Identificar los tumores en su perro

Si se me da la oportunidad de examinar a un perro mayor, es muy probable que encuentre al menos una o dos protuberancias y bultos cutáneos (dentro de la piel) o subcutáneos (justo debajo de la superficie de la piel). Tales crecimientos son subproductos comunes del proceso de envejecimiento canino. En este sentido, los comparo con las manchas marrones que aparecen en nuestra piel a medida que envejecemos.

Identificar los tumores en su perro

La buena noticia es que la mayoría de los tumores caninos cutáneos y subcutáneos son benignos. Es la pequeña población de masas malignas lo que nos mantiene alerta. Por eso es importante que el veterinario inspeccione cualquier bulto o protuberancia que se descubra en el perro. Cuanto menor sea el crecimiento canceroso en el momento del tratamiento, en general, mejor será el resultado.

Acaricie a su perro para encontrar tumores

En términos de “patrulla de bultos y golpes”, su primera orden de trabajo es acariciar a su perro. Sin duda, usted y su mejor amigo ya disfrutan de un tiempo de masaje para perros. Lo que te pido que hagas es una sesión de acariciar más metódica. Una vez al mes, desliza lenta y conscientemente tus dedos, con las palmas hacia abajo, a lo largo del cuerpo de tu perro. Muévase sistemáticamente de la proa a la popa mientras inspecciona si hay nuevos bultos o protuberancias.

Además, mira y siente los cambios en el tamaño o la apariencia de los previamente descubiertos. Cualquier nuevo hallazgo debe ser tratado con su veterinario, que confía en su ayuda para esta vigilancia. Imagine a su veterinario tratando de encontrar un pequeño crecimiento en un Sheepdog o Sheltie peludo durante el curso de un solo examen. Algunos bultos y protuberancias se perderán sin su ayuda.

Cuándo ver a su veterinario

¿El encontrar un nuevo crecimiento sugiere que debes ver a tu veterinario de inmediato? No necesariamente. Digamos que acaba de ver un nuevo bulto en la piel de su perro que no es más grande que un guisante. Debe hacerse un examen físico anual dentro de tres meses. ¿Debe apresurarse a visitar a su veterinario con este nuevo hallazgo, o puede esperar los tres meses? La respuesta depende del comportamiento de este crecimiento recién descubierto.

Identificar los tumores en su perro

Mi recomendación es que continúe observándolo una vez a la semana. Examinarlo con más frecuencia puede hacer difícil evaluar con precisión el cambio. Si la masa está creciendo, o cambiando de aspecto, es mejor que se la examine más pronto que tarde. Si no se observan cambios, es perfectamente lógico esperar a abordarlo en el momento del examen físico anual.

Por el contrario, digamos que en el curso de examinar a tu mejor amigo descubres un crecimiento subcutáneo firme y del tamaño de una ciruela pasa que se siente unido al omóplato. Basándonos en el gran tamaño y la profunda adherencia de esta masa, es mejor hacerla examinar de inmediato. Si alguna vez tienes dudas, llama a tu veterinario para averiguar el mejor curso de acción. Como con la mayoría de las cosas médicas, es mejor prevenir que curar.

Antes de su visita al veterinario, marque la ubicación de cualquier bulto o protuberancia que requiera inspección. Puede cortar un poco de pelo en el lugar o marcar el pelo con una cinta, una banda para el pelo o un rotulador. Los bultos descubiertos en casa cuando un animal está tumbado en una posición relajada y cómoda tienen el hábito de desaparecer mágicamente cuando el perro está erguido y tenso en la sala de examen.

Aspiración de aguja fina para citología

Si un crecimiento recién descubierto es lo suficientemente grande, el primer paso habitual que su veterinario le recomendará es un aspirado con aguja fina para la citología. La citología se refiere al examen microscópico de las células. El propósito de este paso es intentar aclarar de forma no invasiva el tipo de célula dentro de la masa, y si es benigna o maligna.

La recolección de un aspirado de aguja fina es un proceso simple que es fácil para el perro y rara vez requiere algún tipo de sedación. Usando una aguja no más grande que la de una vacuna junto con una suave succión, el veterinario removerá una pequeña cantidad de células del crecimiento. Estas células se escupen en un portaobjetos de vidrio y se evalúan bajo el microscopio.

Algunas interpretaciones de la citología son un golpe de suerte, y pueden ser fácilmente interpretadas por el veterinario de la familia. Otras requieren los ojos de un especialista, un patólogo clínico que trabaja en un laboratorio de diagnóstico veterinario. Recuerde, el objetivo de la prueba citológica es determinar el tipo de célula subyacente, por lo tanto si el crecimiento puede dejarse solo o requiere más atención. La citología por aspiración con aguja fina es a menudo (pero no siempre) definitiva. Si los resultados no son claros, se puede recomendar una biopsia quirúrgica de la masa.

Si su veterinario recomienda la extirpación quirúrgica de una masa como primer paso (elige renunciar al aspirado con aguja fina), le animo a que considere obtener una segunda opinión. Es decepcionante y frustrante cuando un veterinario renuncia a la citología, procede a la cirugía y el informe de la biopsia revela una malignidad con células cancerígenas que se extienden más allá de los márgenes del tejido que se ha extraído. En otras palabras, las células cancerosas fueron claramente dejadas atrás. Si el veterinario hubiera sabido de antemano por el informe de la citología que el tumor era maligno, se habría adoptado un enfoque diferente (una cirugía mucho más agresiva y/o una terapia de radiación), lo que casi con toda seguridad habría dado lugar a un mejor resultado.

Un segundo “escenario de malas noticias” que puede surgir de seguir adelante con la cirugía sin el beneficio de la citología por aspiración con aguja fina es el fracaso en la identificación de un crecimiento canceroso que puede ya haberse extendido a otras partes del cuerpo. Si la citología revela una malignidad, la detección del resto del cuerpo para la metástasis (propagación) es el siguiente paso lógico. Si se descubre la metástasis, es poco probable que la eliminación de la masa originalmente descubierta proporcione algún beneficio. Más bien, tal cirugía sólo someterá al paciente (y al bolsillo del cliente) a un procedimiento innecesario. Saltar a la cirugía para eliminar una masa sin el beneficio de la citología es un negocio arriesgado.

Lipomas (tumores grasos)

Los lipomas son uno de los tipos más comunes de tumores caninos. Afortunadamente, la gran mayoría de ellos son completamente benignos. Surgen de las células grasas (lípidas) y crecen en lugares subcutáneos, principalmente en las regiones axilares (axilas) y a lo largo del pecho y el abdomen. Ocasionalmente se desarrollarán dentro del pecho o la cavidad abdominal. Rara vez un perro desarrolla un solo lipoma. Tienden a crecer en múltiplos, y he examinado perros individuales con literalmente cientos de lipomas.

¿Deberían tratarse los lipomas de alguna manera? En la gran mayoría de los casos, la respuesta es un rotundo “¡No!” Esto se basa en su naturaleza benigna, de crecimiento lento. El único problema que la mayoría crea es puramente cosmético, ¡que a los perros no les importa!

Hay algunas excepciones a la recomendación general de dejar los lipomas del sueño. Un tumor graso merece más atención en las siguientes situaciones:

Un lipoma que crece constantemente en un área donde podría finalmente interferir con la movilidad. La axila es el clásico lugar donde esto ocurre. El énfasis aquí está en la frase “en constante crecimiento”. Incluso en una de estas áreas críticas no hay razón para quitar un lipoma que permanece quieto sin crecimiento perceptible.

Identificar los tumores en su perro

El crecimiento repentino y/o el cambio de aspecto de un tumor graso (o cualquier masa para el caso) debe ser reevaluado rápidamente para determinar el mejor curso de acción.

De vez en cuando, un tumor graso resulta ser un liposarcoma infiltrante en lugar de un lipoma. Estas son las ovejas negras malignas de la familia de los tumores grasos. Su veterinario sospechará de un liposarcoma infiltrante si la citología por aspiración con aguja fina revela células grasas, pero el tumor se siente fijo a los tejidos subyacentes. (Los lipomas normalmente se mueven libremente.) Los liposarcomas deben ser agresivamente removidos quirúrgicamente y/o tratados con radioterapia.

Ocasionalmente un lipoma crece hasta alcanzar proporciones verdaderamente gigantescas. Si alguna vez has mirado a un perro y has pensado: “¡Vaya, hay un perro pegado a ese tumor!” es probable que estés viendo un lipoma. Tales tumores masivos tienen el potencial de causar molestias al perro. También pueden sobrepasar su suministro de sangre, resultando en una potencial infección y drenaje de la masa. La clave está en captar el rápido crecimiento de la masa para extirparla quirúrgicamente antes de que sea enorme en tamaño y mucho más difícil de extirpar.

¿Cómo se puede prevenir la aparición de los lipomas caninos? Nadie lo sabe. Anecdóticamente se piensa que los perros con sobrepeso están más predispuestos a desarrollar tumores grasos. Aunque no estoy tan seguro de comprar esto, estoy ciertamente a favor de mantener a su perro en un peso corporal saludable.

Adenomas sebáceos

Estos son los tumores benignos de la piel más comunes en los perros. Las glándulas sebáceas son estructuras microscópicas que se encuentran justo debajo de la superficie de la piel. Secretran una sustancia aceitosa llamada sebo que se transporta a la superficie de la piel a través de conductos microscópicos, y puede surgir de la glándula o del conducto.

Los adenomas sebáceos tienden a ser pequeños, no más de 1/4 a 1/3 de pulgada de tamaño. Pueden parecer redondos, o pueden tener un aspecto verrugoso. Los adenomas sebáceos se producen principalmente en perros de mediana edad y mayores. Cualquier raza puede desarrollar adenomas sebáceos, pero ciertas razas están particularmente predispuestas: Cocker Spaniels ingleses, Cocker Spaniels, Samoyedos, Huskies siberianos, Malamutes de Alaska, Terriers blancos de las tierras altas occidentales, Terriers Cairn, Dachshunds, Caniches en miniatura, Caniches de juguete, Shih Tzus, Basset Hounds, Beagles y Terriers azules Kerry.

Debido a su naturaleza benigna, la gran mayoría de los adenomas sebáceos no requieren ningún tipo de tratamiento. Hay algunas excepciones a esta regla general, y son las siguientes:

La extirpación quirúrgica está justificada en el caso de los adenomas sebáceos que sangran o se infectan de forma recurrente debido a un autotrauma (el perro los muerde o los mastica) o porque se interponen en el camino de las tijeras de peluquero.

Algunos adenomas sebáceos secretan montones de sebo, creando la apariencia constante de una mancha de aceite en el pelo del perro. La grasa se frota en las manos, los muebles y cualquier otra cosa que el perro contacte. ¡No es divertido!

Algunos adenomas sebáceos son bastante antiestéticos, parecen pequeños alienígenas verrugosos que se meten en el pelo. Aunque esto no es molesto para el perro, puede ser un problema significativo para la persona que vive con ese perro.

Si una masa que se cree que es un adenoma sebáceo está creciendo o cambiando de aspecto, es importante pedirle a su veterinario que le eche otro vistazo. Lo que se creía que era un adenoma benigno puede ser su primo canceroso menos común, un carcinoma sebáceo.

Identificar los tumores en su perro

La importancia de la histopatología para su perro

Si su veterinario quita quirúrgicamente un crecimiento de su perro, no, repito, no deje que esa muestra de tejido termine en el cubo de basura de la clínica veterinaria! Una mejor opción es que la masa sea sometida a una histopatología (biopsia) en un laboratorio de diagnóstico veterinario. Allí, un patólogo veterinario evaluará cortes finos de la masa bajo el microscopio para confirmar la identidad de la masa.

Aunque la citología por aspiración con aguja fina indicara que el crecimiento era benigno, la histopatología está justificada. En ocasiones, el patólogo descubre algo raro como un tumor maligno en el centro de un lipoma benigno.

Si la histopatología no es asequible, pida a su veterinario que coloque el crecimiento que se ha extraído en un pequeño contenedor de formalina (conservante) que pueda llevarse a casa para su custodia. De esta manera, si varias masas empiezan a crecer en el lugar de la cirugía o si su perro desarrolla un tumor en otro lugar, usted todavía podrá solicitar la histopatología en la muestra original. La formalina es un material tóxico, así que mantenga la tapa del contenedor bien cerrada.

Las protuberancias y bultos son una parte muy normal del proceso de envejecimiento canino. Trabajar en equipo con tu veterinario para evaluarlos regularmente es la mejor manera de asegurar que nunca creen un problema de salud para tu mejor amigo.

Nancy Kay, DVM, DACVIM, es la autora de Speaking for Spot: Sea el defensor que su perro necesita para vivir una vida feliz, saludable y más larga, y la mejor salud de su perro: Una docena de cosas razonables para esperar de su veterinario. Vive en Carolina del Norte. Puede leer su blog en speakingforspot.com/blog.

Deja un comentario