Tu perro y el “efecto placebo”

Tu perro y el "efecto placebo"

La mayoría de las personas están familiarizadas con el concepto de “efecto placebo”, es decir, la percepción de que la salud de un sujeto mejoró después de que éste recibiera, sin saberlo, un tratamiento inerte que no debería haber tenido ningún efecto en el sujeto. La suposición es que porque creemos que hemos recibido un tratamiento real, nuestra mente nos dice que deberíamos sentirnos un poco mejor. Entonces, sorprendentemente, nos sentimos mejor. Notamos una reducción de los síntomas y finalmente concluimos que la “medicina” debe estar funcionando. La ironía es que los placebos pueden ser una medicina poderosa (o algo así), al menos para algunas personas, para algunas enfermedades, algunas veces.

Tu perro y el "efecto placebo"

Los efectos de los placebos en la medicina humana están bien documentados. El nivel más alto de efecto placebo se observa en las enfermedades que tienen síntomas subjetivos que son comunicados por el paciente, difíciles de medir directamente, tienden a fluctuar en su gravedad y se producen durante largos períodos (es decir, son crónicas). Entre los ejemplos cabe citar la depresión, los trastornos relacionados con la ansiedad, la úlcera gástrica, el asma y el dolor crónico. En las investigaciones médicas, se informa de un promedio de respuesta al placebo del 35 por ciento, con tasas de hasta el 90 por ciento para algunas condiciones de salud. Por cualquier estándar, ¡es un efecto poderoso!

Aunque las razones por las que respondemos a los placebos no se comprenden del todo, los investigadores médicos aceptan universalmente la importancia de tenerlos en cuenta al estudiar nuevos tratamientos. Los estudios de nuevos medicamentos o intervenciones médicas incluyen los placebos como grupos de control para permitir comparaciones no sesgadas con el tratamiento o la intervención que se está evaluando. Cualquier efecto que muestre el grupo de placebo se resta del efecto medido en los sujetos que reciben la medicación real. Se considera que la diferencia entre ambos es el grado de respuesta atribuible al tratamiento. Si no se incluyera un grupo de control con placebo, sería imposible diferenciar entre una respuesta percibida (placebo) y una respuesta real al tratamiento.

Hoy en día, los ensayos clínicos doble ciego controlados por placebo se consideran el estándar de oro de los diseños de estudio de los investigadores médicos. (La parte de “doble ciego” se refiere al hecho de que además de tener un grupo de placebo y un grupo de tratamiento, ni los investigadores ni los sujetos saben qué sujetos reciben el tratamiento y cuáles reciben el placebo hasta que se concluye el ensayo).

Placebos y nuestros perros

¿Y qué hay de los perros? ¿Puede ocurrir un efecto placebo con los perros? Posiblemente, pero las cosas funcionan un poco diferente en lo que respecta a nuestros perros.

La primera gran diferencia es que los perros están básicamente siempre ciegos a los tratamientos. Aunque pueden entender que se les hace algo diferente (o que hay una píldora extraña enterrada en ese pedazo de queso), la mayoría de la gente estará de acuerdo en que los perros no entienden que se les está medicando para un problema de salud en particular o que están recibiendo un nuevo enfoque de modificación del comportamiento. Como resultado, a diferencia de los pacientes humanos, los perros carecerán de las expectativas y creencias específicas acerca de las intervenciones de salud que son necesarias para que un efecto placebo ocurra directamente.

Sin embargo, en los casos en que los propietarios o cuidadores deben observar e informar de los síntomas y cambios de salud en relación con la respuesta del perro a un tratamiento determinado, puede producirse un tipo diferente de efecto placebo: un “efecto placebo del cuidador”. Al igual que en el caso de las enfermedades humanas, las condiciones para las que se ha descrito este tipo de efecto placebo en los perros son las que implican medidas subjetivas de salud (dolor, nivel de actividad, apetito) y que tienen una tendencia a fluctuar en su gravedad.

Cuando se evalúa una droga por su efecto en algo que puede ser medido con herramientas objetivas, como la presión sanguínea, el azúcar en la sangre o los niveles hormonales, nuestra opinión subjetiva de la respuesta del perro no es relevante. Pero cuando el tratamiento está dirigido a algo como el dolor – algo que no puede ser fácilmente medido con pruebas médicas – nuestra vulnerabilidad al efecto placebo surge de nuevo, como registradores y reporteros de la salud y los síntomas de nuestros perros. Aunque son altamente comunicativos en muchos sentidos, los perros no pueden decirnos específicamente qué parte de su cuerpo les duele, cuán intenso es el dolor, si está disminuyendo o en qué medida. Usamos nuestro conocimiento del comportamiento y el lenguaje corporal de un perro para obtener pistas sobre cómo se siente, pero cómo nos sentimos sobre su situación, los síntomas y el tratamiento puede colorear lo que “vemos”.

Veamos dos situaciones en las que se ha observado bien el efecto placebo del cuidador en los perros: la osteoartritis y la epilepsia.

Se estudia el efecto placebo del cuidador

La forma más común de artritis, la osteoartritis, se produce cuando el cartílago protector de los extremos de los huesos se desgasta con el tiempo. Es un problema de salud doloroso y progresivo que puede afectar seriamente la calidad de vida de un perro. Afortunadamente, existen diversos tratamientos médicos y nutricionales para los perros afectados, entre los que se incluyen los antiinflamatorios no esteroideos (AINE, como el deracoxib y el meloxicam), los suplementos de nutrientes (por ejemplo, la glucosamina y el sulfato de condroitina) y los enfoques de medicina complementaria o alternativa (como la acupuntura o la terapia de láser frío).

Los investigadores que han estudiado estos tratamientos suelen utilizar medidas subjetivas de la cojera en las que los propietarios de los perros y los veterinarios califican numéricamente el grado de dolor, movilidad e interés de su perro en las actividades diarias en respuesta al tratamiento.

Algunos estudios también incluyen mediciones objetivas de los síntomas de la artritis, como los registros de la distribución del peso de cada pierna mientras se está de pie o la cantidad de fuerza que ejerce cada miembro durante el movimiento. En una prueba de “soporte de peso estático”, se coloca al perro con cada extremidad en una balanza separada; los perros con dolor articular suelen distribuir su peso de forma que se reduce el soporte de peso en las extremidades que más duelen y se incrementa en las otras. En un análisis de la marcha con “placa de fuerza” o “plataforma de fuerza”, los instrumentos miden la fuerza del golpe de cada miembro a medida que el perro se mueve.

En prácticamente todos los estudios controlados por placebo de tratamientos de osteoartritis, una proporción sustancial de propietarios (¡y veterinarios!) han informado de mejoras en los perros tratados con placebo. Sin embargo, cuando se miden con técnicas de levantamiento de peso, muchos menos perros muestran una mejora real.

El estudio: Cuidador efecto placebo osteoartritis1 – Dos investigadores, Michael Conzemius y Richard Evans del Colegio de Medicina Veterinaria de la Universidad de Minnesota, analizaron los datos del grupo de control de placebo de otro estudio – un gran ensayo clínico que estaba probando la eficacia de un nuevo AINE.

Todos los perros inscritos en el estudio de la NSAID habían sido diagnosticados con osteo-artritis y tenían signos clínicos de dolor y cambios en la marcha y la movilidad. Este fue un diseño multicéntrico, lo que significa que el veterinario de cada perro realizó las evaluaciones quincenales de la marcha y la cojera. Tanto los dueños como los veterinarios completaron cuestionarios que preguntaban si el perro mostraba mejoría, ningún cambio o empeoramiento de los signos de artritis en un período de seis semanas. Ni los dueños ni los veterinarios sabían si su perro/paciente estaba recibiendo el placebo o la nueva droga.

Tu perro y el "efecto placebo"

Tengan en cuenta que Conzemius y Evans no tuvieron nada que ver con el estudio de los AINEs; simplemente examinaron los datos del grupo de control de placebo del estudio.

Resultados: Las pruebas de la fuerza de reacción en el suelo (GRF) se mantuvieron en gran medida sin cambios para los perros a los que se les dio placebos durante el “tratamiento”. De 58 perros, cinco (8.6%) tuvieron GRFs que empeoraron durante el tratamiento; siete (12%) tuvieron GRFs que mejoraron; y 46 (79.3%) tuvieron GRFs que permanecieron sin cambios.

Sin embargo, la mitad (50 por ciento) de los dueños cuyos perros recibieron placebos declararon que la cojera de su perro mejoró durante el estudio. El 40 por ciento no reportó ningún cambio y el 10 por ciento dijo que el dolor de su perro había empeorado.

Cuando estos informes de los propietarios se compararon con el cambio real medido por la plataforma de fuerza, el efecto placebo del cuidador se produjo en el 39,7 por ciento de los propietarios.

Los propios veterinarios de los perros no se desempeñaron mejor. Un efecto placebo ocurrió entre el 40 y el 45 por ciento de las veces cuando los veterinarios evaluaron a los perros por cambios en la marcha o el dolor.

Esto significa que no sólo los propietarios estaban fuertemente comprometidos en ver un resultado positivo, también lo estaban sus veterinarios. Este efecto se produjo a pesar de que todos los participantes humanos eran conscientes del 50 por ciento de probabilidades de que su perro estuviera en el grupo de placebo y no en el de la droga, y de que no había forma de estar seguros de en qué grupo estaba su perro.

El estudio: efecto placebo del cuidador y epilepsia canina2- Los veterinarios de la Facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad Estatal de Carolina del Norte y de la Universidad de Minnesota utilizaron un enfoque denominado “metaanálisis”, lo que significa que los investigadores reunieron y volvieron a examinar los datos recogidos en varios ensayos clínicos anteriores. Revisaron tres ensayos clínicos controlados por placebo que examinaron el uso de nuevos tratamientos complementarios para la epilepsia canina.

Durante los períodos de tratamiento en cada uno de los estudios de epilepsia, se pidió a los propietarios que registraran toda la actividad de las convulsiones, incluyendo la duración de las mismas, la intensidad de las convulsiones y el comportamiento de los perros antes e inmediatamente después de las convulsiones.

Resultados: La mayoría de los dueños (79%) de los perros que estaban (sin que los dueños lo supieran) recibiendo un placebo informaron de una reducción en la frecuencia de las convulsiones en sus perros durante el período de estudio de seis semanas. Es más, casi un tercio de los propietarios (29%) dijo que la actividad de las convulsiones disminuyó más del 50%, el nivel que se clasificó en los protocolos de estudio como indicativo de una respuesta positiva al tratamiento.

¿Por qué los placebos funcionan tan bien?

¿Qué es lo que pasa? Bueno, varias cosas, parece. La explicación más obvia del efecto placebo del cuidador en los perros es que los dueños esperan una respuesta positiva cuando asumen que se le está administrando un tratamiento real al perro.

Cada vez que introducimos un nuevo medicamento, dieta o método de entrenamiento y anticipamos una mejora en la salud o el comportamiento de nuestro perro, naturalmente nos inclinamos hacia la obtención de resultados positivos y dejamos de ver ningún cambio (o peor aún, un efecto negativo). Esta es una forma de “sesgo de confirmación” – ver lo que esperamos ver y que confirma nuestras creencias preexistentes.

De hecho, un estudio temprano3 del efecto placebo del cuidador en los perros encontró que cuando se pidió a los dueños que adivinaran en qué grupo estaba su perro, los dueños cuyos perros estaban en realidad en el grupo de placebo pero dijeron que estaban reteniendo que sus perros estaban en el grupo de tratamiento demostraron la respuesta positiva más fuerte (placebo).

Tales expectativas pueden ser una motivación especialmente fuerte cuando estamos tratando con enfermedades que han afectado a nuestros perros durante mucho tiempo, condiciones que infringen la capacidad de nuestros perros para disfrutar de la vida, y para las cuales sentimos que nos estamos quedando sin opciones.

La osteoartritis y los trastornos convulsivos fueron las condiciones estudiadas en estos trabajos, pero puedo pensar en varios otros problemas comunes de salud canina para los cuales nosotros los cuidadores podemos sucumbir fácilmente al poder del efecto placebo. Estos incluyen alergias crónicas, reacciones adversas a los ingredientes de los alimentos, problemas de comportamiento relacionados con la ansiedad, e incluso cáncer.

Otro factor que puede contribuir al efecto placebo del cuidador es encontrarse en un estado de contradicción. Cuando invertimos tiempo y dinero (y esperanza) en un nuevo tratamiento para nuestros perros, se deduce que naturalmente tendremos grandes expectativas de que el tratamiento funcione. Si no lo hace, podemos experimentar disonancia cognitiva, la sensación incómoda causada por mantener dos creencias contradictorias en la mente de uno al mismo tiempo. Por ejemplo, “Me dijeron que darle a mi perro cáscaras de grosella secas curaría su picazón crónica; estas cáscaras son caras y difíciles de encontrar. No parece estar mejor… No es una buena sensación”.

Los psicólogos nos dicen que nuestro cerebro reduce esta incomodidad para nosotros -sin nuestra conciencia consciente- simplemente cambiando nuestras percepciones. En este caso, convencerse de que el perro parece tener un poco menos de picor, su pelaje es un poco más saludable, y en general, parece realmente sentirse mejor, resuelve inmediatamente este problema para el cerebro y para nuestro nivel de comodidad.

Por último, un fenómeno relacionado que es lo suficientemente común como para haberse ganado su propio nombre es el Efecto Espino, también llamado sesgo de observación. Es la tendencia a cambiar el comportamiento de uno (o en nuestro caso, cómo podríamos informar sobre el comportamiento de nuestro perro) simplemente como resultado de ser observado. El Efecto Hawthorne sugiere que las personas cuyos perros están inscritos en un ensayo experimental pueden comportarse de manera diferente con sus perros porque saben que están inscritos en un ensayo que está midiendo muchos aspectos de la vida del perro.

En el caso de los estudios sobre la artritis, los propietarios pueden haber alterado la regularidad con la que ejercitaban a sus perros, empezaron a evitar comportamientos que empeoraran el dolor artrítico del perro o empezaron a prestar más atención a la dieta y al peso del perro.

El punto es que cuando las personas se inscriben en un ensayo de investigación o comienzan un nuevo tratamiento médico, o dieta, o programa de entrenamiento y son monitoreadas, se inclinan a cambiar otros aspectos de cómo viven y cuidan al perro también. Estos cambios podrían ser tan importantes (o más importantes) que el tratamiento real (o el placebo). Esto no es necesariamente algo malo, claro está, pero es otra razón por la que siempre necesitamos grupos de control. Es importante ser consciente de que lo que creemos que funciona para nuestro perro puede no ser lo que está haciendo el truco.

Puntos para los dueños de perros

Al probar algo nuevo con nuestros perros, ¿podríamos, al menos alguna vez, en algunas situaciones, inclinarnos a ver una mejora cuando en realidad no existe? Al interpretar la respuesta de nuestro perro a una nueva terapia o suplemento o técnica de entrenamiento, ¿somos susceptibles de caer en la píldora de azúcar.

Parece probable, dada la ciencia. Es razonable al menos considerar la posibilidad de que un efecto placebo pueda influir en nuestras percepciones de la respuesta de nuestro perro a un alimento, suplemento, técnica de entrenamiento o tratamiento nuevo o novedoso. Esto es especialmente cierto si el enfoque que se está probando no ha sido examinado a fondo por la investigación a través de ensayos doble ciego controlados por placebo.

Si bien el desarrollo de nuevos medicamentos, alimentos, suplementos y métodos de capacitación es emocionante e importante, debemos evitar la tendencia a ver mejoras en algo que es novedoso simplemente porque esperamos y deseamos que así sea.

Referencias citadas:

1. Conzemium MG, Evans RB. Revista de la Asociación Médica Veterinaria Americana 2012; 241:1314-1319.

2. Munana KR, Zhang D, Patterson EE. UU. Efecto placebo en los ensayos de epilepsia canina. Journal of Veterinary Internal Medicine 2010; 24:166-170.

3. Jaeger GT, Larsen S, Moe L. Estratificación, cegamiento y efecto placebo en un ensayo clínico doble ciego controlado por placebo de implantación de bolitas de oro en perros con displasia de cadera. Acta Veterinaria Scandinavica 2005; 46:57-68.

Linda P. Case, MS, es la dueña del Centro de Consultoría y Entrenamiento de Perros AutumnGold en Mahomet, Illinois, donde vive con sus cuatro perros y su esposo Mike. Es autora de un nuevo libro, Dog Food Logic, y de muchos otros libros y numerosas publicaciones sobre nutrición para perros y gatos. Su blog puede leerse en thesciencedog.wordpress.com.

Deja un comentario