La enfermedad de Addison en los perros

La enfermedad de Addison en los perrosHay una lista bastante larga de perros que tienen un riesgo superior a la media de desarrollar la enfermedad de Addison, incluyendo los Rottweilers, pero la condición puede afligir a un perro de cualquier raza.

A la enfermedad de Addison se la suele llamar “el gran pretendiente”. Los síntomas pueden ser crónicos, vagos y enmascarados como otras enfermedades. El diagnóstico inicial a menudo se pasa por alto y sólo se descubre después de que se han agotado las otras vías de diagnóstico. En cualquier perro que tenga signos de disminución o aumento del apetito, pérdida de peso, diarrea, vómitos, o simplemente “mala conducta”, el de Addison debería estar en la lista de diagnósticos diferenciales. Esto es especialmente cierto en razas como los Rottweilers, los Grandes Pirineos y los Perros de Agua Portugueses.

La enfermedad de Addison y el sistema endocrino

El nombre médicamente descriptivo de la enfermedad de Addison es hipoadrenocorticismo, refiriéndose a la inadecuada secreción de la glándula suprarrenal.

Las glándulas suprarrenales forman parte del complejísimo sistema endocrino, que es un sistema de mensajería química que ayuda a regular y modular la función de los órganos del perro.

El sistema endocrino comienza en el cerebro, en el eje hipotalámico. El cerebro libera señales químicas, que a su vez inician una cascada de otras acciones. El cerebro segrega la hormona liberadora de corticotropina (HLC), que estimula la glándula pituitaria a segregar la hormona adrenocorticotropina (ACTH), que normalmente estimula las glándulas suprarrenales para producir y liberar hormonas de cortisol en la sangre.

Las pequeñas glándulas suprarrenales con forma de cacahuete están situadas justo encima de los riñones. Se dividen en dos áreas: la corteza (exterior) y la médula (interior). Cada parte libera diferentes sustancias cuando se le indica que lo haga la ACTH.

La médula suprarrenal produce catecolaminas, incluyendo adrenalina, norepinefrina y pequeñas cantidades de dopamina. Estas hormonas son responsables de todas las características fisiológicas de la llamada respuesta “lucha o huida”.

La corteza suprarrenal produce una variedad de hormonas esteroidales, entre ellas los mineralocorticoides (que ayudan a mantener el equilibrio de los electrolitos y la presión sanguínea) y los glucocorticoides (incluido el cortisol, que ayuda a regular el metabolismo del cuerpo). Sin estas hormonas, todo tipo de funciones corporales se estropearán.

Cómo se desarrolla la enfermedad de Addison en los perros

La enfermedad de Addison se produce cuando las glándulas suprarrenales o el eje cerebral no funcionan correctamente. Se puede dividir en dos categorías: primaria y secundaria.

En la enfermedad de Addison primaria, el problema son las propias glándulas suprarrenales. En el caso del 75 al 95 por ciento de los perros Addisonianos, el problema comienza cuando el sistema inmunológico daña las glándulas suprarrenales de modo que ya no pueden liberar sus importantes hormonas En un pequeño subconjunto, sólo los glucocorticoides están afectados. Esto se llama Addison atípico.

El hipoadrenocorticismo secundario se produce a nivel del cerebro. El trauma, la infección, la inflamación y el cáncer pueden causar anormalidades en el eje. Estos casos no son comunes. Una causa mucho más probable de la enfermedad de Addison secundaria es cuando a un perro se le han administrado esteroides a largo plazo por problemas como alergias o enfermedades autoinmunes, y los esteroides se retiran repentinamente.

Cuando un perro recibe esteroides suplementarios, el cuerpo reduce su propia producción de estos esteroides. Cuando los esteroides suplementarios se dejan de repente, el cuerpo no tiene tiempo de ajustarse y producir más. Esto causa una crisis, pero no es permanente. Esta reacción es la razón por la que los esteroides de larga duración siempre deben ser destetados lentamente.

Síntomas y diagnóstico de la enfermedad de Addison en perros

Los síntomas de la enfermedad de Addison pueden ser insidiosos y crónicos. Un perro tendrá episodios de trastornos gastrointestinales con o sin pérdida de peso. A veces la pérdida de peso es el único signo, o hay muy pocos síntomas aparte de la apatía ocasional. Es fácil que estos pasen desapercibidos.

Estos vagos síntomas son la razón por la que muchos perros son diagnosticados sólo cuando experimentan una crisis Addisoniana. En este caso, la falta de esteroides y/o mineralocorticoides causa un colapso agudo, que pone en peligro la vida, con graves desequilibrios electrolíticos, deshidratación y enfermedades gastrointestinales. Un perro puede parecer normal y luego, de repente, empezar a vomitar, experimentar diarrea con sangre y colapsar. Esto es una emergencia. Los signos no son específicos de la enfermedad de Addison y pueden representar otras condiciones como la anafilaxis o la gastroenteritis hemorrágica aguda; estas condiciones también requieren atención médica de emergencia.

El diagnóstico de una crisis addisoniana se hace basándose en los signos clínicos, la historia, las señales (edad, raza y sexo), un examen físico y un análisis de sangre. La enfermedad típica de Addison causa cambios muy característicos que se encuentran en los análisis de sangre del perro. Los cambios electrolíticos están presentes, incluyendo un nivel muy elevado de potasio en la sangre junto con un bajo nivel de sodio. La proporción de sodio y potasio debe ser evaluada por su veterinario. Una proporción menor de 27:1 a menudo indica que es Addison.

Otros cambios pueden incluir un bajo nivel de azúcar en la sangre (hipoglucemia), valores levemente elevados de los riñones y un recuento normal de glóbulos blancos frente a la enfermedad. En un perro enfermo o estresado, el recuento de glóbulos blancos debe ser elevado, lo que indica una respuesta corporal. Sin embargo, en los pacientes Addisonianos, esto no ocurre. Es importante saber que estos cambios se dan en el típico hipoadrenocorticismo, en el que tanto los niveles de cortisol como de mineralocorticoides son bajos.

En el caso atípico de Addison, sólo hay cortisol involucrado. Los análisis de sangre pueden ser en su mayoría normales. Los electrolitos no se verán afectados. A veces el único cambio es un bajo nivel de azúcar en la sangre y una falta de elevación de los glóbulos blancos. Esto hace que el reconocimiento y el diagnóstico sea un desafío.

La prueba definitiva tanto para lo típico como para lo atípico es la prueba de estimulación de ACTH. En un paciente con enfermedad de Addison, las glándulas no pueden secretar cortisol y mineralocorticoides porque no funcionan o están atrofiadas.

El paciente debe permanecer en la clínica veterinaria durante varias horas mientras se administra la prueba. Se establece un nivel inicial de cortisol. Este es típicamente muy bajo en los pacientes Addisonianos. El perro recibe una inyección de una sustancia que imita la ACTH en un esfuerzo por estimular las glándulas suprarrenales; los niveles de cortisol se comprueban dos horas después.

En un paciente con hipoadrenocorticismo, las glándulas suprarrenales no responden y el nivel de “post-cortisol” es cercano a cero, lo que confirma el diagnóstico. Tenga en cuenta que las muestras de sangre para esta prueba deben enviarse a un laboratorio externo; no se trata de una prueba interna.

Tratamiento de la enfermedad de Addison para perros

El tratamiento inicial dependerá de si un perro es típico o atípico y de la gravedad de la afección en el momento de la presentación.

Si se diagnostica a un perro mientras está estable, el tratamiento inicial es con esteroides orales, normalmente prednisona. Esto es válido tanto para los casos típicos (deficiencias de cortisol y mineralocorticoides) como para los atípicos (deficiencia de sólo esteroides). Debido a los muchos efectos secundarios que pueden causar, las dosis de esteroides terapéuticos deben ajustarse con el tiempo a la dosis más baja posible.

La enfermedad de Addison en los perrosDado como una inyección mensual, el DOCP es el tratamiento preferido y más conveniente para la enfermedad de Addison.

Si un perro es atípico, los esteroides suelen ser un tratamiento suficiente. Es importante señalar que algunos perros que inicialmente se presentan con Addison atípico progresarán a la enfermedad más típica, requiriendo eventualmente la suplementación de mineralocorticoides también.

Actualmente existen dos opciones para ello: un suplemento oral (acetato de fludrocortisona) y uno inyectable (pivalato de desoxicorticosterona, más conocido como DOCP).

El acetato de fludrocortisona, la opción menos costosa, se da diariamente. Tiene actividad mineralocorticoide y algo de actividad esteroide, así que ciertos pacientes pueden mantenerse con fludrocortisona solamente. Sin embargo, el control es más intenso durante los primeros 18 a 24 meses, y en algunos casos, simplemente no funciona lo suficientemente bien. Los efectos secundarios de la porción de glucocorticoides también pueden ser muy intensos en dosis más altas (aumento de la bebida, aumento de la micción, jadeo, aumento de peso e inquietud).

La mejor alternativa es el DOCP, que se administra en forma de inyección cada 25 o 30 días. Esta es, con mucho, la opción de tratamiento preferida debido a la larga duración entre las inyecciones y lo bien que funciona. Con la instrucción del veterinario, puede ser administrado en casa. Sin embargo, el DOCP puede ser muy caro para los perros grandes. Además, no está disponible de forma intermitente, así que en esos casos, el acetato de fludrocortisona puede ser elegido como tratamiento inicial.

El tratamiento es diferente para un perro que es diagnosticado debido a una crisis Addisoniana – desafortunadamente, esto no es raro. Un perro previamente sano puede desarrollar repentinamente vómitos abundantes, diarrea hemorrágica, shock y colapso. Esto es una emergencia y requiere atención veterinaria inmediata. Los perros suelen tener la presión arterial baja, el azúcar en sangre bajo y niveles de electrolitos muy desequilibrados.

Grandes volúmenes de líquidos intravenosos corregirán la presión arterial baja y las anomalías de los electrolitos. Se administra una dosis fisiológica de un esteroide de corta acción (Dexamethasone-SP). Esto no interferirá con las pruebas necesarias para confirmar el diagnóstico (mientras que otros esteroides de acción más prolongada sí lo harán). El nivel de azúcar en la sangre suele ser bajo durante una crisis y también debe ser tratado. Se agregará dextrosa a los fluidos.

Los pacientes estarán en el hospital entre dos y cinco días, dependiendo de la gravedad del shock y los desequilibrios electrolíticos. Se realizan análisis de sangre en serie para controlar el sodio y el potasio, así como la glucosa en sangre. Los electrolitos pueden ser revisados tan frecuentemente como cada cuatro horas en el período inicial de 24 a 48 horas. La presión sanguínea se monitorea de cerca. El tratamiento de una crisis Addisoniana puede ser costoso y estresante, y el pronóstico es siempre reservado.

Monitoreo de Perros con Addison

Una vez que estén estables, los perros con hipoadrenocorticismo deben ser monitoreados de cerca en casa. Los síntomas de una crisis inminente pueden ser tan sutiles como un temblor, pero también pueden incluir vómitos, heces sueltas, disminución del apetito y debilidad. Cada vez que ocurre un evento estresante y el cuerpo naturalmente requiere más cortisol, un perro está en riesgo de una crisis. Pida a su veterinario información sobre el aumento de los esteroides en estos tiempos.

Se necesitan análisis de sangre en serie para ajustar el tratamiento. Por lo general, esto incluye el control de electrolitos, así como la revisión periódica de un panel de sangre completo. Los electrolitos suelen controlarse inicialmente cada tres o seis meses; una vez que se han normalizado, las pruebas pueden ser menos frecuentes.

Se recomienda un panel metabólico completo cada seis meses. Cuando un paciente se mantiene bien con el DOCP, la dosis suele ser suficiente para manejar los síntomas por el resto de la vida del animal.

Una nota sobre los gusanos de látigo

El gusano látigo canino, Trichuris vulpis, es un desagradable parásito que vive en el intestino grueso. Los síntomas de una infección por tricocéfalo pueden ser muy similares a los de la enfermedad de Addison e incluyen pérdida de peso, vómitos y diarrea con sangre. Además, pueden causar los característicos cambios en el análisis de sangre de Addison, en particular la reveladora relación sodio-potasio.

Si se encuentra en una zona endémica (pregunte a su veterinario o consulte los mapas informativos de prevalencia en capcvet.org/maps), mantenga a su perro en una prevención mensual que lo proteja contra los gusanos del látigo. Sentinel, Trifexis, Interceptor Plus y Advantage Multi contienen ingredientes que tratan las infecciones por tricocéfalos. Compruebe la etiqueta o el prospecto del producto en los productos de prevención contra las pulgas y los gusanos del corazón de su perro para ver si contienen un agente que ataca específicamente a los gusanos de latigazo.

Un lanzamiento para el seguro de mascotas

El seguro médico para perros siempre es una buena idea, pero aún más si a tu perro se le diagnostica una enfermedad crónica como la enfermedad de Addison. Como es una imitación tan excelente, hace falta hacer varias pruebas de laboratorio antes de hacer el diagnóstico correcto. Incluso si el diagnóstico se hace rápidamente, las pruebas de seguimiento, los medicamentos y la monitorización pueden sumarse rápidamente (sin ánimo de hacer un juego de palabras).

La mayoría de los seguros para mascotas rechazan la cobertura de condiciones preexistentes. Con un diagnóstico de la enfermedad de Addison, es probable que sea demasiado tarde para encontrar una compañía que pague por los diagnósticos y el tratamiento. Sin embargo, si su perro estaba asegurado de antemano, el seguro puede ser un salvavidas literal.

Como veterinario, desearía que más dueños consideraran el seguro para mascotas. Hacer un diagnóstico incluso en las mejores circunstancias con fondos ilimitados puede ser un desafío. Lo es aún más cuando las finanzas son un factor importante. De todas las enfermedades crónicas, la de Addison es una de las más fáciles de tratar y manejar. Desafortunadamente, el costo del diagnóstico, tratamiento y monitoreo puede ser una carga, y a veces se deben tomar decisiones difíciles. La “eutanasia financiera” puede ser especialmente traumática para todos los involucrados.

Los perros con enfermedad de Addison pueden ser difíciles de diagnosticar, consumen mucho tiempo y son intensivos en pruebas en las etapas iniciales. El seguro para mascotas puede aliviar esta tensión dramáticamente. En esta situación, todos ganamos: el veterinario, el dueño de la mascota, pero sobre todo, el paciente!

Pronóstico de la enfermedad de Addison

El tratamiento es de por vida, pero el pronóstico de la enfermedad de Addison es positivo en general. El factor limitante para muchos dueños de perros es el costo de las pruebas de laboratorio repetidas en los primeros 12 a 18 meses. El DOCP también puede ser costoso para los perros grandes. Sin embargo, una vez que la enfermedad se estabiliza, los perros a menudo disfrutan de una buena calidad de vida con un mínimo de pruebas de seguimiento y menos gastos.

Después de nueve años en medicina de emergencia, Catherine Ashe, DVM, ahora trabaja como veterinaria de rescate en Asheville, NC.

Deja un comentario