Reduzca los riesgos de cáncer de su perro

Los oncólogos veterinarios dicen que los cánceres en humanos y en perros son increíblemente similares, en términos de crecimiento y pronóstico. Eso es una buena noticia para ambas especies, ya que la investigación del cáncer humano o canino puede dar lugar a la comprensión y nuevos tratamientos para esta enfermedad mortal. Además, muchas de las tácticas que reducen la incidencia del cáncer en los humanos, según los oncólogos veterinarios, pueden ser utilizadas por los dueños de las mascotas para reducir las posibilidades de que sus perros desarrollen la enfermedad. Aquí hay cuatro cosas que puede hacer para ayudar a prevenir el cáncer en su perro:

1. Reduzca la exposición de su perro a los carcinógenos

La palabra “carcinógeno” se define comúnmente como algo que causa cáncer. En realidad, un carcinógeno no causa cáncer, sino que prepara el terreno para que el cáncer se desarrolle.

“El cáncer se basa en la mutación genética (crecimiento celular anormal)”, dice el Dr. Gerald Post, oncólogo veterinario certificado y propietario del Centro de Cáncer Veterinario en Norwalk, Connecticut. “Todos nacemos con algún nivel basal de riesgo de cáncer, pero los virus, la dieta y el medio ambiente interactúan para aumentar o disminuir ese riesgo”, dice.

Los carcinógenos dañan de alguna manera los dispositivos de replicación genética de un perro, preparando el terreno para que se desarrolle el cáncer. Algunos carcinógenos realmente alteran el ADN del cuerpo, mientras que otros hacen que las células del cuerpo se dividan demasiado rápido, lo que abre la puerta a las anomalías del ADN y, por lo tanto, al crecimiento del cáncer.

La lista de carcinógenos conocidos que causan cáncer en los humanos es larga, con una lista aún más larga de presuntos carcinógenos. Aunque la susceptibilidad de un perro depende en parte de su composición genética, la exposición prolongada o frecuentemente repetida a estos elementos puede dar lugar a esos preocupantes cambios celulares. En otras palabras, caminar por un césped con pesticidas no es tan arriesgado como jugar diariamente en ese césped. Busque en su casa y patio trasero posibles contaminantes y elimine o limite la exposición de su perro a ellos. Puede ver una lista completa de los carcinógenos humanos en la Sociedad Americana del Cáncer.

Dicho esto, los pesticidas están a la cabeza de la lista de preocupaciones de su perro, y son una de las dos causas probadas en las mascotas, dice el Dr. Post. El químico “2,4-D”, que se encuentra en algunos herbicidas comunes, se ha relacionado con el linfoma en los perros. Mantenga a su perro alejado de los herbicidas al menos hasta que el producto se haya secado.

El otro carcinógeno probado para las mascotas es el humo de segunda mano. Está relacionado con el cáncer en los gatos, ya que se asienta en el pelaje del gato y el gato lo lame, ingiriéndolo. La Dra. Susan Lana, oncóloga veterinaria certificada y jefa de oncología clínica de la Sociedad de Cáncer Animal de la Universidad Estatal de Colorado, sugiere que los dueños de mascotas que fuman eviten hacerlo en el hogar, ya que el humo se asienta en las mascotas.

Los perros de nariz larga que viven en un aire lleno de contaminantes, como una casa con humo o una ciudad altamente contaminada, corren un mayor riesgo de desarrollar un carcinoma nasal. (Vea en la barra lateral los posibles carcinógenos a los que puede estar expuesto su perro de forma regular). En promedio, el aire interior contiene muchos más contaminantes nocivos que el aire exterior. Nuestros hogares tienden a contener altos niveles de compuestos orgánicos volátiles (COV), que pueden evaporarse de los ambientadores, los limpiadores de suelos y alfombras, la pintura, los muebles e incluso los propios suelos, especialmente las alfombras nuevas y los revestimientos de vinilo para suelos. La exposición a largo plazo al aire contaminado puede tener efectos agravantes para la salud.

Teniendo en cuenta la comparación entre humanos y perros, no es sorprendente que sea importante proporcionar sombra a su perro para reducir la exposición a la luz solar a largo plazo (especialmente para los perros de pelo blanco).

Lo que necesitas hacer: Para protegerse de los peligros ambientales, bañe a su perro con frecuencia para eliminar las toxinas del exterior de su pelaje y use baños de pies para reducir la cantidad que se trae a su casa. Revise el entorno inmediato de su perro para detectar carcinógenos y trabaje para limitarlos. Recuerde, no es la exposición ocasional al azar a un elemento cancerígeno lo que constituye un problema. Es el contacto prolongado a largo plazo con él.

2. 2. Tiempo de esterilización/cancelación de la cirugía apropiadamente, si es posible

Creemos que la decisión de esterilizar o castrar a su perro debería basarse más en sus necesidades individuales y en su capacidad para cuidar y manejar a su perro que en el riesgo de cáncer de su perro. Sin embargo, el estado de las estructuras reproductivas de su perro es, de hecho, un factor en la probabilidad de que su perro contraiga cáncer.

Durante años, los veterinarios recomendaron unánimemente esterilizar antes del primer ciclo de calor y castrar a los seis meses. Esta práctica previno algunos tipos de cáncer. Obviamente, el cáncer de testículos es imposible en una perra a la que se le han extirpado los testículos, y la cirugía de esterilización que extirpa el útero y los ovarios elimina la posibilidad de tumores uterinos, cervicales y ováricos. Además, es un hecho bien conocido que cuanto más ciclos de calor experimenta una mujer, mayores son sus posibilidades de padecer cáncer de mama, por lo que una cirugía de esterilización temprana reduce considerablemente la incidencia de ese cáncer. Sin embargo, esa no es toda la historia.

“Algunos estudios sugieren que el riesgo de algún tipo de cáncer es mayor en los perros que son castrados demasiado pronto (antes de un año de edad)”, dice la Dra. Lana. “Se está discutiendo bastante”.

La castración antes de un año de edad se asocia con un mayor riesgo de osteosarcoma (cáncer de hueso) y hemangiosarcoma (un tumor de rápido crecimiento que se origina en los vasos sanguíneos).

Lo que necesitas hacer: La decisión correcta con respecto a la alteración de su cachorro puede depender de su capacidad para controlar la cría no planificada y para hacer frente a los ciclos de calor. También puede ser una decisión que tenga en cuenta el nivel de actividad o la genética del perro. Los propietarios de perros deportivos quieren maximizar los beneficios de las hormonas de circulación a medida que el perro madura y se convierte en adulto para conseguir huesos, cartílagos y articulaciones más fuertes. No es una decisión fácil. “Sopesar los pros y los contras”, sugiere el Dr. Post. “La sobrepoblación es un problema enorme. Tome la decisión que sea correcta para su mascota”. Agregaríamos que sus propias habilidades de cuidado y manejo de perros también deberían ser consideradas.

3. Proporcione a su perro un estilo de vida saludable

La salud comienza con un peso normal. El Instituto Nacional del Cáncer relaciona la obesidad en los humanos con un mayor riesgo de cáncer de esófago, páncreas, colon, recto, mama, riñón, tiroides y vesícula biliar. La investigación veterinaria está de acuerdo. También se ha demostrado que existe una relación entre la obesidad y el cáncer en los perros, especialmente en el caso del cáncer de mama y de vejiga.

Evitar que tu perro engorde tiene mucho que ver con limitar las golosinas, no importa lo bueno que sea mendigando. También implica alimentarlo con la comida adecuada y de buena calidad, para que su perro obtenga todos los nutrientes que necesita sin comer demasiado.

El ejercicio regular ayudará tanto al peso de su perro como a la prevención del cáncer. Un estudio publicado en mayo de 2016 en el Journal of the American Medical Association, una publicación muy respetada y revisada por colegas, mostró que el aumento del ejercicio en el tiempo libre resultaba en un menor riesgo de cáncer en los seres humanos. Aunque la investigación no pudo encontrar el mecanismo por el cual el ejercicio funciona, los resultados mostraron una reducción de hasta un 20 por ciento en el cáncer.

Fíjense que el estudio dice que el ejercicio de “tiempo libre”. Eso significa que no es un ejercicio relacionado con el trabajo, ni una rutina o actividad diaria. En el cuidado de perros, eso significa que sacar a tu perro al patio no es ejercicio. Necesitas lanzar una pelota o dar un paseo largo o una carrera corta. Tal vez le gusta retozar en el parque para perros. Sólo tiene que salir y moverse.

El ejercicio regular ayuda a reducir el estrés, otro factor de estilo de vida en el desarrollo del cáncer. Se ha demostrado que el estrés incontrolado exacerba el crecimiento de los tumores en los humanos. Los signos de estrés en su perro varían desde obvios (trastornos digestivos o falta de apetito) hasta sutiles (lamido persistente sin otra causa, bostezos, rascarse sin razón obvia, cola caída, babeo, orejas bajas/detrás).

Lo que necesitas hacer: Alimenta a tu perro con un alimento de buena calidad en cantidades apropiadas para mantenerlo en forma y delgado. Asegúrese de que su perro haga mucho ejercicio y aborde los problemas de estrés incorporando la ayuda de un entrenador o de su veterinario para aislar y eliminar la fuente.

4. Examine el cuerpo de su perro – La detección temprana del cáncer es la clave

De todos los preventivos de cáncer que hemos discutido, el más importante es la detección temprana. Cuanto antes se detecte un cáncer en desarrollo, mayores serán las probabilidades de una vida más larga.

Al igual que una mujer que se realiza su autoexamen mensual de los senos para detectar un cáncer de mama, el dueño de un perro debe conocer cada bulto y protuberancia del cuerpo de su perro mediante un examen físico cada mes. Se deben anotar los cambios en la alimentación, la micción o la defecación. Los signos de cáncer incluyen vómitos frecuentes, dificultad para respirar, cojera y letargo. Es importante darse cuenta de que algunos problemas se desarrollan tan lentamente que es posible que no se noten hasta que los síntomas empeoren significativamente.

A medida que su perro envejece, su riesgo de cáncer aumenta de forma natural, así que asegúrese de que su veterinario haga que los exámenes de bienestar de su perro se involucren más a lo largo de los años. Tenga en cuenta que las fracturas antiguas pueden preparar el terreno para el cáncer en el futuro. El veterinario también palpará el cuerpo de su perro para ayudar a detectar los tumores antes.

“No existe un análisis de sangre específico que se utilice comúnmente en la medicina veterinaria para detectar el cáncer, aunque hay algunos en el mercado”, dijo el Dr. Lana. “Durante la visita anual, a menudo recomendamos un examen físico completo y análisis de sangre después de los 7 años. También es posible hacer radiografías de tórax y ultrasonidos abdominales después de esa edad. Ese es el lugar para empezar, con otras pruebas basadas en esos hallazgos”, dijo.

Lo que necesitas hacer: Aprenda cómo se siente su perro en cada centímetro de su cuerpo, y cada mes, pase por encima de él, buscando golpes o bultos. Preste mucha atención a los cambios en los hábitos alimenticios, a los trastornos digestivos o a los signos de lentitud (consulte la barra lateral para ver los primeros signos de advertencia de cáncer). Notifique a su veterinario si tiene alguna preocupación. Déle a su veterinario la oportunidad de conocer a su mascota. Programe ese examen anual de bienestar, o dos veces al año para los perros mayores, y siga adelante.

Cynthia Foley es una escritora independiente y competidora de agility canina en Nueva York.

Deja un comentario