¿Por qué los gatos arañan a la gente, las paredes y casi todo lo demás?

Los gatos a menudo hacen lo que quieren, como sea y donde sea. Y uno de los mayores problemas para los padres de las mascotas es el rascado compulsivo de sus gatos.

Marcas de arañazos en los muebles, cortinas, paredes, incluso en tu propia piel, es probable que las hayas visto por todas partes.

¡No importa cuántos postes y almohadillas compres si no le enseñas al gato a dejar de arañar las superficies que no le pertenecen!

La verdad es que el rascado es un instinto innato en todas las bolas de pelo felinas, como el constante auto-lamido. Los gatos de todas las razas y edades se rascan por las siguientes razones básicas:

  • Ejercicio
  • Aseo
  • Marcado de aromas
  • Amasar

Puede sonar un poco confuso ahora mismo, especialmente si eres un nuevo padre de mascotas. Sin embargo, estas razones son naturales para todos los felinos. A continuación explicaremos todo con más detalle.

¿Por qué los gatos necesitan rascar cosas?

Contenido del artículo

Ejercicio

Al igual que los seres humanos, los gatos necesitan hacer ejercicio regularmente. Si no lo hacen, se volverán perezosos y su estilo de vida sedentario acabará por llevarles a la obesidad. Eso también dará lugar a una variedad de problemas de salud, algunos de los cuales pueden ser fatales.

El rascado es una forma de ejercicio para los felinos. Consiguen estirar sus músculos, extender sus uñas y aflojar algo de la rigidez derivada de esas largas horas de siesta diaria. Extender y retraer las garras no es la única actividad física que viene con las garras en el sofá. Cuando los gatos se rascan, en realidad usan un gran número de músculos.

Incluso las razas perezosas sienten la necesidad innata de estirarse y arañar, a veces tan pronto como se despiertan. Si su mascota no realiza suficiente actividad física en las sesiones de juego, los arañazos serán más frecuentes y posiblemente más destructivos.

El aseo

Los gatos son bien conocidos por sus formas de autocrecimiento. Incluso si estás aseando manualmente a tu esponjoso amigo a diario, todavía tendrá que rascarse algo. Y no estamos hablando de los auto-arañazos comúnmente asociados con las pulgas u otros parásitos. Entonces, ¿qué tiene que ver eso con rascarse?

Con las garras, los gatos se arreglan las uñas. ¡Piensa en ello como una versión felina de una manicura! Similar a las células muertas de la piel, las partes externas de las garras felinas tienen capas muertas. Rascarse ayuda a los gatos a desprenderse de esas capas y también a reafirmar las garras.

Los felinos usan sus garras y dientes para los instintos básicos de supervivencia cuando se trata de la autodefensa y la caza. Las garras de su gatito son sus principales herramientas de comercio. Ya lo sabe desde muy joven, y también sabe que necesita mantener estas garras rascándose.

Marcado de aromas

Los gatos son criaturas notoriamente territoriales. Al igual que los perros, huelen lo que es suyo, y eso también incluye a sus padres mascotas.

Las bolas de pelo felinas tienen una plétora de glándulas de olor en varias partes de sus cuerpos. Algunas de ellas se encuentran entre las almohadillas de las patas y los lechos de las uñas. Al rascar los muebles o a los humanos, los gatos activan estas glándulas de olor y dejan marcas olfativas en su territorio.

En otras palabras, es posible que tu mascota te arañe ligeramente la piel como una forma de perfumarte como propio. Ese es también un instinto básico innato en todos los felinos. Y no se puede erradicar exactamente, aunque no siempre sea agradable.

Amasado

A veces los gatos no se rascan, sino que se amasan. Es típico de los recién nacidos y los gatitos jóvenes, pero incluso sus homólogos mayores pueden hacerlo.

Se puede amasar todo, desde la piel de los padres de la mascota hasta los juguetes favoritos del gato e incluso las sábanas de los dueños. El acto de amasar se deriva de numerosas necesidades – el deseo de expresar afecto, marcar el territorio, exigir atención, hacer la superficie más confortable para una siesta, o incluso recordar la edad de los gatitos y la forma en que se sentía la barriga de la madre felina.

Nunca castigues a tu mascota por rascarse. En vez de eso, entrénala para que use los rascadores designados con técnicas de refuerzo positivo. Haga que el gatito asocie el punto correcto de rascado con una experiencia agradable y gratificante.

Independientemente de los rasguños compulsivos de su mascota, nunca opte por desgarrarla. Esa no es una respuesta. Pasar por la cirugía sólo dejará a su mascota con dolor y la dejará incapacitada para el resto de su vida. No importa lo caras que sean esas cortinas o juegos de tapicería de muebles, no vale la pena mutilar a tu amigo felino y dejarlo con cicatrices mentales y físicas de por vida.

Deja un comentario