3 pasos para resolver el comportamiento sobreexcitado de su perro en la puerta

3 pasos para resolver el comportamiento sobreexcitado de su perro en la puerta

Las puertas son fascinantes para los perros. Piénsalo: Las puertas son fiables para predecir todo tipo de cosas emocionantes. La gente entra por las puertas, gente que te gusta y gente que no te gusta. La gente sale por las puertas – la gente que quieres quedarte, y la gente que quieres ir. ¡Una puerta más una correa es igual a una caminata! O tal vez un PASEO EN COCHE! Y cuando el ruido de la puerta mágica ocurre (ya sea un timbre o un golpe), los humanos a menudo se apresuran a la puerta y participan en una orgía de rituales de saludo garantizados para despertar a un perro, incluyendo voces fuertes, apretones de manos, a veces incluso abrazos y palmadas en la espalda. No es de extrañar que un porcentaje significativo de perros desarrollen comportamientos indeseables relacionados con la puerta, incluyendo:

  • Un saludo muy emocionado de los humanos que llegan
  • Excesiva excitación en anticipación a las salidas
  • Derribo/escapada de la puerta
  • Agresión dirigida a los humanos que llegan
  • Agresión dirigida a los humanos que se van

Si está luchando con un perro que muestra cualquiera de estos comportamientos desafiantes, respire profundamente y sepa que puede mejorarlo. El proceso de tres pasos que sigue proporciona un marco simple para ayudarle a modificar los comportamientos inapropiados de su perro relacionados con la puerta. Primero explicaremos los pasos, luego veremos cómo aplicarlos a algunos de los comportamientos no deseados mencionados anteriormente.

3 pasos para resolver el comportamiento sobreexcitado de su perro en la puerta

Paso #1: Visualiza/Articular el comportamiento que quieres

El entrenamiento anticuado se centra en castigar física y/o verbalmente al perro por comportamientos no deseados en un intento de suprimirlos. Si bien este método puede tener éxito, conlleva un gran bagaje, incluyendo la posibilidad de enseñar a su perro a temerle, a evitar ofrecer comportamientos en las sesiones de entrenamiento y a ser agresivo en respuesta al castigo. Obviamente, no lo recomendamos.

El entrenamiento moderno basado en el refuerzo positivo se centra en los comportamientos que quieres que tu perro haga. Para modificar con éxito un comportamiento no deseado, debe empezar por identificar el comportamiento o comportamientos deseables que le gustaría que su perro hiciera, en su lugar.

Paso #2: Manejar el ambiente para evitar reforzar el comportamiento indeseado de su perro

El manejo es crítico para un cambio de comportamiento exitoso. Cada vez que su perro se refuerza de alguna manera por un comportamiento indeseable, aumenta la probabilidad de que repita ese comportamiento, y será más difícil hacer que ese comportamiento desaparezca. (Tenga en cuenta que un “refuerzo” para su perro no es sólo una golosina sabrosa o una palabra de elogio; si algo de lo que su perro disfruta sucede como resultado de su comportamiento, – o si algo que no le gusta desaparece – es un refuerzo. Así que, si logra salir corriendo por la puerta cuando le abras a alguien, y luego consigue correr alrededor, o hacer pis, o ladrar al camión de UPS, habrá sido “reforzado” por el comportamiento de salir corriendo por la puerta).

Al implementar un programa de gestión bien pensado, evitará que se refuerce el comportamiento no deseado mientras instala un nuevo comportamiento en su lugar. Tenga en cuenta que no es suficiente que no refuerce el comportamiento. También tienes que evitar que el resto del mundo refuerce el comportamiento si quieres cambiarlo.

Paso #3: Reforzar generosamente el comportamiento que quieres

Aquí es donde reemplazas el comportamiento no deseado con el comportamiento deseado que identificaste en el Paso #1. Descubra cómo crear un ambiente en el que su perro sea capaz de ofrecer el comportamiento que usted desea para que usted tenga una amplia oportunidad de recompensarlo por ello. Los comportamientos que son reforzados consistentemente aumentan, mientras que los que no son reforzados se extinguen.

Con el tiempo, junto con el buen manejo que ha implementado en el Paso #2, su perro elegirá ofrecer el comportamiento deseado en lugar del no deseado.

Ahora apliquemos el proceso de tres pasos a uno de nuestros comportamientos inapropiados relacionados con la puerta:

EXCITADO SALUDO DE LOS HUMANOS QUE LLEGAN

Paso #1: Visualiza/articula el comportamiento que quieres. Aquí hay algunas posibilidades:

  • Me gustaría que mi perro me saludara a mí, a otros miembros de la familia, y a cualquier visitante en la puerta (¡y en cualquier otro lugar!) sentándose educadamente delante de ellos.
  • Me gustaría que mi perro se acostara en su cama (o que se metiera en su jaula) cuando los visitantes lleguen a la puerta.
  • Me gustaría que mi perro se sentara por un juguete que el visitante sostiene y luego lo traiga cuando el visitante lo arroje.

Paso #2: Evita que tu perro sea reforzado por el comportamiento que no quieres.

Por lo tanto, considere lo siguiente:

3 pasos para resolver el comportamiento sobreexcitado de su perro en la puerta

  • Use ataduras, correas, cajas, puertas para bebés, etc. para sujetar a su perro y evitar que salte felizmente sobre las personas para saludarlas.
  • Instruya a los familiares y visitantes para que se den la vuelta y se alejen si su perro trata de saltar sobre ellos.
  • Ponga una nota en su puerta pidiendo a los visitantes que esperen un momento mientras guarda a su perro antes de abrir la puerta.

Paso #3: Refuerza generosamente el comportamiento que quieres.

En este caso, podrías intentarlo:

  • Enseñe a su perro a “Sentarse educadamente para saludar”. Este es un comportamiento de buenos modales que se enseña mejor a los cachorros jóvenes para que no tengan un fuerte historial de refuerzo para saltar, pero nunca es demasiado tarde para empezar.

Puedes practicar los saludos educados con tu perro con una correa o una correa. Acérquese a él cuando esté sujeto, y si empieza a saltar, retroceda. Acarícialo o dale de comer un bocadillo sólo si se queda en una silla de cortesía. No le pidas que se siente; quieres que se dé cuenta por sí mismo, de lo contrario se sentará sólo cuando alguien se lo pida.

Si recompensas constantemente a tu perro por sentarse en cualquier lugar y en todas partes, el hecho de sentarse se convertirá en su comportamiento “por defecto” – se sentará cuando no esté seguro de qué más hacer. ¡Eso es algo bueno!

Si viene compañía, ate a su perro a una distancia segura de la puerta para que pueda saludar a sus invitados sin preocuparse por él, y entrégueles varias golosinas a cada uno. Dígales que se acerquen a saludar a su perro de uno en uno, y que lo acaricien o lo alimenten sólo si se queda sentado.

Cuando la excitación inicial de la llegada de los visitantes disminuya, puedes quitarle la correa. Si es necesario, manténgalo con la correa un poco para que pueda caminar para saludar a sus invitados, pero puede retenerlo si lo ve reuniéndose para saltar.

Cuando esté lo suficientemente asentado, quítenle la correa y déjenlo interactuar libremente. ¡Recuerden recordar a sus invitados que den la espalda si salta!

  • Enseñe a su perro a “acostarse en su cama (o ir en su jaula) cuando los visitantes están en la puerta”. Puede enseñarle a su perro que el sonido del timbre, o un golpe en la puerta, es su señal para que se acueste en su cama, o corra y salte a su jaula. Una vez allí, puede atarlo a su cama o cerrar la puerta de la jaula, si es necesario, para evitar que corra a saludar a sus invitados.

Si no tienes ya una pista verbal para el comportamiento que quieres, empieza por enseñarle una. Párese a dos pies de distancia del lugar designado para su perro. Diga “Vete a la cama” (o “Crate” o cualquier otra pista que quieras usar) y pídale que vaya allí señalando y/o usando un señuelo. Cuando llegue allí, marque el comportamiento deseado con el clic de un clicker o un “¡Sí!” verbal y dele una golosina. Cuando empiece a dirigirse a su cama o caja al oír la señal, desvanece el aviso/señalamiento esperando a que llegue, y luego use el clic y el trato.

Aumenta gradualmente la distancia inicial hasta que corra a su cama/caja desde el otro lado de la habitación, y más lejos. Cuando llegue allí con sólo la señal verbal de cualquier lugar de la casa, estarás listo para añadir la nueva señal – el toque y/o el sonido del timbre.

Para instalar el nuevo taco, comience con su perro a pocos metros de su jaula o cama. Haga un sonido de golpeteo o toque la campana y luego déle a su perro la señal verbal para ir a su cama/caja. Si parece confundido, adelante, instrúyalo y dele una pista según sea necesario, hasta que ya no se distraiga con el golpe o la campana y empiece a darse cuenta de que significa lo mismo que su señal verbal. Cuando se dirija a su lugar designado de forma consistente desde unos pocos pies de distancia al sonido del golpe o la campana, aumente gradualmente la distancia hasta que corra desde cualquier lugar de la casa al oír el sonido.

Ahora haz montajes con gente que realmente venga a la puerta. Prepárese para seguir el llamado o el timbre con su señal verbal hasta que pueda superar su excitación por alguien que está en la puerta y responda rápida y consistentemente a la señal. Continúe practicando con las configuraciones hasta que corra a su lugar al oír el golpe o el timbre, incluso con el estímulo excitante de un extraño en la puerta.

  • Enseñe a su perro a “Sentarse y buscar un juguete”. Este es mi favorito porque es divertido tanto para el perro como para los invitados. Mantenga una canasta de juguetes en la puerta de su casa, con instrucciones claras y simples para su visitante:

3 pasos para resolver el comportamiento sobreexcitado de su perro en la puerta

1. Saca un juguete de la cesta antes de entrar. 2. Sostén el juguete en tu pecho y espera a que tu perro se siente. 3. Cuando se siente, lanza el juguete a 10-15 pies dentro de la casa. 4. Si lo trae de vuelta y lo deja caer o te lo entrega, puedes esperar a que se siente y volver a tirarlo, si quieres.

Por supuesto, lo habrás practicado con tu perro antes de tiempo, así que estás seguro de que sabe cómo jugar el juego. También puede que eventualmente tenga que poner el juguete para que deje de molestar a su huésped para que lo tire de nuevo. A menos, por supuesto, que sus invitados estén disfrutando del juego tanto como su perro, en cuyo caso puede sentarse y dejar que lo ejerciten por usted.

EXCESIVA AROUSALIDAD EN LA ANTICIPACIÓN DE UNA SALIDA

Bien, apliquemos el proceso de tres pasos a otro comportamiento relacionado con la puerta que comúnmente muestran los perros. Esta vez, seré breve, para racionalizar la lógica de los tres pasos.

Digamos que tu perro se excita mucho, saltando en el aire y rebotando en ti o en la puerta, cuando coges la correa para sacarlo a pasear. Esto es lo que haces:

Paso #1: Visualiza/Articular el comportamiento que quieres: “Me gustaría que mi perro se sentara tranquilamente y esperara a que le ponga la correa”.

Paso #2: Prevenir el refuerzo para el comportamiento que no quieres: Tan pronto como tu perro empiece a actuar como un tonto, di “¡Uy!” en un tono de voz alegre y ponle la correa. Si es necesario, dale la espalda o ve a sentarte hasta que se calme. Entonces comienza el proceso de nuevo. No sólo estás impidiendo el refuerzo, sino que también le estás diciendo que su comportamiento salvaje hace que la oportunidad de dar un paseo desaparezca.

Paso #3: Refuerza generosamente el comportamiento que quieres: Cuando se quede sentado tranquilamente para que le pongas la correa, refuerza el comportamiento abriendo la puerta y llevándolo a ese paseo tan esperado. Ni siquiera necesitas golosinas para reforzarlo en este caso – aunque, por supuesto, siempre puedes reforzarlo con golosinas también.

Tu turno

Ahora es tu turno. Si su perro tiene algún otro comportamiento indeseable relacionado con la puerta, siga el “proceso de tres pasos para cambiar un comportamiento que no le gusta” e inténtelo.

Pero, diablos, ¿por qué limitarlo a los comportamientos relacionados con la puerta? Puedes probarlo con cualquier comportamiento no deseado que tu perro muestre. Intente memorizar el “proceso de tres pasos para cambiar un comportamiento” para tenerlo a mano cuando lo necesite. Haga una lista de las conductas no deseadas de su perro en orden de importancia. Seleccione uno o dos comportamientos de su lista y comience a aplicar el “proceso de tres pasos”. Se sorprenderá de lo rápido que esos comportamientos problemáticos pueden salir volando por la puerta, ¡para no volver nunca!

Deja un comentario