Crisis de cáncer canino

Crisis de cáncer canino

El cáncer tiene que ser el diagnóstico más temido de toda la medicina, uno que envía a los pacientes y a sus familias en un viaje desconcertante a través de las estadísticas, las opciones de tratamiento y las decisiones de vida o muerte que se tienen que tomar en este momento. El cáncer se ha extendido tanto que el cuidado y el tratamiento de sus pacientes humanos es una de las mayores industrias del mundo. Ahora el cáncer afecta a un porcentaje significativo de pacientes veterinarios también.

La mayoría de los diccionarios médicos definen el cáncer como una enfermedad resultante de una división anormal e incontrolada de células que invaden y destruyen el tejido circundante. En la mayoría de los casos, esta división celular crea crecimientos malignos llamados tumores. Las células cancerosas a menudo migran a través de la sangre o la linfa, resultando en el desarrollo de tumores adicionales en todo el cuerpo.

El cáncer no tiene una causa conocida, pero sus factores de riesgo incluyen la genética, la dieta, los desequilibrios hormonales, la exposición a la radiación, los virus, las vacunas y las toxinas ambientales como los productos químicos para el césped, las salpicaduras de pulgas y garrapatas, el amianto y el humo del tabaco.

En la década de 1960, alrededor de cuatro de cada 1.000 perros fueron diagnosticados con cáncer en los Estados Unidos cada año. En esa época, los cánceres caninos más comunes afectaban al pecho en las mujeres, a los testículos en los hombres, y al tejido conectivo, la piel, los ganglios linfáticos, la boca, la garganta y los huesos en ambos sexos.

En 1997, una encuesta de la Morris Animal Foundation descubrió que el cáncer era la principal causa de muerte no accidental en los perros de Estados Unidos. Hoy en día, casi la mitad de los perros mayores de 10 años mueren de cáncer.

Las similitudes entre los cánceres canino y humano son sorprendentes, pero hay diferencias. Por ejemplo, los perros tienen 35 veces más cáncer de piel que los humanos, 4 veces más tumores de mama, 8 veces más cáncer de huesos y el doble de incidencia de leucemia. Los humanos tienen 7 veces más cáncer de pulmón que los perros y 13 veces más cáncer de estómago e intestinos.

Corriendo en familia En un estudio sueco de 1997 en el que participaron 222.000 perros, las razas con mayor riesgo de cáncer fueron los bóxers, los schnauzers gigantes y los perros de montaña berneses (todos ellos con una tasa de mortalidad por cáncer superior al 30%), Loberos, Cocker Spaniels y Doberman Pinschers irlandeses (más del 20 por ciento), y Pomeranos, Terranova, Perros Pastores Alemanes, San Bernardo, Gran Danés, Galgos y Basset Hounds (más del 10 por ciento de las muertes por cáncer).

Científicos ingleses publicaron un estudio en 1999 en el que se determinó que en el Reino Unido los Afghan Hounds, Irish Wolfhounds, Standard Poodles y Rottweilers tenían la mayor incidencia de cáncer, mientras que los Airedales, Beagles, Dachshunds, Irish Setters, Jack Russell Terriers, Rough Collies y Yorkshire Terriers tenían un riesgo relativamente bajo de morir de cáncer.

En un estudio realizado en 2003 por el Danish Kennel Club, los investigadores investigaron la edad y la causa de muerte de casi 3.000 perros y encontraron que el cáncer afectaba al 14,5 por ciento de los perros estudiados. Los Perros de Montaña de Berna, de los cuales el 34,4 por ciento murió de cáncer, tenían la tasa de cáncer más alta de Dinamarca.

Es difícil conseguir estadísticas precisas sobre el cáncer de los perros de Estados Unidos, pero los estudios publicados por los epidemiólogos proporcionan estimaciones que aparecen en las siguientes descripciones. Hoy en día el tipo de cáncer más común en los perros americanos es el cáncer de piel, seguido por el cáncer de mama y el linfosarcoma.

Síntomas del cáncer Las señales de alerta temprana del cáncer en los perros son similares a las señales de alerta en los humanos publicadas por la Sociedad Americana del Cáncer. Estos incluyen cualquier hinchazón anormal (especialmente una hinchazón que sigue creciendo), llagas que no sanan, pérdida de peso, sangrado o secreción de cualquier abertura del cuerpo, una renuencia a moverse o hacer ejercicio, una pérdida de resistencia, o dificultad para respirar, orinar o defecar.

Cualquier tipo de cojera en un perro mayor, especialmente en las razas grandes, debe ser investigada como un posible caso de cáncer. Incluso síntomas menores o sutiles, como dormir más de lo habitual, negarse a jugar o tener menos interés en la interacción social, pueden ser señales de advertencia.

Tipos de cánceres No hay espacio para describir todos los cánceres que afectan a los perros de América, pero la siguiente lista alfabética describe algunos diagnósticos comunes. Familiarizarse con las descripciones a continuación le ayudará a entender estos y otros cánceres caninos.

– Cáncer de vejiga: Los cánceres de vejiga y ureteral son más comunes en los perros mayores. Aunque algunos estudios han demostrado un mayor riesgo en las hembras y otros estudios no encontraron diferencias de género, puede haber un mayor riesgo en los perros castrados de ambos sexos.

Los tumores de la vejiga se han asociado con el uso de salsas contra pulgas y garrapatas, champús contra pulgas y garrapatas, o con la exposición a hidrocarburos aromáticos como el paraaminobifenilo, el paranitrolifenilo y la betanaftilamina. Los autores de un estudio sugieren que no son los ingredientes activos de los productos contra pulgas y garrapatas los que causan cáncer de vejiga, sino más bien los ingredientes “inertes” o “portadores” como el benceno, el tolueno, el xileno y los destilados de petróleo, todos ellos cancerígenos conocidos y que a menudo constituyen el 95 por ciento del producto total. Se utilizan como disolventes para los ingredientes activos.

Un estudio de la Universidad de Purdue publicado en 2004 reveló que los terriers escoceses expuestos a los productos químicos del césped tienen una mayor incidencia de cáncer de vejiga. Se eligieron los terrier escoceses para el estudio porque desarrollan cáncer de vejiga 20 veces más a menudo que otras razas, pero los perros de cualquier raza pueden desarrollar la enfermedad.

Otros factores de riesgo de cáncer de vejiga son la obesidad y vivir en una zona pantanosa.

Hemangiosarcoma: Originado en el endotelio (el revestimiento del bazo y los vasos sanguíneos), el hemangiosarcoma forma tumores altamente malignos que se desarrollan en todo el cuerpo, especialmente en el bazo, el hígado y el corazón.

Los perros pastores alemanes, Golden Retrievers, Boxers y Setters ingleses corren un riesgo mayor que el promedio, y la enfermedad es más común en los perros de mediana o mayor edad de tamaño mediano a grande. En muchos casos, los síntomas se notan sólo después de que la enfermedad ha progresado a una etapa avanzada.

Los síntomas iniciales incluyen hemorragias (sobre todo nasales), debilidad, mucosas pálidas en la boca y los ojos, jadeos e hinchazón abdominal. La muerte suele ocurrir rápidamente, entre uno y cuatro meses después del diagnóstico. Muchos perros con esta enfermedad mueren repentinamente sin manifestar síntomas clínicos.

Las hembras esterilizadas tienen cuatro veces más probabilidades de desarrollar tumores vasculares (hemangiosarcomas cardíacos) que las hembras intactas; los varones esterilizados también corren un mayor riesgo de sufrir hemangiosarcoma que los varones intactos.

– Histiocitosis: El cáncer más común encontrado en los Perros de Montaña de Berna, la histiocitosis es rara en otras razas, aunque puede ocurrir en los Rottweilers, Golden Retriever y Flat-Coated Retriever. Sus síntomas incluyen depresión, fatiga, letargo, pérdida de apetito y pérdida de peso. La histiocitosis maligna progresa rápidamente y suele hacer metástasis cuando se desarrollan los síntomas. La mayoría de los pacientes mueren en un plazo de dos a cuatro meses después del diagnóstico. La histiocitosis sistémica crea anormalidades en la piel de la cara y las piernas.

La mayoría de los pacientes son de mediana edad o mayores. La histiocitosis que se extiende a los pulmones puede interferir con la respiración, y la anemia es otro síntoma común.

Los histiocitomas son tumores benignos que suelen aparecer en la cabeza de los perros menores de tres años. No se consideran un riesgo para la salud.

Leucemia: La leucemia, o leucemia linfocítica crónica (CLL), suele afectar a los perros mayores e implica la rápida reproducción de los linfocitos maduros en todo el cuerpo, incluida la médula ósea. Debido a que los recuentos elevados de linfocitos circulantes se identifican fácilmente en los análisis de sangre completos, la CLL se descubre a menudo cuando se analiza la sangre por otras razones.

La leucemia linfocítica crónica tiende a progresar lentamente y a menudo no se trata hasta que el recuento de linfocitos circulantes aumenta a niveles muy altos o el perro se vuelve letárgico, el principal síntoma de la LLC.

La condición puede progresar hasta una crisis linfoblástica, también llamada leucemia linfoblástica, que es una forma más agresiva de la enfermedad, comparable al linfosarcoma en etapa avanzada. Con el tratamiento convencional, la mayoría de los perros con leucemia linfoblástica sobreviven aproximadamente un año.

– Cáncer de pulmón: Aunque es inusual en los perros, el cáncer de pulmón sí se produce, y el número de casos diagnosticados cada año parece estar aumentando. Sin embargo, esto puede ser el resultado de mejores técnicas de diagnóstico en lugar de un número creciente de casos.

Según algunas investigaciones, las razas de nariz corta expuestas al humo de segunda mano tienen el doble de riesgo de padecer cáncer de pulmón que las razas de nariz larga. (Por el contrario, las razas de nariz larga que viven con fumadores tienen un mayor riesgo de cáncer nasal). La exposición al asbesto puede aumentar el riesgo de cáncer del revestimiento de los pulmones (mesotelioma), y es probable que los perros con este tipo de cáncer vivan con dueños cuyo trabajo o pasatiempos los hayan expuesto al asbesto.

Linfosarcoma (Linfoma): El tercer cáncer más común en los perros, el linfosarcoma (también conocido como linfoma) afecta a los linfocitos (un tipo de glóbulo blanco) y al tejido de los ganglios linfáticos, el bazo, el hígado, el tracto gastrointestinal y la médula ósea.

Aunque el linfosarcoma afecta a perros de todas las edades, la mayoría de los pacientes son mayores de cinco años, y los hombres y las mujeres corren el mismo riesgo. Los boxeadores, los perros pastores alemanes, los dóbermanes, los Golden Retrievers, los escoceses, los terrier blancos de las tierras altas occidentales y los pointers pueden ser los más vulnerables a esta enfermedad.

Hay cinco clasificaciones de linfosarcoma, dependiendo de la ubicación primaria del tumor.

El tipo más común involucra a los nódulos linfáticos externos. También es el más probable que se pase por alto porque muchos perros sólo tienen síntomas leves como fatiga o disminución del apetito. Los síntomas más evidentes incluyen pérdida de peso, vómitos, diarrea, sed o micción excesiva, debilidad o dificultad para respirar. En algunos casos, los únicos signos son el agrandamiento de los ganglios linfáticos bajo el cuello, detrás de las rodillas o delante de los hombros.

Las otras clasificaciones son gastrointestinales (los síntomas incluyen vómitos, diarrea, pérdida de peso y pérdida de apetito), mediastínicas (afectan al pecho, creando problemas respiratorios y sed y micción excesivas), cutáneas (afectan a la piel, que puede estar seca, escamosa, escamosa, irritada y con picor) y de médula ósea (producen anemia, infecciones y hemorragias).

Debido a que el linfosarcoma se extiende rápidamente, su diagnóstico implica biopsias, aspiración del tejido afectado, análisis de sangre, análisis de orina y la búsqueda de tumores en todo el cuerpo mediante rayos X, sonogramas u otros métodos.

Cáncer de mama: El cáncer más común en las perras es el cáncer de mama. Según algunos estudios, los tumores mamarios son más comunes en perros de raza pura que en perros de raza mixta de la misma edad, y son mucho más comunes en perros que están intactos o que no fueron castrados hasta después de los dos años y medio. La esterilización ofrece la máxima protección a los perros esterilizados antes de su primer ciclo de calor y casi la misma protección a los esterilizados antes de su segunda temporada. La obesidad es un factor de riesgo para el cáncer de mama, y los senos más propensos a ser afectados son los que están más lejos de la cabeza.

Aproximadamente la mitad de los perros con tumores de la glándula mamaria tienen más de uno. Estos tumores tienden a desarrollarse entre los 6 y 10 años de edad.

Los tumores mamarios varían según el tamaño, la textura y la condición. Pueden contener líquido o estar ulcerados o inflamados. Ninguno de estos síntomas revela si un tumor es maligno, y en los perros que no han sido castrados, cerca de la mitad de los tumores examinados son benignos.

La afectación de los ganglios linfáticos aumenta el riesgo de que el cáncer se extienda a los pulmones u otros órganos.

Las tasas de supervivencia son más altas para los perros con tumores pequeños en lugar de grandes y para los perros cuyos tumores no han hecho metástasis.

Osteosarcoma: Altamente agresivo y de rápido crecimiento, el osteosarcoma afecta a más de 8.000 perros americanos cada año y causa un estimado del 85 por ciento de todos los tumores óseos caninos.

La enfermedad se ha diagnosticado en cachorros de seis meses de edad, pero es más común en los grandes daneses mayores, Golden Retrievers, perros pastores alemanes, Grandes Pirineos, San Bernardos, Terranova, perros de montaña berneses, loberos irlandeses, rottweilers, labradores retrievers, dóberman pinschers, weimaraners, bóxers y otros perros de raza grande. Es casi 500 veces más probable que afecte a los perros que pesan más de 35 kilogramos que a los que pesan menos de 10 kilogramos, y los machos corren un mayor riesgo que las hembras.

Cualquier estrés en las piernas que soportan peso es un factor de riesgo, incluyendo fracturas e infecciones previas. Los tumores óseos tienen más probabilidades de afectar a las piernas, pero también pueden aparecer en el cráneo, las costillas, las vértebras o la pelvis.

El osteosarcoma es dos veces más común en las hembras castradas y los machos castrados que en sus homólogos intactos.

Después de producir tumores que debilitan los huesos, el osteosarcoma se extiende por todo el cuerpo. Sus principales síntomas – cojera, dolor intermitente, hinchazón de la pierna y fracturas en el lugar del tumor – pueden ser confundidos con la artritis u otras condiciones crónicas hasta que la enfermedad esté avanzada. A medida que el dolor aumenta, los síntomas de comportamiento como la irritabilidad, la agresión y la reticencia al ejercicio se hacen más evidentes.

Sin tratamiento, la mayoría de los perros con osteosarcoma mueren dentro de los dos meses siguientes al diagnóstico, y sólo el 20 por ciento sobrevive durante dos años. La amputación de las extremidades se realiza comúnmente para proporcionar alivio del dolor, pero no suele curar la enfermedad o prevenir su metástasis. La causa de muerte más común es la propagación del cáncer a los pulmones.

Cáncer de próstata: En los seres humanos, el cáncer de próstata es un cáncer común pero de crecimiento lento que afecta a los hombres mayores. En los perros (la única otra especie que tiene cantidades significativas de cáncer de próstata) la enfermedad es de rápido crecimiento, agresiva y es probable que se extienda a los ganglios linfáticos, los pulmones y los huesos. En un estudio, se descubrió que uno de cada 150 perros machos de ocho años o más tenía cáncer de próstata. En la mayoría de los casos, el cáncer de próstata se diagnostica en sus etapas avanzadas.

Cáncer de piel: La piel es la ubicación del tumor más prevalente en los perros, comprendiendo un estimado del 58 por ciento de todos los cánceres caninos. La mayoría de los tumores de cáncer de piel contienen mastocitos, células escamosas o células pigmentadas con melanina. Estos tumores suelen ser masas nodulares blandas o sólidas elevadas. Si son malignos (muchos son benignos), el tratamiento depende de su etapa o grado.

Los tumores de células mastoides, también llamados mastocitomas o sarcomas de células mastoides, son los cánceres más frecuentemente diagnosticados en los perros. Son más comunes en boxeadores de mediana edad, carlinos, Rhodesian Ridgebacks, Boston Terriers, Schnauzers, Beagles, Labrador Retrievers, Dachshunds, Fox Terriers, Bulldogs ingleses, Staffordshire Terriers y perros de razas mixtas.

Los carcinomas de células escamosas son comunes en perros de pigmentación ligera como los Beagles, los Dálmatas, los Whippets y los Bull Terriers ingleses blancos. Los carcinomas de células escamosas del lecho ungueal tienden a ocurrir en los perros de raza grande de capa negra.

Los melanomas suelen ser tumores negros solitarios. Los melanomas de la boca y el lecho de las uñas suelen ser malignos.

– Cáncer de testículos: Los varones humanos tienden a desarrollar sólo un tipo de cáncer de testículo (seminomas) mientras que los perros intactos pueden desarrollar cualquiera de los tres tipos diferentes (tumores de células de Sertoli, seminomas y tumores de células intersticiales).

Entre los factores de riesgo de los caninos figuran los testículos no descendidos, que permanecen en la cavidad corporal en lugar de migrar al escroto, así como las hernias inguinales. La esterilización previene el desarrollo de cáncer testicular. Las razas asociadas con los tumores testiculares incluyen los samoyedos, los cocker spaniels, los beagles y los bulldogs ingleses.

Hace tiempo que se sospecha que existe una relación entre el cáncer y las toxinas ambientales, y durante la guerra de Vietnam, los perros de trabajo expuestos a infecciones parasitarias, los productos químicos utilizados para tratar esas infecciones y los productos químicos agrícolas como los herbicidas desarrollaron mayores niveles de cáncer testicular.

Más en camino En los próximos meses, exploraremos las terapias convencionales, complementarias/alternativas y de apoyo para el cáncer canino. El próximo mes, discutiremos lo que funciona y lo que no en el tratamiento convencional del cáncer – y cuánto cuesta.

También con este artículo “Lo que puedes hacer” “El factor genético” “Un diccionario del cáncer”

-Autora de The Encyclopedia of Natural Pet Care, Natural Remedies for Dogs & Cats, y otros libros, CJ Puotinen vive en Nueva York con su marido, Labrador Retriever, y el gato atigrado rojo.

Deja un comentario