrarla, etc.

Si, en cualquier momento, su perro entra en la “zona sin moscas”, inmediatamente bloquee su camino e invítelo a “volver”. Si su perro comete el mismo error dos veces, repita el paso más fácil.

A medida que avanzas para abrir la puerta, ponle la correa a tu perro o usa un corral de ejercicio como segunda línea de contención para asegurar su seguridad, en caso de que se escape inesperadamente para abrir la puerta.

Entrena un fuerte comportamiento de “estancia-sentado”

Otra opción es enseñar a sentarse o quedarse lejos de la puerta de entrada. Esto requiere un nivel muy alto de control de los impulsos ya que la entrada principal de una casa es un área de alta excitación para la mayoría de los perros. Es importante aumentar la dificultad de este ejercicio lentamente, y “pagar” bien a su perro durante todo el proceso de entrenamiento, para que su perro empiece a creer que vale la pena quedarse en su sitio en lugar de correr hacia la puerta abierta.

Lo ideal es que el comportamiento final consista en tres partes principales: “ve a tu lugar” (para que puedas “enviar” a tu perro a su lugar mientras te acercas a la puerta), una estancia sólida, y la capacidad de mantener una estancia sentada o abajo alrededor de un alto nivel de distracciones.

Mi preferencia es una estadía de descanso. Me gusta enseñar primero el down-stay básico, practicando estancias cada vez más largas y frente a pequeñas y cada vez mayores distracciones, hasta que el perro pueda permanecer en su posición con confianza durante un minuto, incluso cuando el adiestrador camine a su alrededor o chirríe un juguete.

Por separado, enseñaré el comportamiento de “ve a tu lugar”. Dependiendo del perro, podría usar el apuntar, dar forma, atraer o cualquier combinación de estos para enseñar al perro a ir y acostarse en una cama o alfombra para perros.

Finalmente, los dos comportamientos se unen y se le recuerda al perro que se “quede” después de irse a la cama. A partir de ahí, se trata de construir lentamente el comportamiento de tal manera que resista las innumerables distracciones asociadas con la apertura de la puerta principal.

Asegúrate de recompensar a menudo. Un dispensador de golosinas Treat & Train o un dispensador de golosinas similar operado a distancia suele ser útil, ya que permite recompensar al perro a distancia sin necesidad de tirar las golosinas. En el nivel avanzado, incluso puedes enseñarle a tu perro a ir a su “lugar” en el momento en que suena el timbre de la puerta.

El entrenamiento es crítico para la seguridad del perro

Siendo realistas, es difícil entrenar activamente este comportamiento cuando los huéspedes reales están entrando en su casa. El entrenamiento es lo que pasa cuando te concentras en tu perro. El entrenamiento es lo que sucede cuando estás enfocado en los visitantes. A medida que se esfuerza por distraer la atención de los invitados reales, reclute ayudantes para que llamen a su puerta y desempeñen el papel de visitantes, invitados que entienden que no están ahí para socializar, sino que juegan un papel activo en su programa de entrenamiento. Practique a menudo!

El manejo es igual de importante

Si no estás en posición de entrenar activamente el comportamiento deseado, es importante usar un buen manejo para evitar que el perro practique un comportamiento no deseado. Algunos ejemplos incluyen:

“Alimentando a los pollos”.

Enséñale a tu perro que las cosas buenas suceden lejos de la puerta principal. Cada vez que se acerque a la puerta, lance un pequeño puñado de croquetas a una distancia de entre 2 y 3 metros de la puerta, y anime a su perro a “¡Encuéntralo!” Encontrar la comida en el suelo es incompatible con correr a la puerta principal, y le da a los humanos la oportunidad de entrar o salir. Juega a este juego a menudo, no sólo cuando tú o tus invitados necesiten pasar por la puerta abierta.

Este enfoque a menudo también funciona bien para los perros que sufren de lo que yo llamo “Trastorno de Saludo Excesivo”, es decir, saltos exagerados y excitados sobre la gente. La dispersión de las croquetas, seguida de algunos lanzamientos rápidos de piezas individuales, ayuda a cambiar el punto focal del perro, y el olfateo necesario para obtener los trozos de comida tiene incluso un leve efecto calmante en algunos perros. En los hogares con varios perros, hay que tener en cuenta los posibles problemas de conservación de la comida.

Puerta en la entrada.

Se puede instalar una barata puerta para bebés montada a presión en la entrada para servir como barrera de emergencia para evitar que la puerta salga disparada. En muchas puertas, una puerta encajará incluso con una malla y permitirá que la puerta principal se cierre. Una puerta de 24 pulgadas es lo suficientemente corta como para que la mayoría de los adultos puedan pasar, por lo que es realista mantener esta estrategia de gestión en todo momento en los hogares con puertas de dardos consumados.

Ejercicio de la esclusa de aire de la pluma.

Use un corral de ejercicio en su porche para formar un corral de emergencia justo fuera de la puerta. Si su perro logra pasar a su lado, estará contenido en el porche y no podrá embarcarse en un viaje de placer al vecindario. Esto no resuelve el problema de raíz – la puerta que se lanza – pero es especialmente útil en hogares de alto tráfico donde muchas personas pueden estar abriendo la puerta y no todos están tan comprometidos con el entrenamiento activo.

Estación de amarre.

Otra valiosa herramienta de gestión es una simple cuerda. Puedes usar una correa de repuesto o hacer una simple correa de sujeción a prueba de masticación con una longitud de cable recubierto de vinilo, abrazaderas de cable y un par de broches.

Ata la correa o atadura a un mueble pesado (o un cáncamo atornillado firmemente en algo sólido) cerca de la entrada principal de su casa. Cuando su perro le siga a la puerta, acostúmbrese a atarlo rápidamente antes de abrir la puerta. Una nota adhesiva en la puerta es un gran recordatorio para todos los miembros de la familia. Esto funciona bien cuando se reciben visitas, o cuando se traen los comestibles a la casa desde el coche, pero no es seguro dejarlo allí, sin supervisión, cuando se sale de la casa.

Por último, pero no menos importante…

Entrena una retirada fiable.

Aunque el objetivo final es darle a tu perro alternativas gratificantes a los dardos de puerta, a veces ocurren errores. Si su perro se suelta inesperadamente, es importante que pueda llamarlo rápidamente. Invertir el tiempo necesario para entrenar a su perro para que venga de forma fiable cuando le llamen, incluso cuando esté distraído, es de vital importancia. Un recuerdo sólido es un comportamiento que puede salvar vidas. Requiere una práctica comprometida (¡entrenamiento versus prueba!) y un mantenimiento continuo. Afortunadamente, hay muchos juegos de entrenamiento divertidos diseñados para mejorar la memoria del perro. Para una reseña, vea los artículos anteriores de WDJ:

“Rocket Recall”, septiembre de 2015.

“Juegos para construir un comportamiento fiable de retirada para su perro”, septiembre de 2014.

“Entrenando a su perro para ejecutar una retirada extremadamente rápida”, septiembre de 2012.

Stephanie Colman es escritora y entrenadora de perros en el sur de California.

Deja un comentario