Cómo utilizar mejor el próximo análisis de sangre de su perro

Cómo utilizar mejor el próximo análisis de sangre de su perro

por Randy Kidd, DVM, PHD

Siempre he pensado que es casi mágico que con sólo unas pocas gotas de sangre, puedo obtener una imagen bastante completa de lo que está pasando con la química interna de un perro. La mayoría de los sistemas orgánicos del perro pueden ser objeto de un análisis químico u otro, y con la adecuada interpretación de uno (o una combinación de) estos análisis, puedo, al menos en parte, evaluar el estado actual de salud/enfermedad del perro. A partir de esta interpretación, entonces, a menudo podemos derivar un régimen de tratamiento, ya sea basado en medicinas occidentales o alternativas. ¿No es maravillosa la ciencia?

Sin embargo, a lo largo de los años he aprendido que interpretar los resultados de la química sanguínea y luego decidir un protocolo terapéutico basado en las interpretaciones es a menudo más una forma de arte que una ciencia estrictamente en blanco y negro.

Cómo utilizar mejor el próximo análisis de sangre de su perro

Y aunque puede ser frustrante cuando no somos capaces de generar respuestas específicas a partir de los hallazgos de la química sanguínea por sí solos, personalmente encuentro reconfortante que todavía haya algo de magia y misterio en esta área específica de la ciencia.

Como veterinario holístico he aprendido que hay muchos otros métodos muy válidos que se pueden utilizar para interpretar el estado de salud/enfermedad del paciente: evaluar el Qi de la Medicina Tradicional China, o emplear la ingesta de los síntomas utilizados en la homeopatía, como sólo dos ejemplos.

He encontrado que estos métodos de diagnóstico alternativos, dependiendo de la situación, son tan buenos o mejores que los métodos “científicos” de análisis de sangre empleados por los médicos occidentales. A mi modo de ver, ofrecemos a nuestros pacientes lo mejor de todos los mundos siempre que tenemos la capacidad de interpretar con precisión varios métodos diferentes de diagnóstico (ver “Notas personales sobre la química sanguínea”, al final del texto).

Siempre que decidimos usar la química sanguínea como una ayuda para el diagnóstico y el tratamiento, necesitamos entender lo que los resultados nos dicen – y con qué, por diseño, no pueden ayudarnos. A continuación se presentan algunos de los fundamentos de los análisis de química sanguínea.

Tengan en cuenta que la química de la sangre es una instantánea de lo que pasa dentro del perro. No nos proporcionan una historia con un principio, medio y final, y a menudo es toda esta historia la que es más valiosa para determinar nuestro protocolo de tratamiento. Para saber realmente cómo progresa una enfermedad, quizás necesitemos varias “instantáneas” progresivas, cada una de las cuales nos da una mejor visión de toda la historia del estado de salud del perro.

Además, recuerde que todas las interpretaciones de la química sanguínea se basan en la metodología de los análisis estadísticos, uno de los pilares de la ciencia de la medicina occidental. Si bien aprecio que las decisiones basadas en conceptos estadísticos pueden ser normalmente justificadas, siempre necesito recordarme a mí mismo que todos y cada uno de los pacientes son una “estadística” de uno – un individuo que puede o no ajustarse a las reglas que los estadísticos nos piden que cumplamos (ver barra lateral).

Por último, hay que tener en cuenta que se trata de un concepto que interpreta lo “normal” como un valor que entra dentro de los parámetros de lo que es estadísticamente normal en una población determinada. Este valor “normal” está completamente desconectado de la totalidad holística del paciente animal, y la variabilidad individual a menudo arroja una llave inglesa en todo el sistema. Las estadísticas son completamente ciegas, y depende de la gente que las interpreta el observar realmente al animal para ver si las estadísticas se correlacionan con los síntomas vistos en el perro.

Entretejido en el concepto de “estadísticamente normal” está el hecho de que el 5% de cada población perfectamente sana se encuentra fuera del rango normal. Además, cuando realizamos un perfil de química sanguínea en un animal sano usando los típicos 20 análisis separados, casi garantizamos que al menos uno de los valores estará fuera del rango normal. (Las estadísticas pueden ser usadas para probar esto, pero no te cargaré con las matemáticas aquí.)

Desafortunadamente, aunque deberíamos esperar que un animal perfectamente sano tenga al menos un valor de su perfil químico que esté fuera del rango de lo normal, encuentro que muy pocos veterinarios entienden realmente este concepto, y a menudo basarán protocolos de tratamiento completos en el único valor “falsamente anormal” que han obtenido de un perfil químico. En cambio, deberíamos buscar valores “concordantes” – dos o más valores que se apoyen mutuamente en su evaluación de un sistema de órganos en particular.

Por ejemplo, cuando tenemos varios indicadores de enfermedad hepática (por ejemplo: elevación de la alanina transferasa, aspartato transferasa y fosfatasa alcalina, y disminución de la proteína y la albúmina totales), podemos estar razonablemente seguros de que el hígado está involucrado. Sin embargo, si sólo se eleva la aspartato transferasa, necesitamos pensar en otras posibilidades, en este caso la probabilidad de que haya daño muscular en lugar de daño hepático.

La clave, entonces, es trabajar con valores que representen indicaciones concordantes, y rascarse la cabeza y preguntarse (o ignorar) los que son discordantes con otros valores. Finalmente, cuando los valores “anormales” no coinciden con el conjunto de todos los síntomas físicos del perro, deben ser cuestionados.

No es probable que haya respuestas definitivas En realidad es bastante raro que la química sanguínea, incluso con el perfil más completo posible, nos dé una respuesta definitiva a la pregunta: “Específicamente, ¿qué le pasa a este perro?” Cuando usamos la química sanguínea para ayudar a diagnosticar enfermedades, esperamos:

a) Podremos eliminar algunas de las posibilidades de la larga lista de causas potenciales de enfermedad;

b) Nos acercaremos, a menudo a través del proceso de eliminación, a la causa real de la enfermedad; y

c) Podemos señalar con precisión un (o más) sistema de órganos que necesita apoyo terapéutico, lo que nos ayuda a desarrollar nuestro protocolo de tratamiento.

Aunque puede ser frustrante realizar un perfil de química sanguínea en un animal enfermo y no encontrar la causa precisa de la enfermedad, he encontrado que los perfiles de “animales sanos” pueden ser muy útiles. Usando un perfil, podemos ser capaces de detectar una tendencia inicial hacia un problema potencial, y esto nos da la oportunidad de diseñar un protocolo holístico a largo plazo que ayudará al perro a mantener una salud óptima.

Mi advertencia aquí es que nos aseguremos de que estamos tratando con una tendencia real y no sólo unos pocos valores selectos que están realmente dentro del rango normal, sino que están ligeramente a un lado u otro del valor medio.

Todos los laboratorios no son iguales El control de calidad, la exactitud de los resultados, el tiempo de entrega, el costo y la metodología química utilizada para establecer los valores “normales” son todos factores que entran en la fiabilidad de los resultados que se obtienen de cualquier laboratorio.

Los veterinarios suelen utilizar un laboratorio humano local para ahorrar costes y tiempo, pero muy pocos de estos laboratorios han establecido sus propios valores normales utilizando animales sanos en lugar de humanos, y a menudo son capaces de facilitar sus medidas de control de calidad para las muestras de animales que analizan. Y, mientras que muchos veterinarios utilizan instrumentos de química sanguínea propios, es casi imposible realizar controles adecuados para asegurar la calidad de los resultados.

Pregunte a su veterinario sobre el laboratorio que utiliza. Por las razones que acabo de exponer, recomiendo encarecidamente usar sólo laboratorios veterinarios universitarios o comerciales grandes.

Inexactitudes e interacciones Probablemente más importante que el “error de laboratorio” como causa de los valores espurios o incorrectos son las interacciones con otras sustancias. Muchas de estas interacciones son causadas por problemas dentro de la propia sangre. Por ejemplo, la hemólisis (descomposición) de los glóbulos rojos puede ser el resultado de problemas durante la recolección, y la lipemia (grasa en el torrente sanguíneo) puede ser causada por la toma de la muestra demasiado pronto después de una comida.

Sin embargo, muchas de las interacciones son causadas por una variedad de drogas que el animal puede estar tomando en el momento de la prueba. Se debe informar al veterinario sobre todos y cada uno de los fármacos o hierbas que se le administren a su perro, y él necesitará saber cómo afecta cada uno de ellos a los resultados de la química sanguínea.

Hay muchas otras consideraciones que hacen del análisis de la química sanguínea una verdadera forma de arte. Por ejemplo, siempre hay que pensar en las diversas formas en que se puede aumentar una química – como el aumento de la producción, el derrame por la ruptura de células, o la falta de limpieza o excreción adecuada – y luego hay que decidir cuál de estos mecanismos se está produciendo en este paciente en particular.

Por último, el veterinario también debe considerar variables individuales como la edad, el sexo, la raza, el nivel de actividad y el estado de preñez del animal, ya que cada una de ellas puede afectar a los rangos normales.

Esta es una pregunta que recibo frecuentemente de clientes y veterinarios: “¿Qué otras pruebas debo hacer?” La respuesta es simple: ¿Qué hará con los resultados? Si un resultado positivo (o negativo) cambiará su régimen de tratamiento, entonces la prueba puede estar justificada. Si va a continuar con el protocolo de tratamiento que ya ha comenzado, ¿por qué molestarse con más pruebas y gastos? De todas formas, es probable que sólo se confunda más.

Resultados de análisis de sangre comunes Los siguientes son algunos de los análisis de química sanguínea más comunes y algunas de las cosas que hay que tener en cuenta al leer sus valores. La lista no está completa y sólo tiene por objeto ayudar en casos más rutinarios; consulte a su veterinario o a un especialista veterinario (patólogo clínico o internista) para obtener más información.

Fosfatasa alcalina (ALP): La ALP es una enzima que se encuentra en diversos tejidos; los dos tejidos de importancia diagnóstica son el hueso y el hígado. Dos causas comunes del aumento de la fosfatasa alcalina son el uso de glucocorticoides (cualquiera de los muchos fármacos de tipo cortisona) o de medicamentos anticonvulsivos (como el fenobarbital y la primidona).

La fosfatasa alcalina ósea y la hepática tienen isoenzimas separadas que pueden identificarse mediante análisis especiales (electroforesis), pero con la excepción de las enfermedades óseas o el crecimiento de los huesos (animales en crecimiento o durante la reparación de fracturas), el aumento de la actividad sérica no inducida por medicamentos suele deberse a las enfermedades hepáticas.

Alanina transferasa (ALT): El aumento de los valores se debe principalmente al daño de las células del hígado por cualquier causa. (El daño de los glóbulos rojos y de las células musculares también puede causar pequeños aumentos.) Las enfermedades hepáticas de cualquier tipo pueden elevar los valores de ALT; la lista de medicamentos que se sabe que dañan las células hepáticas es extensa; además, un animal puede tener una reacción idiosincrásica a casi cualquier medicamento o suplemento nutricional.

Aspartato transferasa (AST): La AST se encuentra en muchos tejidos incluyendo el hígado, el músculo y las células sanguíneas. Las causas más comunes del aumento de la AST incluyen enfermedad hepática, enfermedad muscular (inflamación o necrosis) o hemólisis (la ruptura de los glóbulos rojos). Si bien el aumento de la AST suele estar asociado con el daño de las células hepáticas, no es tan específico del hígado como la ALT. El ejercicio y la inyección intramuscular también pueden aumentar la AST sérica. Por último, la ALT está presente en el citosol de la célula, mientras que la AST se encuentra en las mitocondrias. Debido a que las membranas celulares se dañan con mayor facilidad que las mitocondrias (lo que permite la fuga de la enzima del citosol), es más fácil aumentar la ALT sérica que la AST.

Pruebas de riñón: Los exámenes renales completos incluyen BUN, creatinina y un análisis de orina. El BUN es un buen ejemplo de una prueba cuya interpretación puede hacer pensar. El BUN puede ser moderadamente elevado por cualquier factor que aumente la proteína corporal – los ejemplos posibles incluyen: una reciente comida de carne enlatada, una hemorragia en el tracto gastrointestinal, la descomposición de los tejidos corporales por fiebre o un trauma masivo en los tejidos, o una terapia de drogas incluyendo corticoesteroides o tetraciclinas.

Si tanto la creatinina como el BUN aumentan, los riñones se ven afectados (disminución de la filtración glomerular). Sin embargo, la disminución de la filtración glomerular puede deberse a causas prenatales (disminución del suministro de sangre debido a la deshidratación o al shock); causas postrenales (disminución del flujo de salida de una uretra “tapada”); o causas renales (incluyendo una variedad de verdaderas enfermedades renales). En condiciones prenatales tempranas, el BUN puede ser elevado antes de los valores de creatinina, debido a la naturaleza altamente difusible del BUN.

Las afecciones prenatales se asociarán típicamente con gravedades específicas de la orina superiores a 1.035; una gravedad específica persistente de 1.010 + 2 indica que los riñones son incapaces de funcionar. Es importante tener valores de pretratamiento ya que muchos tratamientos alteran uno o todos los valores de BUN, creatinina y gravedad específica de la orina – terapia de fluidos, corticoesteroides y diuréticos son sólo algunos ejemplos.

La disminución del BUN también puede indicar una enfermedad y puede ser causada por la inhibición de la producción (por ejemplo, insuficiencia hepática o restricción de las proteínas alimentarias) o por el aumento de la excreción (por ejemplo, sed y micción excesivas o embarazo tardío).

Pruebas de páncreas (amilasa y lipasa): Estas dos pruebas deben hacerse simultáneamente para diagnosticar la pancreatitis. Los niveles de amilasa pueden elevarse con la enfermedad renal (y se sospecha de otras enfermedades, pero no se ha demostrado), aunque la elevación suele ser menos del doble del límite superior de lo normal.

Sin embargo, la enfermedad pancreática, independientemente de su gravedad, no produce un aumento fiable de los valores de amilasa. La adición de lipasa aumenta la probabilidad de un diagnóstico preciso de la enfermedad pancreática, pero los valores de lipasa también pueden elevarse con la enfermedad renal (y algunos medicamentos), y no todos los pacientes con enfermedad pancreática tendrán valores de lipasa elevados. La cantidad de aumento de los valores de lipasa o amilasa no es necesariamente proporcional a la gravedad de la pancreatitis, y cada uno de estos dos valores tendrá rangos normales muy diferentes entre los laboratorios, dependiendo de los métodos de análisis del laboratorio.

Colesterol: Se utiliza como prueba de detección de hipotiroidismo, hiperadrenocorticismo (“síndrome de Cushings”), diabetes, enfermedad renal y otras enfermedades raras. La alimentación con una dieta muy alta en grasas puede causar leves elevaciones de colesterol en el perro. Los niveles de colesterol pueden ser altos inmediatamente después de comer, y hay varios medicamentos que pueden elevar falsamente los valores de colesterol. Cuando se encuentran valores altos de colesterol, se necesitarán otras pruebas para ayudar a determinar la causa.

Glucosa: Prueba de detección general que, cuando está fuera del rango normal, a menudo requerirá pruebas de seguimiento para reducir aún más la causa real de la anormalidad. Hay muchas posibilidades de que se reduzcan los valores, incluyendo la terapia de insulina, ser un cachorro de raza de juguete, tumores, y la hambruna prolongada, pero probablemente la causa más común es que el suero no se haya separado de los glóbulos rojos. (Los glóbulos rojos continúan metabolizando la glucosa, incluso fuera del cuerpo, y su metabolismo se come la glucosa).

También hay muchas causas del aumento de la glucosa, aunque un valor persistente de más de 180-200 mg/dl en un animal no estresado que no recibe medicación (especialmente glucocorticoides) es indicativo de diabetes mellitus. Obsérvese que la glucosa es un buen ejemplo de una química sanguínea “instantánea”, buena para vigilar los resultados a corto plazo de las terapias para la diabetes. Sin embargo, otros productos químicos (fructosamina o hemoglobina glicosilada) proporcionan una mejor manera de ver cómo progresan las terapias en unas pocas semanas o meses.

Electrolitos [sodio (Na), cloruro (Cl), potasio (K)]: Los electrolitos son un componente importante del suero sanguíneo. Además de proporcionar los minerales necesarios para muchas reacciones químicas, los electrolitos equilibran el “grosor” (osmolalidad) del suero y ayudan a mantener un equilibrio ácido/básico constante. El agotamiento o el exceso de cualquiera de los electrolitos impide que el riñón funcione correctamente, dificulta la absorción celular de nutrientes y puede alterar el equilibrio ácido/básico lo suficiente como para poner en peligro la vida.

Las causas físicas que pueden crear un desequilibrio incluyen vómitos, diarrea, función renal inadecuada y/o ingesta de líquidos inapropiada. Una vez más, hay muchos medicamentos que pueden causar desequilibrios. Si el valor de sodio es inferior a 135 mEq/L o si la proporción de Na:K es igual o inferior a 27:1, y si podemos eliminar los errores de muestreo y otros artefactos, se debe sospechar de hipoadrenocorticismo (de Addison), una enfermedad potencialmente mortal.

Calcio y fósforo: Dos electrolitos adicionales con una importancia adicional para la salud de los huesos y la correcta transmisión de los nervios. El aumento de los niveles de calcio puede deberse a muchos factores, entre ellos las enfermedades endocrinas (de la paratiroides, la tiroides o la glándula suprarrenal), las enfermedades renales, las infecciones, la inactividad, la deshidratación o la ingesta excesiva de vitaminas A o D. El calcio también se eleva con la presencia de varios tipos de tumores, ya sea que afecten o no al tejido óseo.

Hay muchas razones que explican los bajos niveles de calcio en la sangre, entre ellas la enfermedad renal, el desequilibrio endocrino, la toxicidad (especialmente al etilenglicol que se encuentra en algunos productos anticongelantes) y la cirugía de la tiroides. Pero la causa más común es un nivel bajo de la proteína en la sangre, la albúmina, debido a la falta de nutrición o a una enfermedad hepática. Los animales con niveles muy bajos de calcio en la sangre pueden tener arritmia cardíaca (por falta de transmisión nerviosa adecuada), o pueden sufrir espasmos rígidos (la eclampsia del embarazo, es un ejemplo de esto).

Aunque hay muchas causas de la elevación del fósforo, la más común es la enfermedad renal, y los valores pueden ser profundamente elevados con esta condición. Los niveles bajos de fósforo se asocian comúnmente, pero no exclusivamente, con el aumento de calcio que se observa junto con los tumores malignos.

Proteínas de suero (Proteínas totales, albúmina (la proteína de suero más prevalente) y globulina): La evaluación de las proteínas séricas se utiliza como una prueba de detección general para la mayoría de los pacientes, pero especialmente para aquellos con edema, problemas de coagulación de la sangre, diarrea, pérdida de peso y enfermedad hepática o renal. Esto quiere decir que los niveles elevados o disminuidos apuntan al diagnosticador en la dirección de tratar de encontrar la razón del valor anormal.

Las proteínas totales elevadas, por ejemplo, pueden ser causadas por muchos factores, pero el más común es la deshidratación. La albúmina puede ser baja debido a la falta de ingestión (nutrición o absorción), la falta de producción (enfermedad hepática) o el aumento de la pérdida (por el intestino o el riñón). El aumento de las globulinas puede indicar una infección crónica o una enfermedad inmunológica. En algunos casos, decidir cuál de las globulinas está aumentada (si se trata de las alfa, beta o gamma-globulinas, cada una de las cuales tiene también varias fracciones separadas) puede ser beneficioso para el diagnóstico; las diversas fracciones pueden separarse mediante electroforesis.

Perfil de la tiroides: La mayoría de los paneles de química hoy en día incluyen una evaluación T-4, una prueba de detección básica para la función de la tiroides. Sin embargo, incluso como prueba de detección, generalmente se considera poco fiable porque puede sobre-diagnosticar el hipotiroidismo (la enfermedad de la tiroides más común en los perros), sub-diagnosticar el hipertiroidismo (la forma más común en los gatos); puede no detectar las etapas tempranas de la enfermedad, y no identifica las formas de enfermedad de la tiroides mediadas por la inmunidad. Además, la prueba se ve influida por otras enfermedades que pueden producir valores espurios bajos, y muchas terapias de drogas influyen en los resultados.

Para un diagnóstico más completo se dispone de varias pruebas, dependiendo de los síntomas del paciente. Estos incluyen T-4 libre (sin ataduras), T-3 libre y total, hormona estimulante de la tiroides canina endógena (TSH), autoanticuerpos de tiroglobina canina (TgAA), y autoanticuerpos T-3 y/o T-4.

Resumen He encontrado que tanto los valores de la química sanguínea como los métodos alternativos de diagnóstico son valiosas ayudas en mi proceso de diagnóstico general. A veces un método me da una mejor idea para el diagnóstico y el tratamiento; otras veces otro método proporciona una información mucho mejor. Como no he podido averiguar de antemano cuándo un método en particular será el que funcionará para el paciente individual, me alegro de tener varios métodos muy diferentes con los que trabajar. A menudo encuentro que trabajar con una combinación de muchos métodos de diagnóstico nos da a mí y a mi paciente lo mejor de muchos mundos.

También con este artículo Haga clic aquí para ver “Lo que puedes hacer”. “Haga clic aquí para ver “(Casi) Estadísticas indoloras”. “Haga clic aquí para ver “Donde se cruzan dos caminos”: La ciencia occidental se reúne con la medicina veterinaria”. Haga clic aquí para ver “Notas personales sobre el uso de la química sanguínea”.

-El Dr. Randy Kidd recibió un título de DVM de la Universidad Estatal de Ohio y un doctorado en Patología/Patología Clínica de la Universidad Estatal de Kansas. Es ex presidente de la Asociación Médica Veterinaria Holística Americana y autor de la Guía del Dr. Kidd para el cuidado herbario de perros y la Guía del Dr. Kidd para el cuidado herbario de gatos. Para comprar los libros, vea “Recursos”.

Deja un comentario