Déle a su cachorro un comienzo inteligente

Déle a su cachorro un comienzo inteligente “Atrápala haciendo algo bien” siempre que sea posible! Cuando veas a tu cachorro haciendo algo que te gusta, como sentarse tranquilamente y en silencio, o masticar uno de los juguetes que compraste para este propósito, ¡hazle saber que está siendo un buen perro! Ofrézcale una golosina, un elogio y/o un poco de caricias tranquilas.

Cuando se trata de entrenar a un cachorro, nunca es demasiado pronto para empezar. Los cachorros están más que listos para aprender cuando dejan la camada y hacen la transición a un hogar. Después de todo, han aprendido desde que nacieron, así que ¿por qué no seguir avanzando tan pronto como reciba a un cachorro en su familia?

Es nuestra responsabilidad enseñar a los cachorros a vivir con éxito en nuestro mundo humano, que tiene una estructura de reglas muy diferente a la que están acostumbrados con sus compañeros de camada. Hay muchas opciones para el entrenamiento de refuerzo positivo desde una edad temprana: una clase de jardín de infantes para cachorros bien dirigida y en persona; instrucción individual con un entrenador; un programa en línea; libros y videos; su propio conocimiento del entrenamiento; o una combinación de opciones. No importa por lo que opte, empezar antes, no después, es la clave del éxito. Desde el primer día que lleve a su cachorro a casa, tenga en cuenta estos tres principios básicos:

1. Tenga objetivos claros para el comportamiento de su cachorro desde el primer día y apoye su comprensión de los mismos todos los días.

Es importante tener algunos objetivos básicos de entrenamiento antes de que su cachorro llegue a casa, para poder crear claras contingencias de comportamiento desde el principio.

Tu cachorro está aprendiendo constantemente. Desde el momento en que ponga la pata en su casa, aprenderá qué comportamientos le dan las cosas que quiere y cuáles no. Facilítele la obtención de lo que quiere cuando realice conductas que le gusten y evite que obtenga lo que quiere cuando explore conductas que usted no quiere que practique. Cuantas más expectativas tenga, más fácil le resultará al cachorro averiguar qué es lo que funciona para ambos.

Así que, como unos pocos ejemplos: Si no quiere que un perro adulto de 80 libras salte sobre usted para llamar su atención, evite acariciar al pequeño cachorro de 8 semanas cuando salte sobre usted. En su lugar, si se sienta o simplemente le saluda con un feliz contacto visual y las cuatro patas en el suelo, dígale lo buen cachorro que es y dele con cariño todas las caricias que quiera. Si quiere un perro bien entrenado en casa, comprométase a prestar mucha atención a la necesidad de su cachorro de eliminar, sin darle ni una sola oportunidad de “cometer un error” en el interior. Y si no quiere que su perro adulto duerma con usted en su cama o en su sofá más bonito, tampoco permita que el cachorro lo haga.

Las zonas grises son un reto para los perros. No es justo hacer excepciones a lo que sabemos que serán nuestras reglas más tarde (¡porque el cachorro es tan lindo!) y luego cambiar las reglas a medida que crece. También es más difícil “arreglar” comportamientos no deseados que entrenar comportamientos correctos desde el principio. (Para obtener más información sobre esto, consulte “La biología del aprendizaje temprano”)

2.Haga que su interacción con su cachorro sea gratificante y atractiva.

Enséñale a tu cachorro que pasar tiempo contigo es divertido! Sea generoso con las recompensas de comida, atención, caricias y juego para que el cachorro esté ansioso por concentrarse en usted anticipándose a la diversión.

Déle a su cachorro un comienzo inteligenteConstruye una fuerte historia de refuerzo (con golosinas, juguetes, elogios y juegos) para los comportamientos que te gustan de tu cachorro; te asociará fuertemente con todas estas cosas buenas, ayudando a cimentar una relación sólida entre ustedes.

Una gran estrategia es aspirar a alimentar más de la ración diaria de comida de su cachorro con su mano que con un tazón. Esto lo convierte en la fuente principal de una cosa bastante grande y le da muchas calorías para aprovecharlas a su favor reforzando cualquier comportamiento del que le gustaría ver más.

Sea súper generoso con las recompensas con un cachorro joven porque, a medida que el cachorro madure, las distracciones del entorno se volverán más interesantes, y es útil que el cachorro tenga un historial sólido de encontrarle gratificante. Esto facilita que el cachorro continúe eligiéndole a usted, y a lo que usted tiene para ofrecer, por encima del entorno. No hay que preocuparse de que el cachorro termine “sólo haciéndolo por la comida”. Como la comida viene directamente de usted, usted gana valor por asociación. Además, cuando combina los elogios y las caricias con la entrega del alimento, éste aumenta el valor de sus elogios y caricias, por lo que se reforzará más en el futuro si decide utilizar menos recompensas de alimentos en el entrenamiento.

No te olvides de mezclar mucho juego en tu interacción. Es divertido (¡para los cachorros y las personas!), interrumpe las sesiones de entrenamiento, y los estudios demuestran que el seguimiento del aprendizaje con el juego puede conducir a un mejor rendimiento en las sesiones posteriores, cuando se compara con el seguimiento inmediato del aprendizaje con una oportunidad para descansar. Jugar con su cachorro, en formas que ambos disfrutan, convence a su cachorro de que usted es una maravilla para estar cerca porque sabe cómo jugar todos los mejores juegos. ¿A quién no le gusta pasar el rato con el chico o la chica divertida?

¿Qué puedes esperar?

Con sesiones de entrenamiento frecuentes y cortas, la mayoría de los cachorros jóvenes pueden empezar a ofrecer comportamientos simples como “sentarse” en anticipación de “cosas buenas” ya a las 6 o 7 semanas de edad, incluso antes de salir de la camada. Si realmente quiere apilar la baraja de entrenamiento a su favor, busque un criador responsable o un rescate que ofrezca oportunidades de enriquecimiento temprano y entrenamiento básico a los cachorros jóvenes en un esfuerzo por prepararlos para el éxito cuando conozcan a sus nuevas familias.

Si se empieza desde cero con lo básico, sigue siendo razonable esperar que un cachorro joven aprenda rápidamente a ofrecer un “asiento” para un plato de comida o al acercarse a la gente, o a seguir una señal de mano para acostarse. De hecho, en muchos casos, la gente informa de que sus cachorros responden rápidamente a las señales de “siéntate”, “abajo”, “ven”, “déjalo” y a uno o dos trucos de salón para cuando el cachorro tiene 3 meses.

¿La captura? Este grado de comprensión se limita generalmente al entorno doméstico. ¿Te suena familiar? “¡Pero lo hace en casa!” es una de las frustraciones más frecuentes entre los propietarios de perros cuando asisten a una clase de grupo o cuando piden al perro que realice comportamientos aparentemente “conocidos” fuera de casa. Aprender a hacer estos comportamientos frente a un mundo altamente distraído y atractivo requiere un poco más de tiempo y madurez.

Aprender la mecánica física del comportamiento es fácil. Añadir duración, hacer que el comportamiento sea resistente a las distracciones y generalizar adecuadamente el comportamiento para que el perro entienda que las mismas reglas se aplican en cualquier lugar y en cualquier momento es un proceso que requiere tiempo y paciencia. Intente evitar pensar que su cachorro conoce realmente un comportamiento hasta que haya visto que tiene éxito en una amplia variedad de circunstancias. Hasta ese momento, está aprendiendo un comportamiento. Trabajar en un nuevo entorno, con nuevas personas, otros perros, olores interesantes, etc. hace que sea más difícil que el cachorro se desempeñe correctamente. La gente a menudo se frustra y ve al cachorro como “terco”, cuando en realidad, no está lo suficientemente maduro para concentrarse durante largos períodos y frente a las distracciones. Llegará allí con paciencia, madurez y apoyo de entrenamiento continuo.

3. Mantenga las sesiones de entrenamiento cortas pero frecuentes.

Al igual que los niños pequeños, los cachorros tienen un período de atención corto. El entrenamiento más efectivo ocurre frecuentemente a lo largo del día, pero en sesiones cortas cada vez, y con un alto índice de refuerzo. De tres a cinco minutos es perfecto para un cachorro joven.

Intente cinco repeticiones de decir alegremente el nombre de su cachorro cuando no esté mirando y recompénselo cuando se gire para orientarse hacia usted. Practique “sentarse” y “agacharse” un par de veces, cambiando su posición respecto al cachorro con cada repetición para ayudarle a empezar a “generalizar” las conductas, entendiendo que “sentarse” significa lo mismo tanto si está de pie justo delante de él como si está a su lado.

Saca un juguete por una o dos rondas rápidas de tirón, cambia el juguete por un regalo para comenzar un comportamiento de “déjalo”, luego huye juguetonamente del cachorro, alentándolo a seguirte con un feliz “¡vamos!” mientras despegas. Recompénsalo cuando te alcance, con golosinas u otro de sus juguetes favoritos. Apunta a tres o cinco sesiones cortas cada día. Además, recuerde que cada interacción es una oportunidad para aprender, así que prepárese para ayudarle a practicar comportamientos deseables cada vez que interactúe casualmente con ella.

Las sesiones de entrenamiento formales, cortas y divertidas, mantienen la cabeza del cachorro en el juego. Y lo que es más importante, le enseñan al cachorro a disfrutar y a esperar con ansias las sesiones de entrenamiento, creando un cachorro que muestra una respuesta emocional condicional feliz (CER), es decir, se excita visiblemente, cuando nuestra conducta comienza a predecir que una sesión de entrenamiento es inminente.

La gran “A” (Adolescencia)

Los entrenadores que dan clases en grupo lo han visto un millón de veces: Los dueños traen a sus cachorros jóvenes a las clases de “jardín de infantes canino” y están encantados con todas las pistas y comportamientos que ellos y sus cachorros aprenden a hacer. Después de la graduación, pasan unos meses, y gradualmente, más y más de esos dueños antes encantados empiezan a reportar que sus cachorros “ya no saben nada”. Siéntense, bajen, vengan, quédense – ¡todas las conductas básicas que los cachorros “conocían” cuando eran pequeños parecen haber desaparecido! ¿Qué pasa?

La respuesta simple es la adolescencia.

La adolescencia es una parte natural del desarrollo canino. Generalmente se dice que comienza cuando el perro tiene entre 6 y 9 meses y dura hasta los 18 meses (las diferentes razas maduran a ritmos diferentes). Las razas pequeñas maduran más rápido que las grandes. Mientras que una raza de juguete puede estar completamente madura a los 12 meses, una raza gigante no madurará completamente hasta cerca de los 2 años, por lo que la fase de adolescencia variará de una raza a otra).

Déle a su cachorro un comienzo inteligenteSi no quiere que su cachorro mastique sus zapatos o cualquier otro artículo de la casa, asegúrese de proporcionarle un gran y variado surtido de artículos para masticar y juguetes “legales”, para que siempre tenga “buenas” opciones disponibles.

Los perros pasan por muchos cambios durante este tiempo – brotes de crecimiento físico, aumentos hormonales y una mayor necesidad de masticar en un esfuerzo por colocar completamente los dientes adultos en el cráneo. Estos cambios físicos generalmente coinciden con el período de miedo secundario, una etapa de desarrollo en la que los perros a menudo reaccionan con miedo a las cosas con las que han estado bien en el pasado.

Al igual que en los adolescentes humanos, un sello distintivo de la adolescencia canina es el impulso de la independencia. Los dueños de los perros a menudo informan que el perro adolescente los “rechaza”, “es terco” o parece haber olvidado todo lo que le han enseñado.

Aunque puede ser un momento difícil, la paciencia es una virtud. Encuentra maneras de fomentar el éxito y prevenir el fracaso en el entrenamiento. Por ejemplo, si su joven adolescente se distrae demasiado con otros perros cuando está en una clase grupal, añada distancia o utilice una barrera visual entre los perros para filtrar la distracción. Si el perro es claramente conducido por su nariz, evite dejarlo suelto en áreas no cercadas. Evite los castigos aterradores o dolorosos, ya que pueden erosionar la relación que comparte con su perro. La buena noticia es que esto también pasará.

El resultado final

Cuando traemos un perro a nuestra vida, es nuestra responsabilidad enseñarles cómo vivir con éxito en nuestro mundo humano. El buen entrenamiento es una asociación. No es algo que le hacemos a nuestro perro, es algo que hacemos con nuestro perro. También es algo continuo. Sacamos de él lo que ponemos en él. Con los métodos de entrenamiento de refuerzo positivo de hoy en día, es fácil hacer que el entrenamiento sea una forma de vida agradable que cree compañeros atesorados para los años venideros.

Deja un comentario