¿Deberías desgarrar a tu gato? No! Razones por las que es tan malo para ellos

Los gatos pueden ser un dolor de cabeza a diario debido a sus formas traviesas y a veces destructivas. Tienden a actuar, demandar atención, crear desorden desagradable, marcar tu casa con un olor… la lista sigue y sigue.

Uno de los problemas más comunes con los que tienen que lidiar los padres de mascotas es el rascado compulsivo de sus gatos.

Independientemente del hecho de que hayas comprado un rascador, tu gato puede arañar tus muebles, tu piel, tus puertas e incluso tu ropa. Y cuando las marcas de arañazos se vuelven demasiado dolorosas y antiestéticas, eventualmente empiezas a preguntarte – ¿deberías desgarrar a tu gato?

La respuesta es NO!

La oniquectomía, también conocida como desgarro, es un procedimiento quirúrgico, que no significa quitar sólo las garras de tu gatito. No es igual a quitar las uñas de una persona. La cirugía en realidad corta parte del hueso de tu amigo.

Declarar a un gato equivaldría a quitarle la punta de los dedos a un ser humano y cortarle los dedos hasta los primeros nudillos.

Suena doloroso, ¿verdad? No sólo es realmente doloroso, sino que desgarrar es igual a mutilar a tu gato por el resto de su vida. También es ilegal en numerosos países, incluyendo Nueva Zelanda, Japón y Australia.

No Declare a su gato: Razones por las que es malo e inseguro

Estas son algunas de las principales razones por las que no debe someter a su amigo felino al horrendo procedimiento.

Mutilar

Declawing es literalmente amputar los huesos de la pata de tu gato. A menos que su mascota haya recibido heridas graves por tener patas de polidáctilo, quitarle las garras lo mutilará. Las garras de un felino son su primera línea de defensa contra cualquier forma de peligro. No sólo le cortará los dedos de los pies, sino que también lo privará de sus instintos de defensa innatos.

Dolor

Aunque el veterinario le dirá que el gato se recuperará de la cirugía, el procedimiento de desgarro no es cualquier tipo de cirugía.

El proceso de recuperación no termina con la superación del dolor y la recuperación de la conciencia después de que la anestesia haya desaparecido. El dolor físico continúa mucho tiempo después de la cirugía. Es más, es posible que en algunos casos raros las garras empiecen a crecer dentro de las patas más allá del punto de visibilidad. No hace falta decir que esto será insoportable para el gato.

Además, el gatito mutilado tendrá que aprender a caminar correctamente de nuevo. También tendrá que aprender a agarrarse a algo y a usar sus patas para las actividades diarias más sencillas, como las sesiones de juego. Hasta que no aprenda a manejar su cuerpo, todo será doloroso y confuso para él.

Lesión emocional

Incluso después de que el dolor físico haya pasado, el trauma emocional seguirá atormentando a la gatita. Aparte del hecho de que no podrá defenderse, también se sentirá emocional y físicamente inestable.

Los sentimientos de vulnerabilidad e inseguridad superarán a su mascota hasta tal punto que puede pasar por el estrés, la depresión grave y el letargo. No hace falta decir que todos estos sentimientos negativos pueden llevar a trastornos basados en la salud física.

Rutina diaria interrumpida

Cuando los gatos se rascan, hacen mucho más que dejar marcas de arañazos. Se estiran y ejercitan múltiples músculos en sus cuerpos. También afilan sus garras y las mantienen bien cuidadas removiendo las células muertas de la piel de las capas externas de las garras.

Los gatos declarados no pueden jugar, hacer ejercicio, caminar y realizar actividades físicas correctamente. Esto no sólo los perjudica a nivel emocional, sino que también puede hacerlos obesos. Es más, la vulnerabilidad e inestabilidad puede interrumpir completamente su rutina diaria de comer y usar la caja de arena designada. Declarar a su mascota significa que no llevará una vida normal, satisfactoria y feliz a diario.

¿Qué puedes hacer en lugar de desgarrar a tu gato?

En lugar de someter a su preciosa bola de pelos a cicatrices físicas y emocionales por el resto de su vida, puede optar por varias alternativas a la desclasificación.

Usar tapas de vinilo para las uñas

Los tapones de vinilo para las uñas son baratos, fáciles de colocar y evitan que el gatito deje marcas de arañazos. Son básicamente pequeñas puntas que se ponen sobre cada garra de su gatito. Sin embargo, también evitarán que su mascota haga ejercicio, se limpie las uñas y se marque con las patas adecuadamente.

Invierte en arañar superficies

Si un rascador no es suficiente para mantener ocupada a su mascota, opte por invertir en más. Algunos árboles para gatos ofrecen superficies para rascar. Y algunos juguetes como el Bergan Turbo Scratcher también vienen con almohadillas para rascar. Cuantos más muebles relacionados con los gatos tenga tu peludo amigo, menos tentación tendrá de arruinar tus propios muebles.

Recortar las garras

Aprende a cortarle las uñas a tu gatito. No es una ciencia espacial y si eres paciente y cuidadoso, tu gato no te atacará. Además de recortar las garras, también puedes limarlas. Puedes usar un limador de uñas normal o puedes conseguir uno automático. Mientras no sea demasiado ruidoso o demasiado grande para las garras del gato, funcionará.

Anima al gato a usar los rascadores

Tu gato no sabrá lo que debe hacer y lo que no si eres negligente con las reglas de la casa. Anime a su mascota a usar los postes y almohadillas designados haciéndolos más atractivos. Use las técnicas de refuerzo positivo cuando lo entrene. No castigues al gatito. En vez de eso, use aerosoles de hierba gatera, golosinas y elogios verbales cuando esté arañando la superficie deseada.

Además, puedes hacer que tu sofá, tapicería y todo lo demás que el gato debe mantenerse alejado sea menos atractivo. Hay una gran cantidad de tiras y rollos pegajosos de fabricantes como Sticky Paws, que desalentarán los intentos del gato de arañar tus muebles. Los aerosoles activados por movimiento, las pistolas de agua y las fragancias cítricas también harán que el gato asocie el rascado destructivo con una mala idea.

Deja un comentario